domingo, 22 de enero de 2017

Diferencias entre mujeres Asperger.


Si bien es cierto, tanto mujeres como varones Asperger compartimos las mismas características del Síndrome, no siempre se exterioriza de la misma manera, sobre todo en las chicas, quienes pasamos “desapercibidas” por nuestra capacidad de poder imitar conductas aprendidas y de esa manera poder “camuflarnos” en el mundo neurotípico…¡ALTO!...De esto vengo escribiendo hace dos años y ya es hora de que conversemos sobre otras diferencias…Sí, las diferencias que existen entre mujeres aspies, algo de lo que muy poco se ha escrito, exceptuando a la psicóloga Tania Marshall, quien a mi parecer, es quien mejor ha descrito el Síndrome de Asperger en las mujeres, tomando en cuenta las variables que pueden existir en el género femenino aun compartiendo un mismo Síndrome. 
Y es que este tema para mí es muy importante, porque justamente a causa de que las personas ven la generalidad en el Síndrome, pasan por alto las particularidades propias de la mujer, olvidando que ante todo somos personas, por lo tanto no tenemos por qué compartir los mismos gustos, ni la misma personalidad, ni carácter, ni manera de enfrentar las situaciones, ni nada que es parte de las vivencias de cada cual ¡Somos personas, no robots programados para “vernos” iguales! Y esto es algo que no debemos pasar por alto para dejar de cometer el error de seguir estereotipando, y a veces discriminando, a las chicas aspies que “escapan a la regla” de cómo se supone tiene que "verse" una mujer Asperger. 
Este artículo consta de 3 partes: En la primera menciono las características del Síndrome de Asperger. En la segunda parte, las características de la mujer aspie según Tony Attwood. Y en la tercera y final, las diferencias que puedan existir entre mujeres aspies (basándome en 5 puntos, según lo que ha escrito Tania Marshall con respecto a las diferencias entre las mujeres Asperger).
Artista: Anita Valle Ocando.

Primero mencionaré las características propiamente tal que compartimos todos quienes tenemos el Síndrome de Asperger (¡TODOS!! Niños, niñas, adultos ¡Todos!):

-       Dificultad en la socialización (lo cual NO quiere decir que no logremos tener amigos en el     tiempo).
-       Somos literales: Nos tomamos las palabras al pie de la letra.
-       Tenemos poco filtro a la hora de hablar: Decimos lo que pensamos y sentimos.
-        Falta de Empatía Cognitiva. Esto quiere decir que tenemos dificultad en ponernos en el lugar del otro, en identificar  y comprender las emociones y pensamientos de otras personas. NO confundir por favor con la falta de Empatía Emocional, pues los únicos que carecen de ella, son los psicópatas.
-       Ingenuidad (que no es lo mismo que inocencia).
-       Poca tolerancia a la frustración.
-       Hiper o hipo sensible sensorialmente.
-       Dificultad para el contacto ocular.
-       Intereses restringidos: Nos obsesionamos con un tema y les dedicamos mucho tiempo a su investigación.
-       Pensamiento poco flexible, apego a las rutinas y dificultad para adaptarse a los cambios.
-       Estereotipias motoras.
Artista: Anita Valle Ocando.

Tony Attwood, psicólogo inglés, al igual que Tania Marshall, también ha escrito sobre las características de la mujer Asperger. Estas son algunas de las que él ha mencionado:

-       Su sentido de identidad puede no estar muy presente, y puede ser como un camaleón, sobre todo antes del diagnóstico.
-       Puede parecer más joven de lo que es en apariencia física, emocionalmente, en comportamiento, gustos o en ropa. A veces, su voz puede sonar como la de una niña pequeña.
-       Disfruta el leer o ver películas como una forma de escape.
-       Usa el control como una manera de lidiar con el estrés. Reglas, disciplina, rigidez en ciertas rutinas y hábitos.
-       Puede identificarse como mitad hombre, mitad mujer, pero esto es por su estructura cerebral.
-       Por lo general puede inclinarse hacia la música o el arte.
-       Puede que necesite hacer esquemas para comprender lo que se le enseña.
-       Puede tener problemas para captar chistes, dobles sentidos y sarcasmos.
-       Puede ser emocionalmente inmadura, o muy sensible a las emociones.
-       Ansiedad y miedo pueden ser dos emociones que predominan a lo largo de su vida.
-       Puede haber estado bajo medicamentos para la depresión durante cierto tiempo.
-       Si está emocionada o feliz, puede ser que tienda a brincar, a correr, a hablar mucho sobre un tema, o que aplauda con las manos.
Artista: Anita Valle Ocando.


-       Le disgusta la injusticia y el que no le entiendan. Esto puede a veces dar lugar a enojo o ira.
-       Si está experimentando una emoción como estrés o nerviosismo, puede ser que tartamudee. Y si está enojada o ansiosa, puede ser que no hable o esté muy seria.
-       Puede ser percibida por otros como “no amigable”, centrada en sí misma o distante, aunque no siempre es así.
-       Sus palabras o acciones pueden ser malinterpretadas por otros.
-       A veces le gusta socializar en dosis pequeñas. No sale mucho.
-       No le gusta hacer cosas de chicas, como salir de compras.
-       Puede tener una o dos amigas cercanas, pero una vez que cambia de lugar de estudio o de trabajo, empieza a perder el interés o a aislarse de sus amigas.
-       Puede o no querer estar en una relación sentimental. Si tiene una relación de este tipo, se lo puede tomar muy en serio, o puede elegir el permanecer soltera.
-       Muchas veces prefiere estar con una mascota, o con animales. Puede querer a esa mascota en un extremo (puede pasar mucho tiempo con esa mascota, o tratar de estar siempre a su lado).
-       Puede tener visión tubular, es decir que se fija en una sola cosa y lo demás desaparece de su visión. Puede tropezarse mucho
-       Puede tener problemas para calcular la velocidad y la dirección de las cosas, por lo que el tiempo de reacción puede ser tardío.
Artista: Anita Valle Ocando.

Ahora que usted ha leído las características generales del Síndrome de Asperger y las partículas en la mujer aspie, le invito a leer las diferencias que se pueden ver entre mujeres Asperger:

1)   Socialización: SÍ hay mujeres aspies que nos gusta socializar de vez en cuando, y sí hemos logrado tener un par de amigas en el tiempo. Que algunas mujeres Asperger no les interese o no lo hayan logrado, no significa que sea regla general que una aspie no pueda hacerlo. La diferencia con las mujeres neurotípicas, es que las aspies que socializamos, nos saturamos rápidamente, por lo cual necesitamos aislarnos frecuentemente para “recargar pilas”, porque, aunque no lo parezca, igual no nos es tan fácil la interacción social. Necesitamos de ese “descanso”, porque en realidad no le damos mucha importancia a esto de juntarnos con otros, ni a las típicas salidas para “compartir”.

2)    Personalidad: Existen mujeres aspies tímidas y/o introvertidas (generalmente esa somos las que hemos pasado desapercibidas en la niñez y adolescencia), y también están las extrovertidas, quienes seguramente durante su etapa escolar llamaron la atención de profesores, siendo derivadas a otros profesionales, lo cual puede haber facilitado un diagnóstico más "temprano" que el de la niña aspie que no se hace notar. Y, como todo en la vida, puede haber una evolución, y luego de ser una niña muy tímida, se puede aprender a enfrentar ciertos tipos de situaciones sociales, claro que dependiendo del contexto. Las que hemos “aprendido” a socializar hemos llevado muuucho tiempo observando a quienes nos han rodeado para aprender qué decir o cómo actuar, por lo tanto también se puede aprender a conversar y  a escuchar a la otra persona, aunque en el fondo sólo queremos conversar sobre nuestros intereses, por lo que algunas veces podemos olvidar que la conversación es de a dos, dando rienda suelta a verdaderos monólogos sobre nuestro interés del momento. Estamos las que nos demoramos en entrar en "confianza", pero cuando lo hacemos, hablamos mucho (realmente no paramos de hablar) pero frente a un número muy reducido de personas; y están las que pueden hablar frente a cualquier persona, pareciendo muchas veces alguien “desubicada” porque no necesitan la confianza para hacerlo. Hay quienes son muy reservadas, y otras lamentablemente como yo, que confiamos y contamos todo, sin poner límites en lo que se debe decir o no.
Artista: Anita Valle Ocando.

3)    Los gestos: Puede haber falta de sonrisa y ser muy inexpresiva con el rostro, o por el contrario, ser exagerada con ello y la gesticulación del rostro al hablar. En algunas ocasiones las expresiones faciales no concuerdan con el estado de ánimo o con lo que se está discutiendo. Lo mismo sucede con el lenguaje corporal, algunas exageramos los movimientos, en mi caso, hago muchas muecas al hablar (realmente soy muy exagerada con ellas) y también muevo mucho mi cabeza y manos (creo que quizás esto se deba a que desde pequeña tendía mucho a imitar a los  actores de las películas, y se “me fue la mano” imitando); también hay mujeres aspies que son inexpresivas con su cuerpo, pero en una cosa coincidimos: No nos es fácil la sonrisa social (esa de las fotos o de cortesía). Otra cosa que se me dificulta en cuanto al manejo de mi cuerpo, son mis brazos al caminar, siento que me estorban y no sé qué hacer con ellos, no sé si a alguna mujer aspie le ocurra lo mismo.

4)    La voz: Siempre leo que se hace alusión a la voz monótona en las personas Asperger, pero mi voz no es así, en cambio, yo hablo demasiado rápido (incluso mi voz es como la de una mujer muy joven), más cuando me siento emocionada o nerviosa. No tengo manejo en el volumen de mi voz, haciéndomelo ver quien me está escuchando en esos momentos, diciendo que baje la voz porque no es necesario que grite para hablar. Igual he escuchado a varones aspies, que hablan tan rápido como yo, y otros que su voz es monótona como la describen en los artículos y libros. También he escuchado a 3 mujeres aspies que parecen locutoras al hablar, y hasta me parece “sexy” la voz de cada una de ellas, y lo que menos tienen sus voces, es monotonía al hablar.
Artista: Anita Valle Ocando.

5)    Apariencia personal: Si bien es cierto que preferimos la ropa cómoda (llegando a usar a veces ropa masculina), la mayoría de las personas cree que es imposible que exista una mujer aspie que se vista femenina para algunas ocasiones llegando a usar tacones si la situación lo amerita. Lo mismo puede suceder con el maquillaje. En mi caso (no sé en el caso de las otras mujeres que se han vestido femeninas o maquillado en algunas situaciones), me siento como interpretando un rol, no es algo que haga diariamente ni muy seguido, pero sí aprendí a hacerlo y en algunas situaciones me gusta verme “bonita”, aunque mi límite es de 4 horas con lo puesto, luego comienzo a sentir la incomodidad de la ropa y lo único que quiero, es volver a vestirme con mi ropa “fome”, pero cómoda. SÍ existen mujeres aspies que les gusta y les interesa vestirse y verse femenina. En cuanto al cabello, podemos usarlo largo o corto, no es regla general que la mujer Asperger tenga que usar el cabello como varón, lo que sí yo creo, es que coincidimos en que casi nunca lo peinamos.

6)  Sensibilidad: Hay mujeres aspies que no demuestran su sensibilidad, pero hay otras como yo que llegamos a ser “lloronas” cuando experimentamos alguna emoción que nos esté afectando. En mi caso supongo que es porque tengo poco control de mis emociones y no sé cómo canalizarlas. No tiene por qué ser regla el que no demostremos nuestra sensibilidad, o que la mujer aspie tenga que parecer “fría” ante cualquier emoción (me "carga" cuando se jactan de que no les afecta lo que a otras sí, es como si menospreciaran a la que es muy sensible y lo demuestra).
Artista: Anita Valle Ocando.

7)    Los juegos en la niñez: Hay chicas aspies que en su infancia preferían los juguetes de los varones (autitos), otras no jugaban con juguetes. En mi caso, sí jugaba con muñecas, pero no como usualmente lo hacen las niñas; yo inventaba guiones y hacía que las muñecas los interpretaran. También jugaba vídeo juegos y “peloteaba” con mi hermano. 

8)  Los intereses: Bueno, aquí también entra la particularidad de cada aspie, es falso pretender que todas las personas con la condición nos haya interesado memorizar placas de automóviles o los tan nombrados dinosaurios. Si bien hay mujeres aspies con intereses bien parecidos a los varones, también estamos las que hemos tenido otros tipos de intereses. En mi caso, he sido cinéfila, melómana, “ratón de biblioteca”, “gamers” pasando por otros intereses (sí, los aspies podemos cambiar de intereses en el tiempo) hasta llegar al que tengo hace un tiempo: La política.

Usted me dirá: “Pero lo que acabas de mencionar lo puede manifestar cualquier mujer” ¡Claro! Pero lo que nos diferencia de una mujer neurotípica, es justamente que nosotras tenemos todas las características que he mencionado al comenzar este artículo: Las características del Síndrome de Asperger. Sólo que en algunas mujeres aspies dichas características son más sutiles, o muy profundas pero menos “evidentes”, lo cual no quiere decir que no las presentemos. Esto sumado a que algunas aprendemos a “enmascararlas” desde pequeñas, hace más difícil un diagnóstico, el reconocimiento de los demás, y, algunas veces, también nos ha hecho blanco de la discriminación porque ni siquiera los mismos aspies logran entender que entre nosotros hay diferencias propias de las características PERSONALES, las cuales nos diferencian entre nosotros, y no por eso no compartimos el Síndrome de Asperger. Deje de decir que tal o cual mujer "no es aspie", porque no tiene las mismas características PERSONALES que usted. Esas características no restan importancia a las características del Síndrome de Asperger que SÍ tenemos ¡Entiéndalo por favor! Lea a Tony Attwood, psicólogo inglés que ha atendido a más de 1.000 pacientes Asperger, por lo tanto puede hablar con fundamento sobre dichas diferencias. Lea a Tania Marshall, psicóloga australiana que también ha trabajado con muchos pacientes TEA, y que ha escrito sobre las mujeres con la condición y sus diferencias. Léalos y aprenda de una vez a diferenciar las características del síndrome de Asperger de las características personales de una persona.

Las imágenes utilizadas en este escrito, pertenecen a Anita Valle Ocando, una artista excepcional con el Síndrome de Asperger y pueden encontrar más de sus obras en esta página:

Esta es la biografía de la artista:

Aquí les dejo un vídeo donde doy una charla a los padres de la Agrupación Asperger de mi ciudad:

domingo, 8 de enero de 2017

Las mujeres Asperger.


Este es el capítulo número 40 de los 55 artículos escritos sobre las opiniones y experiencias personales de algunos jóvenes y adultos Asperger. En estos artículos podrán leer, sobre diferentes temáticas planteadas en conversaciones que hemos tenido dentro del grupo al cual pertenecemos. La finalidad de estos escritos, es ayudar a que haya más claridad con respecto a lo que pensamos, sentimos y reflexionamos las personas Asperger, y así informar y educar con respecto a lo que es vivir con este Síndrome, y de esa manera, evitar que siga existiendo información errada sobre nosotros. No he puesto sus nombres para mantener su privacidad. A continuación sus escritos:

 Sobre las mujeres aspies:


-"La chica con la eterna sonrisa y un evidente deseo de complacer..." Y cuando llego a mi casa se me relajan al fin los músculos de la cara. Por el deseo a veces de complacer en todo y caer en gracia para que nadie nos vea como un “bicho raro” interplanetario. Nuestra autoestima cae por los suelos y dejamos que abusen de nosotros y eso decanta en trastornos alimenticios, violencia psicológica por parte de nuestras parejas y mucha ansiedad.

-A mí me identifica también lo de estar en relaciones donde una termina destruida ya que no es capaz de darse cuenta cuando estas metida en una relación llena de abusos.

-Es la historia de mi vida: Luchar contra la falta de autoestima, depresión, que te digan otros que te están “tomando el pelo”, atracones. Vivo eternamente sintiendo que me tengo que poner a dieta...etc...etc...

-Yo pasé por el efecto liberador después de recibir el diagnostico, varias personas que me conocen de antes de ello, me han mencionado un cambio enorme tanto en mi forma de ser, mi carácter y las crisis depresivas no son tanto como antes; aunque de máscaras sociales, cumplo un tipo de conductas muy notorias y hasta predecibles. Un ligero problema de autoestima, pero es gatillado por diferentes factores reconocibles.

-A las mujeres se las suele diagnosticar menos porque en muchos casos lo simulamos mejor (no en todos pero hay muchos casos que no se diagnostican o pasan por diagnósticos errados).

-Siempre busco complacer a mi pareja, sonreír todo el tiempo y a veces me da depresión y me siento una inútil buena para nada, que todo lo hago mal y me siento culpable.

-Las mujeres pasamos más desapercibidas, ya que tendemos a imitar.
Fotografía: Camilo Cuevas.


-Hasta que llegás a los 30 y te cansás, y te empieza a importar una mierda lo que piensen los demás, si, un poco. Algunas aprendemos a ser más adorables, el problema es el costo que tiene. Yo tengo que hacer un esfuerzo inmenso cuando tengo eventos, grupos grandes, hablar frente a mucha gente y que se me acerquen a hablar de a muchos. Leer a tanta gente es terriblemente agotador. Después necesito unos días para recuperarme, alejada de todo. Quienes están más cerca mío a diario son los que más se dan cuenta y suele traerme problemas porque con ellos soy más "yo", más brutalmente sincera, me enojo cuando no entiendo lo que quieren y eso lleva a discusiones. En fin, sí se puede disimular un poco más pero no tanto con los más cercanos.

-Somos ira ante las cosas injustas, extrañamente hipersensibles, hemos pasado “medio desapercibidas” porque aprendemos a imitar y actuar, pero en el fondo sufrimos demasiado.

-Yo nunca he sido impulsiva, más bien mi hermana menor “me caía a piñas” a mí xD. Creo que solo 2 veces en mi vida le respondí de forma violenta, y era porque ya no la aguantaba más. En el colegio tampoco fui violenta, no sé porque no pasaba desapercibida si era igual de retraída que siempre. Yo era la favorita de las maestras, porque no hacia absolutamente nada; si me decían que me sentara ahí y no me moviera, eso hacía.

-Si fuera hombre no me acercaría a una chica Asperger si no compartiera su pasión o su tema de vida.

-En nuestro caso valoramos más nuestra propia compañía que la de otros (al menos es mi caso, sola soy la mujer más feliz del mundo).

-En mi caso es difícil que deje entrar en mi vida a alguien así como así, es raro que me relacione con alguien por voluntad propia si esa persona no tiene algo que me interesa, lo cual casi nunca pasa, jajaja.

-Para mí, el diagnóstico ha sido lo mejor que me ha pasado en mi vida: Por fin entiendo el porqué de muchas cosas y ya no me siento sola.

-Para mí el diagnóstico si fue un antes y un después en mi vida, explicó, por ejemplo, porque nunca he tenido "suerte" en lo laboral, soy muy inteligente pero no llego a altos peldaños porque no "juego en manadas" como acostumbran a hacer los nt. También explicó muchas de las decisiones de vida que he tomado.
Fotografía: Camilo Cuevas.

Como mujer Asperger veo unas claras diferencias entre Asperger hombre y mujer. Quisiera saber si los hombres Aspergers también las ven ¿y qué opinan de estas diferencias?


-De por sí la mujer es complicada. Pero si son varias diferencias. Son más directas, en ciertos casos. No se me ocurren más, pero si he pensado lo mismo. Igual me cuesta trabajo lidiar con ambos géneros aún Asperger.

-Por supuesto que hay diferencia entre mujeres y hombres Aspies, en lo personal evitaría el generalizar, dado que no posee la información necesaria, sobre las diferencias, pero sí, partiría de las llamadas mente masculina y mente femenina, y las implicaciones que conllevan. Empecemos por el llamado rol de género, por mera carga cultural a hombres y mujeres, se establecen los comportamientos y formas de pensar e interpretar el mundo, partamos que, dentro del rol de género, a las mujeres se les etiqueta de emocionales y poco o nada racionales; mientras que a los hombres se nos etiqueta como racionales e insensibles. Es a partir de dichos arquetipos y estereotipos que se brinda a un género, o mejor dicho, en función de cómo percibamos el mundo y lo interpretemos, y claro está, actuemos, se determina si tenemos mente masculina o femenina. Es decir, si la razón y la lógica nos domina, o como vulgarmente se dice: “Somos fríos”, nuestra mente es masculina, pero, si por el contrario nuestro pensar y visión tiende al impulso y emoción, entonces nuestra mente es femenina. Hombres como mujeres podemos ser tan racionales y/o emocionales como deseemos.

-Al ser mujeres socializan más, hay más personas a su alrededor, eso les cambia mucho el comportamiento.

-Hay demasiadas diferencias pero no puedo generalizar ya que cada uno de nosotros tiene características diferentes y una historia diferente. Aunque pienso que los hombres aspies en general tienen problemas con la socialización pura, y las mujeres (las que conozco) tienen problemas con manejo de ansiedad y crisis. Pero nos sucede en varios también

-La verdad solamente conozco a una Aspie, por lo tanto no se mucho que decir. Ella me dijo que las mujeres Aspies pueden pasar por desapercibida que son aspies, en cambio a los Aspies hombres nos cuesta un poco más que a ellas.

-Imitan más a los neurotípicos que los hombres.

-Yo conozco algunas chicas aspies. Mi percepción es la siguiente: Son tiernas y pueden ser buenas compañeras porque la charla es muy racional. El punto en contra es que tienen un carácter difícil. Creo que las mujeres nos ven igual a los hombres, con esos mismos atributos.

-No sé si serán cosas mías o si yo seré muy pesimista, pero creo que las chicas aspies consiguen algunas cosas más fáciles, que nosotros los varones, como parejas y empleo.

-Mi hija es como las mujeres del grupo, es mucho lo que aprendo al leer sus vivencias. Las mujeres Asperger tienen muchas similitudes entre sí, pero son diferentes a los varones en la condición. He visto que la mujer con el síndrome tiende a ser fuerte de carácter, en cambio los varones son más tranquilos. Entender a las mujeres Asperger es una necesidad.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Respuesta de una chica aspie a un comentario de un chico aspie:


-Estoy totalmente de acuerdo con la descripción que haces en cuanto a las diferencias "aspergerianas" entre hombre y mujer, es más, fue un alivio haber leído tu apreciación ya que yo había notado a través de los comentarios y artículos las características que mencionas en los hombres, y el no sentirme plenamente identificada por un lado no me preocupaba tanto porque tengo 41 años y he aprendido bastante en todo este tiempo, sé copiar y disimular (más allá del esfuerzo que debo obligarme a hacer y posterior desgaste), pero lo que sí me preocupaba es que no veía comentarios de otros aspies haciendo referencia a esas características que yo tengo y que vos nombras como femeninas. Estaba por pensar otra vez que soy rara y que no encajo (de nuevo). Lo que no estoy muy de acuerdo es la referencia que haces a las cuestiones de temperamento como posturas que no son deseables y hablan de una falta de madurez en la inteligencia emocional muy acentuada que traen problemas de adaptación a largo plazo, no sólo me “zapatea”, sinceramente me cae bastante mal, lo que vos pudiste haber leído sobre inteligencia emocional yo también lo leí y también sé lo que es deseable y cuáles son las consecuencias del extremo contrario peeeero "del dicho al hecho hay mucho trecho", por lo tanto puedo dar magníficos consejos acerca del tema, puedo razonar a la perfección y explicar inteligencia emocional también a cualquier ser humano que lo necesite o que yo vea que está cometiendo un error, es más, creo que manejo bastante bien cierto tipo de empatía. Pero lo que no puedo es simplemente aplicar todos los conocimientos de inteligencia emocional a una situación propia y espontánea ¿cómo? Porque no puedo manejar mis emociones, solo las de los demás, es decir conozco la teoría pero no puedo aplicarla conmigo misma en una situación emocionalmente fuerte y conflictiva cara a cara que no me de tiempo a razonar ¿por qué? Simplemente por soy asperger y los asperger por lo general fallamos en la inteligencia emocional. Para colmo de males me tomo en serio cada palabra, frase, dicho o historia, y me empeño en explicar las verdaderas causas o los hechos reales, sin darme cuenta de que todo es una maniobra intencional del sociópata o psicópata que tengo delante, y yo me desarmo en explicaciones que reciben aparente dudas o negativas como coartada, y yo ahí diciendo la verdad termino estallando como una loca en gritos y llantos y hasta arrojando objetos frente a estos sarcásticos o despectivos de aquella persona manipuladora que tengo delante. Para que después esa misma persona me diga: "Tanto estudio que tenes vos ¿y reaccionas así?" o "Te falta capacidad para manejar tu carácter ¿no era que sos tan inteliente vos?", etc. y yo me quedo mirando a esa persona que tengo delante y me pregunto por dentro: “Y vos no sabes que tengo S.A.?” por qué m$·"%ª me jodes con lo que sabes que no soporto? ¿Y por qué me exigís que haga lo que no puedo? ¿Por qué no te informas y me dejas de decir que tengo que cambiar eso? ¿Por qué no dejas de ser sarcástico e hiriente y mentiroso y dejas de hacerme bullying para después pedirme que tenga inteligencia emocional y no te tire un vaso en la cabeza???? ¿Eso de que no me cree lo que le explico es negación? No sé, tendría que analizarlo bien tomando en cuenta tu opinión y poniéndola en situación cuando esto ocurra...pero igual esto me paso siempre de que, específicamente mi marido, no me crea nada de lo que digo, y pensé que iba a cambiar con el reciente diagnóstico, pero no, el diagnóstico no me ayudó a que me crea más, ni a que me comprenda mejor, creo que más que negación de su parte, es necedad, no sé qué será de la mía...
Fotografía: Camilo Cuevas.


¿Las mujeres aspies son más sensibles, cambian o se comportan igual cuando están en la fecha de su periodo menstrual?


-Yo a mitad del mes, me pongo más sensible, un poco adolorida, me da hasta por llorar cuando estoy cerca de esos días.  Y en mi período, me siento mal físicamente, además de melancólica y triste.

-Creo que le pasa a todas las mujeres, de hecho no conozco una que no le pase. Yo me enojo con facilidad, y me pongo triste y no sé qué hacer conmigo porque siento muchas cosas a la vez, parezco loca.

-Yo días antes del periodo, estoy muy muy deprimida y con ganas de llorar.

-Eso suena a síndrome premenstrual, casi todas las mujeres lo han sentido en menor o mayor grado. Generalmente los síntomas empiezan como dos semanas antes y terminan un poco después de los días de la menstruación. Los síntomas incluyen cambios en estados de ánimos, problemas para dormir o dormir mucho, depresiones y cosas como baja autoestima, ansiedad, rabia contra una misma y el mundo, problemas de concentración, etc.

-Yo me debilito, trabajo con cansancio y eso me altera porque no cumplo con lo planificado, pero apenas se me termina, regresa la felicidad.

-Unos pocos días antes, como un par, quiero llorar, estoy muy sensible, tengo mucha hambre, quiero comer chocolates. En el tiempo del periodo, como si nada.

-A mí me afectaba muchísimo mi ánimo en esos días, muy mal, al punto de decirme que tenía trastorno disforico premenstrual. Cuando quedé embarazada, fue una bomba de hormonas y la sensibilidad también la tuve a flor de piel. Cuando tuve a mi hija, otra vez las hormonas cambiaron y estuve a punto de una depresión posparto, pero ahora que estoy con lactancia materna exclusiva, no me llega la menstruación por lo que llevo un buen tiempo bien anímicamente. He pasado momentos complicados, pero la pena me dura solo un rato, luego sigo. Aunque igual debo decir que mi problema es más a nivel hormonas, algo difícil de controlar, pero que tiene directa razón a mi hipersensibilidad sensorial, si antes me molesta un ruido, en mi período me molesta diez veces más, hasta “explotar”.

-Yo me pongo “terrible”, así que aviso a mi hija y hermano, por lo tanto ya saben que no tienen que “mandarse ninguna”.

-No es por nada, pero los hombres somos los más afectados por ello L (opinión de un varón aspie).

-Toca dejarlas quietas o consentir las mucho, todo depende (opinión de un varón aspie).
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre cómo plantear, a una hija con TEA, el tema de la menarquía:


-Es comprensible que a muchas madres, en su momento, tocar estas temáticas con las hijas con TEA sea estresante y a la vez confuso. Desgraciadamente hay madres que se crean percepciones erróneas sobre la capacidad de las hijas en tales temas. Como madres conocemos a nuestras hijas, su forma de descodificar la información que reciben y adoptan experiencias personales, así como adoptan información visual (por aquellas chicas que sean visuales). Darles la oportunidad a las chicas de antes de pasar al otro tema, reafirmar que entendieron lo explicado o compartido. En lo personal, mi madre utilizaba ese lenguaje de doble sentido o un lenguaje coloquial peculiar donde yo crecí (a veces he pensando que era un manual adoptado por toda la prole familiar femenina, cuando llegaba ese momento de hablar del proceso del cambio de la niñez a la pubertad). Decía cada palabra extraña, que era un corto circuito en mi cerebro. Yo, como aspie indignada, fui a quejarme con mi padre, y él intervino, así que los 2 adoptaron explicármelo de una manera muy "académica", usando enciclopedias con imágenes de los órganos reproductores, etc etc. Mi padre me dejaba asignaciones que tenía como "tarea" y él siempre se tomaba el tiempo de explicarme alguna cuestión que no me quedaba clara, antes de pasar a la temática siguiente. Creo que hoy en día, en núcleos familiares, sigue habiendo un tabú en estas cuestiones, que como padres, deberían de adoptar y preparar para los hijos con o sin Síndrome de Asperger. Es el desafío, creo yo, para muchos padres. En muchos sistemas educativos están los programas de educación del proceso que se viven en la etapa de la pubertad y educación sexual; los cuales son importantes que se incorporen en los programas educativos individualizados de estudiantes con TEA, ya que son estructurados a la diversidad de aprendizaje. 
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Todos somos diferentes y en el TEA nuestro nivel de funcionalidad también. En mi caso las primeras veces que me llegó, al ser fóbica con la sangre, me desmayaba. Si bien es un proceso natural, al ser en grandes cantidades y al no estar acostumbrada, mi mamá me encontraba en el baño inconsciente en un charco de sangre como cual película de terror. Si bien para algunos es un aprendizaje natural, en otros se requiere de apoyos sí o sí, y es bueno que se le enseñe a la madres sobre la forma y modo en que ellas deben informar a sus hijas de cómo funciona aquel proceso. No olvidemos que la mayoría de los TEA tienden al pensamiento más concreto, por lo que no sirve de nada explicarle con “abejitas y toallitas”, sino incluso en casos mostrar más explícitamente la situación. Un buen ejercicio es que la madre compre toallas higiénicas, tampones, copa menstruales y le muestre la forma en que se colocan en el calzón (sin necesidad que lo haga con los que tenga puestos) que le explique cada cuanto llega y que en todas las mujeres es diferente. Que cosas se usan para el dolor, cuando hay que avisar o ir al médico (sobre todo ante la existencia de menstruaciones irregulares y mayor vello que implicaría una posible presencia de ovario poliquistico). Y aprovechar esta instancia para enseñar la importancia de los métodos de prevención de embarazo, que aunque parezca temprano, la llegada de la menarquia da aviso de la llegada de la fertilidad en la mujer. Otro tema que va con ello es la higiene durante esos días, no usar jabón, tampoco usar protectores diarios debido a que ambos afectan al Ph, usar solo prendas de algodón ya que durante esta etapa aumentan y aparecen las infecciones no necesariamente del tipo sexual.

-Me lo explicaron sin tantas vueltas desde el principio. Es lo mejor explicar sin rodeos porque es un proceso natural del organismo y hay que tomarlo como tal. Lo tomé como algo natural pero ya me habían anticipado.

-Como ahora la pubertad es más precoz que antes, la edad de abordaje debe ser importante y las madres deben decirlo antes de los primeros indicios, sino todo puede ser muy conflictivo.

-Es importante que las madres bajen el nivel de ansiedad a la hora de hablar este tema con sus hijas. Si es muy alto, puede terminar por desinformar o asustar a sus hijas. En realidad eso es lo que me preocupa.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre el vestuario de las chicas aspies:


-Una temporada, en mi adolescencia, me vestía como chico, quizá por imitación, ya que tenía muchos más compañeros hombres que mujeres, y me gustaba usar ropa cómoda, ideal que fuera unisex. Yo creía simplemente que eran etapas en la vida, en las cuales a veces uno quiere sentirse más cómoda, a pesar del “cómo se vea”. Después de eso empecé a vestirme súper femenina y a arreglarme y maquillarme.

-Tuve mi época de andrógeno adolescente, porque usaba ropa unisex. Ahora sigo sin ser demasiado femenina que digamos XD

-Yo de adolescente, (y ahora, pero ahora las etapas me duran años), tenía temporadas en que pasaba de vestir como un "chicazo" a ir super puesta de tacón y "punta en blanco” (a mi manera). Ahora estoy saliendo de una larga etapa de chicazo.

-Mis amigos me dicen que muchas veces mi manera estrafalaria y extraña de vestir se asemeja a la de un payaso, pero que me queda bien, y a mí me causa gracia, porque siempre he usado lo que más me acomoda, y todos los coloridos me encantan.

-Si pudiera, me hiciera toda la ropa. Me gusta lo sencillo, lo étnico, y no tolero estar uniformada ni hacerle propaganda a marcas comerciales. En cuanto a las telas también soy específica.

-Es verdad que las mujeres Asperger preferimos vestirnos con ropa que sea cómoda antes que “Chic”, y por eso aparentaría más un estilo de varón. Yo, por ejemplo, tengo fascinación por las zapatillas de hombre (tenis). No encuentro jamás unas zapatillas de mujer que me gusten tanto.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías: