domingo, 8 de marzo de 2015

Experiencia de vida de Juan Carlos Farías, un adulto con el Síndrome de Asperger.

Me llamo Juan Carlos Farías Alfonzo. Debo acotar que no me gusta mucho que me digan Juan sino más bien Carlos. Mis padres se llaman Elpidio Farías (llamado popularmente Juan) y Mireya Alfonzo. Son divorciados debido al matrimonio muy traumático que vivieron pues él la maltrataba. Yo nací en Caracas el 25 de junio de 1979, a las 4:55 p.m., en un centro asistencial privado. Medí 51 cm y pesé  3,100 kg. 
Mi primera infancia, hasta los 3 años, la viví en un "ínterin" entre las ciudades de Caracas y Maracay, de hecho, fui bautizado en la Ciudad Jardín. A los 3 años ya yo sabía leer, en efecto, eso nadie me lo enseñó. Pero mi madre decía que debía entrar al pre-escolar. No obstante, al poco tiempo por recomendación de una de las maestras, decidieron llevarme donde un neurólogo, el cual dijo textualmente así: “Señora, ¿es que usted no se ha dado cuenta? Este niño es ANORMAL”.
Ello motivó a que desde entonces no tuviera escolaridad (yo le tenía una fuerte aversión al parvulario) hasta que de la mano de una neuróloga más comprensiva se dio con un diagnóstico preliminar: AUTISMO DE LEVE A MODERADO. Eso fue en 1983A mi madre le costó un mundo asimilarlo y mi padre comenzó a recriminarla: “Eso es tu culpa porque tú lo mimas mucho”. Luego de eso, estuve asistiendo constantemente a terapias con la neuróloga y una psicóloga.
Debido a que yo era un niño "superdotado", mi madre cometió un error bastante garrafal: Exigirme obtener sólo calificaciones de apreciación excelente en el colegio. Yo nunca llegué a repetir grados en primaria ni años de bachillerato ni tampoco fui a "reparación"; sin embargo, cada vez que llegaba el boletín siempre había un regaño: “Las notas están muy bajas. No se cómo tus primos que son menos inteligentes que tú se graduaron Summa Cum Laude”.


En 1991 me trasladé en mudanza desde Caracas a la Isla de Margarita, y en 1993 regreso a tierra firme, esta vez a la ciudad de Valencia.
Cuando me gradué de Bachiller en 1997, en realidad no sabía qué quería estudiar. No obstante, me decidí por Licenciatura en Computación ya que yo en un principio pensaba estudiar Diseño Automotriz, pero debido a mis escasos recursos económicos no pude lograrlo, además que sólo se impartía fuera de Venezuela.
Debido a la corrupción imperante en la casa de estudios donde iba a estudiar la carrera mencionada, no pude quedar seleccionado. Cinco años más tarde, logré ingresar a un Instituto Universitario de Tecnología público donde estudié para ser Técnico Superior en Turismo, título obtenido en 2005. No ejerzo esta carrera porque nunca hallé empleo en la misma, amén de que me di cuenta en Pasantías de que en realidad ejercer esa carrera no es mi fuerte. Yo soy muy malo atendiendo público.
En el año 2000 me traslado a la población de Cabudare (a disgusto por demás, motivado a la precaria situación económica que vivía en ese momento). En el año 2005  estuve 3 meses viviendo en la Isla de Margarita nuevamente, motivado a la realización de mi pasantía. 
 (Interés restringido de Juan Carlos).

En 2016 decidí hacer unos cursos de programas informáticos de diseño gráfico y desde el 14 de noviembre de 2006 trabajo como Diseñador Gráfico. Ese mismo año, debido a la presión excesiva, mi apetito se desordenó, lo cual activó la bacteria Helicobacter pylori que me causó una úlcera duodenal, lo cual ameritó hospitalización por 3 días. En 2 meses esa enfermedad estuvo totalmente curada.
En el año 2008, indagando por Internet descubrí que mi problema se trataba de Síndrome de Asperger. Ese mismo año, un psicólogo me lo confirmó. Desde entonces, he tenido que obtener un carnet de discapacidad ante el CONAPDIS para así poder trabajar sin que me presionen (cosa que detesto).
Nunca he tenido pareja, de hecho, sí me he enamorado más nunca he sido correspondido. Las dos únicas veces que estuve a punto de lograrlo eran unas interesadas que querían aprovecharse de mí. Confieso que siento especial atracción por las chicas rubias.
Tengo muy pocos amigos, de ellos mayormente son mujeres, pero ya ellas están comprometidas con sus parejas. Incluso, hubo algunas que decían serlo pero eran unas interesadas que me estaban "caribeando" (aprovechándose de mí).
Entre las cosas que me gustan: la playa, la piscina, jugar juegos de video, la TV, la Multimedia, navegar en redes sociales, los automóviles y la tecnología en general. Estas dos últimas son mis principales intereses obsesivos.
(Interés restringido de Juan Carlos)

Cosas que detesto: El cine, el interés, la hipocresía, la gente quisquillosa, los ruidos fuertes, la trigonometría, la contabilidad, las presiones, las prisas, etc.
Cabe destacar que nunca fui inscrito en colegios especiales para niños autistas, sino en colegios comunes y corrientes, supuestamente para que aprendiera "copiando patrones". No obstante, sufría de mucho bullying pues los muchachos siempre me tenían como "sopita" (blanco de acoso en venezolano) tanto en primaria como en secundaria. También sufro de mobbing en mi sitio de trabajo, por eso no me gusta la idea de trabajarle a patronos porque muchos son muy explotadores y "negreros".
El 17 de noviembre de 2014 culminé mis estudios de Diseño Gráfico.
Debo confesar que soy bastante “selectivo” con lo que como. Detesto: la cebolla, el zapallo/auyama/calabaza, el hígado, la margarina, la raya (pescado), la parte verde del cebollín/cebolla larga, el salvado de trigo, la papaya/lechosa ni el banano/cambur (me produce diarrea). Pero desde niño he sido criticado por eso y me tildaban de “mañoso/melindroso/remilgoso” y de cierta manera sutilmente mi madre me quiere obligar a “aprender” a comer “de todo” sin saber que así somos las personas con Asperger. 
Este es el link de mi Blog, por si quieren visitarme y saber más de mis escritos: