lunes, 1 de junio de 2015

Experiencia de vida de Daniel Martínez, un adulto con el Síndrome de Asperger.


Introducción

Saludos, mi nombre es Daniel Martínez, tengo 37 años y soy un adulto con asperger les voy a contar la historia de mi vida, la he dividido por capítulos y creo que este artículo va a ser el comienzo de un libro, así es que los invito a leer una versión alfa de mi autobiografía.
Yo he vivido con dos síndromes que han hecho mi vida difícil, por un lado el asperger, el cual me quita habilidades sociales, pero me da gran inteligencia y por otro lado el ADD, quien no me deja usar mi inteligencia durante largos periodos de tiempo.
No recibí tratamiento para estos problemas durante mi infancia, yo vivo en un país del tercer mundo después de todo. Mi infancia y mi adolescencia no fueron las más felices, ni tampoco las más tristes, fueron aburridas, una sensación de no poder. Al convertirme en un adulto joven descubrí mi inteligencia y mi autoestima nació.
Después me tocó un viaje a Chile, el cual me ayudó a crecer mucho. Después regresé a Ecuador y pues, me he enfrentado a muchos problemas y me he frustrado por un mundo, el cual no es como yo quisiera.
Soy muy idealista y realmente creo o quiero creer que todo esto es para algo. Esta vida tiene que tener un propósito.

Infancia

De pequeño, siempre fui diferente, puedo citar varias diferencias:
1.       Ingenuo
2.       Solitario
3.       Muy soñador
4.       Patrones repetitivos
5.       Adicto a la televisión
Y siempre estaba sólo. Esto llevo a mi madre a ponerme bajo el cuidado de muchos psicólogos y psicólogas, era obvio que había algo mal. Ella me cuenta que  cuando yo estaba en el kindergarden, una vez me fue a recoger y vio que yo estaba leyendo una revista, un niño se sentó a mi lado para leer la revista conmigo y yo al darme cuenta de su presencia, le di la revista y me fui a sentarme sólo. No puedo imaginar su desesperación al darse cuenta de que tenía un hijo diferente.
Mi primaria la hice en el Colegio Alemán Humboldt de Guayaquil, el colegio era ideal para mi, sin embargo, me quedé por un punto en Alemán (yo era muy bueno para el idioma, pero el profesor era demasiado estricto, me quitaba puntos por no poner punto al final de una frase) y tuve que dejar el colegio ideal para mí. En secundaria, mi madre no me quería cambiar de colegio en colegio, porque sabía que yo tenía dificultades para adaptarme a un nuevo ambiente social.
Mi padre es un buen hombre, sin embargo desde que yo era muy pequeño me di cuenta que somos tan diferentes, lo quiero, pero cuando tengo un problema, yo busco a mi madre y no a mi padre. Él tiene un corazón generoso como no hay dos seres en esta tierra y para su trabajo es muy talentoso, pero (porque siempre hay un pero) sus análisis políticos, sociales y otros análisis son un tanto superficiales; eso ha hecho que no seamos tan cercanos.
Tengo dos hermanos, Xavier y Rafael (a quien le decimos Felo). Xavier y yo somos muy diferentes y tal vez por eso no somos tan cercanos, pero con Felo, oh cielos, ese es mi hermano favorito, siento que muchas veces (no siempre) él me entiende y yo lo entiendo; somos amigos y hermanos. Con Xavier me llevo, digamos que bien, nos respetamos mutuamente pero no tengo la cercanía que tengo con mis amigos más cercanos: Felo, Andrés, Gabriel y Cristian.

(Fotografía tomada en el año 2006 en el cerro Santa Lucía, en Santiago de Chile). 

Adolescencia

En mi adolescencia, tengo que mencionar cuatro cosas:
1.       Bulling
2.       Las chicas
3.       Los grupos sociales
4.       Mis pocos amigos

Bulling

Yo me desarrollé tarde, a los 15 empecé a crecer y mis 14 años fueron marcados por el bulling, los chicos más grandes pensaban en sexo y en analogías para ver quien tenía en pene más grande y a mí, tan ingenuo como he sido toda mi vida, no me gustaban esas conversaciones. Para colmo me pegaron un par de veces, los más grandes, da rabia, yo sé lo que es ser débil. Y sé que no es agradable, a temprana edad aprendí que el poder corrompe a todos.

Las chicas

Me empezaron a gustar las chicas a temprana edad, los senos femeninos me llamaron mucho la atención, ahora que soy grande tomo las curvas femeninas con más calma, pero en mi adolescencia oh cielos, como me llamaban la atención. Sin embargo, lo triste del caso es que yo no les llamaba la atención.

Los grupos sociales

En mi vida han existido bendiciones, y una de ellas son mis pocos amigos, ahora les quiero hablar de Andrés Castro, mi primo y mi primer amigo. Él es el hijo de mi tía Myrna, ella y mi madre son muy unidas, así que más que primos somos como hermanos. Bueno, aparte de eso él y yo nacimos con defectos, digamos, ambos tenemos problemas de motricidad, somos torpes como nadie más, jugar a la pelota es un reto (cualquier pelota, el reto es igual), él tiene asma y yo tengo asperger. Pero ambos amamos la animación y los videojuegos y tenemos un humor similar. Como defecto, yo diría que Andrés es muy competitivo, tal vez demasiado. En casa, como nacimos defectuosos, los demás miembros de la familia no creían que íbamos a llegar demasiado lejos, por otro lado todos creían que Xavier, mi hermano y Michelle, la hermana de Andrés iban a triunfar y tener una vida brillante. (Yo recuerdo que mi padre me decía que yo tenía que casarme con una mujer adinerada porque yo no iba a ganar mucho dinero)

Mis pocos amigos

Y quiero hablar también de Gabriel Bitar, mi segundo amigo. Él tiene un corazón grande como el sol, no hay otra forma de decirlo, cuando lo conocí, él adoptaba gatitos callejeros y les dejaba comida afuera de su casa (leche y comida para gatos). Él me tiene harta paciencia. Bueno, nos conocimos porque mi madre buscaba un lugar donde podamos aprender artes marciales y el hermano mayor de Gabriel, Roberto enseñaba Kung-Fu estilo grulla blanca. Gabriel y yo estamos en la lucha por salir adelante en Ecuador (una lucha muy dura, porque la situación es difícil en este país).
También más adelante les voy a conversar de mi amigo Cristian, lo conocí en mi adolescencia, pero en esa época no éramos muy cercanos, pero cuando regresé a Ecuador, ahí nos hicimos muy cercanos.
En el colegio, me tocó un colegio tercermundista de mala calidad, nunca me cambiaron de colegio por mis problemas de adaptación, pero creo que recibí muy mala educación ahí. Por alguna razón mis profesores me consideraban inteligente, pero yo no me sentía así. El ADD (mi otro problema) hacía que yo no sea tan detallista con llevar cuadernos al día y otro tipo de cosas que son importantes en un colegio tercermundista. Para colmo era malo en los deportes. En conclusión, no tuve mucha autoestima en mi adolescencia.

Adulto Joven

Crisis económica

Cuando cumplí 18 años, sucedió una desgracia económica en casa y perdimos todo, hasta los álbumes de fotos, es decir absolutamente todo. Tuvimos que irnos a vivir a la casa de mi abuela, fue muy duro. De niño y adolescente fui de clase media, pero en mi vida de adulto joven probé y sentí la pobreza, es bastante feo.
Tuve que empezar a trabajar para apoyar a mi familia, es decir, no había opción. Mi primer trabajo fue atender una tienda en una universidad para niños ricos. Mi segundo trabajo fue vendiendo insumos médicos, no vendí nada. Dejé de trabajar ahí porque la jefa de Guayaquil se iba a vivir a Holanda y yo no quería quedarme trabajando sin ella, porque sin mi jefa me iban a despedir rapidito. Mi tercer trabajo fue en una empresa de alquiler de autos.

Universidad

Quise entrar a la Politécnica, la mejor universidad del Ecuador. Mi madre se encontró con Evelyn, quien fue una de mis psicólogas durante mi infancia, ella se había especializado en ADD y le contó a mi madre que recordándome llegó a la conclusión que yo tenía esa condición. Evelyn me atendió en forma gratuita, fue un ángel de la guardia para mí, porque gracias al tratamiento con un antidepresivo primero y ritalina después, yo fui capaz de fortalecer mis neurotrasmisores entre el lóbulo central y el lóbulo frontal de mi cerebro y pude concentrarme durante periodos de tiempo más largos. No puedo expresar con palabras lo genial que se siente ser inteligente y saber que soy inteligente. Mi autoestima estaba naciendo.
No pude aprobar el examen de admisión a la politécnica pero entré a otra universidad que quedaba en Urdesa, el barrio donde vivo a partir del año 2000. Bueno, esta otra universidad se enorgullece de enseñar poco, dicen que de lo que te enseñan en una universidad normal, sólo te sirve el 10% así que te enseñan ese 10% y te lo hacen practicar mucho, o sea te preparan para ser un buen empleado y no un buen investigador o un buen pensador. Terminé graduándome ahí porque me salió una beca para esa universidad exclusivamente.
Era genial, descubrir que yo entendía conceptos y que mis compañeros no, después me pedían que yo les explique y resultaba que yo les explique y yo terminaba explicando mucho mejor que el profesor. Se empezaba a notar mi gran talento como profesor.

(Fotografía tomada en un viaje a Baños de Ambato en el año 1989).

La primera vez que me enamoré

También conocía una mujer especial, ella y yo veíamos las mismas series del canal Sony y conversábamos por teléfono durante horas. Se sentía súper bien sentirme cercano a otro ser humano y sobre todo a una mujer bonita, aunque un poco bajita de estatura. Me enamoré por primera vez, me habían gustado otras chicas, pero esta vez fue especial, mi madre notaba que el tono de mi voz cambiaba cuando yo hablaba con ella, era un tono de voz más suave más dulce. Lamentablemente aunque daba la apariencia de que ella sentía lo mismo por mí, en público ella se mostraba de lo más frio posible conmigo. Yo tan asperger y tan honesto mostraba mi aprecio y afecto con ella, pero ella no me correspondía en público, creo que fui el hazmerreír del curso. Pero no importaba, yo me sentía tan feliz de sentir que era cercano a otro ser humano y sobre todo a una mujer bonita, oh cielos fui tan feliz, que tonto fui.
Tuve un cuarto trabajo sirviendo de traductor y publicista de un quiropráctico gringo. Ahí perfeccioné mi inglés todavía más. He decir que soy autodidacta, yo me enseñé a mi mismo a hablar inglés. Él y su esposa hablaban conmigo en inglés y yo procesaba el dialogo en español y lo traducía en mi cabeza al principio, después fui haciéndolo más rápido. Me pagaban por enseñarme inglés, fue muy provechoso, pero tuvo que terminar. Yo cometí demasiados errores como publicista. Tal vez me perjudicó mi ingenuidad de juventud y mi ingenuidad de asperger. En todo caso yo no guardo ningún resentimiento con el doctor y su esposa.
Después tuve un quinto trabajo en una empresa donde venden baterías y aceites para autos. No me adapté nada bien con el grupo, duré seis meses ahí. El asperger fue un gran problema, digo yo ahora mirando en retrospectiva.

No hay esperanza en Ecuador

Noté que mis compañeros de universidad si eran capaces de conservar un trabajo durante largo periodo de tiempo y que eran capaces de hacer amigos en el trabajo, habilidad que yo no poseía y no poseo.
En Ecuador, las escuelas de administración tienen un problema muy serio. Las empresas son familiares, de modo que en los puestos top se contrata a miembros de la familia exclusivamente, no importa que ten talentoso seas, si no naciste en la familia correcta, no vas a ser gerente de una empresa grande. Lo que te queda por esperar es crear tu propia microempresa o ser el asesor de uno de los que si tienen el apellido correcto. Por cierto, las microempresas la tienen muy duro en Ecuador, no se lo imaginan.
También, en este etapa de mi vida, fue tan difícil formar un grupo para ir al cine. Una vez pude ser parte del grupo, porque yo tenía una serie de entradas gratis (que me consiguió Xavier) y pude invitar a un grupo de compañeros al cine. Pero ellos jamás me invitaron de vuelta. Cruel, si, pero así es la vida con asperger.
Fue aquí en donde conocí la disciplina que me llamó más la atención, las finanzas. Es fascinante ver los indicadores de una empresa, los ratios  y descifrar en qué áreas la empresa está bien y en qué áreas la empresa no está bien. Es como jugar a ser Sherlock Holmes o algún videojuego RPG.
Me gradué de Ingeniero en Gestión Empresarial con especialidad en Finanzas. Después tocó la ardua tarea de encontrar trabajo. 2 veces fallé los test psicológicos.

Viaje a Chile

Surgió un sueño, aprovechar los bajos costos de las materias primas en Ecuador y venderlas en Chile, donde tienen una economía mucho más desarrollada. Pero también nació otro sueño, poder entrar a la bolsa de valores. Esa es la parte de las finanzas que más me llaman la atención.

Una prueba para mi fuerza de carácter

En Chile hace mucho frío en invierno, lo descubrí el 2003. Una vez me desperté con 2 grados bajo cero. Fui a vivir a una pensión donde me daban comida en San Miguel, un barrio en Santiago de Chile. Me tocó pasar mucha pobreza y hambre, llegaban las 12 de la noche y me sonaban las tripas y yo no tenía dinero para comprarme una galletas o algo más para comer. Demás está decir que en la pensión no me daban suficiente comida y que terminé adelgazando mucho gracias al hambre que pasé. Pero no estaba dispuesto a rendirme, yo quería ayudar a mi familia y en nombre del amor y ayudado por mi asperger, lo intenté una y otra vez. Pero...
No pude vender productos ecuatorianos, porque los productores ecuatorianos querían que el importador chileno tome el riesgo de importar y los importadores chilenos querían que los productores ecuatorianos tomen el riesgo y que ellos exporten.
Entonces me puse a buscar trabajo, no lo encontré. Mi título no era considerado válido allá, así que un profesor chileno a quien conocí gracias a Gabriel, me sugirió que haga un masterado en Chile para que entonces yo sea considerado como alguien capacitado para trabajar en Chile. Entonces decidí el magister en finanzas de la Universidad de Chile, el financiamiento salió de una beca del IECE (instituto ecuatoriano de crédito estudiantil). Ese año fui a pasar la navidad con mi familia y me notaron cambiado, más maduro y sobre todo más delgado, jejejeje, pasar hambre me hizo bien a la final.
Después, al año siguiente a mi padre le salió un contrato de reforestación (él se especializa en eso, pero como es el gobierno el que financia semejantes proyectos, él tiene que esperar a veces un año para que le salga uno de estos proyectos). Ya para esta época estuve mejor económicamente, no era una abundancia, pero tampoco pasaba el hambre y el frío horrible de antes.
Yo estaba en una pensión con hombres jóvenes como yo, lamentablemente ellos tenían vida social normal y yo no, y a veces les envidiaba sus historias de sexo, el cual yo no había probado aún.

Una prueba a mi determinación intelectual

Empecé a estudiar el magister en finanzas, con el ánimo en alto, después de todo yo era el profesor de mis compañeros de curso. Pero en Ecuador hay menor nivel académico que Chile y mi universidad y colegio fueron bastante malos. Y la Universidad de Chile es la más dura de todo chile. Lo que sucedió fue una prueba a mi determinación, porque yo no tenía el nivel suficiente para hacer ese magister. Salía de las clases con lágrimas en los ojos porque no entendía nada, algunos compañeros del magister se burlaban de mi, en varias oportunidades me botaron de grupos de estudio a mí, eso fue un golpe muy duro para mi autoestima, sufrí bastante, pero no me iba a rendir, afortunadamente mi asperger me protegió y fui capaz de salir adelante.

(Fotografía tomada en el año 2014 en el salón donde hago clases).

Conocí a un maestro

Durante el segundo semestre conocí al profesor Antonino Parisi, el día que lo conocí le conté que me gustaba mucho las finanzas de mercado (acciones bonos, índices y todo eso) él me dijo que yo iba a aprender mucho en esta clase y después me hizo una pregunta muy rara: "¿eres un loco?" y yo le respondí que si lo estaba, en esa época yo no sabía que tenía asperger, pero si sabía que algo tenía de diferente. Durante la clase de este profesor yo tuve problemas muy severos para entender su clase dado mi bajo nivel, pero a la larga salí adelante gracias a mi inteligencia y determinación (o sea gracias al asperger).
Bien, cerca del fin del curso del profesor Antonino, a algunos alumnos les tocó exponer sobre los métodos que él enseño. A mí me tocó Lógica Difusa y me tocó exponer el último día de clases. Cuando el profesor preguntó ¿A quién le toca exponer? Yo levanté la mano. Él, al recordar mis dificultades, me dijo que mejor yo exponga el otro semestre (aunque ese era el último semestre del magister). Yo insistí en que quería exponer, Enrique, un compañero con quien me llevaba bien le dijo al profesor "Dele una oportunidad a Daniel" y Antonino aceptó. Al principio no me fue muy bien, yo estaba nervioso y tartamudeaba, quise hacer un chiste, pero no fue gracioso, el profesor no estaba impresionado. Para concluir con mi exposición ese día, mostré lo que yo pensaba que era un avance para este modelo y el profesor Antonino sonrió, le gustaron mis ideas. Él pidió que la clase me aplauda (los mismos que se burlaron de mi y los que me botaron de los grupos de estudio me aplaudieron. Yo no sabía pero a él con un doctorado se le ocurrió lo mismo que a mí y él le trato de asignar esa tarea a una licenciada matemática y ella no le había entendido y aquí frente a él había un ecuatoriano quien tenía dificultad para entender y yo lo había igualado a él y había superado a una licenciada matemática. Algo impensable, pero ocurrió y todos los que se habían burlado de mi todo el año terminaron aplaudiéndome. Después fui corriendo a la cabina telefónica para llamar a Ecuador a mi familia y por primera vez en ese año lloré lágrimas de felicidad.
Después el profesor Antonino me invitó a formar parte de su equipo de investigación, un gran honor que se le concede a los mejores alumnos, yo no podía creer mi suerte y me quedé trabajando para él 4 años.
Bueno, alquilamos un departamento y digo alquilamos, porque me pusieron a Xavier, para que él viva en Chile y que tenga trabajo acá, a ver si él se desarrollaba y maduraba así como lo hice yo, lamentablemente lo que me hizo cambiar fue la pobreza, el hambre, el frío y la determinación por salir adelante. A Xavier se la pusieron fácil y por eso él no maduró como yo si lo hice. Puesto que Xavier y yo somos tan diferentes, tuvimos discusiones fuertes y yo llamé a Ecuador para que le manden a Xavier el pasaje para que se regrese a Ecuador. Después llegó mi primo Andrés y con él la pasé bien. Después llegó mi madre y Andrés se regresó a Ecuador, mi madre es mi gran amiga de toda mi vida así que yo estaba muy bien y contento. Después Xavier se regresó. Mi madre dejó de fumar y estaba bien, tomando actividades para el adulto mayor que el municipio de Santiago de Chile otorga a los ciudadanos chilenos de la tercera edad quienes viven en Santiago. Después vino mi hermano Felo a vivir a Chile y mi madre se regresó. Durante ese tipo con Felo, la pasamos muy bien, compartimos mucho y discutimos alguna que otra vez, pero este tiempo juntos, nos hizo más cercanos y nos ayudó a querernos todavía más.

La segunda vez que me enamoré

Durante el tiempo que trabajé para Antonino, conocí a una mujer joven, muy atractiva físicamente y que no sabía que era atractiva, para colmo le gusta el ánime los videojuegos y la ciencia ficción. Este es el tipo de mujer que yo quiero para mi, para casarme con ella. Yo disfrutaba de su compañía y ella disfrutaba de la mía, podíamos hablar de las cosas más sencillas y disfrutar de la conversación.
Lamentablemente había otro hombre en búsqueda de su afecto y este hombre generaba una mayor imagen de protector y por ende era más atractivo que yo. Ella fue su novia, me puse triste, pero yo respeté su decisión. Se podría decir que fui friendzoneado, sin embargo, ella siguió siendo mi amiga, y yo disfruté de su amistad.
Al rededor de ese tiempo me molestaba mi ausencia de experiencia sexual, así que fui a donde una prostituta. La experiencia no me gustó, duró como una hora hasta que me aburrí, físicamente pude haber seguido. Me di cuenta de que esto no es lo que yo quiero en mi vida, yo quiero enamorarme y querer a la mujer con la que voy a estar en la cama. Use condón, así que no me salió ni una enfermedad venérea y puedo decir que no soy virgen, esas que las pongan en los altares.

No progresaba mi carrera académica

Bueno, pasaron los años y yo tenía el sueño de ser profesor. Yo quería vivir la vida del profesor Antonino, lo admiraba tanto y creo que fui muy servil y servicial con él. Pasaron 4 años y me di cuenta de que mi sueño de ser profesor no se iba a cumplir en Chile. Por un lado en la Universidad de Chile no dejan que alguien de otra universidad se convierta en profesor y peor aún alguien de otro país. Entonces empezó la idea de regresar a Ecuador. Para colmo mi hermano Felo regresó a Ecuador y yo me sentía súper sólo.
Una vez Antonino me dijo que para el próximo semestre me ponía como profesor en la Universidad de Chile, hasta entonces yo era ayudante de investigación y daba clases privadas como parte del proceso de asesoría de tesis que yo hacía para él. Otro día del mismo mes, me dijo que quería que el próximo semestre yo me vaya a Antofagasta para supervisar un proyecto empresarial de él. Eso me decepcionó mucho, pensé que Antonino no tenía el poder para ayudarme o que en realidad no deseaba ayudarme, también pensé que él me veía no como a un amigo sino como a un esclavo y que él podía disponer de mi como él quisiera. Era la hora de un cambio.

Regreso a Ecuador

Llegué a Ecuador con el objetivo de utilizar mi magister en finanzas y mis 4 años de experiencia trabajando con Antonino Parisi con el propósito de ganar mucho dinero.
En la empresa privada les intimidó mucho mi currículum, en una empresa química me dijo la entrevista que: "si lo contrato a usted me despiden a mi".

(En el año 2014 mis alumnos me regalaron un pastel en agradecimiento de lo que les había enseñado).

Enseñar en Ecuador

En las universidades me encontré con un ambiente cerrado donde las palancas valen más que el currículum. Afortunadamente llegué a entrar gracias a una palanca, un doctor amigo de mi madre.
Dar clases me gusta y soy muy talentoso en eso. Pero eso no significa que mi carrera progresaría, puesto que para progresar es necesario "caerle bien a la persona que toma las decisiones" y como alguien con asperger eso me resulta sumamente difícil, casi imposible. No he podido hacerlo. Mis alumnos me quieren bastante, me he topado con ex-alumnos míos en la calle y me han saludado con mucho cariño. Esto se siente muy bien.
Hay un problema en las universidades ecuatorianas, he notado que a los profesores más incompetentes les daban asensos, promociones y preferencias que a mí no. El colmo de los colmos fue cuando a un profesor que yo reconozco como un burro de dos patas le dieron un cargo súper importante; él cambió su personalidad, se volvió arrogante y petulante, definitivamente el cargo se le subió a la cabeza. Esa fue la prueba de que alguien con asperger no se la puede en Ecuador, aquí el talento no cuenta sino que cuentan las habilidades sociales.
A la larga me tuve que cambiar de universidad y ahora estoy trabajando en una universidad estatal que no cobra a los alumnos, pero es tan desorganizada y esto me presenta con otra serie de desafíos. Yo trabajé 4 años en la Universidad de Chile y se cómo funciona una universidad de nivel, pues en esta universidad estatal las cosas no funcionan ni por accidente como la Universidad de Chile, este 2014 fue el año más triste y miserable de mi vida, una tristeza y una depresión constantes al darme cuenta de que como profesor en Ecuador jamás voy a tener la vida que yo quiero. Tal vez debería irme a otro país, pero como asperger se me hace muy difícil adaptarme a otro ambiente social, Guayaquil es mi territorio, yo soy de aquí y aquí moriré. En esta depresión se me quitó el deseo de hacer un doctorado, porque me pregunto ¿para qué? ¿Para trabajar en universidades tercermundistas donde jamás voy a progresar? No, para aprovechar mi talento necesito otro país, pero no quiero irme de este país.

Como descubrí que tengo asperger

Al regresar a Ecuador, durante el tiempo que estuve bajo tratamiento con Evelyn (una especialista en niños con ADD) ella me dijo que yo tengo el perfil típico de un asperger, me puse a investigar por internet y yo ya descubrí que lo tengo. Después Evelyn me hizo un test que confirmó mis sospechas, al fin ya sabía qué es lo que andaba mal conmigo todo este tiempo, toda la vida.

Gracie Jiu Jitsu

El destino puso este arte marcial en mi vida y me siento tan dichoso de ser un practicante. Mi sueño de vida es tener mi propia academia y enseñar este arte marcial por el resto de mi vida.
¿Qué es lo bonito de este arte marcial? Que no se usa fuerza para practicarlo y que es 100% aplicable en un combate real.
Al principio le tenía miedo a los roles, pero al dividir el proceso de dar un rol en varios subprocesos, fui capaz de superar mi miedo.
Bien, resulta que no tengo un cuerpo muy fuerte ni rápido, nunca he sido un deportista y resulta que este arte marcial funciona para mí. No soy tan bueno en combate, pero tengo el don de enseñar y eso me hace un miembro valioso para cualquier clase. Espero que mi sueño de tener mi propia academia se cumpla algún día.
Oh, aquí tuve la oportunidad de conocer a Cristian y a volver a conocer a Juan Pablo y digo volver a conocer, porque yo conocí a Juan Pablo cuando era un niño pequeño y ahora es un hombre y es un buen hombre. A Cristian también lo conocí en la época en la cual yo entrenaba Kung Fu estilo Grulla Blanca, pero no éramos tan cercanos y ahora con el Jiu-Jitsu si nos volvimos muy cercanos.
Se siente muy bien hacer vínculos con otros seres humanos, creo que el truco es tener algo en común, si yo conociese el día de mañana a alguien quien es fanático a muerte del fútbol, yo no me conectaría con esa persona porque no me gusta el fútbol. Pero si conozco a alguien quien le gusta la historia, la política, los videojuegos, el ánime, las artes marciales y/o la ciencia ficción... bueno, entonces si hay conexión. Ahora que lo pienso, espero encontrar a una mujer a quien le interesen esos temas, eso fue lo que me enamoró las dos veces que me he enamorado. Quien sabe cuando será mi tercera vez, ojalá que esta vez yo sea correspondido.

(Practicando Jiu Jitsu).

Apoyar a otras personas con asperger

Me integré a una asociación de asperger. Los busqué por internet y me enteré de la fecha y el lugar de una reunión, me presenté ese día y cuando me tocó hablar, les sorprendió saber que yo no soy padre de un chico con asperger, yo soy un adulto con asperger.
Con el tiempo me he dado cuenta de que a los padres de chicos con asperger, les brillan los ojos llenos de esperanza al conocerme. Soy un adulto con un masterado y tengo mucho talento en mi profesión, ellos y ellas están tan llenos de dudas sobre el futuro de sus hijos y al conocerme saben que en el futuro las cosas van a salir bien. Que gusto ser útil, en verdad.

¿Y ahora?

Ha surgido el sueño de armar una empresa y que esta empresa sea la que me mantenga, algún día me voy a casar (eso creo) y voy a tener hijos y tengo que tener métodos para mantener a estos hijos y como un empleado en relación de dependencia no voy a llegar muy lejos, a pesar de ser un hombre de talento. Como dije antes, en Ecuador las habilidades sociales y la condición económica en la cual uno nace son factores más importantes que el talento profesional. Eso me pone en desventaja, porque nací en una familia de clase media, sin contactos en la alta sociedad y nací con asperger.

Una causa que marcó mi vida

Inicio

Desde mi época en Chile me interesó la igualdad de género, al principio me identificaba como feminista porque veía a ese movimiento como la única fuente de batalla en contra de los roles de género tradicionales. Sin embargo, rápidamente me decepcioné de este movimiento porque se enfoca única y exclusivamente en los problemas de las mujeres y también que había mucho resentimiento en contra de los hombres y a veces cierto gozo con los problemas que los hombres enfrentan en el mundo moderno.

Un nuevo movimiento

Entonces conocí al movimiento por los derechos de los hombres, es un movimiento que se puede describir como complementario al feminismo, se trata de liberar a los hombres de los roles de género tradicionales, es decir, este movimiento hace lo que el feminismo no hace. En este momento de la historia humana, los roles de género tradicionales ya no son necesarios porque ya somos 7 mil millones de seres humanos. Pero la forma correcta de hacerlo es todos juntos, sin víctimas ni victimarios, sino como hermanos y hermanas.

Características

Este movimiento tiene una característica que lo hace mejor y una característica que lo hace peor. La característica que lo hace mejor es que no es dogmático, no se basa en la creencia de que un grupo humano está oprimido por otro grupo humano. Y la característica que lo hace peor es que las creencias políticas se mezclan con el activismo político, entonces la gente con alineación política de derecha no le gusta mayor intervención del gobierno para solucionar problemas, a la gente de izquierda en cambio si quiere eso. Yo en lo personal no veo como se pueden solucionar estos problemas con menor intervención gubernamental, pero hay tanta gente de derecha en este movimiento, a veces me frustro.
¿Y qué problemas son esos?

1.       Servicio Militar Obligatorio
2.       La brecha de vida
3.       Circuncisión
4.       Ausencia de derechos de visita después del divorcio
5.       Ausencia de refugios para violencia doméstica para hombres
6.       Ausencia de derechos reproductivos
7.       El fraude de paternidad no tiene castigo
8.       La imagen de los hombres en la televisión
9.       Acusaciones falsas
10.   Disparidad en las sentencias
11.   Suicidio
12.   Muerte en el trabajo

En si el objetivo es eliminar los roles de género para los hombres, es decir "proteger y proveer". Esta causa es muy difícil porque el mundo depende de que los hombres se esfuercen mucho, en el pasado eso era a cambio de cierto honor, cierto privilegio por ser hombre, en el presente la imagen de los hombres está asociada con maldad y por lo tanto, ahora la sociedad espera grandes esfuerzos de los hombres a cambio de nada, por ejemplo un hombre tiene que trabajar horas extras a cambio de nada. La idea de que los hombres hemos oprimido a las mujeres a través de la historia se ha colado en la mente colectiva, aparentemente. Eso hace que esta lucha sea muy cuesta arriba, pero aún así vale la pena luchar por un futuro mejor.
Bueno, conocí a Paul Elam a través del Internet, él uno de los líderes de este movimiento y le pedí permiso para publicar traducciones de los artículos del sitio web más popular de esta causa, A Voice For Men, con el tiempo he traducido cientos de artículos y ahora soy el encargado del sitio web en español oficial de A Voice For Men. Esto me llena de orgullo, yo creo que esta causa va a convertirse en algo muy popular, también creo que esta es mi oportunidad de dejar mi marca en el mundo. Oh, el sitio web mío es spa.avoiceformen.com los invito a visitarlo.

Problemas que podrían destruir a este movimiento

Para generar soluciones se necesitan números, con pocos miembros de esta causa no vamos a lograr nada de nada. Es por eso que se está modificando el tono de la narrativa, para que todo aquel que esté en el margen desee integrarse a esta causa, pero hay gente en este movimiento quienes han sufrido mucho y quienes son un tanto extremistas y estos extremistas están generando problemas, parece ser que desean formar su propio movimiento MGTOW y eso convertiría a esta causa en dos movimientos en conflicto. Eso puede hacer que a la final no logremos nada. Me preocupa, a pesar de que yo en Ecuador no sufro de esos problemas, me identifico con el dolor que sufren otros, yo deseo un mundo mejor en el cual no exista la discriminación ni por raza ni por sexo ni por preferencia sexual. Pero los seres humanos somos tan complicados.
Nosotros no tenemos apoyo gubernamental, los medios de prensa no dicen la verdad sobre este movimiento. La única forma de saber de nosotros es visitar los sitios web, participar en los foros. Pero pocos están

Conclusiones

Estoy esperando mi gran oportunidad, de ganar dinero o de dejar mi marca en el mundo con esta causa que me motiva tanto. Ha sido una vida interesante, con momentos duros y con grandes satisfacciones también. Si naciese otra vez, me gustaría haber nacido en una familia muy adinerada y en un país del primer mundo, donde yo pudiese recibir tratamiento a tiempo y una buena educación, pero igual me gustaría tener asperger otra vez. Pero con los problemas educativos que tuve y en el mal ambiente profesional, no me siento motivado para dar lo mejor de mí, yo ya no quiero hacer un doctorado. Eso es una pena, yo tengo la capacidad de mejorar un modelo de lógica difusa y tengo la creatividad de alguien con un doctorado y la minuciosidad de alguien con una licenciatura en matemáticas. Pero no siento esa motivación y lamento decir que lo más probable que suceda en mi vida es que mi talento se va a desperdiciar.

Les dejo el link de mi Página Web para que me visiten:
http://spa.avoiceformen.com/