jueves, 8 de octubre de 2015

Las personas Asperger como pareja.






Lo primero que diré, es que para poder escribir mis artículos, algunos los he basado en mi propia experiencia cuando se trata de un tema en particular; y en temas más generales, como éste, los he basado en mis vivencias y la de otros adultos Asperger, los cuales he tenido la dicha de conocer en mi grupo de Facebook integrado por personas de mi misma condición. En este lugar hemos conversado muchos temas en confianza, motivados por alguna desilusión, algún entusiasmo o mera curiosidad. Me gusta hacer trabajo de investigación, siempre y cuando me interese un tema, y en ocasiones como ésta prefiero contar con la información de primera fuente y no sólo en lo que dicen los libros. Creo que un buen comunicador, en mi caso de un medio escrito, debe informarse primero y luego investigar con los involucrados y así no dar una información errada o sesgada.
En esta ocasión escribiré sobre un tema que parece interesarle a muchos (lo sé porque en las estadísticas de mi blog aparecen frecuentemente algunas palabras claves que las personas escriben en el buscador de Google) y esto se resumiría en la siguiente pregunta: ¿Cómo somos las personas Asperger como parejas? Antes de contestar, les recordaré que ningún individuo es igual a otro aunque compartamos las mismas características de un Síndrome. No hay que olvidar que hay factores externos al Asperger, como el familiar o del entorno, que pueden influir en cómo uno se relacione con los demás.
No se puede dar una respuesta tajante para decir cómo se comportará una persona con el Síndrome en la relación de pareja, si diré que de todos los aspies jóvenes y adultos que he tenido la oportunidad de leer sus experiencias (personas de diferentes países y de diferentes edades), hay algunos que nunca han tenido una pareja, y ni siquiera han dado un beso, teniendo muchas dificultades para atraer al sexo opuesto, aunque desean hacerlo. 


Artista: Anita Valle Ocando.



Dentro de este grupo hay una minoría que no le interesa estar con otra persona, por lo tanto no les complica no tener pareja ni sexo. Las razones por las que una persona Asperger no haya logrado iniciar una relación amorosa, queriendo tenerla, pueden ser variadas. Hay chicos que por el poco manejo del lenguaje no verbal y de las técnicas de conquista, se les dificulta acercarse a quien le atrae y si llegan a entablar comunicación con ella, no saben identificar si son correspondidos o qué palabras decir para lograr llamar la atención de la otra persona. Algunos aspies cuando logran comunicarse con quien les gusta, le hablan sólo de sus intereses restringidos, los cuales la mayoría de las veces no les interesa a la otra persona, por tanto la chica o chico en cuestión se fastidia y se aleja. En mi opinión, conozco chicos increíbles con el Síndrome de Asperger, que son geniales como persona y no dudo que como pareja también lo serían, lástima que hay quienes no los saben entender y valorar. Lo que espera una chica neurotípica es que quien la pretende le diga lo linda que es, que le diga cosas románticas, que hable de cosas triviales, y eso, en la mayoría de los casos no lo hace el varón Asperger. He leído a muy pocos aspies que se asumen como románticos o que se fijan en detalles que al general de las mujeres le agrada, pero la mayoría no es así. En otras ocasiones, al tener poco manejo del protocolo social de la conquista, pueden llegar a ser muy insistentes, incomodando, sin mala intención, a la chica que les gusta, la cual no entendiendo el actuar del joven aspie, lo más probable es que se enoje y se aleje, sin dar ninguna explicación (situación que sumirá en un profundo malestar al chico o chica aspie, porque, lo más probable, es que ni entienda el por qué la otra persona se alejó. Con nosotros hay que ser directos y claros, sin indirectas).


Artista: Anita Valle Ocando.



Usted podría pensar, entonces, que es mejor fijarse en alguien con la misma condición, pero al contrario de lo que muchos creen, no siempre es fácil las relaciones entre aspies. He conocido varios casos, incluyéndome, en donde han existido discusiones (muy fuertes) entre chicas y chicos; y he leído en más de una ocasión comentarios de varones aspies, opinando que nosotras, las mujeres Asperger, tenemos mal carácter cuando nos enojamos, y que en eso nos diferenciamos de ellos (aunque yo he conocido varones que tampoco reaccionan bien ante un enojo). Ahora, con esto no quiero decir que las mujeres aspies seamos enojonas todo el tiempo, pero de las que conozco, todas reconocen ser como un "volcán en erupción" cuando nos hacen enojar. Esto sumado a que, tanto varones como mujeres aspies, tenemos nuestras ideas fijas, y en muchas ocasiones ninguno de los dos quiere "ceder", puede causar muchas desavenencias también, por lo tanto, no creo que una relación entre aspies sea tan "idílica" como muchos creen. Eso dependerá del carácter y la capacidad de ser "flexible" ante diversas situaciones que se deben enfrentar como pareja.
Hablemos ahora de los varones y mujeres Asperger que hemos logrado tener una o más parejas a lo largo de nuestra vida. Dentro de este grupo hay un porcentaje menor de aspies que pueden mantener dicha relación por años sin fracasar en el intento. La razón por la cual se nos dificulta que perdure en el tiempo, puede deberse a diversos factores, entre ellos, nuestra rigidez mental que nos lleva a tener ideas fijas que nos hace pensar que tenemos la razón y nos impide ponernos en el lugar del otro y aceptar diferentes perspectivas de un pensamiento u opinión que diste de lo que, nosotros creemos, es de una determinada manera.

Artista: Anita Valle Ocando.


Esto nos hace ver las situaciones como si sólo existiera el blanco y el negro, impidiéndonos comprender que la vida también tiene matices, por lo tanto, la otra persona también puede tener razón en lo que dice. Asimismo las dificultades pueden aparecer cuando la pareja de un aspie es en extremo sociable y le gusta asistir a eventos en dónde hay que relacionarse con más de dos personas a la vez, y quiere que se le acompañe a esos lugares, no comprendiendo que una persona Asperger, la mayoría de las veces no le gusta esa manera de socializar y prefiere la tranquilidad de su hogar.
Otro hecho que puede ser mal comprendido, es que nosotros necesitamos también nuestro espacio en soledad, pero no por falta de amor e interés hacia la pareja, es sólo que a veces queremos dedicarnos a investigar e informarnos sobre nuestros intereses restringidos, sobre el cual conversamos insistentemente porque nos agrada compartir nuestros conocimientos, y eso lamentablemente fastidia a quien no le interesa ni le da la misma importancia que nosotros. Un factor muy importante que hay que considerar, dentro de la relación con una persona Asperger, es que no todos demuestran el amor que sienten hacia la otra persona de la manera convencional a la cual estamos acostumbrados. Me explico: Para un aspie quizás sea más práctico hacer algo por la otra persona, que decirle con palabras románticas lo mucho que la quiere. Una demostración con hechos, vale más que mil palabras. En mi caso personal NO me gusta que me dediquen poemas porque NO LOS ENTIENDO, prefiero palabras más directas sin tanto adorno. 

Artista: Anita Valle Ocando.


El ser cariñoso varía de un aspie a otro, sé de casos en que son muy cariñosos y hasta les gusta andar abrazando a cada instante, tal como mi sobrino; hay otros casos, como el mío, en que sólo somos cariñosos con quien queremos y cuando queremos, pero no todo el tiempo;  y hay aspies que sí son muy fríos en su exterior, lo cual no es sinónimo de falta de sentimientos. El hecho de que la mayoría de los aspies decimos lo que pensamos y sentimos también puede jugarnos en contra, aunque no debiese por qué ser así. Ejemplo: Si alguien nos regala algo y no nos gusta, lo diremos sin más, pero no con mala intención ni por ser desagradecidos, sólo estamos manifestando una opinión sincera, y eso lo más probable es que sea malinterpretado por la pareja, derivando en una discusión o enojo.
Ahora, si sumamos a esto que gran parte de los adultos Asperger han sido diagnosticados tardíamente, por lo cual arrastramos más de una comorbilidad (ansiedad, depresión, entre otras), y que, a veces, por la poca inteligencia emocional, tenemos reacciones impulsivas y muy poco, o nada, manejo de la frustración, hace que nuestras respuestas a lo que nos causa malestar, no sean las mejores, por lo tanto, quienes no tienen el síndrome y no saben de él, no nos entenderán y nos reprocharán nuestro actuar, lo cual desencadenará en más discusiones. Esto hace aún más difícil el entendimiento y buena relación con una pareja que no comprende ni se esfuerza por informarse acerca del Síndrome, por lo tanto no entenderá nunca el porqué de nuestro actuar “diferente”, y pensará, erróneamente, que somos caprichosos y conflictivos, y en vez de ayudarnos y apoyarnos, sólo nos angustiarán aún más con sus críticas, que muchas veces rayan en la ofensa, y la peor manera de hacer entender algo a una persona Asperger, es cuando se emplean los malos modos o la presión con nosotros.

Artista: Anita Valle Ocando.


Con esto no quiero decir que toda la responsabilidad por construir una relación de pareja, radique sólo en uno de los dos; también es importantísimo que nosotros, los aspies, pongamos de nuestra parte y nos esforcemos por comunicar lo que nos está sucediendo; informar sobre el Síndrome para que la pareja pueda comprendernos y tratar de entender qué es lo que le molesta a la otra persona de nuestro actuar (porque también es importante que aprendamos a ser autocríticos y no creer que somos perfectos y que tenemos razón en todo) y juntos buscar soluciones, pero primero es muy importante comunicar, ambas partes, los descontentos y las situaciones que están afectando a la convivencia, pero de forma CLARA, porque un aspie entiende muchas cosas de manera literal y no con sarcasmos ni indirectas.
Es primordial decirse las cosas cuando están calmados y no en medio de una discusión, en que lo más probable es que lo que le molesta a uno del otro, sea utilizado como ofensa y no para buscar una solución. Hay que propiciar la situación para hablar sin alterarse y finalmente llegar a consensos, en donde ambos pongan de su parte, respetándose como personas únicas e irrepetibles (comprendiendo, claro está, que las características del Síndrome jamás podremos sacarlas de nuestra vida, porque si fuese así, dejaríamos de ser Asperger, y eso es imposible porque se nace y se muere con esta condición).
Otro tema que a algunas personas les interesa, es saber si somos celosos. Yo no puedo hablar por todos los aspies del mundo porque no los conozco, pero si puedo escribir desde las opiniones que he leído de otras personas con la condición.

Artista: Anita Valle Ocando.


En una encuesta que realicé en mi grupo de personas con el síndrome, de un total de 30 personas que participaron, las opiniones estuvieron divididas y 11 dijeron que no, 7 que sí y 12 que depende de la situación. Como podrán ver, los celos, al igual que en las personas neurotípicas, pueden estar presentes o no en una relación de pareja, dependiendo muchas veces de la inseguridad, de las malas experiencias previas o si la pareja es sorprendida cometiendo infidelidad, pero bajo ningún punto de vista no tener celos es falta de amor o de interés en la pareja, simplemente no se sienten celos cuando no hay razones por los cuales sentirlos.
Un tema que me llamó mucho la atención, es que alguien buscaba en mi blog saber si una persona Asperger podía ejercer la violencia doméstica. Este punto es un tanto delicado, porque no hay manera de que yo me entere de lo que sucede en la intimidad de una pareja, “dentro de cuatro paredes”, por lo tanto, una cosa es lo que digamos los aspies y otra muy diferente es lo que hagamos cuando nadie nos ve.
Para tener una opinión más amplia, nuevamente recurrí a una encuesta entre aspies, y de las 57 personas que participaron, las opiniones estuvieron divididas entre 21 que dijeron que sí es posible, 3 que no, 2 que dijeron que puede existir violencia verbal, 25 que dijeron que es relativo y que la violencia física puede depender de los ejemplos recibidos en la familia, la carga genética o la falta de autocontrol, y 6 contestaron que les parece más frecuente que un aspie reciba agresión por parte de su pareja y no al contrario.


Artista: Anita Valle Ocando.



Quienes respondieron que sí, no están confirmando de qué exista una persona Asperger que ejerza la violencia contra su pareja, sólo dicen que no es imposible que llegue a suceder. Esta respuesta se basó en que nosotros reconocemos que tenemos reacciones de ira ante determinadas situaciones, donde algunos se pueden descargan golpeando las cosas, incluso dando puñetazos a las puertas en dónde han roto la parte golpeada. No es secreto que algunos tenemos muy poco manejo de la ira y problemas de control de impulsos, manifestándola al tirar o golpear objetos. En esta misma encuesta leí de un caso en que un aspie golpeaba a su madre, y una vez, hace mucho tiempo, leí en otro grupo que un chico también había agredido a su progenitora, y otro testimonio donde una mamá contaba que su hijo la agredía, por lo tanto no se puede descartar que esos mismos chicos o quizás otros, en un arrebato de ira y descontrol, puedan agredir a su pareja, como puede que no. Con esto no quiero decir que una persona Asperger sea un potencial agresor a futuro (porque de los 2 años que llevo relacionándome con otros aspies, sólo sé de esos 3 casos puntuales y ninguno más), por favor no confundir ni generalizar, porque la violencia doméstica también depende de factores externos e internos de una persona, que no tienen nada que ver con el Síndrome de Asperger en sí. Ser aspie no es sinónimo de violencia bajo ningún punto de vista. Y yo aún no veo en los noticieros el caso de ningún Asperger que haya agredido a golpes a su pareja.
En la parte sexual, hay aspies muy sexuales que disfrutan el sexo, y hay una minoría que no, tal como se da en el caso de las personas neurotípicas. Es totalmente falso e irresponsable decir que una persona con la condición es incapaz de ver una película pornográfica, tener fantasías sexuales, masturbarse o tener deseo sexual (con esto no estoy diciendo de que todos lo hagan, pero un gran número de aspies, sí lo hacen).


Artista: Anita Valle Ocando.



Esto lo digo con propiedad porque, como ya lo manifesté en otro escrito, es un tema que conversamos entre varios aspies de distintas nacionalidades y la gran mayoría de los que participó en dichas conversaciones, lleva una vida sexual totalmente normal, obviamente me refiero a los que tienen pareja, porque hay quienes, aunque queriendo tener sexo, no han logrado tener una novia o esposa para practicarlo, por lo que tienen que recurrir a la masturbación y conozco 2 casos en que han tenido que pagar por sexo y están los pocos que no tienen relaciones sexuales porque no les gusta y no quieren tenerlas.
En conclusión: En el Síndrome de Asperger hay quienes son capaces de mantener una pareja en el tiempo y quienes no, hay aspies celosos y otros que no. Hay aspies que son muy pasivos, guardándose todo en su interior, sin manifestar su enojo y hay quienes podemos tener reacciones violentas ante la ira y la frustración, pero aún no conozco el caso de uno que ejerza la violencia doméstica en contra de su pareja (no así entre las personas NT, lo cual es un “pan de cada día” enterarse de que abusan de sus parejas y en muchos casos terminan asesinándolas. Obviamente y felizmente, no todos los neurotípicos son así). Hay quienes disfrutan del sexo y pueden practicarlo, y hay quienes quieren pero no tienen pareja y otros que simplemente no le interesa. Sí se da cuenta, lo mismo ocurre en las personas neurotípicas, aun teniendo un mejor manejo social, quizás en lo único que varía un poco la situación, es que en comparación con la persona neurotípica, en los aspies hay un menor número de personas que logran mantener una pareja en el tiempo, y la mayoría que las ha tenido, terminan en un rotundo fracaso, aunque estoy segura de que esta situación se puede revertir poniendo ambos de su parte para que no sea así. 


Artista: Anita Valle Ocando.



Esto se logrará con COMUNICACIÓN, diciendo lo que se piensa y se siente en el momento, pero de forma calmada, sin guardarse nada, porque hay personas que erróneamente esperan a acumular los descontentos para recién decirlos cuando están enojados y esa es la PEOR manera de solucionar las desavenencias. El día en que las personas tengan un excelente manejo de información acerca del Síndrome de Asperger, ese día habrá más comprensión, y por tanto, menos dificultades para las relaciones interpersonales.
La “clave” para ser una buena pareja de un aspie es la comprensión (mucha), el entendimiento, la información sobre el Síndrome y las ganas de respetar a alguien que no es como el común de la gente, pero no por eso una mala pareja, ni alguien que no sea capaz de entregar amor ni hacer feliz al otro. De hecho, si quiere alguien fiel, un aspie es ideal ¿por qué? Porque, aunque podamos mentir (muy pocas veces en la vida y quizás algunos nunca), no tenemos la capacidad de mantener una mentira en el tiempo y para ser infiel hay que idear estrategias y más mentiras para no ser descubiertos, y eso sería tremendamente agotador para nosotros, así que es más fácil ser fiel a la pareja, y bueno, porque muchos aspies no sienten la necesidad de engañar con quienes están, ya sea por valores, por literalidad, por lo que sea, aunque no puedo asegurar que el 100% lo sea, aún no conozco una persona Asperger que haya reconocido ser infiel, y si alguien lo fuese tampoco lo condenaría. Yo veo por mis acciones y no por lo que hacen los demás (exceptuando a los psicópatas que dañan a personas y animales, quienes tienen todo mi repudio).

Un consejo: Si usted quiere saber sobre el Síndrome de Asperger y todo lo que vivimos teniendo esta condición, pregúntele directamente a un aspie adulto, le aseguro que aprenderá mucho más que leyendo artículos que tratan este Síndrome desde sólo un punto de vista, y generalmente enfocado a cuando se es niño, olvidando que al crecer pueden existir variables externas e internas que no están consideradas en algunos escritos que circulan en la red. Con esto no estoy quitando la importancia que se merecen muchos documentos y libros que tratan sobre el Síndrome (que quede claro), pero nunca está demás conversar con un adulto Asperger, porque tenemos mucho que decir desde la práctica y no sólo desde la teoría.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Anita Valle Ocando, una artista excepcional con el Síndrome de Asperger y pueden encontrar más de sus obras en esta página: