miércoles, 22 de junio de 2016

La Frustración desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger.


La frustración es una vivencia emocional ante una situación en la que una expectativa, un deseo, un proyecto o una necesidad no se satisface o no se puede lograr. En las personas Asperger las causas por las cuales pueden experimentar frustración a lo largo de su vida, son varias, y para entender de forma más clara qué es lo que la desencadena en nosotros, le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

 La Frustración:


-Me siento como muerto, vacío, triste, no sé, como que debería estar haciendo algo, pero no lo hago. Estoy consiguiendo terminar muchas responsabilidades que tenía pendientes, pero aun así no me siento completo o aliviado. Estoy desmotivado, molesto y quisiera gritar, quisiera simplemente irme a un lugar aislado donde nadie me diga nada, pero lo más que hago es encerrarme en mi cuarto y tratar de pasar el mayor tiempo del día en él: Sólo salgo si es absolutamente necesario y sólo mantengo relaciones con los demás si es absolutamente necesario. Es la primera vez que comento esta sensación de angustia, me viene de vez en cuando, y cuando viene, quisiera no sentirla, quisiera simplemente dejar de sentir. Me resulta más fácil vivir sin alegría y sin tristeza, aunque aceptar estas emociones es básico para aprender a vivir, a veces se vuelven incontrolables y hasta extrañas, ajenas. Sólo espero se me pase, como muchas otras veces, pero siempre viene esta sensación, de forma periódica, por lo general cuando algo no sale como hubiese querido o cuando siento que no estoy haciendo lo que debería estar haciendo. Muchas veces no tiene explicación, otras es producto de nuestras propias experiencias. Lo importante es identificar qué produce esa sensación para poder resolverlo y comprenderlo.

-No estás sólo en eso, entiendo muy bien lo que dices, pues me pasa también. Pero a veces no puedo aislarme y llego al límite de querer salir corriendo y desaparecer en algún hueco.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Lo mismo que se espera para una mujer 'normal', se espera para un hombre 'normal'. Y como el Asperger es una cosa que va por 'dentro' de uno, es normal que nadie repare que las presiones sociales suelen ser muy dañinas para nosotros. No es visible para la gente ese daño. Por otra parte, yo veo que tampoco hay que culpar a la sociedad de todo lo malo que nos pasa. Por ejemplo yo no veo muchas "alternativas para aspies" en el sentido de estilos de vida propiamente hablando. Un joven debe estudiar o trabajar, y si no ¿qué otra cosa le queda hacer para ser productivo? En todos los casos siempre tendremos que salir a socializar ¿Quién tiene los huevos para tirar todo a la mierda y salir de mochilero por el mundo y romper con el status quo? Son los menos ésos. Yo me inclino por aprender a llevarnos bien con el mundo que nos ha tocado vivir, tomando los requisitos necesarios para sufrir lo menos posible. En el camino encontraremos cosas que disfrutar, eso es seguro. Así hay que mentalizarse.

-Me frustro muy rápido y a veces no puedo controlar mi enojo. Por estas actitudes muchas veces me catalogan de "chiquilina", "inmadura" o que "todo gira alrededor mío". Me molesta que por cosas que no me doy cuenta, me dicen que no me importa la otra persona.

-Yo también soy así y me recuerda a momentos significativos de mi vida como en el secundario cuando me cambié de colegio y fue una tortura. Luego ahora ya son 8 años de cursar una tecnicatura en la universidad y todavía no me graduo. La baja tolerancia a la frustración me ha hecho la vida un tanto difícil, pero creo que en la lucha, la constancia, la disciplina y la perseverancia está la base del éxito, por eso no me doy por vencido a pesar de que sé que voy a volver a irritarme unas cuantas veces más antes de alcanzar mis objetivos.

-Yo también soy bien fácil de frustrar a veces. En mi caso, me ha servido saber que la frustración es muchas veces un enojo conmigo mismo por no exigir correctamente mis derechos. Entonces, al saber que el enojo es conmigo mismo, ya no soy tan grosero.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Mi pequeña aspie también tiene cero tolerancia a la frustración y no sabe canalizar sus emociones. Es una enorme tarea que tengo por delante. Todavía no sé qué estrategias utilizar.

-Me frustra cuando salgo con las amistades de mi esposa y ella tiene que justificarme porque de repente tratando de seguir el sentido del humor de las conversaciones, alguien termina ofendido, o peor aún: Les ofende más que yo parezca indiferente y no me disculpe en el momento ante las muestras de incomodidad.

-Desde los 15 a los 24 años viví de esa manera, fue una etapa triste, sola, donde no veía salida, donde me sentía inferior en muchos sentidos, con falta de control sobre mí, con la frustración y rabia de no entender a las personas, al punto de odiarlas. Hoy en día mi ambiente no ha cambiado, hay el mismo tipo de personas, pero lo que cambió fue mi actitud frente al mundo y la aceptación de quien soy, hermosamente imperfecta, al final todo, todo depende de uno.

-Yo estoy en tratamiento psiquiátrico ahora, pero creo que mi psiquiatra no tiene mucha idea sobre TEA.

-Yo también estuve en tratamiento y no se especializan en el área, al final es super complicado que te ayuden de manera integral.

-Me pasa lo mismo, amo algunas cosas de mi persona que nadie más tiene, pero al mismo tiempo odio no poder realizarme ni laboral y emocionalmente por este síndrome, y me gustaría que hubiese una cura para lo malo del Asperger, sin eliminar la esencia del mismo, como por ejemplo: Mi perfeccionismo...

-En lo personal pienso que muchos necesitan ser restaurados interiormente (en algún punto me incluyo). Se restaura lo que está deteriorado o destruido, pero es un tema muy amplio, imposible decir algo sin extenderse mucho; cada uno tiene su visión del problema.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Este semestre en la facultad decidí tomar dos asignaturas, cada una con su grado de complejidad, y yo con una dosis de confianza en mí mismo producto de venir cinco semestres consecutivos en alza, me veo en la situación de que no me ha ido bien en ninguna. Había tomado la decisión de escoger al menos una y remontarla, pero me decepciona a veces mis propias actitudes: auto-saboteos, como una voz interior que me dice: "Olvídate, no vas a poder". También se me han presentado otras cosas de por medio, los típicos 'imprevistos' del cotidiano, que me han hecho prorrogar las obligaciones académicas a la última de mis prioridades personales. Quizá también utilicé estos imprevistos como coartada para justificar los auto-saboteos. Ahora estoy completamente DESCONECTADO de la universidad, voy al edificio y antes de entrar, me devuelvo al coche y huyo en él a un lugar donde nadie me moleste ni se me acerque; a un bosque o a un camping. Creo que en todo esto hay una mezcla de todo una serie de cuestiones que tienen que ver con la personalidad y vale hacer autocrítica: Falta de madurez, baja tolerancia a la frustración, cansancio crónico, etc. No quiero hablar mucho del tema en mi casa porque no quiero preocupar a mis familiares. Mis amigos de la facultad me aconsejan porque ya lo han pasado, pero a veces no creo ser comprendido del todo, dicen que hay que luchar en todas hasta las últimas consecuencias y pasan por alto las características de muchos de nosotros que ante la frustración, tendemos a procrastinar y huir. Sólo siento que debo corregir un poco esa actitud huidiza ante las adversidades y tratar de vencer los pensamientos debilitantes que nos juegan a veces malas pasadas y terminamos haciéndoles caso, que a corto plazo nos hace sentir aliviados, pero a largo plazo nos arrepentimos.

-Me encierro ante mis propias luchas, desconfías más del mundo que te rodea, y los halagos se los lleva el aire. La depresión nos carcome a todos en algún momento de nuestras vidas, y al compartir vidas tan parecidas, comprendo tu sentimiento, tu cansancio acumulado, tus deseos frustrados, tus miedos. Cuesta en esos momentos comprender que estos dolores del alma nos sirve para ser más fuerte porque nos gana el miedo.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Con humildad, creo tener limitaciones, pero hay algo muy interesante en la vida. Muchas veces nos empeñamos en tener algo y nos frustramos tanto por no conseguirlo, pero sin embargo, cuando una puerta se cierra, se abre otra que muchas veces te lleva a algo mucho mejor que lo anterior. Parece una frase trillada, pero si no fuera verdad, la gente no podría seguir adelante!

-Yo me siento frustrado por muchas situaciones, estoy saliendo de una depresión terrible que dejó estragos en mi salud, terminé en el médico esta vez. Cuestiones personales me llevaron a un período de depresión, aislamiento y ansiedad, además se me juntó lo profesional, como compositor me sentí frustrado. Vivo en un lugar donde no puedo hacer mi música porque no tengo los medios para hacerla como me la imagino, es frustrante esforzarte por hacer algo genial y ver que no lo puedes llevar a cabo por razones que no corresponden a lo musical; además en un arranque arrojé mi Lap y perdí mi trabajo que eran tres discos compuestos. Me deprimí, perdí el sentido a todo, dejé de comer por semanas, me sentí un inútil, pensé en suicidarme, me la pasé llorando, golpeándome la cabeza a diario, no dormía. Se me juntó todo, lo profesional, la cuestión personal, me sentí impotente, le dije a mi familia que me apoyara para grabar mi disco como yo quería, no me pueden ayudar porque es muy costoso, además de tener que contratar músicos de sesión. Pensé si no fuera aspie quizá podría hacer más; los NT salen y hablan y pueden convencer a otros, pero yo no hablo, estoy solo en un cuarto componiendo y no sé pedir apoyo, me sentí sin salida, una de las cosas que me ayudaron, fue hablar con Jésica, ver la lucha que ella, las palabras de mi amiga Lily, Pao y demás aspies hacen por difundir y hacer que nuestra situación como aspies sea conocida, me hicieron pensar que no podía quedarme así, que debía esforzarme, buscar la manera de llevar mis proyectos; de por sí muchos piensan que somos inmaduros, incapaces de planificar, muchas cosas dicen que no podemos hacer, así que me levanté de nuevo, apenas llevo unas semanas bien, hay días que quiero caer, pero estuve tan mal que no quiero volver a pasar por eso, no quiero lastimarme físicamente de nuevo, no quiero ser un inútil, a como sea haré mi proyecto, porque es lo que yo hago, es para lo que sirvo y es una manera de demostrar que no somos inútiles.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Ayer me quedé hablando con unos "amigos" (me llevan más de 20 años) y uno que es muy sabio, me dijo que yo era "un águila que se creía pollo, que tenía que lanzarme al vacío y así desplegaba las alas". Y yo a todo decía sí, yo sé todo eso y veo frases de superación y vídeos y trato de rodearme de gente así, y aun no entiendo porqué no rompo esos muros que bloquean todo ese potencial que tengo, los estoy intentando romper con un tenedor.

-Me siento impotente también en estos momentos, pero tengo la esperanza de que mi poder superior me ayudará a salir poco a poco de eso.

-No logro graduarme de la carrera que estudio actualmente. Y no es por falta de capacidades ni de comprensión, al contrario, asimilo todo muy bien y logro sobresalir. Pero he intentado mucho, y siempre surge alguna depresión a mitad de semestre, o los problemas me agobian. Tengo malos entendidos con mis compañeros y luego no quieren trabajar conmigo, a veces no comprendo la raíz del conflicto, he intentado hacerlo sola y trabajo mejor, pero luego de un tiempo suceden más situaciones que me frustran y me alejo, hasta que vuelvo a retomar. Acabo de dejar un semestre por problemas de salud de mi papá que me desestabilizaron mucho, y otros inconvenientes que me hacen sentir insegura. Pienso retomar el semestre que viene en otro turno, pero quiero lograrlo, y siento que es mi estado de ánimo, cuando estoy rodeada de tantas personas, lo que me hace decaer. No me siento bien estando rodeada de personas con las que no puedo relacionarme.

-Yo sufro de lo mismo, me definen como alguien muy inteligente e incapaz de cerrar el círculo. Dicen mis profesores: "Presentas trabajos científicos, das foros, talleres, y no eres capaz de explicar tu proyecto final". La verdad mi TOC perfeccionista se impone y es una tortura. Por ahora mis profesores han tenido mucha paciencia, pues en la última presentación rompí en llanto y retrasaron la presentación un mes, pues están conscientes de mi condición. Me distraje un tiempo asumiendo otras responsabilidades, pero ahora las dejo para volver a dedicarme a mis proyectos y presentarlos de una vez.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-No puedo creer la similitud, de lo que vives, con mi situación, de hecho llegué a cambiarme de carrera y todo. En la que estoy ya retiré un año completo, y  lo que menos soporto son los cuestionamientos que surgen de las personas hacia esa decisión, y menos trabajar en equipo; por una parte me gusta porque suelo delegar funciones, pero siento que me tomo en serio lo que hago y los demás no, incluso siento a veces que se aprovechan recargándome de trabajo, pero ¿sabes? aún sigo luchando; sabiendo que tengo la condición Asperger, me hace sentir menos culpable, tomando el control de la situación ¿y sabes? después de todo, ya hoy en día no pienso en rendirme, me proyecto viéndome recibir el título y luego me veo desenvolviéndome y superándome a misma cada día como profesional. Te invito a no rendirte, a conocerte más y más cada día, las debilidades para fortalecerlas, y las virtudes también. Las dificultades para mí son desafíos, está en uno, tomarlo o rendirse.

-Antes que nada: Relájate. Sé, y de sobra, que suena muy fácil, pero hacer es lo peor que nos pueden pedir, antes que nada debes reconocerte, o sea, sé, plantéate tus cualidades y defectos, las habilidades potencialízalas, y los supuestos defectos reinterprétalos. Ejemplo: Uno de mis defectos, según los demás y yo, es mi enorme intolerancia hacia la gente que se concentra en lo superfluo y banal, antes eso me enojaba y deprimía, y todo porque todo mundo me decía que yo era el malo, que por mi terrible carácter, la gente me huía, al día de hoy veo esa intolerancia como una cualidad, soy selectivo y me gusta rodearme de gente extraordinaria; como dice un dicho: “El que anda con lobos, a aullar se enseña”, y como yo digo, a mí me gusta aullar con armonía, explotando mi tesitura y registro. Traducción: Me gusta rodearme de gente que domine su área de interés y que su ser, pensar y hacer, diste de lo que la sociedad considere como "normal" o "correcto".
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Todo el mundo tiene que tener un proyecto de vida, no queda otra. Algo con qué levantarse al otro día para hacer algo nuevo. Quizá en muchos de nosotros, el proyecto de vida sea tratar de mantener el equilibrio en el mencionado "círculo vicioso". No es que no podamos trabajar o estudiar porque somos "aspies". Está demostrado que ser trabajador o estudioso es excluyente de cualquier condición. Yo me he dado cuenta que lo importante en la vida es ir a un ritmo prudente, mirando siempre al que 'está mejor' que uno, pero no para compararse, sino para sacar aprendizajes de esa persona e incorporarlos a uno mismo. La experiencia me ha dado a entender que la voluntad es muy importante para hacer cosas que a uno mucho no le interesa o que no siente mucha sintonía, pero esto de poner 'voluntad sin fin' tiene sus contratiempos también.

-Jamás nada nunca para mí ha sido fácil, en lo absoluto, es más, hablo de alegría y felicidad, y lo que tengo ahora realmente es paz a pesar de todo, pero la única vida que he tenido es, la del camino duro y sin exageración, pero en cuanto a esos temas no pienso dar detalles, pero sí tengo mucha fe, y no sé cómo pasé de ser una persona totalmente pesimista a una optimista. Al principio me sentía idiota repitiendo frases como "todo va a estar bien", "la vida es hermosa", en serio, me torcía de risa, pero a mí me funciona, honestamente sí me siento fuerte, y me alegro por eso, porque nunca creí poder llegar a este punto, y jamás nunca, pero bajo ninguna circunstancia, me espero que las cosas sean fáciles, pero ya no me preocupa esto, es como si mi mente se hubiera adaptado a que venga lo que venga, yo me levanto y le sigo, y las cosas en verdad llegan, pero igual, esa es mi filosofía, como yo vivo, y pues yo pienso que lo que sea que cada quien crea o piense, mientras le haga bien, sin que joda a otro, es perfecto J

-Cansancio y frustración. No persigas un horizonte; más bien dibuja una línea delante tuyo y alcánzala. Después dibuja otra y vuelve a llegar a ella hasta rebasarla. Con pequeños pasos se llega más lejos que con largas zancadas. Ánimo.

-Todos tenemos problemas, lo único es saber que los problemas de otros no son los nuestros (casi siempre). Si nos tocó ser diferentes, pues ¡Qué viva la diferencia!

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Rodrigo Corvalán, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en la siguiente página:
https://www.flickr.com/photos/122730065@N05/

Vídeo sobre la Inclusión Laboral desde las experiencias de Daniel, un adulto con el Síndrome de Asperger: