sábado, 15 de agosto de 2015

La Comunicación en el Síndrome de Asperger: El lenguaje verbal.


Película en donde el protagonista tiene Síndrome de Asperger.



La comunicación para la mayoría de las personas es algo espontáneo y grato de practicar, pero para los adultos Asperger no siempre es así. Esto debido a que quienes nos rodean parecen tener sus propios códigos de comunicación, los cuáles son muy confusos en algunas ocasiones. Hay personas que no son directas a la hora de decir algo, o sus palabras distan mucho de su comportamiento, y prácticamente hay que adivinar qué es lo que tratan de decir, y para un aspie que interpreta literalmente las palabras, esto es sumamente difícil, y a veces llega a ser estresante, porque está constantemente recibiendo la presión para comunicarse de la misma forma, y siendo obligado a entender el significado de refranes, sarcasmos y bromas cuando no parecen bromas, pero que sí lo son (?) Uuuff ¡Qué difícil entender el “mundo” de que “te digo esto, pero quiero decir esto otro” o el “no digas todo lo que piensas” porque "no está bien"! 😕

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger con la comunicación (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


Las palabras para comunicarnos:


-Mi vida, plagada de vaivenes emocionales; porque mientras unos se desarrollan con naturalidad en el exterior, hablan de muchas cosas y son muy inteligentes o perspicaces, yo no puedo hablar, me bloqueo, me intimido, me quedo sin palabras. Puedo escribir con soltura, improvisar versos escritos, y crear el mejor discurso, pero al momento de hablar, nada de lo que escribo represento, y es algo que me frustra mucho, de por sí, no soy inteligente, ni carismático, estoy de mal humor siempre y no tengo sentido del humor. Un hola y un adiós me cuesta mucho trabajo, tampoco sé cuándo y cómo saludar; a veces me siento muy torpe, porque no puedo mantener atención en conversaciones habladas.

-Últimamente estoy cansada y ensimismada, y cuando salgo fuera a interactuar se me traba un montón la lengua! Como si hubiera bebido. Normalmente es muy mecánico, hablo con cada cual como creo que me va a entender, pero cansada, es como si mezclara idiomas.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-Sí, a veces es difícil hablar con otras personas. En mi caso es por buscar las palabras correctas para hacerme entender y eso causa un enredo en mi cabeza.

-A mí frecuentemente se me olvidan algunas palabras, sé el concepto y la palabra en inglés (hablo inglés), pero no recuerdo el vocablo en español, a veces creo que se debe a la poca socialización y la gran cantidad de información/libros que leo en inglés. De los 66 libros que he leído esta año, sólo 10 han sido en español :S A mí me da rabia porque me quedo en blanco, y al final termino diciendo como se dice y doy una definición, o ya el momento pasa sin poder completar lo que quería decir.

-A mí se me olvidan palabras comunes, normalmente estoy metido en mis lecturas y escritura sobre temas específicos que suelen ser lenguaje muy rebuscado por lo que lo tradicional u ordinario, hasta se me olvida o lo escribo mal. Ya no digamos el lenguaje coloquial, que cada vez que leo algo en las redes sociales hablan en jerga juvenil que me empieza a parecer muy desconocida.

-No sé si a alguien le ha pasado algo parecido, pero cuando me preguntan algo , me gusta dar explicaciones, quizá con el fin de que las cosas queden bien explicadas y no me vuelvan a preguntar , una y otra vez , sobre lo mismo. Quizá tiendo a explayarme mucho, a veces quizá la gente quisiera que fuera yo como un telegrama: Clara y concisa; pero por ejemplo, cuando algo me incómoda o cuando pienso que la respuesta le va a incomodar a mi interlocutor, me doy mil vueltas (es un decir) para llegar al punto exacto de lo que quisiera decir; no sé si es porque me pongo nerviosa, pero cuando más me presionan, más vueltas me doy sobre el tema, o por último he optado por decir: “¡Si claro , lo que tú digas! Y ahí dejó la conversación cuando veo que se quieren salir con la suya en la conversación.

-Muchas veces me pasó, ya actualmente, consciente de que cada quien entiende lo que puede y/ quiere, ya no le doy mucha importancia a lo que los demás piensen, trato de ser lo más conciso que puedo, pero si hay que dar explicaciones, entonces sí, me extiendo en la plática.

-Me pasa porque creo que las palabras arreglan todo, pero parece que los que me escuchan no lo creen así.

-A mí antes me pasaba lo contrario, era muy escueto, ahora eso lo sé manejar mejor.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 ¿Entienden cuando las personas les hablan?


-Cuando las personas me hablan a veces entiendo poco lo que me dicen, antes pensaba que me estaba quedando sordo, pero en realidad es como si sus palabras se juntaran y no entendiera lo que dicen, y les tengo que pedir que repitan lo dicho. Lo que muchas veces hago es decir: ¡Aja! ¡Claro! ¡Uhum! Aunque no les haya entendido nada.

-Me dicen: "No chico, tú estás sordo". Y de paso si no les digo nada ¿No me oíste?

-Me pasa lo mismo y yo les digo: ¿Qué???? Y hago la seña del oído jejejej, pero lo más curioso es que lo que sí escucho y fuerte son los ruidos de los autos, micros, buses, y cualquier ruido externo, como ladridos de perros etc, es más, compré un sensor ultrasónico espanta insectos y hasta eso lo escucho. La televisión casi ni la enciendo, y hasta el teclado del Celular. Y a la gente que tengo en frente no la escucho muy claramente ¿Extraño verdad? 

-Me pasó en numerosas ocasiones.

-Y yo que pensaba que si me estaba quedando sordo. Hay veces que estoy tan ensimismado en mis pensamientos que cuando me hablan es como escuchar ruido.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-Nuestra velocidad de procesamiento es lenta para la oralidad. u.u

-A mí se me mezcla el ruido ambiental con la voz de la persona que habla, y le digo que repita. A veces me repiten y otras he tenido que adivinar.

-Es raro para mí que no alcance a escuchar bien a la persona que tengo al lado y escuche tantas cosas que la verdad no quiero escuchar.

-Extrañamente también me pasa lo de no entender cuando me hablan otras personas. Como si uno estuviera en estados de consciencia diferentes o con el hemisferio izquierdo del cerebro apagado.

-Nuestro cerebro interpreta de la mejor manera posible el mundo exterior. En nuestro caso hay ruidos que nuestro cerebro no puede ignorar, pero podemos ignorar con relativa facilidad a otras personas.

-A mí se me mezcla el ruido ambiental y la voz de los me hablan, debo mirarle la boca para adivinar cuando realmente me interesa lo que quieren decir; a veces me repiten, y hay palabras que no escucho, es como si de repente se silenciara y después si oigo la otra palabra. En fin, escuchar a las personas es un esfuerzo, y en la ciudad peor; en el campo el ruido ambiental es sublime: Chorros de agua, aves cantando, viento, hojas cayendo, mis burritos que repentinamente me sacan de concentración cuando se emocionan, aun así, las personas de mi familia deben acercarse o tocarme antes de hablarme...mis hijos lo saben.

Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 ¿Cómo saludar?


-Depende del tipo de persona varía el saludo, a veces a los directores de empresas importantes los saludo con un beso en la mejilla y los tuteo, y compañeros de trabajo les digo "usted". La gente se me ofende cuando los trato de usted, capaz que asociado al tema de la edad y no los consideren vejestorios. Pero no me dan un manual sobre cómo saludar a la gente, a veces me quedo inmóvil cuando yo espero saludar con la mano y se acercan a darme un beso.

-A mis compañeros de secundario los trataba de usted. En mi caso respondo al saludo que me den, si me dan la mano, doy la mano. Si me saludan en la mejilla, saludo de igual modo.

-A mí me pasaba con un profesor (¿o varios?), cuando estaba en Física. ¡Yo era el único que no lo tuteaba!

-Mirada a los ojos / sonrisa o mueca de respeto / si es mujer, un beso en la mejilla / si es hombre, un apretón de manos (saludo formal) / si es hombre amigo, un beso en la mejilla. Al menos así es por acá.

-Por mi sector no es muy común el tuteo. De hoy en adelante voy escribir sin tuteo, así normalmente hablo yo, por acá lo hago para evitar confusiones.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-Si digo yo donde deber ir un “tú”, es exceso de empatía, es un percibirme como integrante del otro sin que se pueda dar una separación. Aún de adulto me tengo que concentrar para no cometer ese tipo de errores al hablar, y esa concentración lógicamente ralentiza y entorpece mi discurso. Es como si tuviera que confrontar lo que voy a decir con un montón de reglas aprendidas. También en el actuar, en el no ser descortés, que entrando en otro tema yo lo confundí con ir en contra de lo que quieres, y ese ir en contra de lo que quiero me resultó una vez en ser tranzado por una mala supuesta amistad.

-Yo a todos los” tuteo”. No existe para mí el " usted". Hasta ahora nadie me ha corregido y parece gustarles.

-Yo pasé por esa etapa también, acabas teniendo "dolor de estómago" de tanta revoltura, de darle tantas vueltas. Pero en España es diferente, hoy “tuteo” a todo el mundo, salvo a gente muy mayor, o a los que me caen mal.

Les invito a dar un click a este enlace en donde Tamy, una joven aspie, nos habla sobre Los Síntomas y tratamientos en el Síndrome de Asperger 

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Rodrigo Corvalán, un gran fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página: