viernes, 22 de mayo de 2015

Reflexiones de un adulto con el Síndrome de Asperger.


Este es el segundo escrito que publico mostrando las reflexiones, esta vez, de un adulto Asperger. Nuevamente les digo que una gran oportunidad de entender lo que es vivir con el Síndrome de Asperger, es escuchando o leyendo las experiencias de quien tiene esta condición. En este artículo podrán leer los pensamientos, experiencias y opiniones de un adulto de 53 años, los cuales fueron dirigidos a otros adultos y jóvenes Asperger, en el grupo al cual pertenecemos. Yo le pedí que me permitiese compilar y transcribir sus escritos en este artículo para darlos a conocer a quién se interese por aprender más sobre las experiencias y conclusiones, que puede tener una persona con el Síndrome de Asperger en diferentes temáticas de su diario vivir. A continuación, sus escritos:

-Sobre el Síndrome de Asperger:

La condición es para siempre, ser aspie es vivir viendo al mundo a través de un cristal que deforma o intensifica la realidad. Nadie puede meterse en la cabeza de otra persona. Tengo 53 años y en muchos casos sigo siendo abusado al no lograr detectar situaciones irregulares, sigo confiando en las personas y creyendo en su palabra, en un mundo lleno de mentirosos. Nadie puede entender lo que siente una persona Asperger, solo y solo el Asperger lo sabe, y en casi todos los casos ni siquiera conoce de su propia condición, lo que lo lleva a una vida llena de decepciones y dificultades que no tienen explicación para él. Lo llevan a ser considerado alguien de mediocre desempeño en la edad escolar con el adicional de bullying constante. A veces creemos que la mayoría o a alguna persona, un amigo, el perro, lo que sea, etc. entienden como nos sentimos, pero resulta que NADIE es capaz de abrir nuestra cabeza y sacar un hilo mágico al estilo "Harry Potter" para ver las cosas como "nosotros" las vemos. Súmele a eso la tendencia nuestra a ser no muy simpáticos, de poca expresividad y/o carentes de capacidad para entender cuando se nos demuestra sutilmente el "cansancio" de escuchar nuestros problemas, con la insistencia que a veces tenemos. Por supuesto que lo anterior no es "la regla", hay variaciones, hasta llegar a situaciones en que la víctima es un Asperger muy sensible que solo intenta comunicarse con sus familiares o amigos. Mi recomendación es mantener un perfil bajo en cuanto a la condición se refiere, a nadie le importa como ves el mundo, y en el caso de que si le importara, tampoco puede meterse dentro de tu cuerpo para sentir el mundo como "tú" lo haces. Basta de andar lamiéndose las heridas, tomemos una posición seria para con nuestra condición Asperger y comencemos a entender que la única persona que puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida somos nosotros mismos. Lo que vale es un esfuerzo verdadero en entendernos a nosotros mismos, si los demás saben o no de nuestra condición, ESO, no tendrá mayor influencia.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Descubrí la condición porque mis dos hijos fueron diagnosticados con el Síndrome de Asperger. En casa somos 3. A mi edad considero que no me ha ido del todo mal, algunas cosas han sido más difíciles que otras. Algo a tomar en cuenta es que nuestra vida va cambiando con los años, el Asperger es "ser inmaduro" por más tiempo en algunas áreas de nuestra vida. Esa inmadurez luego nos provee de experiencias que nos vuelven más analíticos e inteligentes que el promedio. Muchas situaciones en mi vida tuvieron una razón. Ha pasado tiempo desde aquellos días de ese descubrimiento, el más transcendental de mi vida, algo, que no es sino luego de mucho pensarlo, un multiplicador que modifica todo lo que haces. Pero volviendo al punto, el tiempo ha pasado y el sube baja emocional fue encontrando explicaciones a problemas pasados y modificando conductas que no eran genuinas de mi persona, sino una respuesta aprendida y condicionada para poder encajar socialmente. El sentimiento es complejo ha sido como descubrir un nuevo "yo", que está modificando muchas cosas y me empuja a cambiar. He intentado hacer del conocimiento de algunos familiares mi condición de Asperger, básicamente, para sentirme bien yo. Cuando lo explicas a otros les das una razón para entender el por qué somos como somos, el problema es que a las personas usualmente no les importa la condición, ellos ya aprendieron a aceptarnos como somos y no necesitan ninguna explicación y eso tampoco cambiará su forma de relacionarse con nosotros. Los burlones, que siempre nos han hecho bullying en la vida, cuando se enteran, tienen poco o ningún interés en la condición. Mi esposa y algunos amigos me dicen "se te salió el Asperger", pero yo mismo a veces digo " soy asper" cuando sucede algo relacionado con la condición. No lo veo como un uso equivocado, porque lo digo discretamente y quizás por la novedad, pero tengo en casa 2 niños Asperger y no quiero que se enteren de su condición hasta que sean más grandes. Para mi ser Asperger es quién soy y he sido durante 53 años, yo soy yo. Lo del Asperger es algo nuevo y solo explica algunas cosas; la vida sigue y lo que no te mata, te hace más fuerte.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre mis experiencias en el colegio:

Me gustaría haber podido relacionarme, tener amigos, evitar el bullying, y no ser el raro en el colegio y el bachillerato. Me hubiera gustado poder pararme de mi asiento y haber bromeado con mis compañeros del colegio y haberme reído de lo mismo que ellos y haber comprendido por que se reían, pero no fue de esa manera, fue diferente. Desde muy pequeño tuve que caerme a golpes muchos días, durante años. Viví una vida de niño completamente brutal, inhumana y desconocida para mis padres, quienes no se percataron jamás de lo que me sucedía. Para mí el colegio fue desastroso, emocionalmente hablando; de llegar a pelear todos los días durante una semana, a estar castigado sintiendo que era lo más injusto del mundo. Nadie entiende a los aspies, no entienden lo que sucede, por eso me alegro de que mis hijos me tienen a mí, que me encargo de informarle a los maestros sobre la condición, y a luchar contra el bullying que también es algo bueno que está pasando ahora mismo. En mi casa no eran muy estrictos con las calificaciones, más bien relajados, no puedes ser estricto si no te gusta ocuparte de que los niños estudien. Pero es algo que hay que enseñarles, a estudiar, sobre todo a un aspie con algo de déficit de atención e intereses limitados. Los hijos se crían o se malcrían, la rutina y la rigidez de un Asperger, a la hora de forzar a un hijo a estudiar, es el mejor favor que podemos hacerles. A los Asperger hay que llevarlos de la mano durante mucho tiempo; por ejemplo, yo quería ser odontólogo, el hermano de mi padrino era el decano de la facultad de odontología de la universidad, entrar no hubiera sido un problema con la debida ayuda. La historia fue otra: Unos padres cómodos no hicieron nada y un Asperger con graves problemas ejecutivos terminó estudiando otra carrera (yo). En algunas ocasiones le he preguntado a mi madre si ellos no pensaron alguna vez que yo era retrasado o si habría tenido que estudiar en algún colegio especial. Yo sospechaba que había algo diferente en mi persona, que los demás no podían ser tan aburridos y yo el único normal (era precisamente lo contrario).
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Es complicado de entender como nos ven los demás, como nos vemos nosotros y como realmente somos, algo así como cuando grabamos nuestra voz y la escuchamos, usualmente nos suena algo extraña. "Seguro que tus primos son menos inteligentes que tú", jajajaja. Mi hermano era el mejor en análisis matemático en la universidad, yo era el peor. El profesor no entendía como su mejor y peor alumno eran hermanos. Como Asperger todo lo que quiero aprender, lo aprendo, pero si no quiero, estoy en problemas. Con un poco de organización todo se puede, verificar los pasos a seguir, preparar fichas que nos muestren en un orden creado por nosotros me ha servido de ayuda. La forma tradicional de aprender matemáticas a mí no me sirvió; yo no entiendo algo que no pasa por los engranajes de mi manera de analizar las cosas. Las malas calificaciones eran la norma, nunca tuve mayor interés por el colegio, en la universidad salía bien en lo que me gustaba. Lo interesante es que si hubiera entendido la razón de mi problema, es posible que hubiera aplicado algún método para superar el hastío y lograr mis objetivos. En bachillerato tenía que presentar química orgánica, todo el año con muy baja calificación; la oportunidad era el examen final, comencé a leer el libro para buscar una estructura que permitiera entender la materia creando hitos fáciles de memorizar. Hice un sistema de fichas que condensaban la materia y comenzamos a estudiar, en el grupo todos salieron muy bien en el examen, yo saque la máxima nota. La profesora me miraba molesta reconociendo que sabía la materia y preguntándome por qué había desperdiciado todo un año cuando podía haber sido un entusiasta de la asignatura. Yo todavía me pregunto lo mismo. Ahora sé a qué me enfrento, trato de hacer una actividad en la que pueda lograr mi meta, todos los días hago algo, así sea pequeño, hasta arreglar una biblioteca puede hacer que me sienta mejor. Lo malo es cuando no tengo nada que pueda hacer, o cuando otra persona aplasta mis planes o es un amargado en el trabajo.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre socializar:

Tenemos que aprender un poco de marketing personal, aprender a "vendernos", a promocionarnos, a "figurar" en el mapa. Algunos aspies no tienen problemas para figurar, y está el caso contrario de los invisibles, quienes a pesar de estar allí no logran causar interés en los demás y son dejados de lado a la hora de planificar un encuentro o una actividad. No existe otro culpable de que seamos dejados de lado que nosotros mismos; no podemos pretender que los demás se fijen en nosotros si no mostramos interés por alguna de las actividades a las que los otros se dedican; no es un trabajo fácil pero hay que hacerlo, yo lo hice, logré entrar por qué me lo propuse; fui capaz de soportar lo que no me gustaba y no ser tan melindroso o exigente. Hace años tenía el juego de empatizar con las personas que veía en el camino a la universidad, intentaba sentir o imaginarme la situación de esa persona de acuerdo a su aspecto; era incontrolable y quizás sea alguna de esas aptitudes de los asper. Ya afortunadamente no lo hago, antes me ocupaba mucho. Uno de mis grandes problemas era explicarme, explicar lo que deseo, lo que pienso, como se hace algo, etc. Habrán sido los años de maltrato, los adultos ignorantes, los compañeros primitivos y ser asper. Aprendí a socializar en la universidad, sin el acoso de los patanes, a un nivel más alto, de adulto. Lo interesante es usar lo que se tiene, yo usé mi capacidad de observación, mi capacidad de contar historias para preparar guiones a tiempo real, así vivo, como un actor que escribe y lee su papel y a la vez que lo interpreta.

-Sobre el trabajo:

Ser Asperger es problemático cuando trabajas independiente, puedes perder fácilmente la perspectiva. Claro que tienes que esperar un comportamiento acorde al ambiente de trabajo, el asunto es cuando trabajas con un maleducado o con otro no profesional. Yo pasé meses empeñado en un trabajo y un proyecto con un cliente agresivo que ni siquiera atendía el teléfono, un asunto digno de terapia. Aprendí la lección, todavía tengo tics nerviosos cuando recuerdo la situación. Tener el Síndrome y trabajar con clientes es una pesadilla. Mi deseo es manejarme en un trabajo que no dependa de nadie, pienso mucho en que se puede hacer para ganarse la vida sin depender de personas a las que les importa un bledo su trabajo y mucho menos el tuyo. Ser demasiado perfeccionista es un problema, a veces no me doy cuenta de que pierdo mucho tiempo en detalles, o que el tiempo es dinero, para mí. El resultado final del trabajo está por encima del dinero, y eso es malo para mi economía. Otro factor es capacitarse en un área que nos permita mantenernos en el tiempo, algo sencillo, los problemas de trabajo son para toda la vida, hay que tomar decisiones acertadas.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre la amistad:

La amistad es difícil de medir, no podemos saber que tan amigos somos de alguien. He tenido unos cuantos mejores amigos en mis 53 años de vida, en diferentes épocas que van desde la niñez hasta ser adulto, la mitad los encontré en el colegio y todavía nos vemos de vez en cuando. Mi primer mejor amigo lo reencontré hace un par de años en Facebook y somos nuevamente amigos, aunque tengamos más de 40 años sin vernos. Creo que algunos de mis mejores amigos han sido Asperger, o nerds; también he tenido amigos que son NT populares y he logrado mantener amistades que me permitieron mezclarme entre la gente y conocer a otras personas ¿Qué cómo lo hago si soy aspie y tengo dificultades para socializar? Sencillo: Solo me lo propuse, cambié; si estoy vivo, puedo cambiar mi conducta y creencias. Claro que me hicieron bullying algunas veces, o para otros era un tipo algo excéntrico, pero si nos preocupamos todo el tiempo por lo que piensan los demás nunca vamos a superar nuestras dificultades. Al cuerno con los habladores.

-Sobre la relación con mi madre:

Que lío son las relaciones humanas; las de hermanos dicen que son de las más complicadas; con nuestro padre, depende de las circunstancias; pero creo que no existe una relación más compleja que la que tenemos con nuestra madre. En mi caso tengo recuerdos de todo lo que tuve que hacer desde mi temprana niñez para entenderla, lograr que mis ideas sobrevivieran bajo su ala protectora; aprender a descifrar los códigos, descubrir que estaba bien y que mal. Aprendí que era mejor mantenerse callado en algunas situaciones y que de nada valía discutir en otras. La madre es sagrada, es intocable, es lo más grande que tenemos todos; hablar de nuestra madre es tabú, nadie se atreve casi nunca a decir nada malo de su madre, quizás solo en las consultas con el psiquiatra u otro profesional, al que nunca he visitado. El punto es su descomunal influencia en nuestra vida, es la persona que nos moldea como arcilla en sus manos. Al final es solo una persona, que hace su mejor esfuerzo en educar un hijo, pero, qué difícil es para un hijo Asperger ser educado por su madre, sobre todo cuando la madre es una persona muy rígida en su carácter, es el punto de partida de una vida llena de complicaciones para uno que ya viene con problemas. Hoy estuve intentando hacer que mi madre entendiera que mis hijos son Asperger; en ocasiones dice que entiende y pareciera que comprende lo que sucede, en otras continúa negando cualquier condición; se enfrasca en decir que sus nietos son una maravilla y que no tienen nada, no logro que la señora entienda cual es la situación, no logro que deje de hostigar a mi hijo varón que tiene su comportamiento y forma de responder Asperger; intento explicarle cual debe ser el trato y que en muchos casos él no dice las cosas con mala intención, sino porque no tiene otra forma de responder ¡Qué lío! Y yo tuve que vivir toda mi infancia enfrentándome a eso, todavía de viejo me sigue hostigando. Hoy en el frenesí de la discusión se me ocurrió un nuevo punto de vista, en el que no me importa lo que piensen los demás sobre si tienen o no una condición, lo importante es dar herramientas emocionales que les permitan lidiar con la vida y los retos que tienen por delante. El nuevo enfoque es sensibilizar al familiar sobre los sentimientos de los niños ante las situaciones y como su comportamiento es una respuesta a esa manera de sentirse y ver el mundo.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre la depresión:

Casualmente ando en tiempos de depresión resultado de cambios e incertidumbre. Luchando con viejos miedos: Miedo a estar solo, miedo a no lograr mis metas, miedo a lo desconocido. Estoy planificando un cambio de residencia, de un país a otro, además tengo que sacar adelante un nuevo proyecto en ese país, intercambio con persona nuevas, todo nuevo. Estuve en ese país nuevo durante 9 días y me dieron un auto para viajar al interior y regresar solo con un navegador, nunca lo había hecho, pero lo hice. Él pensamiento se pone atolondrado, tienes que tomar decisiones constantemente sobre el trabajo, el tránsito, la familia, el dinero, etc. Adicionalmente tienes que dar una buena impresión y sonreír adecuadamente, en una mesa con extraños, intentando ser otro más. Cada día un reto diferente, con relaciones que manejar, como las manejo yo, pensadas, agotadoras; las conversaciones pocas veces son casuales, siempre evalúas el sentido general de lo que dices, a veces hasta cada palabra. Son tiempos de cambio, seamos valientes. Cuando el Señor Asperger hizo la definición de los niños con el síndrome una de las principales características era la inteligencia, todos los que participan en este grupo son muy inteligentes; todos hemos evolucionado en estos meses, se siente la madurez en los comentarios y tenemos que felicitarnos por eso.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Sobre una solución o explicación que involucre lo espiritual y lo científico en nuestro estado de ánimo falta incluir el desastre de mundo mezquino en que estamos viviendo y la crisis moral, egoísmo y brutalidad del ser humano.  La realidad de este “super aspie” (yo), es que tiene 2 niños Asperger en casa que necesitan ayuda y están empezando con lo que sabemos, que la situación económica es inestable en mi país, con índices delictivos que dejan muerte. En ocasiones tengo depresiones intensas que duran 2 o 3 días, es usual que pueda sacar algo positivo de ello. He tenido un episodio de estos desde antes de mi cumpleaños y terminó ayer cuando recupero el centro y puedo colocar las cosas en perspectiva nuevamente. Es como un momento transcendental, sucede en un instante de iluminación, apunto, no sucede espontáneamente, tengo que buscar esa respuesta, esa información que llega desde mi subconsciente y me dice que lo único importante es lo que yo decida que es importante, requiere de auto conocimiento y paciencia, luego vuelves a ver la luz. Creo que debemos dar gracias por lo que tenemos, dejar de pensar en problemas y comenzar a buscar soluciones, total, el día en que dejemos de respirar nuestro cuerpo se pudre en poco tiempo y vuelve a ser lo que era desde el principio: Polvo de este planeta al que pertenece.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre la aventura de vivir:

Siento ganas de salir a recorrer el mundo. Un aspie es lo que define la condición, en ninguna parte dice que para ser aspie no puedas hacer alguna actividad, las cosas se aprenden si uno lo desea. En mis aventuras siempre estuvo el aspie presente en la forma de hacer las cosas, en la manera de mirar el mundo, en la frialdad aparente en algunas situaciones y en las reacciones desaforadas ante otras. Mi "ser aspie" está más claro en la niñez , en lo típico de la condición, en el sufrimiento que te hace más fuerte y te impulsa a lograr lo que quieres. Nadie dijo que no puedes divertirte o hacer locuras. Nunca o casi nunca tuve miedo paralizador, una vez en una cascada me invitaron a lanzarme; eran un grupo nuevo de personas y no quería quedar como un miedoso (pero tenía miedo), observé durante un rato y supe que si no te movías la corriente podía mantenerte atrapado abajo en un remolino; algunos tardaban hasta 10 segundos en salir luego de caer al fondo. Cuando caí no podía salir, tardé un rato en escaparme de la corriente, fueron 12 segundos desagradables y extenuantes; gracias a Dios mi condición física era excelente, levantaba pesas y hacía bicicleta, también tenía 30 años. Pienso que sí hay una relación entre la condición y la manera de reaccionar ante situaciones extremas, así como no percibimos la gravedad en el rostro de las personas es posible que tampoco podamos interiorizar situaciones de peligro de manera inmediata. Ser frío ante situaciones extremas puede ser parte de la condición en algunos casos.

-Sobre lo que me molesta:

A veces odié a muchos optimistas o personas felices, solo porque ellos eran felices y yo un infeliz. Pero la experiencia me dice que apenas estamos acá por un rato, y debo sacarle todo el provecho posible a mi vida, o esperar y sentarme para ver pasar el mundo hasta sentirme motivado y luego comenzar a deslizarme en alguna dirección. Yo decidí hacer lo que quería, seguir mis pasiones y no se trata de ser optimista, se trata de hacer lo que quiero; más que todo creo en Murphy, pero no lo dejo dominar mi vida, yo también puedo ganar. Me considero afortunado, aunque muchos deben pensar que soy un fracaso. Detesto cuando me dicen "se positivo"!! Desde hace años le digo a la gente: "Eso no significa nada”! Pero se enfrascan en que soy "negativo" y soy yo el causante de mi estado emocional, lo que me causa aún más desesperación. Lo que paraliza es tener que lidiar con personas obcecadas que simplemente dicen "se positivo" sin ningún tipo de análisis. He tenido que lidiar con la ausencia de empatía, la gente opta por el camino más corto, otra actitud es un comportamiento considerado políticamente incorrecto.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre el no entendimiento:

A veces un simple "disculpa no entendí ¿a qué te refieres?" soluciona muchos problemas. Me sucede con frecuencia, la gente piensa que uno sabe de qué están hablando, pero pueden cambiar el tema de un momento a otro y allí es donde me pierdo. La lucha no es de los demás, es mía para poder navegar en este mar de palabras y sentidos, a los demás le importa un bledo si entendiste o no. Puedes molestarte, dejarlo así y simplemente enviarlos al infierno; yo decido si conquisto la situación o si abandono el barco. Para mí es un juego de inteligencia, cuando la conversación se detiene porque no entiendo, cuando no escuché por estar distraído o cuando me preguntan o dicen algo que siento puede ser para retar mi capacidad, me detengo, evalúo y respondo, usualmente el que pregunta cree que es más listo que yo, así que mantengo mi perfil bajo y doy una respuesta sincera, no puede ser de otra manera, soy aspie. Hay que aceptar como somos y aprovechar cada oportunidad que se presenta, reconociendo nuestras fortalezas para hacernos sentir, si es lo que queremos. También tenemos que aprender a reconocer cuando tenemos un ataque de coraje o cuando simplemente somos un poco inmaduros para alguna situación, eso también es parte de la condición.

La gente no entiende que es lo más importante, o soy yo quién no entiende que es lo "más importante" ¿Cómo hacer para que todos estemos de acuerdo? En ocasiones pienso que mi misión como comunicador es "ésa": Hacerle ver a todos "que es lo que realmente importa". Para los deprimidos el suicidio es simplemente lo más lógico. La vida se les convierte en una carga constante. Una persona que nos enseñó a encontrar la luz en los momentos más oscuros, pero no logró encontrar el interruptor de la lámpara de su propia habitación.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre el sentir:

¿Qué tan intenso es lo que sentimos? No lo sabemos, no tenemos un punto de referencia para entender hasta donde somos capaces de sentir más intensamente que el promedio; hasta donde nuestra alma se funde con la música. Algo interesante de ser Asperger es quizás una capacidad aumentada para sentir y ser apasionados, o todo lo contrario. De jóvenes sentimos y perseguimos lo mágico de la vida, a medida que pasa el tiempo comenzamos a olvidar lo que sentíamos al escuchar los acordes de guitarra, ese piano que te transporta lejos o la voz de una cantante que te enamora y te hace pensar en lo intenso de la pasión y la vida bohemia. Todo sigue allí, listo para salir. Ser sensible es parte de mi trabajo, si no siento, si no me transporto, si no me involucro en profundidad no obtengo el mejor resultado. En mi vida he tenido la suerte de estar siempre involucrado en el ambiente artístico, he podido vagar por la calle y enamorarme sin frenos, he podido amanecer sin saber en dónde estoy, he podido sentarme al lado de la bella concertista que ensaya y me explica la partitura mientras yo me enamoro de ella, o al lado del compositor que sufre a morir porque no termina su trabajo y piensa en quitarse la vida. Me he enamorado de la cantante 12 años mayor que yo, he visto y sentido la vida bohemia que me llevó en sus brazos por un mundo sin fronteras lleno de descubrimientos, esplendor, belleza y sufrimiento. No tengo una pregunta existencial, tengo respuestas existenciales que necesitan de hechos y de un mundo mejor para poder cumplir con mi deber de padre. Yo sé lo que es bueno y malo, sé lo que quiero aunque a veces olvido de dónde vengo. A veces en el "laberinto de la existencia" nos cuestionamos, es allí en donde debemos dejarnos ser y darle rienda suelta a nuestra naturaleza intima para liberar los demonios interiores y cabalgar sobre nuestra "locura".
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre las mujeres:

El flirteo no es algo que se piensa, si te pones cerebral pierdes, debe ser casual. A mí me sucedía lo contrario, las levantaba y no me daba cuenta, jajajajaja. No sabía interpretar el lenguaje corporal, y aunque me gustaban y ellas estaban dispuestas a comenzar con algo, yo me tardaba bastante tiempo antes de que eso sucediera. Soy asper, no sé leer las expresiones. La clave es "amor propio", si eres capaz de valorarte a "ti mismo" o "auto valorarte" y a la vez no ser un pedante insoportable, tienes posibilidades de entablar la conversación necesaria para tocar puerto. Luego es simplemente conversar y demostrar de qué estás hecho. La apariencia tiene mucho que ver, así que si eres un desastre, debes trabajar en eso primero. Hace un tiempo que se me ocurrió la idea de ofrecer consejos de apariencia y comportamiento a muchos en este grupo que no tienen idea de cuál es la imagen que proyectan; abrirles los ojos y darles unos buenos consejos para mejorar sus posibilidades amorosas y de trabajo. Lo peor es la actitud ante las situaciones, claro, es de esperar, ese es el principal problema de todos aquí. Somos Asperger! por eso pertenecemos al grupo, pero eso no significa que no sea posible un cambio. Mejorar nuestra apariencia es como entrar al colegio, cuando llegaste no sabías sumar, ahora multiplicas; se aprende. Recordemos que podemos rellenar nuestras carencias con habilidades y un poco de "marketing" nunca está demás. Si no quieren aprender y ser un desastre toda la vida, porque el amor propio no les alcanza para dejar atrás los complejos y seguir adelante, no hay nada que hacer, es una decisión de compromiso personal. Cuando alguien expone su dificultad para entablar relación con el sexo opuesto, es necesario abordar todos los factores que pudiesen formar parte del problema; es fácil pararse y decir cosas, es un derecho a la libre expresión. Para mí los comentarios son un laboratorio de ideas que voy soltando a medida que se me ocurren, y son parte de mi condición obsesiva con algún tema que despierte mi interés, por lo que doy rienda suelta a lo que pienso y escribo, escribo, escribo, como una oveja que come pasto por el campo en línea recta; alejándose sin percatarse a donde va hasta que levanta la vista y se da cuenta de que está perdida.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Si quieres gustarle a una chica, habla con ella y luego no le des mucha importancia, si puedes hasta discute un poco o ten un punto de vista opuesto al de ella, lo más importante no es ser amable, es demostrarle de que estás hecho, mostrarte cómo eres, no como crees que le gustan los hombres a ella. Lo más importante no es si habla bien o mal de ti, lo importante es que hable de ti. Esa creencia de que las chicas son seres inmaculados de infinita delicadeza es un mito en el que vivimos los varones Asperger cuando somos jóvenes y estamos enamorados; la tendencia a idealizar parece ser algo común en la condición que nunca es capaz de ver las cosas de manera objetiva, eso hace imposible tener un momento de racionalidad cuando estamos con esa mujer que nos gusta. Yo logré racionalizar un poco mis relaciones amorosas luego de sufrir durante años por un primer amor; ella estuvo de acuerdo en que comenzáramos una relación, pero mi “locura” era tal que no pude manejarme a mí mismo. Estaba paralizado por inseguridades y complejos de inferioridad producto de años de maltrato escolar y falta de madurez, luego de un tiempo me comprendí a mí mismo y comencé a mirar a las chicas sin tanta locura y pude disfrutar y divertirme. Tanto rechazo, tanto abandono ¿qué tal si comenzamos a rechazar nosotros? Si, parece loco. Con la próxima chica tal vez debamos mostrar que estamos muy ocupados, no vernos tan accesibles, darnos un toque de interés, sin exagerar. De consuelo te puede servir pensar que las hormonas te inducen a sentirte de esa manera, la naturaleza te obliga a buscar pareja con desesperación, es la forma de garantizar la supervivencia de la especie, piensa en los pinguinos emperador pasando todo el invierno en la Antártida con temperaturas muy bajo cero cuidando un huevo entre sus patas durante más de 2 meses, sin otra razón de ser, más que preservar la vigencia de su ADN en el tiempo. La evolución hace su trabajo y te roba tu tranquilidad, invade tu cerebro y te hace pensar que alguien que para los otros no pasa de ser una simple chica, para ti es la fuerza vital que necesitas para ser feliz.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Conclusiones:

Hace tiempo que diagnosticaron a mis dos hijos, y hace tiempo que leo sobre el tema, escucho comentarios y anécdotas, vivencias, etc. Pienso mucho en las cosas, en el "por qué suceden", en "por qué pasa esto o aquello", en el origen de las situaciones, claro, a mi manera, esa manera que no puedo explicar, ese otro punto de vista que será degradado por otros al intentar hacerlo, lo que sea. El punto es que llego a varias conclusiones sobre la condición:
1-La mayor parte de las razones de nuestro sufrimiento residen en nuestra imaginación, y al mundo real le importa un carajo lo que pasa por nuestra mente, en resumen si quieren ser más felices tienen que definir claramente lo que sucede en su mente en contraposición a lo que realmente está sucediendo.
2-A nadie le importa un carajo si eres asperger o extraterrestre, cada quién vive su vida como puede y no lograrás que entren en tu cabeza para entender tus problemas.
3-La mejor ayuda a los niños es hacerles entender los dos puntos anteriores, enseñarles a dilucidar entre la realidad y la imaginación, esa imaginación que rellena espacios que deberían estar cargados de interpretaciones y/o comportamientos neurotípicos que no tenemos, por lo que somos Asperger.
Me doy cuenta de cómo nos afecta la imagen que creemos tenemos, la que los demás tienen de nosotros y lo que realmente somos. Yo soy un rumiante de situaciones y expresiones, y no solamente las mías, sino las de otros. Al final me parece que el meollo del asunto es darle la justa importancia a cada situación, aunque estemos “rumiándolas” a cada rato. Tampoco me gusta dar consejos, si lees mis comentarios, verás que solo expresan opiniones sobre mis situaciones personales, cuando hablo de "olvidar" lo hago en mi perspectiva única y persona, "es lo que yo he hecho", nunca jamás le diré a otro lo que debe hacer, ese, es un riesgo muy grande. Yo trato de "olvidar" lo que no me sirve, lo que solo es carga, lastre que no me presta ayuda a superar mis problemas, como dicen, si algo no ayuda, puede que sea parte del problema. En este grupo hay muchos deprimidos (incluyéndome), los comentarios suelen ser de ánimo o ayuda, pero lo que tú hagas o dejes de hacer es y será tu problema, yo nunca le diré a otro que debe o no hacer con su vida, nadie aprende en cabeza ajena. El mejor momento de nuestra vida es cuando nos damos cuenta de que "éste" es el mejor momento de nuestra vida, el ahora. "Éste" es como la hoja que viaja en la corriente del río, como el agua que corre entre las piedras, como el aire que respiramos. Es una decisión. Nadie aprende en cabeza ajena, hay cosas que solo se entienden cuando las experimentamos, lo que sí es importante es entender que el "ahora" hay que vivirlo y disfrutarlo siempre, no importa la edad.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Cecilia García Villa, una excelente artista con el Síndrome de Asperger, y pueden encontrar más de sus obras en esta página:

viernes, 15 de mayo de 2015

Alma en blanco y negro.



 “Alma salió de la consulta de la psicóloga experimentando un antes y un después. Acababa de ser diagnosticada con el Síndrome de Asperger y sentía que la vida le estaba ofreciendo una oportunidad para comenzar de nuevo, y una de ellas era enseñarle al mundo lo que significa vivir con esta condición. Temerosa y algo ansiosa decidió, entonces, escribir un libro en donde relataría sus vivencias como mujer Asperger, pero esto la atormentó por unos instantes, sabía que tendría que revivir sucesos oscuros que había procurado sepultarlos en el pasado, y que al escribir su historia, saldrían inevitablemente a la luz. Pero ella necesitaba comunicar al mundo su sentir y pensar, era imperioso hacerlo por todos aquellos que han tenido que callar. Tendría que ser valiente alguna vez en su vida y enfrentar sus propios miedos, aunque esto significase contar su secreto. Tendría que atreverse a hacerlo…” 
“Alma en blanco y negro, memorias de una mujer Asperger”  es un libro escrito por Adriana Rojas. En él relata la historia de una mujer con el Síndrome de Asperger quien recibe su diagnóstico tardíamente. Alma, la protagonista, a través de sus vivencias, va enseñando cómo es vivir con el síndrome y las consecuencias de no haber tenido un diagnóstico temprano, rememorando hechos de su pasado que marcaron su presente, transformándose en aventuras y desventuras que invitan al lector a descubrirlos.

Buen día a todos quienes lean este escrito, los párrafos anteriores pertenecen a la descripción de mi libro que acabo de publicar en formato digital y en formato papel en Amazon. Este es un libro totalmente recomendado para quienes quieren saber más sobre lo que es vivir con el Síndrome de Asperger y para quienes gustan de un buen relato, que incluye variados personajes, cada cual con su propia historia de vida.

Estos son los enlaces para encontrar el libro:
-Formato Digital: 
-Formato Papel: 

Quisiera agradecer a quienes hicieron posible la publicación de mi libro:
  • A Dios por bendecirme con el Síndrome de Asperger y por la capacidad de escribir.
  • A Anita Valle Ocando por su fotografía utilizada en la portada de mi libro (ella también tiene el Síndrome de Asperger). 
          https://www.facebook.com/LapizArte.AKVO?fref=ts
  • A Pau Escobar Valle por modelar para la fotografía de la portada de mi libro (eres mi modelo favorita). Ella es una pequeña con el Síndrome de Asperger.
  • A Juan Fernando Gallego Gomez por guiarme en el proceso de publicación (él también tiene el Síndrome de Asperger). 
         http://www.vozanet.co/ 
  • Y un agradecimiento especial a la página Aspau (Asociación Proyecto Autismo) por compartir en su muro semana a semana los artículos de mi blog, y por estar compartiendo hoy este escrito. Recomiendo esta excelente página: 

Para poder acceder a la compra de mi libro, primero debe tener una cuenta en Amazon, la cual es fácil de hacer y gratuita. Aquí les dejo el enlace:
https://goo.gl/odqk4n

Las formas de pago son las siguientes:
(el precio que puse a mi libro fue el más económico en ambos formatos para que así puedan acceder a él)

viernes, 8 de mayo de 2015

Reflexiones de un joven con el Síndrome de Asperger.


Siempre he dicho que una excelente manera de entender lo que es vivir con el Síndrome de Asperger, es escuchando o leyendo a un adulto con la condición. En este artículo podrán leer algunos de los pensamientos, opiniones y reflexiones de un joven Asperger de 28 años, los cuales fueron dirigidos a otros jóvenes y adultos con la misma condición, en el grupo al cual pertenecemos. Yo le pedí que me permitiese transcribir sus escritos en este artículo para darlos a conocer a quién se interese por aprender más sobre las dudas, temores, esperanzas y reflexiones, que puede tener una persona con el Síndrome de Asperger. A continuación, sus escritos:

-Sobre los temores:

Muchos de los adultos Asperger tenemos un sentimiento más de "pesar" que de alegría, y la explicación de eso no es sencilla. Veo gente que tiene novia/o, pareja, amor conyugal; otros que tienen muchas amistades cultivadas a lo largo de la vida, otros que tienen buena contención en sus entornos, otros con una buena posición económica. En fin, inclusive muchos casos de gente que ha llegado al pináculo de la realización afectiva al haber formado una familia y aun así, se sienten deprimidos. Me consta que el Síndrome de Asperger entonces pasa a un segundo plano como parte de un conjunto de síntomas cuyas problemáticas relacionadas, se derivan de un problema más profundo: un dolor que tiene base en lo esencial de la persona. En la parte más íntima de cada uno, un problema muy existencial. Muchos de ustedes me han hecho ver que yo soy una persona con muchas virtudes y valores (se los agradezco enormemente), y yo veo que ustedes son personas que también son valiosísimas y admirables. Luego, no me explico por qué ese pesar a cuestas. ¿Será realmente un problema espiritual? ¿O será que el problema del Síndrome de Asperger como parte de una neurología y un psiquismo atípico, trae las consecuencias ya mencionadas? ¿Puede entonces que una conjunción de lo espiritual con lo científico nos pueda dar con una solución que nos aproxime más a una armonía en nuestro ser?
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Yo vivo sólo con mi madre y mi hermana, y entre los tres nos las tenemos que arreglar a diario. El problema es que mi madre ya es muy mayor, y de a poco la he ido notando más cansada y con los típicos problemas de salud de una persona grande. De esto ya es un buen tiempo y me preocupa. Cada vez son más los trámites que tengo que hacer y las responsabilidades van en aumento, lo que es proporcional a enfrentar más y más situaciones sociales y el estrés crónico se hace notar rápidamente. En parte me siento culpable pues ante muchas situaciones en mi vida, he ido PROCRASTINANDO, haciéndome el “tonto” o simplemente evitando y como resultado ya casi pisando los 30 años, no he terminado mi carrera, no tengo trabajo estable y menos que menos, pareja. Mi mayor temor es justamente el hecho de que cuando la suerte cambie a mi favor (encontrar pareja, terminar los estudios o tener un trabajo), mi madre ya esté muy mayor y tenga que enfrentar cambios en un contexto más duro. Los aspies somos muuuuuy lentos para madurar y ver nuevos horizontes, pero esos son nuestros tiempos, o al menos para mí, y esa es una realidad que hay que asumir por más que nos duela. La diferencia entre unos y otros, radica, en que cada uno, al tener una realidad distinta, también tiene recursos distintos para enfrentar la vida. A mí me hubiera gustado tener más hermanos, y sentir que mi núcleo familiar es más grande, porque por más amigos y gente que te apoye en la vida, la familia de primer grado es aquella con la que siempre uno puede contar bajo cualquier circunstancia y yo me siento con muy poco "flanco" en ese aspecto, más siendo una persona muy introvertida y cerrada. Por ahí yo estoy viendo las cosas con poca asertividad y me estreso en vano. A modo de conclusión creo que hay que ir tomando pequeñas decisiones a diario, con pequeños objetivos claros y realizables, de esa manera iremos encontrando cosas en el camino que iremos tomando y aunque no nos demos cuenta, estaremos construyendo algo y avanzando. Pero vuelvo a repetir, la duda y el temor a veces se hacen agudos.
Recibo una mensualidad, y por palabras propias de mi madre, es para que yo tenga un desenvolvimiento racional en la sociedad. Hacer cosas como comprar los elementos de higiene personal o todo lo que sea relacionado con lo académico: útiles universitarios, pasaje de transportes, se necesita de ayuda financiera. Estaba preocupado por el tema económico debido a mi patológica introversión y poca capacidad para relacionarme con la gente, pero he visto que la necesidad es la que te va sacando para adelante y estos últimos años he visto una mejoría en mí. Pero todavía me falta mucho. El miedo que tengo es tener que cambiar a la "fuerza" de un día para el otro por motivos de fuerza mayor, eso es feo. Una realidad que no podemos obviar, es el contexto social, familiar y económico que nos toca vivir. Eso define mucho el carácter y creo que es más significativo que tener un síndrome o no, creo yo.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre la organización:

Yo siempre fui un desastre con la organización: Mi caligrafía siempre fue dura de entender pero si tenía buena ortografía. Los cuadernos siempre incompletos; dejaba las hojas en blanco porque no pegaba las fotocopias y posponía tareas. Nunca usé lápices de colores, ni fibras, ni crayones, ni nada excepto cuando había que dibujar. Todo era monocromático y entre las actividades hacía cuadros sinópticos que sólo yo entendía para sintetizar algunos conceptos. Mi mochila siempre andaba llena de papeles; todo estaba revuelto, jaja. Odiaba plástica porque lo único que hacía eran enchastres tras enchastres que después a la larga paraba todo al cesto de la basura. Pero en todo este caos, yo lograba aprobar exámenes, hacer actividades aúlicas y siempre encontraba algún loquito a quién yo le caía bien y hacíamos equipo. En la universidad mejoré, principalmente porque tenía la tecnología de mi lado y con ella es más "seguro" ser desordenado.

-Sobre la madurez:

Todo el mundo relaciona la madurez con la capacidad de saber desenvolverse bien en este mundo tan hostil. Mucho de aprender habilidades sociales se desarrolla en el marco de la necesidad de sobrevivir. Y mucha gente cuando habla de "sobrevivir", aunque sea con eufemismos, justifican las actitudes de "doble moral". Por eso a nosotros nos cuesta madurar, somos por demás muy correctos y justos, casi como si el mundo tuviera que ser por demás muy armonioso, pero la realidad nos empuja a cometer errores y pecados. Asumir la imperfección de la naturaleza humana es algo que nos cuesta demasiado porque en eso, muchas veces no hay matices objetivos de moral. Si estamos empujados a cometer algo malo para sobrevivir, no nos queda otra que hacerlo.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre la socialización:

A mí me pasa de tener tan pendiente la idea de mejorar socialmente, de ser menos tímido, más seguro, más aguerrido y quizás no sea tan así como yo me veo. Sólo estoy gastando energías en algo que está distorsionado en mi mente. Quién sabe. A lo mejor sin darme cuenta, estoy siendo una persona de provecho. A veces veo gente de estos foros que son personas con un muy buen rendimiento y sin embargo lo infelices que parecen ser. Yo a veces me veo así, aunque identifico que es sólo un error de autoconcepto.
Bien dicen que los que estamos flojitos en las relaciones sociales tenemos una problemática y que no debemos enfocarnos en lo que no podemos hacer sino más bien en lo que sí podemos hacer. Pues ésta es una verdad que se debe someter a revisión. La verdad es que si no puedes relacionarte socialmente, difícilmente puedas aunque sea sobrevivir en un mundo que tiene de trasfondo, las más intrincadas y complejas situaciones, como escenarios de vida.
Necesitamos sí o sí, del experimentar sensaciones de placer, contar con un amigo, un familiar, de una mascota, de un proyecto de vida o lo que sea, para que nos ayude en las malas, para que nos haga sentir bien en un momento de porquería. Muchos de nosotros por ser obsesivos, caemos en esa espiral de que los problemas no tienen solución y cuando nada lindo aparece en el horizonte, vienen las ideas depresivas. Nosotros no somos personas sin conciencia. Nos damos cuenta cuando sufrimos o cuando estamos solos sin que nadie nos apoye. Somos muy sensibles a la visión de nuestro propio deterioro y sufrimos por ello.
Es de vital importancia aprender a cultivar la inteligencia emocional, es decir, aprender a desenvolverse en un mundo donde tenemos que armonizar nuestras propias emociones con las emociones de los demás, y más si somos personas muuuuuuuy por demás pensantes y racionales. Ese contrapeso a la densidad racional que a veces nos agobia, la vamos a encontrar en que tan saludables puedan ser percibidos nuestros propios sentimientos. Y la tarea de hacer que nuestra dimensión emocional sea saludable, solamente la podemos encontrar nosotros mismos.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Quiero comentarles algo que seguro cómo aprendizaje puede servirles a muchos. Resulta que el Martes a la noche fue mi cumpleaños y cayeron visitas a casa y tuve que ser el anfitrión de la fiesta por un buen rato, luego al otro día Nochebuena y Navidad la pasé en una finca con un montón de familiares (tíos, primos, primos políticos), ayer venía de una juntada con amigos del barrio y ahora vengo de una fiesta familiar con motivo de la celebración del cumpleaños de un amigo de la facultad. Han sido cuatro días maratónicos y con alcohol de por medio. Sinceramente yo no quería saber nada con todo esto porque 'el pibe asocial' no podría aguantar de antemano todos estos eventos con mucha carga emocional. La sorpresa que me llevé es que ahora me siento bastante bien conmigo mismo, y la satisfacción en sí no viene de haber 'disfrutado plenamente' estos encuentros, sino en haber podido llevarlos bien y haber sobrevivido sin ningún tipo de complicación. Años atrás seguro que esto no lo podría haber hecho y la razón está en que vamos madurando de a poco nuestra visión con respecto a los acontecimientos sociales y aprendemos a vivirlos a nuestra manera, sin la presión de tener que 'ser otro' para encajar. Sencillamente pasarla de la mejor manera que uno puede y cómo una pueda. Hubo momentos en que reía, o me prendía a la charla de otros. Momentos donde la música me gustaba y otras no. Momentos en que me sentía bicho raro y buscaba la manera de sobreponerme a ese sentimiento y llevarlo tranquilo.
La conclusión final que saco es que muchas veces nos sugestionamos con una personalidad que a 'priori' parece decirnos como debemos actuar y qué debemos hacer tajantemente, pero muchas veces cuando enfrentamos la realidad y nos damos cuenta que hemos podido vencer una limitación y por consiguiente crecer en un aspecto de la vida, nos da un gran alivio y vemos que no todo es 'más de lo mismo', sino que ya tenemos una herramienta más para desenvolvernos en un mundo que muchas veces nuestra propia cabecita la tiende a interpretar cómo más complicado de lo que realmente es.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre la amistad:

¿A quién no le pasa eso de sentir más empatía por la gente de un grupo de Facebook, que por los amigos del colegio, vecinos o inclusive los mismos familiares?
En una oportunidad una compañera nuestra de grupo me manifestaba que sentía que la 'llenaba' más los saludos de los mismos aspies de Facebook que los que les daban las personas que la fueron personalmente a saludar a su casa. A mí no me sorprendió en nada. Yo hace años que dejé de recibir gente en mi casa por la misma razón. Para las fiestas de fin de año, no esperaba la hora de llegar a casa o de apegarme a un dispositivo para sentirme acompañado por el afecto virtual. Las redes sociales, los programas de mensajería y los servicios en general que ofrece el Internet, están decididamente marcando un nuevo paradigma en las formas en que los seres humanos nos relacionamos afectivamente. Pero hay algo que todavía la tecnología no puede reemplazar, o más bien emular: La calidez de tener una presencia física a nuestro lado. Me quiero imaginar que todo esto es parte de una revolución que recién está en pleno auge, y los cambios en perspectiva son tan impredecibles como, al mismo tiempo, esperanzadores para todos aquéllos que nos cuesta tanto socializar diariamente. La pregunta más inmediata que me viene a la mente: ¿Tardará tanto el día en que la tecnología pueda recrear un 'holograma' de una persona que se encuentra al otro lado del mapa? Mejor aún sería si se pudiera conducir la materia a través de un medio para hacer posible la teletransportación de seres humanos. Muchos de nosotros tenemos como amigos a gente que no está a la vuelta de la esquina, no vive en nuestro país o ni siquiera en nuestra misma ciudad. Yo le pongo fichas al avance tecnológico y a toda aquella ciencia, amparado bajo un criterio ético, para que cuando la penumbra se cierna sobre nosotros, podamos creer que es posible un mejor futuro.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

También quiero referirme a otro tema que está relacionado con la contención afectiva. ¿Qué tema no? Sabiendo que muchos de nosotros nos sentimos solos y tristes muchas veces al no contar con quienes desearíamos tener en la vida, en momentos puntuales y específicos. Sucede que estaba hablando con una amiga de la facultad que me decía que cada día nos cuesta más juntarnos con el grupo que formamos cuando empezamos allá por el lejano 2008. Yo le dije que es verdad, que es cierto y que la razón es sencilla y natural; la vida te va llevando por diferentes caminos y cuando quieres acordar, ya parece que es imposible quedar para una juntada. Muchas veces cuando estamos mal, nos buscamos refugiarnos en las personas más cercanas a nosotros, los que llamamos nuestros afectos, y en especial buscamos a los amigos que son nuestros compinches. Pero es aquí donde critico en cierta manera a la amistad ¿Qué sucede cuando por la causa que sea ningún amigo tiene tiempo para escucharte? Los desaires siempre son los mismos: “Que tengo que rendir un examen y me tengo que aislar para que no me molesten”, “Que en el trabajo me demandan hacer muchas tareas y estoy ocupado sino me rajan”, “Que la familia me necesita y son prioridad sus necesidades”, “Que el "chamuyo" con una mina no se puede posponer”, etc, etc, etc. Son todas razones válidas, porque cada uno tiene el derecho de anteponer sus necesidades, si así lo desea, a quién sea, pero a la larga todo eso va erosionando el vínculo de 'amistad', porque siempre una parte la va a interpretar como pequeñas frustraciones una tras otra y la paciencia se termina por acabar, junto con la amistad misma. Quizás sea por eso que yo sea algo reticente a prestar mi "oreja" a alguien que la necesita, puesto que a mí me la han negado en varias ocasiones aunque no haya sido a sabiendas de que me estaban haciendo un mal. Al fin y al cabo el mundo tan "exigente" y "competitivo" que tenemos nos convierte cada día en personas más y más esquizoides.
La conclusión final de esto, es que me cuesta mucho confiar en alguien y mientras uno más grande es, se activa la misma alarma al tener que vivir una inminente decepción temprana. Les pido UN GRAN FAVOR A LOS QUE SIENTEN AFECTO POR MÍ, si ven que en el trato íntimo soy esquivo, huidizo o poco comunicativo en ciertos momentos, no crean que es porque soy malicioso o 'mala leche', es que sencillamente me cuesta dar más de lo que muchas veces me piden y las razones las escribí más arriba.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre los intereses:

Muchos de nosotros, vamos cambiando el foco cada cierta cantidad de tiempo. A veces nos vuelven los temas, a veces no. A veces recurrimos a ellos por obligación apelando a simples recuerdos o a través de vestigios reales. Estos son los míos por edad cronológica:

*Historia universal, geografía y dinosaurios (niñez).
*Sistema solar, mitología egipcia y griega (fines de la escuela primaria).
*Música internacional (pubertad).
*Programación y diseño gráfico (adolescencia).
*Historia de la Segunda Guerra Mundial (fines del colegio secundario).
*Informática en general (Universidad).
*Psicología y filosofía (etapa Aspergiana).
*Economía y politíca (Fines de la etapa universitaria).

Creo que más allá de los cambios y los despertares de interés. Una cosa interesante es ver que tan constantes o perseverantes podemos ser para encausarnos en algo y no aflojar. Es decir, a pesar de tener una mente muy dispersa, poder elegir mantener un trabajo o estudiar una carrera con todas las fluctuaciones que tengamos. Es todo un aprendizaje. Más aún, poder formar criterios a partir de todo lo aprendido y aplicarlo para dar soporte a la toma de decisiones diaria, es una de las mejores inversiones que podemos hacer con tanto caudal de conocimiento.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre lo que me molesta:

Me enoja esos comentarios prepotentes y soberbios que afirman que ser “guapo” (fuerte) tiene que ver con una personalidad predispuesta al trabajo “físico”. Ser rudo y trabajador cómo sinónimo de levantar sacos de arena, trabajar en una construcción o permanentemente andar haciendo labores pesados, me parece un completo disparate, y es tener una visión parcial de lo que es ser "fuerte". Me indigna que la gente menosprecie a una persona intelectual diciendo: "Ése sólo se la pasa sentado frente a una computadora, muy cómodo tomando una bebida". Tener creatividad para diseñar algo con un software, programar un complejo algoritmo que haga una tarea específica o simplemente esmerarse en escribir un mensaje con la mayor legibilidad y claridad posible, son también ejemplos de hacer trabajos y ponen en juego virtudes de la persona que no son lo suficientemente ennoblecidas como la concentración, la cognición y la paciencia. Esto que acabo de escribir, viene como resultado de escuchar una y otra vez comentarios que desvirtúan y merman el autoestima de personas que están muy a menudo ligados a trabajos intelectuales, y es muy común encontrar que estas personas tengan Síndrome de Asperger.

Otra cosa que me saca de quicio es que me pidan hacer algo mientras estoy muy enfocado haciendo otra actividad que me sumerge la atención completamente. Quizás sea algo muy característico a nosotros, pues se relaciona con que te saquen de tu esquema de acción. Una forma de imprevisto. De algún modo yo tampoco me puedo negar o decir que no, porque es parte de la convivencia hacer favores o atender las necesidades de los que te rodean. Son las reglas de convivencia mientras uno tenga que vivir acompañado. Lo que más me parece injusto de todo esto, es que te obliguen a que pongas buena cara y te fuercen a que te "gusten" los imprevistos. No sé cómo decirlo. Uno ya cumple de por sí con acceder y no oponer resistencia, pero lo otro, no me parece a mí. Me deja con la sensación de una 'falta de comprensión' por parte de los demás hacia mí. Más aún, cuando uno critica o echa en falta alguna característica que incomoda del otro, y se atajan diciéndote: "yo a esta altura de mi vida no voy a cambiar". Después los padres se preguntan qué hicieron para que sus hijos sean como son.
Artista: Cecilia Garcia Villa.


-Sobre las reacciones:

Si somos aspies o Teas, es seguro que hemos tenido alguna de esas crisis de rabia en dónde hemos destrozado, totalmente, algo o varias cosas alrededor nuestro. La peor que recuerdo fue la de agarrar un mueblecito a hachazos hasta reducirlo a astillas y luego verter un bote de Kerosen en el montoncito y prenderle fuego en el fondo de casa. Recuerdo que eso fue a las 3:00 AM de la mañana. Pero de esas épocas, sólo recuerdos, y espero no tener que repetir esos episodios ¡Dios cuánto estrés!
Hay algo que he notado en la naturaleza aspergiana, en lo que se refiere al carácter y temperamento. Aspies sumamente circunspectos e inhibidos, y aspies muy violentos y agresivos. Ambas posturas no son deseables y hablan de una falta de madurez en la inteligencia emocional muy acentuada que traen problemas de adaptación a largo plazo. Pero lo más curioso de todo esto, según lo que yo he podido cotejar con mi propia evidencia, es que el carácter inhibido y exageradamente prudente lo tienen más arraigado los varones, por el contrario a las chicas, que suelen tener el carácter más fuerte y explosivo. Yo casi en todos los testimonios que leo, a los varones siempre los golpean en todas partes y son más proclives a recibir bullying físico, por el contrario de las mujeres, que siempre suelen por lo menos, mostrar indicios de que saben defenderse un poco mejor. Es irónico pensar que esto refleja la regla inversa del dimorfismo en la especie, donde el varón es quién tiene la fortaleza masculina tan característica, y la mujer lo opuesto. Bueno, para armar un debate de verdad con respecto a este tema, deberíamos saber manejar aspectos tanto de ciencias biológicas y como de ciencias sociales; qué es lo que responde a lo estrictamente biológico y que responde a una construcción social y cultural.
Artista: Cecilia Garcia Villa.


-Sobre la “zona de confort”:

Estuve charlando con un médico sobre el concepto de la “zona de confort” y la conclusión que saqué fue la siguiente. Si bien en la persona hay una necesidad de 'vivir' de seguir adelante, lo que se pretende con esta actitud, es una noción de sentir que se 'hace algo por la vida', que avanza, que logra metas, pero a cambio de no sentir sensaciones de riesgo como ansiedad ante hechos inciertos o que causen incertidumbre. Es una forma prudente de controlar la exposición personal frente a las demandas y exigencias de la vida diaria.
No está mal del todo tener esta actitud, muchas veces es necesario hacerlo después de haber vivido hechos dolorosos o que nos han expuesto a situaciones emocionales límites. Así entonces, parte del proceso de 'reisilencia' supone estar en complicidad con la zona de confort. Ahora bien, hacer de la zona de confort un hábito de vida implica una serie de recompensas siempre a corto plazo, pero en el largo término, con consecuencias negativas; el aislamiento y la depresión hacen sus estragos. Un amigo me hizo entender una analogía importante. Analogía que sirve para comprender cómo se logra entrenar la inteligencia emocional.
¿Cómo un músculo se fortalece? No es haciéndolo trabajar inagotablemente sometiéndolo a cargas extremas. Lo que fortalece un músculo es que tan crónico, continuo y constante sea el ritmo de someterlo a una carga MODERADA y luego hacerlo descansar después de una serie de repeticiones. La analogía viene ahora de aplicarlo a la emocionalidad de cada uno. Si nos sometemos diariamente a pequeñas dosis de frustraciones (tolerar cosas que nos disgustan) y luego equilibrarlas con cosas que nos producen placer, estaremos haciendo lo mismo que con el músculo. Exponer nuestra emocionalidad a sentir malestar y luego bienestar de una manera crónica, reiterada y medida, estaremos favoreciendo a templar el carácter y fortaleciéndonos emocionalmente. Estar años sumidos en la zona de confort, es equivalente a tener un músculo “frío” y sin ejercitación. Salir de la zona de confort implica muchas veces paciencia y voluntad para no desanimarse ante pequeñas frustraciones que puedan ir apareciendo en la puesta en marcha, hasta que ya hayamos entrado en calor y logremos por nosotros mismos habernos habituado al ritmo de exponernos en la dinámica de tolerar altas y bajas con total naturalidad.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Tengo una inquietud sobre la “independencia económica” respecto de la familia. A todos nos cuesta en mayor o menor medida de acuerdo a todo lo multifactorial que sucede alrededor de la vida de cada uno. Pero hay algunas cosas que a todos los aspies nos influye en este proceso de emancipación: el grado de enajenamiento social y la depresión. Yo antes creía que tener depresión era sinónimo de estar tirado en la cama sin salir de la habitación, pero después de conocer algunos casos 'límites', me di cuenta que si bien no se puede salir de la depresión fácilmente, se aprende a convivir con ella a cuesta. Muchos aspies han comentado varias veces que tanto de niño, adolescente como adultos han vivido sumidos en la depresión, pero cuando la NECESIDAD de movilizarse en la vida se hace presente, no hay más remedio que aprender a sobrevivir con ella inclusive. Quizás vivir con una necesidad “acusiante” es lo que nos motiva a vencer cualquier obstáculo en la vida, y en este punto es donde podemos diferenciar dos grupos de individuos: Los que salen adelante y los que no. Sabiendo bien que los que salen adelante son aquellos que se encuentran a diario con la adversidad, hago hincapié en los que tienen un estilo de vida algo más “holgado” y “cómodo”, y es aquí en donde me pregunto qué solución les depararía el futuro ¿Acaso deberían estar disfrutando de su “zona de confort” hasta que la adversidad se haga presente de forma abrupta? La juventud en la “zona de confort” no es un fenómeno exclusivo de alguien con algún síndrome o con alguna problemática circunstancial o total. ¡Es un fenómeno de toda una generación actual! Para comprenderla hay que tener una noción básica de cómo la sociedad ha ido evolucionando desde hace más o menos un siglo atrás cuando nuestros abuelos vivían sumidos en la explotación o cuando fueron los inmigrantes de bajo rango que vinieron de Europa escapando de miserias y guerras. Nuestros abuelos, les enseñaron a sus hijos, es decir, a nuestros padres, que tenían que ayudarlos en sus negocios para prosperar, de lo contrario, no habría dinero para el plato de comida. En esta política de "todos colaborando en la economía familiar" no había lugares para "discapacitados". Si uno podía, aunque sea, colaborar cortando leña o arreglando algún artefacto, ese esfuerzo era bienvenido. Ahora bien, una vez que nuestros abuelos prosperaron y nuestros padres pudieron montar un negocio o bien tener una profesión, la economía se estableció y es aquí donde la tercera generación, es decir, la nuestra, la de los jóvenes, tuvo una amplitud de oportunidades y comodidades que se exterioriza en un estilo de vida 'holgado' y permisivo con las responsabilidades.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Algunos neurotípicos se gastan el dinero del padre o la madre, emborrachándose, saliendo con decenas de mujeres o gastándolo en cuanto le venga en ganas, es un ejemplo de esta flexibilidad social, equivalente sin más ni menos, que el Asperger que se queda encerrado en la casa viendo películas o leyendo libros, invirtiendo el dinero que sus padres le dan en cuestiones que no tengan que ver con lo social estrictamente hablando. Para no seguir extendiendo tanto y acortando el tema un poco. Si tanto aspies como neurotípicos están atrapados en la misma cultura de confort ¿Es justo exigirle a un aspie que madure a la fuerza al exponerlo aunque sea, con pequeños ajustes diarios, a que tome más y más responsabilidades? ¿O es mejor dejarlo en su cómoda 'zona de confort' hasta que la necesidad salte por sí sola y se vea movilizado a actuar? Me admiro cuando algún aspie adulto habla de depresión y veo que tienen trabajo o están casados. Yo sufro de dificultades emocionales (como todos los adultos Asperger) y muchas veces esa misma cuestión me pone en tela de juicio mis sueños y metas a futuro. No sé si sea capaz de concretar mis objetivos siendo de la manera que soy, y eventualmente me auto-boicoteo muy a menudo. Lo de la zona de confort es un detalle personal que busco ver si alguien se siente identificado también. Nunca he pasado necesidades económicas por ejemplo, ni siquiera en las peores crisis que ha atravesado mi país, tampoco me sobró nada. Pero muchas veces en la vida cuando me he propuesto algo y he tenido que abandonar por causas de 'salud psíquica' siempre me he preguntado si hice lo correcto o la decisión que tomé fue por especular con la posibilidad de volver a la zona de confort. Lo único cierto de todo esto, es que después de pasar por una crisis y caer en esa "zona de confort" tan placentera, cuesta arrancar de vuelta por la tranquilidad y seguridad que nos ofrece estar allí, Así es la cosa. En mi caso, llevo las cosas muy medidas porque la irritabilidad y la ansiedad son una constante en mi vida, si me exijo menos me detengo, si me exijo más, vienen los ataques de ansiedad y todos esos síntomas raros. El ritmo parece ser muy lento, pero es la única manera de llevar la cosa adelante. A veces siento que hago tan poco que me siento frustrado, pero necesito un poco de la zona de confort para sentirme seguro, o de la soledad, como mejor la llamen para sentirme yo mismo. El forzarse todo el tiempo a encajar o tolerar presiones y exigencias desmedidas tiene sus consecuencias visibles: Las depresiones. Creo que en eso estamos todos de acuerdo.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre las mujeres:

Me la paso pensando en mujeres todo el tiempo. Basta que aparezca una buena silueta delante mío para que dé rienda suelta a la fantasía. No me tilden de baboso. Es natural, somos seres humanos con necesidades afectivas y sexuales. Lo que si me inquieta es que dada mi condición de persona con "mente dispersa" concentrarme de vuelta en mis actividades y exigencias académicas, bajo este contexto, se me hace muuuuy complicado.
Me interesa tener amigas mujeres. Yo siempre he tenido una especial afinidad por las amistades femeninas. Me gusta conocer el mundo de los sentimientos y las emociones, donde yo tengo particular dificultad, y a las mujeres les apasiona que se les pregunte de estos temas. Pero siempre pasa lo mismo: las amistades femeninas se terminan o se hacen dificultosas cuando se ponen de novias o se emparejan. Todo cambia. Quizás la razón por la cual me lleno tanto de amistades femeninas, es porque debe haber una necesidad innata de buscar una potencial candidata a ser pareja. Pero la dificultad de leer el lenguaje no verbal, el coqueteo, hace que nunca avance más allá. Por eso pierdo la oportunidad en su debido momento y viene otro tipo con más experiencia, se la “chamuya” y chau amistad. La lógica del “dormilón”. Yo estoy sugestionado por mi primera y única novia que tuve hace casi 7 años. Ella tomó la iniciativa, jaja. Es un tanto bizarro de explicar. Quizás esté esperando que se vuelva a repetir otra situación similar, pero uno va saber. Cada mujer es muy distinta. Por cierto, hoy fui a tomarme un cafecito al centro comercial y me atendió una chica muy linda, me sonreía todo el tiempo, pero es parte de su trabajo tener esa actitud. A lo mejor en otro contexto, eso mismo, significa otra cosa!!!. O yo creo que a veces no hay diferencia sutil. Me parece que en este tema es más cuestión de ensayo y error que otra cosa. La gente en general utiliza mucho el término "al piletazo", haciendo alusión que hay que ser aguerridos y jugársela y de última bancarse una desaprobación. Yo pienso que como parte de nuestra sensibilidad que nos aqueja, es la de andar buscando con precisión la medida exacta de todo; una medida que nos garantice el éxito en cada intento. Y en eso creo que todos nos parecemos mucho, en el querer buscar un gesto determinante que a lo mejor no existe ni va a existir. Sólo una pequeña dosis de riesgo y confianza para tener una actitud un poco más arriesgada y esperar resultados.
Tengo un sueño muy sublime que quiero realizar. Mi deseo es tener una novia que estudie una carrera universitaria que contenga materias afines a mis destrezas intelectuales. Poder sentarme con ella y explicarle lo que no entienda. Eso sí me parece romántico y es una forma también de conectarse con la otra persona cuando hay presente algunos déficits en otros aspectos. Hubiera querido hacerlo en mi época de estudiante secundario pero era muuuuuy, por demás, lento.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre el Facebook:

¿Qué opinan ustedes de las personas que usan Facebook para descargar todas las tensiones y ansiedades? A mí personalmente no me gusta que se usen las redes sociales para ese fin. Me saca de quicio cuando entro a revisar el muro, y encuentro a todo el mundo utilizando la red social para agraviar, insultar, denigrar, etc. Ya sea con fines políticos, reivindicando "derechos", o simplemente descargándose sin ni siquiera reparar de que es un medio colectivo, y cómo tal todos tenemos derecho a tomarlo como un espacio de bien común. Me da la impresión que las personas que hacen esto, no tienen la altura de manejar situaciones estresantes en la calle y terminan 'tirando la mugre' en el ciberespacio. La apreciación es subjetiva; yo utilizo mucho el ciberespacio para compartir o estrechar lazos afectivos que quizás en la vida rutinaria fuera de casa no encuentro, por lo que hallo lógico que existan personas que tengan un juicio distinto con respecto al uso de este medio. Por otra parte muchos que se sientan en desacuerdo me pueden decir con todo derecho: "Si no te gusta lo que posteo, me bloqueas y listo", pero sigue siendo muy simplista ya que muchas personas que se muestran agresivas pueden también mostrar nobleza en otros posteos, aunque la alternativa de eliminar, cada día la estoy evaluando más porque me pudre la furtiva mala onda en algunos casos puntuales. Yo sé que es difícil muchas veces tener paciencia y arreglar los problemas con altura (somos personas con problemas de comunicación, tratando de comunicar lo que nos pasa), pero sinceramente me he cansado de escuchar a gente prepotente toda mi vida, que ante la más mínima ofensa te amenazan con cagar a tiros, trompadas, golpes. Así no se puede ir por la vida. Si uno termina detrás de una computadora motivado por la idiosincrasia violenta de la sociedad, al menos conservar el derecho a vivir tranquilo en una red social, debería ser respetado.
¿Es una patología ser 'adicto' a Facebook? Bueno, en primera instancia me viene a la mente más que nada, la razón por la cual usamos tanto facebook y en la medida que lo hacemos. Muchos de nosotros nos relacionamos muy poco con nuestros semejantes o casi nada en algunos casos, y siendo así, veo que la necesidad de contactarse con alguien a través de un medio virtual no tiene nada de patológico. Comunicarse con alguien no es insano, es una necesidad afectiva. Por otra parte, en la medida que vayamos adaptándonos al contacto 'cara a cara', iremos dejando de lado los medios virtuales. Este planteo me surgió de la duda al leer a un psicólogo especialista en tecnopatías (patologías relacionadas con el uso de la tecnología), quien afirmaba categóricamente que el uso excesivo de la computadora y los celulares nos 'deshumanizan' y hasta inclusive puede haber un retroceso en la evolución de las capacidades 'afectivas' y 'empáticas' de los seres humanos, al ser éstas dos, cualidades que se ejercitan con el contacto a flor de piel. Mi duda surgió a partir de evaluar la afirmación de este psicólogo y aplicarlo en casos de personas con alguna característica autista. Las personas con autismo, cara a cara, parecen tener dificultades expresando sentimientos y emociones al punto de parecer frías e indiferentes, pero ¿Acaso a través de un medio virtual, no redactamos con precisión todo lo que nos pasa?
A través de un chat o de una videoconferencia ¿No nos sentimos más a gusto, y en nuestro 'territorio', con la confianza para expresar todo lo que sentimos? Muchos de nosotros nos expresamos tan bien a través de un posteo o de un chat, que a lo mejor una hora de chat equivale más que decenas de “cara a cara” donde no atinamos a expresar absolutamente nada significativo. Por ahí, estoy errado, por ahí el psicólogo tiene razón. Para pensar…
Artista: Cecilia Garcia Villa.

-Sobre la acción:

Estaba leyendo por ahí que el Síndrome de Asperger es una condición, sí, es cierto, es una forma de ser que tienen sus particularidades, sus limitaciones y sus dificultades a vencer. Pero eso no nos da a nosotros la razón para tener que estar en víctima todo el tiempo y exigir que se cumpla todo lo que queramos para sentirnos bien, como tampoco tenemos que dejar que se nos imponga ese derecho casi unánime que existe en la comunidad de tener que hacer todo por la fuerza para aprender a adaptarse insanamente a todo lo que se nos exige.
La salud está en el equilibrio: dejar que nos exijan pero también exigir un poco nosotros. Si quieren saber algo más de esto, busquen el concepto de “asertividad”.
Hay una frase que dice: "Ni cerca que queme, ni lejos que se apague". Yo me identifico mucho con esta frase porque yo soy de moverme en el mundo con prudencia, en especial a lo que se refiere a relaciones sociales. Pero muchas veces ser distante y prudente en exceso, puede causarnos sentimientos de vacío porque no terminamos completamente de jugarnos del todo por nada y muchas veces las exigencias sociales nos obligan a tomar partido por algo, lo que implica estar expuesto!¡Qué importante es entonces ser resiliente y saber adaptarse a todo lo que pase, sea lo que sea!
Recién vengo de una salida nocturna con amigos de la facultad. La rutina fue ir a cenar a un bar y luego a meterse dentro del coche frente a una estación de servicio bebiendo algo muy tranquilo. En la primera parte, en la cena, estuve algo incómodo, un bar repleto de gente y todo ese trasfondo que a veces nos hace sentir algo ansiosos porque para comunicarse hasta hay que estar gritando. Pero yo solemnemente accedí a estar ahí (la comida estuvo muy rica). La segunda parte, la de estar metido dentro del auto, fue una iniciativa mía porque necesitaba estar más relajado y tranquilo. Creo que en esto de las relaciones sociales tenemos que aprender a negociar. Si yo accedo a hacer algo que no me apetece pero que a la mayoría sí, es porque yo siento aprecio por mantener esa amistad y tengo que ceder obligadamente, pero yo siendo minoría también tengo que ser tenido en cuenta en mis necesidades. Por eso creo que mis amigos sabiendo que estar metido dentro de un auto es mucho más aburrido que estar en un bar tomando alcohol a lo tanto con mucho ruido, lograron tener una buena actitud y cedieron ellos esta vez para estar de acuerdo con lo que yo quería. Creo que esa es la naturaleza de la verdadera amistad, aun cuando los amigos tienen entre sí, diferencias, se puede lograr hacer un convenio en donde todos podamos hacer algo para beneficio personal, para beneficio grupal y para beneficio del más "excéntrico". Y esto se aplica para todos los órdenes de la vida, y para cualquier relación interpersonal. Todos tenemos que estar dispuestos a dar un poco de nosotros y a recibir un poco; a exigir en algo y a ceder en algo. Esa es la clave de todo equilibrio. Las relaciones que están destinadas al fracaso son aquellas en donde uno no tiene la capacidad de adaptarse o de transformarse, y una actitud que es muy frecuente para terminar así, es cuando nos cerramos completamente en una postura, ya sea, de ser sumisos completamente donde eventualmente uno colapsa en algún punto, o cuando exigimos a otro sin dar tregua como si fuéramos los amo y señor de la voluntad ajena.
Artista: Cecilia Garcia Villa.

Para hacer algo y lograr algo en la vida, hay que tomar acción y ser proactivo. Si no sale la primera vez, saldrá a la segunda, a la tercera o a la enésima. A Thomas Edison le prendió la lamparita después de intentarlo cientos de veces ¿y ustedes creen que no se puso mal al ver que a la 8va vez no lograba lo que se proponía? La tolerancia a la frustración NO CONSISTE en NO SENTIRSE MAL ante un imprevisto. Ser fuerte no es ser inmune al malestar como muchos erróneamente creen, todos nos sentimos mal cuando algo no sale como planeamos, más bien digo yo, que tolerar la frustración consiste en que a pesar de sentirse mal porque algo no salió como queríamos, y eso, frustrarnos, sentirnos mal, es tener la capacidad de volver a intentarlo a sabiendas de correr el riesgo de volver a sentirse mal y repetir el ciclo hasta que finalmente sale lo que queríamos hacer. Y justamente en esa actitud de persistir a pesar de la frustración es cuando encontramos cosas interesantes por delante nuestro. La frustración sirve para volver a intentar siempre corrigiendo lo que no salió bien anteriormente, y ahí es cuando muchas veces llegamos a dar con algo que resulta ser, todavía mejor, que lo que habíamos planeado conseguir. Finalmente después de pasar todas esas instancias difíciles nos damos cuenta, que todo valió la pena y suspiramos de alivio por haber atravesado tantos problemas.
Así es como uno va abriendo y transitando los llamados 'caminos de la vida'.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Cecilia Garcia Villa, una excelente artista con el Síndrome de Asperger, y pueden encontrar más de sus obras en esta página: