jueves, 22 de octubre de 2015

Relaciones de Pareja en el Síndrome de Asperger: ¿Cómo permanecer en una relación?


Película en donde el protagonista tiene Síndrome de Asperger.




El tener pareja no sólo depende de cuánto nos esforcemos, los aspies, en lograrlo, depende de que la otra persona sea comprensiva con nosotros también. Las relaciones son de a dos y ambos deben tratar de poner de su parte lo más que se pueda para que la relación funcione, mejor les dejo las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger para que se pueda entender desde nuestro punto de vista lo que significa una relación de pareja (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


¿Cómo se puede permanecer en una relación de pareja? 


-Pienso que el secreto es poner de tu parte. Si tú deseas que las cosas funcionen bien con alguien, no puedes pensar de manera egoísta en el "yo" sino en el "cómo haríamos" o "cómo podríamos" ser más felices los dos. Si partes con una buena disposición, motivado en que esta vez vas a poner de tu parte para que las cosas funcionen, conversando con la otra persona desde un inicio, planteándole que quizá en algún momento la relación no va a ser fácil, pero que si la otra persona tiene las ganas también de poner de su parte para que todo vaya bien, verás que dos son los que "remaran" para que ese "barco del amor" salga a flote. Con la sinceridad y diplomacia, ante todo, se puede decir la verdad, sin herir a los demás. Todo se aprende en esta vida.

-Las cosas se aprenden; se aprende a formar parte, a escuchar conversaciones que no nos interesan, a beber adecuadamente, a bailar y a escuchar música. En algo tenemos que ceder. Claro, te puedes pasar la vida siendo un tipo de sentir y hablar de temas profundos, o puedes ser un superhombre que habla de todo y conquista los espacios que desea. Se trata de salir de tu zona de confort, las relaciones necesitan un poco de sacrificio, sobre todo si son largas.

-Creo que es trabajo de ambos aprender y encontrar un término medio. Ambos pueden ceder en parte y a ambos le toca respetar al otro y tolerar las diferencias. A mí personalmente me parece que ningún extremo es bueno, pero lo que me saca es que te digan amargado "antisocial" o ermitaño. Yo viví eso y duele.

-La pareja tiene que entender nuestra condición de aspie y nosotros la de NT de ellos. Además que de por sí ya hay muchas diferencias por ser hombre y mujer. Lo importante es que no se guarden las emociones y las expresen con respeto y lleguen a acuerdos y no se queden  en el drama. Hagan cosas interesantes juntos, encuentren nuevas conexiones, porque con el tiempo ambos cambian y hay que volver a conocerse y a enamorarse, si no la relación se diluye con el tiempo, o peor, terminan de enemigos.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.



-Sé lo mal que nos sentimos al intentar lidiar con personas con las que simplemente no somos "compatibles". Hay que ser paciente y recordar que siempre existe la posibilidad de que nos volvamos "flexibles" ante estas situaciones o personas. Hay que tratar de dar y recibir comprensión.

-No sé nada sobre "romanticismo". En mi caso, sería afable tener un tema en común con la otra persona, ya sea sobre ciencia, tecnología, escepticismo, filosofía, música o algo que me conecte con ella.

-Si bien los aspies somos tan distintos y variados, todos fallamos en algo común y es nuestra incapacidad para salir de la zona de confort. Se quedan en sus manías, sus rutinas y sus costumbres, independiente si les gusta o no. Esto los hace fracasar en relaciones de pareja puesto que si la pareja no se hace parte de la rutina del aspie y se adapta completamente a sus actitudes, el aspie desiste de las dificultades de mantener una relación. Si un aspie no decide cambiar sus actitudes y rutinas, le será imposible vivir en pareja con éxito, no existe tanta paciencia, ni en las mejores y bien intencionadas personas. Conozco personas maravillosas que tuvieron relaciones con aspies, dieron todo de sí, y sus parejas aspies abusaron de eso de manera consciente e inconsciente y pujaron la paciencia hasta los límites del quiebre.

-Se trata de negociar en la relación de pareja. Ni de ser sólo como uno quiere, porque entonces la pareja se frustra, ni de ser sólo como la pareja quiere, porque uno entonces se frustra, y tarde o temprano uno muestra que quiere ser de otro modo y la pareja lo entiende como que uno hizo el cambio por ella y que el cambio no es auténtico.

-Las relaciones son de a dos y ambos deben tratar de poner de su parte lo más que se pueda para que la relación funcione. Solo que si en esa relación ambos son Aspie, la cosa es más difícil, si ambos pertenecen al espectro, pero si tienen personalidades algo diferentes, porque puede que estén de acuerdo en algunas cosas y en otras no, pero la persona que sea más inflexible sobrecargara más la relación si no práctica la empatía.

Fotografía: Rodrigo Corvalán. 



-La base de una relación es la comunicación, y debes poner de tu parte para que funcione. Sé que para un aspi la comunicación es sin duda la parte más difícil de la socialización, pero se puede conseguir con esfuerzo, y sobre todo, con dedicación. Te recomiendo que busques una manera en donde te sientas cómodo para que aprendas a hablar con los demás. Yo te comparto mi caso, hasta los 18 o 19 años hablaba poco (por no decir nada) y mis relaciones duraban la misma cantidad (habían sido pocas y duraron poco, del orden de días y semanas), pero un buen día leí un artículo de una revista sobre la importancia de la comunicación, y me tracé la meta de hablar más; el problema era cómo hacer para hablar si me sentía intimidado cada vez que alguien entabla una conversación conmigo, y yo ni siquiera los miraba al rostro; así que se me ocurrió una idea: Me imaginaba que en lugar de hablar con tal o cual persona, estaba hablando con mis personajes favoritos de los Looney Tunes que tanto me encantan. Mientras alguien me hablaba, yo lo miraba a la cara buscando entre sus rasgos a qué personaje se parecía, y en mi mente decía: "Tiene orejas como las de Bugs Bunny y grandes dientes". De esa manera no sólo prestaba atención a lo que me decían, sino que además los veía directamente al rostro. Obviamente nunca les dije, ni les he dicho que lo hago porque sólo es un ejercicio mental, y la gente se puede sentir ofendida si los comparas...Pero eso me ayudó mucho porque me parecía más fácil hablar con mis personajes favoritos de caricatura que tanto me gusta, en lugar de hablar con personas que apenas conozco. Por ejemplo con mi novia, cuando la conocí, en mi mente la imaginé como la conejita Lola Bunny, por su parecido, y después que nos hicimos novios, le dije que para mí ella era una conejita; y actualmente así le llamo cariñosamente: "Conejita". Eso hace que ella se sienta tratada con cariño y dulzura, pero lo que no sabe, es que eso me ayudó a hablar con ella. No te pido que hagas lo mismo, pero te recomiendo que busques una manera en la que te sientas cómodo y puedas hablar con las personas. Busca tu propia técnica, verás que al inicio es un poco complicado, pero luego te acostumbras, y ya no será necesario. La idea no es que la uses para siempre, sino que te sirva para empezar; yo actualmente ya casi ni la uso, a menos que sea estrictamente necesario, además que tengo una muy buena relación con mi novia y con mis amigos. 


Fotografía: Rodrigo Corvalán.



-Mi marido me aguanta como soy, pero yo quiero que sea como yo. Pero estoy aprendiendo a aceptar que es diferente... a mí.

-A veces se hace todo muy complicado. Esposo NT, que a veces me entiende y a veces está cansado o no me tiene paciencia. Lo mismo me ocurre a mí con él.

-En algunos casos debemos ser flexibles y no dejarnos llevar por estereotipos, ni físicos, ni exigencias que nos alejen de la posibilidad de ser feliz al lado de alguien que podría hacernos felices. Ya que si buscamos la perfección o deseamos un prototipo de persona, no se acerca a alguien real, sino más bien a algo que no existe. Es mejor tratar de ser feliz con alguien que te quiera de forma sana, que esté dispuesta a ser fiel y hacerte feliz.

-Creo firme y profundamente que el esfuerzo es de dos, de nada vale que una sola persona sea la que se esfuerce por mantener una relación y la otra persona no ponga nada de su parte, la paciencia la deben de tener ambos, la comprensión, la empatía, la aceptación, el dar y recibir amor, que sea recíproco y bien recibido. Pero una relación en la cual ambos son aspies es bien difícil de por sí, sí no saben ceder y no quieren ponerse en los zapatos del otro. Por mi experiencia, me he dado cuenta que en el transcurso de mi vida he tenido 3 parejas Aspie, 2 muy parecidos y uno muy distinto a aquellos dos, pero me he dado cuenta que con el que más duré, como 7 años, fue el que más puso de su parte y yo también de la mía. Fue recíproco. Con los otros dos... Bueno no quisieron poner de su parte y dejaron morir la relación.

-Yo conscientemente me propuse entenderme y aceptarme como soy. Entender y aceptar mis debilidades para trabajar en minimizarlas y buscar a fondo cuáles podrían ser mis fortalezas Aspis en un mundo dominado por NT's. Día tras día realizo un trabajo de socialización que no me gusta para nada, pero entendí que es mi única manera de sobrevivir en ese mundo. Mi pareja es aspie no diagnosticado y en él me veo retratada. La convivencia con nosotros puede llegar a ser complicada. Tenemos que querer poner de nuestra parte para ser mejores seres humanos.

-¿Sabes lo que se siente querer mucho a una persona a la que entiendas, pero que esa persona no se interese por entenderte y aceptarte realmente, sino quiera cambiarte? Además de triste es agotador porque uno termina entrando en el juego de querer cambiarse para que no le vuelva a pasar (el abandono) y termina siendo un personaje de una obra en la que trabaja todos los días.

Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-Es difícil vivir con alguien incapaz de entenderte, y tú no comprender que quiere de ti. No es fácil.

-Uno de los principales problemas, yo creo, es que no somos o no expresamos el cariño como se suele determinar por los NT. He batallado mucho en ese aspecto, al final siempre terminan huyendo de mi lado. Es como un círculo constante de empezar bien, de tenerme paciencia, pero con el tiempo hay frustración por las dos partes, intolerancia, al menos en mi caso, lo cual es agotador, pero hago mi esfuerzo, aunque de repente ese esfuerzo me abruma, me cansa y vuelvo a ser yo...y ahí todo termina. Ya pasó mucho tiempo desde mi última relación, que fue desastrosa, en parte por mí, porque no era muy "cariñoso". Yo le escribía notas en un cuaderno o por chat, lo que no decía con palabras, porque me sentía cómodo y suelo escribir con más soltura de la que hablo, pero hasta eso llegó a molestarle, mi independencia le molestaba, mi rutina, mi diligencia en otras cosas y no en ella, fue muy extraño, aún sigo analizando todo, como lo hacía en ese momento. Creo que no debemos llegar a los extremos. Yo soy extremista, siempre lo he dicho, pero hay que tratar de equilibrar y quizá podemos pasar desapercibidos, porque la verdad es que para mí es o no es. Punto. Y debe ser a la par y respetando la individualidad, lo cual es muy complicado, hay personas que requieren de mucha atención y afecto, limitando cualquier otra actividad. O será que soy muy frío, pero no, a mí no me gusta ni me siento cómodo con las personas así.

-Mi esposo me “odia” por lo que hice, pero era lo más sano: Me sinceré, sin expectativas, en determinar las características del hombre que me iba a acompañar, nada de príncipes azules, parecía un esquema de algoritmos y después lo busqué por internet. Cuando lo conocí en persona, le dije lo que había hecho, y de allí me dice: “Témpano”. La física es clara: “Si hay una relación con alta energía, no va a ser estable”. Si te esfuerzas mucho para mantener un noviazgo, olvídate de un futuro. No sé, llevo 16 años de casada, veamos que sigue pasando.

-Qué tema este del amor...yo a veces no sé qué pensar al respecto. Creo que para pensar en parejas tenemos primero que vernos con estabilidad a nosotros mismos en muchos aspectos.

-Yo nunca dejo de prestar atención a los aspies adultos que han formado familia. Para mí también son modelos a seguir. Yo ya siento la necesidad de cambiar a otra etapa, de salir de la zona de confort, de probar cosas nuevas, pero siempre está la inseguridad y la incertidumbre de probar lo desconocido.


Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Rodrigo Corvalán, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en la siguiente página:

jueves, 15 de octubre de 2015

Las Relaciones de Pareja en el Síndrome de Asperger: "La conquista".






La “clave” para ser una buena pareja de un aspie es la comprensión (mucha), el entendimiento, la información sobre el Síndrome y las ganas de respetar a alguien que no es como el común de la gente, pero no por eso una mala pareja, ni alguien que no sea capaz de entregar amor ni hacer feliz al otro.

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


Los que tienen o han tenido novia ¿cómo hicieron para lograr conquistarla o "tenerla"?


-Lo único que te puedo decir desde mi experiencia: Conoce la mayor cantidad de personas posibles. Intenta no desesperarte. Hay que dejar que las cosas fluyan, el afán no lleva a nada bueno. Intenta no dedicar toda tu atención en una persona. Eso ayuda a que te perciban mejor.

-Solo tienes que ser tú mismo, para que la persona que esté contigo, esté a tu lado por lo que realmente eres. Si alguien no te acepta por lo que eres y por cómo eres ¿entonces de que vale estar con ese alguien? Sólo sé tú.

-Siendo tú, en primer lugar, arriesgándote, olvida por un momento que eres asperger, toma confianza en ti, intenta dar en el gusto a esa persona, pero que ese gusto no pase a llevarte a ti. Sé muy honesto, invítala, rétala a cosas entretenidas tanto para ella como para ti, si te cuesta has una lista de las cosas que a ella le gustan y las que te gustan a ti, e intenta negociar para que disfruten juntos. Si necesitas conversar algo que te haga sentir mal, espera a estar solos y de forma muy cordial conversar con ella, ten confianza cuando ella necesite espacio también. Yo estuve casada por 17 años y conocía a mi pareja 2 años antes, yo pensé que eso iba bien, hasta que empecé a ser yo misma y ahí quedó todo, yo complacía al otro, pero me negaba a mí por el bien de ambos, que justamente no es el bien sino está muy mal; uno se empieza a negar ser feliz realmente. Hoy tengo a una nueva pareja y soy feliz, ha costado al principio, pero siempre he dicho lo que he sentido, y ahora que sabemos, por nuestros hijos y por mí, que era lo raro en mí, la cosa es aún mejor, yo me conozco más y él a mí y eso nos une más aún, intentamos siempre ayudarnos, él tiene mucha paciencia conmigo y eso es una gran demostración de amor. Llevamos más de 10 años juntos y lo amo como el primer día.

Fotografía: Camilo Cuevas.



-Nos conocimos por internet, nos comunicábamos durante 6 meses casi todos los días, fuimos muy sinceros, muy concretos y realistas. Después nos conocimos personalmente y al año nos casamos. Ese enamoramiento de película no va conmigo, por mi parte yo estudié y determiné la persona que quería que me acompañara, tardé bastante para encontrarla pues me casé a los 30 años, pero vale la pena.

-Le voy a ser sincero, seguí instrucciones de un libro que se llama La Ciencia de la seducción de Óscar Garrido.

-Yo estoy pronto a cumplir 17 años de casado y quien ha soportado más al otro, ha sido mi esposa; yo me he dedicado a ser quien soy, a riesgo de que ella se cansara (o se canse, quien sabe). Pero cuando leo sobre cómo hacer para conseguir o sostener una relación larga, me suena a que piden una receta específica o unas instrucciones concretas sobre cómo hacerlo. A ver, el amor no es como hacer pan o armar un mueble. No tiene secretos, no tiene misterios pero tampoco es sencillo ¿y por qué? Porque el amor es una emoción humana, tan ambivalente como el agua o el viento. Entonces pienso que antes de ver cómo empezar o conseguir algo, habría que ver el POR QUÉ se termina lo anterior. “La araña siempre atrapa a la mosca o la avispa siempre atrapa a la araña”, porque ninguna cambia su estrategia. Cuando una cambie su maniobra, todo lo demás cambiará.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-En el amor no hay una fórmula ni reglas... no hay nada escrito ¿escuchaste esa frase que dice en el amor y en la guerra todo se vale?? Pues aunque suene a cliché, es cierto... cada persona es única y diferente, sea asperger o no, así que el hecho de que dos personas decidan estar juntas depende solo de ellas y en cada caso la situación es diferente, pero hay cosas que en mi opinión, deben estar presentes desde el principio si es que de verdad deseas algo duradero con alguien: La primera es la sinceridad, ser tú mismo y no pretender ser alguien más para impresionar o mantener a esa persona a tu lado, pues tarde que temprano el teatro se cae y la farsa se acaba. El otro punto es el diálogo, hablar, hablar, hablar, hablar y seguir hablando...Lo escribí varias veces porque es muy importante, si no tienen la capacidad de expresarse y de entenderse no llegaran muy lejos y la clave es el diálogo... o es eso o aprenden a leer mentes para que puedan saber lo que desea el uno del otro. Y por último, para terminar, si no sabes cómo abordar a una chica o como seducirla, lo mejor que puedes hacer es compartir primero tiempo juntos en actividades que les gusten a los dos, salgan a comer, al cine o en lugares que juntos disfruten, sean públicos o no... y si ves que hay química entre los dos, solo debes ser sincero y dile lo que sientes, talvez te acepte o talvez no…pero así es la vida…a veces tenemos éxito, a veces no, y la vida continua a nuestro alrededor....

-Creo que ese es el error más común: Vemos que alguien nos gusta y queremos conquistarla enseguida. Yo tengo ya 48 años y hablo por mi experiencia de vida, creo que lo que todos deberíamos hacer, es tratar de conocer a fondo a las personas, como piensan, en que creen, que valores tienen, en todo, en lo político, filosófico, económico, religioso, estético, artístico. Y evaluar si en verdad existe una fina compatibilidad de caracteres. Y si es así, pues lo que resta es tratar de estar presente en esa persona, salir a tomar algo, a ver algún espectáculo que le guste a ambos ¿Sabes porque te digo eso? Porque nosotros involuntariamente siempre tratamos de mimetizarnos o acoplarnos al otro para poder encajar y adaptarnos. Y al principio podemos estar bien, pero al tiempo sobrevendrá una gran frustración, porque uno ya no es uno sino que es sobra del otro. Puede servirte, antes de embarcarte en la búsqueda de una novia, hacer una lista de cualidades que quisieras en una chica, desde lo físico, hasta lo espiritual, académico y todas las variables que conforman una persona.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Estoy pensando que escribir... Me puse de novia por primera vez a los 16 años con un compañero del coro 7 años mayor que yo. Y estuvimos juntos durante 11 años. Hoy en día es mi mejor amigo, y no me imagino la vida sin él. Luego conocí a mi esposo, NT. En Noviembre van a ser 19 años que estamos juntos. Lo que siempre le atrajo de mí, según él, es que fuera muy "especial", sensible, distinta a las demás y "con un corazón de oro". Pero a la vez, no les voy a negar que para él también ha resultado y resulta hoy en día difícil, agotador, entenderme en mis "peculiaridades", por las que muchas veces ha pasado malos momentos y supongo que habrá sentido vergüenza frente a sus amigos, conocidos o familia. Pero a pesar de ello, me aceptaba así, "rara". Durante años hubo mucha piel, lo que de alguna forma "compensaba" el precio de aguantarme (supongo). Ya siendo padres, se va perdiendo un poco la paciencia. En especial, porque nuestros hijos también están en el espectro. Hay que soportar a 3 Neurodiversidad... Discutimos mucho. Muchas veces pienso que ya no me quiere más, no me tiene tanta paciencia como hace algunos años, ni yo a él, pero creo que, a pesar de todo, hay amor. Hay que ser auténticos, no fingir. Vas a conquistar a la persona indicada en la medida que te muestres como sos, que seguramente debés tener muchas virtudes para resultarle atractivo a alguien que te acepte y se enamore de tu forma particular de ser. No existen recetas mágicas. Todos somos únicos y especiales, NT o ND, lo que enriquece la posibilidad de intercambio.

-Vivan lo que tengan que vivir con ganas, sino alejarse y buscar otro rumbo, es lo indicado, yo arriesgué hasta que lo encontré y gané...PD: Háganlo cuando a quien ven delante de sus ojos es un wowwww!!! sino ni lo intenten OJO!!! Todos mienten, hasta la más bella y cálida dama lo hará, lo importante es llegar a su honestidad, en ese momento sabrás que esa persona corresponde a lo que sientes.


Fotografía: Camilo Cuevas.

-Los seres humanos manejamos nuestra conducta hacia el sexo opuesto desde el primer momento con nuestros padres, los hombres basan su conducta de acuerdo a cómo fue su relación materna y las mujeres de acuerdo a cómo fue su relación paterna. En mi caso las mujeres siempre fueron un misterio total, algo inmanejable y abrumador, con el tiempo aprendí a entender a las féminas y a tener novia. Todo por tener una madre muy difícil, tanto que en casa la familia la apodaba "la generala", algo que para un Asperger sólo significó una actitud sumisa para sobrevivir. Puedo contar el caso de un amigo cuya madre era accesible, una señora europea que siempre habló abiertamente son sus hijos sobre sexo y sobre cómo eran las relaciones y el comportamiento de las personas y su manera de relacionarse, claro, mi amigo es alguien alejado completamente del espectro autista y de él aprendí algunas cosas interesantes, tal vez por imitación o por razonamiento, pero él siempre se llevaba a las más bonitas.

-Yo era el tipo de persona que alejaba a los demás, pero examinándome noté que las malas experiencias del pasado me hacían rehuir a algo nuevo, porque en el fondo creía que la historia se repetiría. Para elegir a alguien, primero debes conocerte a ti mismo y madurar, eso evitará que te ilusiones con el físico y otras cosas superficiales, aparte a algunos les gusta lo que sienten y cómo se sienten. Un día están enamorados de una y luego siente lo mismo por otra al poco tiempo; eso se llama encapricharse, y eso no es nada de plan A o B, es simplemente inmadurez emocional, y a la larga causará mucha confusión a quien sigue con eso y no aprende a ver que quiere, quien es y controlar sus emociones y ego.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías:

jueves, 8 de octubre de 2015

Las personas Asperger como pareja.






Lo primero que diré, es que para poder escribir mis artículos, algunos los he basado en mi propia experiencia cuando se trata de un tema en particular; y en temas más generales, como éste, los he basado en mis vivencias y la de otros adultos Asperger, los cuales he tenido la dicha de conocer en mi grupo de Facebook integrado por personas de mi misma condición. En este lugar hemos conversado muchos temas en confianza, motivados por alguna desilusión, algún entusiasmo o mera curiosidad. Me gusta hacer trabajo de investigación, siempre y cuando me interese un tema, y en ocasiones como ésta prefiero contar con la información de primera fuente y no sólo en lo que dicen los libros. Creo que un buen comunicador, en mi caso de un medio escrito, debe informarse primero y luego investigar con los involucrados y así no dar una información errada o sesgada.
En esta ocasión escribiré sobre un tema que parece interesarle a muchos (lo sé porque en las estadísticas de mi blog aparecen frecuentemente algunas palabras claves que las personas escriben en el buscador de Google) y esto se resumiría en la siguiente pregunta: ¿Cómo somos las personas Asperger como parejas? Antes de contestar, les recordaré que ningún individuo es igual a otro aunque compartamos las mismas características de un Síndrome. No hay que olvidar que hay factores externos al Asperger, como el familiar o del entorno, que pueden influir en cómo uno se relacione con los demás.
No se puede dar una respuesta tajante para decir cómo se comportará una persona con el Síndrome en la relación de pareja, si diré que de todos los aspies jóvenes y adultos que he tenido la oportunidad de leer sus experiencias (personas de diferentes países y de diferentes edades), hay algunos que nunca han tenido una pareja, y ni siquiera han dado un beso, teniendo muchas dificultades para atraer al sexo opuesto, aunque desean hacerlo. 


Artista: Anita Valle Ocando.



Dentro de este grupo hay una minoría que no le interesa estar con otra persona, por lo tanto no les complica no tener pareja ni sexo. Las razones por las que una persona Asperger no haya logrado iniciar una relación amorosa, queriendo tenerla, pueden ser variadas. Hay chicos que por el poco manejo del lenguaje no verbal y de las técnicas de conquista, se les dificulta acercarse a quien le atrae y si llegan a entablar comunicación con ella, no saben identificar si son correspondidos o qué palabras decir para lograr llamar la atención de la otra persona. Algunos aspies cuando logran comunicarse con quien les gusta, le hablan sólo de sus intereses restringidos, los cuales la mayoría de las veces no les interesa a la otra persona, por tanto la chica o chico en cuestión se fastidia y se aleja. En mi opinión, conozco chicos increíbles con el Síndrome de Asperger, que son geniales como persona y no dudo que como pareja también lo serían, lástima que hay quienes no los saben entender y valorar. Lo que espera una chica neurotípica es que quien la pretende le diga lo linda que es, que le diga cosas románticas, que hable de cosas triviales, y eso, en la mayoría de los casos no lo hace el varón Asperger. He leído a muy pocos aspies que se asumen como románticos o que se fijan en detalles que al general de las mujeres le agrada, pero la mayoría no es así. En otras ocasiones, al tener poco manejo del protocolo social de la conquista, pueden llegar a ser muy insistentes, incomodando, sin mala intención, a la chica que les gusta, la cual no entendiendo el actuar del joven aspie, lo más probable es que se enoje y se aleje, sin dar ninguna explicación (situación que sumirá en un profundo malestar al chico o chica aspie, porque, lo más probable, es que ni entienda el por qué la otra persona se alejó. Con nosotros hay que ser directos y claros, sin indirectas).


Artista: Anita Valle Ocando.



Usted podría pensar, entonces, que es mejor fijarse en alguien con la misma condición, pero al contrario de lo que muchos creen, no siempre es fácil las relaciones entre aspies. He conocido varios casos, incluyéndome, en donde han existido discusiones (muy fuertes) entre chicas y chicos; y he leído en más de una ocasión comentarios de varones aspies, opinando que nosotras, las mujeres Asperger, tenemos mal carácter cuando nos enojamos, y que en eso nos diferenciamos de ellos (aunque yo he conocido varones que tampoco reaccionan bien ante un enojo). Ahora, con esto no quiero decir que las mujeres aspies seamos enojonas todo el tiempo, pero de las que conozco, todas reconocen ser como un "volcán en erupción" cuando nos hacen enojar. Esto sumado a que, tanto varones como mujeres aspies, tenemos nuestras ideas fijas, y en muchas ocasiones ninguno de los dos quiere "ceder", puede causar muchas desavenencias también, por lo tanto, no creo que una relación entre aspies sea tan "idílica" como muchos creen. Eso dependerá del carácter y la capacidad de ser "flexible" ante diversas situaciones que se deben enfrentar como pareja.
Hablemos ahora de los varones y mujeres Asperger que hemos logrado tener una o más parejas a lo largo de nuestra vida. Dentro de este grupo hay un porcentaje menor de aspies que pueden mantener dicha relación por años sin fracasar en el intento. La razón por la cual se nos dificulta que perdure en el tiempo, puede deberse a diversos factores, entre ellos, nuestra rigidez mental que nos lleva a tener ideas fijas que nos hace pensar que tenemos la razón y nos impide ponernos en el lugar del otro y aceptar diferentes perspectivas de un pensamiento u opinión que diste de lo que, nosotros creemos, es de una determinada manera.

Artista: Anita Valle Ocando.


Esto nos hace ver las situaciones como si sólo existiera el blanco y el negro, impidiéndonos comprender que la vida también tiene matices, por lo tanto, la otra persona también puede tener razón en lo que dice. Asimismo las dificultades pueden aparecer cuando la pareja de un aspie es en extremo sociable y le gusta asistir a eventos en dónde hay que relacionarse con más de dos personas a la vez, y quiere que se le acompañe a esos lugares, no comprendiendo que una persona Asperger, la mayoría de las veces no le gusta esa manera de socializar y prefiere la tranquilidad de su hogar.
Otro hecho que puede ser mal comprendido, es que nosotros necesitamos también nuestro espacio en soledad, pero no por falta de amor e interés hacia la pareja, es sólo que a veces queremos dedicarnos a investigar e informarnos sobre nuestros intereses restringidos, sobre el cual conversamos insistentemente porque nos agrada compartir nuestros conocimientos, y eso lamentablemente fastidia a quien no le interesa ni le da la misma importancia que nosotros. Un factor muy importante que hay que considerar, dentro de la relación con una persona Asperger, es que no todos demuestran el amor que sienten hacia la otra persona de la manera convencional a la cual estamos acostumbrados. Me explico: Para un aspie quizás sea más práctico hacer algo por la otra persona, que decirle con palabras románticas lo mucho que la quiere. Una demostración con hechos, vale más que mil palabras. En mi caso personal NO me gusta que me dediquen poemas porque NO LOS ENTIENDO, prefiero palabras más directas sin tanto adorno. 

Artista: Anita Valle Ocando.


El ser cariñoso varía de un aspie a otro, sé de casos en que son muy cariñosos y hasta les gusta andar abrazando a cada instante, tal como mi sobrino; hay otros casos, como el mío, en que sólo somos cariñosos con quien queremos y cuando queremos, pero no todo el tiempo;  y hay aspies que sí son muy fríos en su exterior, lo cual no es sinónimo de falta de sentimientos. El hecho de que la mayoría de los aspies decimos lo que pensamos y sentimos también puede jugarnos en contra, aunque no debiese por qué ser así. Ejemplo: Si alguien nos regala algo y no nos gusta, lo diremos sin más, pero no con mala intención ni por ser desagradecidos, sólo estamos manifestando una opinión sincera, y eso lo más probable es que sea malinterpretado por la pareja, derivando en una discusión o enojo.
Ahora, si sumamos a esto que gran parte de los adultos Asperger han sido diagnosticados tardíamente, por lo cual arrastramos más de una comorbilidad (ansiedad, depresión, entre otras), y que, a veces, por la poca inteligencia emocional, tenemos reacciones impulsivas y muy poco, o nada, manejo de la frustración, hace que nuestras respuestas a lo que nos causa malestar, no sean las mejores, por lo tanto, quienes no tienen el síndrome y no saben de él, no nos entenderán y nos reprocharán nuestro actuar, lo cual desencadenará en más discusiones. Esto hace aún más difícil el entendimiento y buena relación con una pareja que no comprende ni se esfuerza por informarse acerca del Síndrome, por lo tanto no entenderá nunca el porqué de nuestro actuar “diferente”, y pensará, erróneamente, que somos caprichosos y conflictivos, y en vez de ayudarnos y apoyarnos, sólo nos angustiarán aún más con sus críticas, que muchas veces rayan en la ofensa, y la peor manera de hacer entender algo a una persona Asperger, es cuando se emplean los malos modos o la presión con nosotros.

Artista: Anita Valle Ocando.


Con esto no quiero decir que toda la responsabilidad por construir una relación de pareja, radique sólo en uno de los dos; también es importantísimo que nosotros, los aspies, pongamos de nuestra parte y nos esforcemos por comunicar lo que nos está sucediendo; informar sobre el Síndrome para que la pareja pueda comprendernos y tratar de entender qué es lo que le molesta a la otra persona de nuestro actuar (porque también es importante que aprendamos a ser autocríticos y no creer que somos perfectos y que tenemos razón en todo) y juntos buscar soluciones, pero primero es muy importante comunicar, ambas partes, los descontentos y las situaciones que están afectando a la convivencia, pero de forma CLARA, porque un aspie entiende muchas cosas de manera literal y no con sarcasmos ni indirectas.
Es primordial decirse las cosas cuando están calmados y no en medio de una discusión, en que lo más probable es que lo que le molesta a uno del otro, sea utilizado como ofensa y no para buscar una solución. Hay que propiciar la situación para hablar sin alterarse y finalmente llegar a consensos, en donde ambos pongan de su parte, respetándose como personas únicas e irrepetibles (comprendiendo, claro está, que las características del Síndrome jamás podremos sacarlas de nuestra vida, porque si fuese así, dejaríamos de ser Asperger, y eso es imposible porque se nace y se muere con esta condición).
Otro tema que a algunas personas les interesa, es saber si somos celosos. Yo no puedo hablar por todos los aspies del mundo porque no los conozco, pero si puedo escribir desde las opiniones que he leído de otras personas con la condición.

Artista: Anita Valle Ocando.


En una encuesta que realicé en mi grupo de personas con el síndrome, de un total de 30 personas que participaron, las opiniones estuvieron divididas y 11 dijeron que no, 7 que sí y 12 que depende de la situación. Como podrán ver, los celos, al igual que en las personas neurotípicas, pueden estar presentes o no en una relación de pareja, dependiendo muchas veces de la inseguridad, de las malas experiencias previas o si la pareja es sorprendida cometiendo infidelidad, pero bajo ningún punto de vista no tener celos es falta de amor o de interés en la pareja, simplemente no se sienten celos cuando no hay razones por los cuales sentirlos.
Un tema que me llamó mucho la atención, es que alguien buscaba en mi blog saber si una persona Asperger podía ejercer la violencia doméstica. Este punto es un tanto delicado, porque no hay manera de que yo me entere de lo que sucede en la intimidad de una pareja, “dentro de cuatro paredes”, por lo tanto, una cosa es lo que digamos los aspies y otra muy diferente es lo que hagamos cuando nadie nos ve.
Para tener una opinión más amplia, nuevamente recurrí a una encuesta entre aspies, y de las 57 personas que participaron, las opiniones estuvieron divididas entre 21 que dijeron que sí es posible, 3 que no, 2 que dijeron que puede existir violencia verbal, 25 que dijeron que es relativo y que la violencia física puede depender de los ejemplos recibidos en la familia, la carga genética o la falta de autocontrol, y 6 contestaron que les parece más frecuente que un aspie reciba agresión por parte de su pareja y no al contrario.


Artista: Anita Valle Ocando.



Quienes respondieron que sí, no están confirmando de qué exista una persona Asperger que ejerza la violencia contra su pareja, sólo dicen que no es imposible que llegue a suceder. Esta respuesta se basó en que nosotros reconocemos que tenemos reacciones de ira ante determinadas situaciones, donde algunos se pueden descargan golpeando las cosas, incluso dando puñetazos a las puertas en dónde han roto la parte golpeada. No es secreto que algunos tenemos muy poco manejo de la ira y problemas de control de impulsos, manifestándola al tirar o golpear objetos. En esta misma encuesta leí de un caso en que un aspie golpeaba a su madre, y una vez, hace mucho tiempo, leí en otro grupo que un chico también había agredido a su progenitora, y otro testimonio donde una mamá contaba que su hijo la agredía, por lo tanto no se puede descartar que esos mismos chicos o quizás otros, en un arrebato de ira y descontrol, puedan agredir a su pareja, como puede que no. Con esto no quiero decir que una persona Asperger sea un potencial agresor a futuro (porque de los 2 años que llevo relacionándome con otros aspies, sólo sé de esos 3 casos puntuales y ninguno más), por favor no confundir ni generalizar, porque la violencia doméstica también depende de factores externos e internos de una persona, que no tienen nada que ver con el Síndrome de Asperger en sí. Ser aspie no es sinónimo de violencia bajo ningún punto de vista. Y yo aún no veo en los noticieros el caso de ningún Asperger que haya agredido a golpes a su pareja.
En la parte sexual, hay aspies muy sexuales que disfrutan el sexo, y hay una minoría que no, tal como se da en el caso de las personas neurotípicas. Es totalmente falso e irresponsable decir que una persona con la condición es incapaz de ver una película pornográfica, tener fantasías sexuales, masturbarse o tener deseo sexual (con esto no estoy diciendo de que todos lo hagan, pero un gran número de aspies, sí lo hacen).


Artista: Anita Valle Ocando.



Esto lo digo con propiedad porque, como ya lo manifesté en otro escrito, es un tema que conversamos entre varios aspies de distintas nacionalidades y la gran mayoría de los que participó en dichas conversaciones, lleva una vida sexual totalmente normal, obviamente me refiero a los que tienen pareja, porque hay quienes, aunque queriendo tener sexo, no han logrado tener una novia o esposa para practicarlo, por lo que tienen que recurrir a la masturbación y conozco 2 casos en que han tenido que pagar por sexo y están los pocos que no tienen relaciones sexuales porque no les gusta y no quieren tenerlas.
En conclusión: En el Síndrome de Asperger hay quienes son capaces de mantener una pareja en el tiempo y quienes no, hay aspies celosos y otros que no. Hay aspies que son muy pasivos, guardándose todo en su interior, sin manifestar su enojo y hay quienes podemos tener reacciones violentas ante la ira y la frustración, pero aún no conozco el caso de uno que ejerza la violencia doméstica en contra de su pareja (no así entre las personas NT, lo cual es un “pan de cada día” enterarse de que abusan de sus parejas y en muchos casos terminan asesinándolas. Obviamente y felizmente, no todos los neurotípicos son así). Hay quienes disfrutan del sexo y pueden practicarlo, y hay quienes quieren pero no tienen pareja y otros que simplemente no le interesa. Sí se da cuenta, lo mismo ocurre en las personas neurotípicas, aun teniendo un mejor manejo social, quizás en lo único que varía un poco la situación, es que en comparación con la persona neurotípica, en los aspies hay un menor número de personas que logran mantener una pareja en el tiempo, y la mayoría que las ha tenido, terminan en un rotundo fracaso, aunque estoy segura de que esta situación se puede revertir poniendo ambos de su parte para que no sea así. 


Artista: Anita Valle Ocando.



Esto se logrará con COMUNICACIÓN, diciendo lo que se piensa y se siente en el momento, pero de forma calmada, sin guardarse nada, porque hay personas que erróneamente esperan a acumular los descontentos para recién decirlos cuando están enojados y esa es la PEOR manera de solucionar las desavenencias. El día en que las personas tengan un excelente manejo de información acerca del Síndrome de Asperger, ese día habrá más comprensión, y por tanto, menos dificultades para las relaciones interpersonales.
La “clave” para ser una buena pareja de un aspie es la comprensión (mucha), el entendimiento, la información sobre el Síndrome y las ganas de respetar a alguien que no es como el común de la gente, pero no por eso una mala pareja, ni alguien que no sea capaz de entregar amor ni hacer feliz al otro. De hecho, si quiere alguien fiel, un aspie es ideal ¿por qué? Porque, aunque podamos mentir (muy pocas veces en la vida y quizás algunos nunca), no tenemos la capacidad de mantener una mentira en el tiempo y para ser infiel hay que idear estrategias y más mentiras para no ser descubiertos, y eso sería tremendamente agotador para nosotros, así que es más fácil ser fiel a la pareja, y bueno, porque muchos aspies no sienten la necesidad de engañar con quienes están, ya sea por valores, por literalidad, por lo que sea, aunque no puedo asegurar que el 100% lo sea, aún no conozco una persona Asperger que haya reconocido ser infiel, y si alguien lo fuese tampoco lo condenaría. Yo veo por mis acciones y no por lo que hacen los demás (exceptuando a los psicópatas que dañan a personas y animales, quienes tienen todo mi repudio).

Un consejo: Si usted quiere saber sobre el Síndrome de Asperger y todo lo que vivimos teniendo esta condición, pregúntele directamente a un aspie adulto, le aseguro que aprenderá mucho más que leyendo artículos que tratan este Síndrome desde sólo un punto de vista, y generalmente enfocado a cuando se es niño, olvidando que al crecer pueden existir variables externas e internas que no están consideradas en algunos escritos que circulan en la red. Con esto no estoy quitando la importancia que se merecen muchos documentos y libros que tratan sobre el Síndrome (que quede claro), pero nunca está demás conversar con un adulto Asperger, porque tenemos mucho que decir desde la práctica y no sólo desde la teoría.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Anita Valle Ocando, una artista excepcional con el Síndrome de Asperger y pueden encontrar más de sus obras en esta página:

jueves, 1 de octubre de 2015

Experiencia de vida de Mike, un joven con el Síndrome de Asperger.






Mi nombre es Miguel Ángel Iglesias Dávalos, tengo 23 años y me diagnosticaron   Asperger en Mayo del año 2013, cuando tenía 20 años de edad, lo que significa que mi diagnóstico fue ya tardío.

Nací el Miércoles, 10 de junio de 1992, en la Ciudad de México, también conocida como Distrito Federal, la capital del país. Mis primeros años de vida fueron muy bonitos y cómodos en muchos aspectos, nunca padecí de hambre ni de frío, viví en un lugar más o menos cómodo, fui un niño en extremo consentido y mimado por ser el primer hijo, el primer nieto y el primer sobrino de mi familia, mi padre español y mi madre mexicana vivían con mi abuela paterna en una casita de dos pisos con un pequeño lagrimal que daba a la calle principal y teníamos una vida no lujosa, pero sí cómoda y bonita en prácticamente todos los aspectos. Mis primeros años, me cuenta mi madre, fueron muy tranquilos y normales, desde bebé fui muy tranquilo, de hecho era tan tranquilo, que mi abuelo materno me obligaba a hacer las travesuras típicas de un niño común de un año, porque yo no me atrevía a hacerlas por mi cuenta.


(Mike en el año 2015).


Hasta ahí todo era normal, mi desarrollo fue normal, no tuve ningún problema del habla, ni de desarrollo, aunque algo un poco peculiar que pasó en ese tiempo, fue que primero aprendí a caminar y después a gatear, siendo que la mayoría de los bebés hacen todo lo contrario pero no era algo de lo cual preocuparse.

Siempre odié ir a la escuela, no por la parte del aprendizaje, sino por las situaciones a las que me exponía y porque siempre me obligaban a comportarme de una forma que yo no quería, sin embargo, los primeros dos años del kínder fueron muy buenos, de hecho, fueron los mejores de toda mi vida escolar, tenía amigos con los que podía jugar en los recreos, aunque yo prefería estar mil veces con mi madre que estar en la escuela, no por mis amigos, sino por las profesoras o por las mises como se les decía en ese entonces, me acuerdo que simple y sencillamente no me caían nada bien, me obligaban a aprender cosas que no quería aprender, me obligaban a poner atención a cosas que la verdad no me interesaban, visto desde ahora puedo ver con toda claridad cómo desde ahí el síndrome empezó a causarme ciertos estragos, me acuerdo una vez que mi madre me llevaba camino al kínder en su camioneta y estaba sonando una canción en el reproductor de casetes que me gustaba mucho, tanto que me cautivó por completo, me quedé absorto en mi mundo interno y por primera vez experimenté con conciencia esa fuerza autista, esa fuerza que te jala hacia adentro, pero no es una sensación nada dolorosa, es una sensación tan placentera, tan increíble, tan satisfactoria que de repente el mundo de afuera no solo no se asemeja ni tantito a esa sensación de estar dentro de ti mismo, sino que en ese momento el mundo externo comienza a ser hostil e inclusive, doloroso; cuando llegamos a la escuela mi madre apagó la camioneta y esa canción dejó de escucharse, lo que siguió a continuación fue una rabieta increíblemente poderosa en la que la directora del kínder y mi madre tuvieron que luchar conmigo para que yo me bajara de la camioneta, me puse a patalear y a berrear incontrolablemente y recuerdo no ser capaz de controlarme, recuerdo que no berreaba porque quería hacerle la vida imposible a mi madre y a la directora, recuerdo que era algo que tomó posesión de mí y que por ende era incapaz de controlarlo y estuve un buen tiempo así, mi sistema simplemente se bloqueó y colapsó, mi madre inclusive sacó el casete de la camioneta y se lo dio a la directora para que lo pusiera en su grabadora y así pudiera estar tranquilo, sin embargo la pobre directora no supo dar con la canción correcta y me puse a berrear todavía más fuerte y por más tiempo gritando NOOOO, ESA NOOOO ES, no sé cuánto tiempo tardé en controlarme y gritaba ES QUE NO QUIERO ESTAR AQUÍ, NO QUIERO ESTAR AQUÍ, NO QUIERO. Sé que en algún momento me calmé, probablemente me quedé dormido, no sé, ahora sé que lo que tuve no fue una rabieta, sino un meltdown, algo muy común entre las personas del espectro autista, mi sistema se colapsó porque la canción que me gustaba no la pude escuchar de principio a fin, había llegado a la escuela antes de que esa canción terminara y eso rompió la rutina, algo prácticamente devastador en un autista, pues cuando te quitan tu rutina, te sientes violado, te sientes agredido, insultado, sientes como si te hubieran dado una puñalada repentina y más cuando surge algo repentino que corta de tajo el estado de tranquilidad en el que esa rutina te mantiene sumergido.


(Primera obsesión de Mike con los objetos giratorios)


Sin embargo no fue hasta tercero de kínder cuando empecé a levantar sospechas de que probablemente algo no andaba bien conmigo. Corría el año de 1997, para ese entonces ya sabía leer desde hacía dos años, sabía sumar y restar con tan solo cinco años de edad, sin embargo mi interacción con los demás niños se empezó a ver terriblemente afectada por el síndrome, simplemente no los entendía, pareciera como si hablasen un lenguaje totalmente diferente al mío, no sabía por qué jugaban siempre en grupo, o por qué jugaban lo que jugaban no entendía por qué siempre andaban juntos ya sea en pareja o en bolita a todos lados, yo prefería siempre andar solo, vagando en el patio, dando vueltas en círculos y rechinando mis dientes de manera constante, reteniendo mis heces cada vez que yo sentía la necesidad de liberarlas (sentía cierto placer al hacer eso) era la única manera en la que me sentía a salvo, era la única manera en la que me sentía a gusto, en un ambiente en el cual me sentía totalmente desprotegido y en el cual no tenía ni la más remota idea de cómo demonios actuar, para nada me daba cuenta de que mis compañeros me percibían como una especie de fenómeno del que todo el mundo huía ya sea por algo que decía o por algo que hacía, para mí ellos siempre fueron los raros. De repente un día, la profesora le dijo a mi madre que algo no andaba bien conmigo, que me aislaba mucho y que no era normal el comportamiento que presentaba, que debería de buscar ayuda profesional, sin embargo por el momento eso no era posible, pues mi hermana menor ya había nacido y no había ningún dinero sobrante como para obtener ayuda profesional de un psicólogo o de un psiquiatra, además en ese entonces todavía se creía que la gente que iba al psicólogo era gente que estaba loca, que realmente estaba enferma.


(Obsesión de Mike por los reproductores de CD)


Por otro lado, mis obsesiones o mis temas específicos de interés empezaron a aflorar, me empecé a obsesionar con las caricaturas, después con las películas de dibujos animados y finalmente, con las computadoras, la ciencia ficción y los malditos reproductores de cd, podía estar en casa de alguna persona cualquiera y quedarme mirando el equipo de sonido por horas enteras, me fascinaba específicamente el reproductor de CD, me encantaba la idea de un disco que se colocaba dentro de una plataforma que se cerraba y giraba dentro de la consola, sobre esa misma plataforma, el imaginarme el disco girando muy rápido dentro de esa consola me producía una fascinación como a nadie y llegó tal punto, que uno de mis tios me regaló la plataforma de un reproductor de cd’s suyo que se había descompuesto para que viera en todo su esplendor cómo funcionaba el mecanismo, quedé fascinado y obsesionado por muchos años con ello, todo lo que giraba me producía una fascinación extraña, los engranes, las ruedas, los CD’s las hélices de los helicópteros, las turbinas, los ventiladores, prácticamente todo lo que tuviera movimientos giratorios sobre su propio eje me producía una extraña fascinación en todos los sentidos, yo inclusive hubo un tiempo en el que sin más ni más me ponía a dar vueltas sobre mi propio eje, era algo parecido al mecerse de atrás hacia adelante, era algo que me calmaba, algo que me hacía sentir bien, algo que me hacía sentir vivo.

Actualmente estoy estudiando una Maestría en Administración de Negocios, soy Lic. En Gastronomía y estoy preparándome para tener mi propio negocio que por el momento es pequeño. Aquí les dejo el link a mi página.

También amo escribir y al igual que Pao, tengo un blog en el que comparto mis intereses y mis experiencias con el síndrome de Asperger el cuál es este.

También tengo la página en Facebook del blog por si gustan unirse, comentar y seguir con regularidad lo que hago.

Este es mi canal en YouTube, en dónde podrán encontrar muchos vídeos míos hablando sobre diferentes temáticas del Síndrome de Asperger:


 Muchas gracias.