domingo, 15 de mayo de 2016

Las Estereotipias en los adultos Asperger.


Las estereotipias motoras son movimientos o voces ritualizadas de forma involuntaria (algunas veces voluntariamente), que se repiten constantemente y sirven para lidiar con el alto grado de estrés, ansiedad o angustia que produce una determinada situación. También sirven para controlar la sobrecarga sensorial y en algunas personas las ayuda a organizar sus pensamientos. En otras ocasiones, se manifiestan en respuesta de una emoción positiva y de extremo agrado.
¿Yo tengo estereotipias? Tengo tres que siempre he manifestado en público y dos que siempre he mantenido en “secreto”. Comencemos por las que no controlo públicamente y nunca me he avergonzado de manifestarlas, porque antes de ser diagnosticada, ni siquiera sabía que los movimientos que yo hago tenían un nombre y una razón para ejecutarlos. Me angustia tener que esperar mi turno cuando estoy haciendo algún trámite obligatorio, por lo que, al rato, comienzo a balancearme de izquierda a derecha, cargando el peso de mi cuerpo sobre un lado y otro (estando de pie en un mismo lugar). Si estoy sentada y algo me altera, me angustia o me aburre, comienzo de inmediato a mover mi pierna izquierda de manera acelerada. Cuando no tenía idea de que yo tenía el Síndrome de Asperger, me daba cuenta de que cada vez que algo me producía alegría, yo de inmediato agitaba mi cuerpo y aplaudía aceleradamente (aún lo hago), a veces acompañando esta acción con pequeños brinquitos. Es una estereotipia totalmente espontánea, que tengo conciencia de que realizo en el momento de ejecutarla, pero no es planificada. También he tenido estereotipias que han "desaparecido" en el tiempo, tal como apoyar de un dedo a la vez en la palma de mi mano, comenzando por el meñique de la mano izquierda y terminando con el meñique de la mano derecha, para luego devolverme por el mismo hasta llegar al dedo con el cual comencé, realizando esta acción por largos ratos de una mano hacia la otra y viceversa. En cuanto a mis estereotipias que manifiesto en privado, una es el "clásico" balanceo de adelante hacia atrás cuando estoy sentada y otro tipo de balanceo, es cuando estoy acostada en posición fetal. Realizo estos movimientos cuando he estado atravesando altos grados de ansiedad en el día o durante días ¿Por qué mantengo oculto este tipo de balanceo? Pues por ignorancia. Me acostumbré a hacerlo cuando no sabía nada sobre el Síndrome de Asperger y pensaba, erróneamente, que podían pensar que estaba "loca" si me descubrían haciéndolo, pues estaba acostumbrada a ver en las películas personas balanceándose en el manicomio. Por favor no tomar este último comentario como ofensa, pues no es mi intención.
Artista: Cecilia García Villa.

Para saber si otros adultos con el síndrome, aún tenían estereotipias, al igual que yo, una vez más recurrí a una encuesta en mi grupo Asperger y les pregunté si seguían manteniendo sus estereotipias, cuáles eran, en qué momentos las realizaban, qué sentían cuándo las manifestaban y si lo hacían en público o privado. Sus nombres no han sido escritos para respetar su privacidad. Estas fueron las respuestas de algunos que participaron:

-Yo me balanceo de hacia adelante y hacia los lados, es la única que he podido controlar para hacerla en privado, la de agitar las piernas es prácticamente imposible de controlar y a veces cuando estoy de pie me balanceo de un lado al otro. La de agitar las piernas la hago exclusivamente sentada, y casi nunca me detengo, ni cuándo como o escribo o hago algo, no existe ninguna distracción que evite que la realice. La de balancearme la hago sentada, parada e incluso acostada antes de dormir, si no lo hago es probable que amanezca con mucho dolor en todo el cuerpo porque me pongo muy rígida. Mi esposo ya ni se molesta, e incluso dice que no puede dormir sin eso, coloca su pierna encima de la mía para que él se mueva con mis estereotipias jajaja. Cuando no sabía que eso se llamaba estereotipia yo lo llamaba mi "autoarruyo", como casi nunca me detengo, te puedo decir cómo me siento si no las hago, y se siente HORRIBLE, me pongo super rígida y a las horas siento dolores musculares por todas partes, especialmente en el torso. Sé que no está incluido en la pregunta pero la única razón por la que quise controlar el agitar las piernas, es que es un movimiento muy notorio y ya se han burlado de mi por eso e incluso cuando estaba en la escuela eso apoyó los señalamientos de anorexia que me hacían porque dicen que las anoréxicas hacen ejercicios pasivos mientras comen para aliviar la culpa de comer. Me hubiese gustado tener una respuesta entonces.

-La estereotipia de las manos era en público y privado; pero ya no son notorias. La del balanceo es privado. En crisis es público y siempre me tapo las orejas. Muevo las piernas cuando estoy sentada, pero como he visto a varios compañeros hacerlo, supongo que es algo común. No lo sé. No sé si cuente, la verdad. Cada vez que las realizo, me siento aliviada, como si se me quitara una presión o peso de encima, algo así. Para controlar cualquiera tengo un secreto: saco la lengua y presiono entre los dientes. A veces me funciona.

-Suelo agredirme cuando me dan una orden, hablo sola. Realizo las estereotipias cuando estoy en privado y a veces cuando me llama la atención mi mamá o mi hermanita. Siento que cuando lo hago es para hacerme expresar o decir algo.
Artista: Cecilia García Villa.

-Yo muevo las manos como si condujera un automóvil. Lo hago en privado y a veces en público, cuando me pongo nervioso o quiero hacer algo rápidamente.

-Yo pienso en voz alta. Hay veces que tengo suerte y lo hago en privado pero en general lo hago en público. Cuando la gente me pregunta: ¿Qué? porque los confundo y creen que yo les hablo, me pongo a reír de vergüenza y les digo: "Ignórame, yo tengo la costumbre de pensar en voz alta".

-Muevo rápido las dos manos, arriba y abajo chocando los dedos índices, es un aleteo. Esto lo realizo, sobre todo, cuando estoy contento. También me pongo a andar en círculos en mi cuarto o por la casa entera hablando solo, haciendo como un teatrillo, sé que nadie me escucha pero hago como ensayando un discurso, algo tan ridículo como explicando cómo funciona y para qué sirve el diferencial de un coche o que le voy a decir a mi psiquiatra cuando la vea. Esto lo realizo cuando estoy pensando en algo que me inquieta u obsesiona. Lo hago en solitario, sin que nadie me vea, tengo la capacidad de reprimir todas esas rarezas por eso nadie me ve hacerlas, sólo se las he comentado al psicólogo y al psiquiatra. Cuando me doy cuenta que alguien me va a ver haciendo eso, paro y disimulo jajaja.

-Las estereotipias que conservo de niña, son: Mover los dedos aunque ya de forma disimulada y hacer bolitas con papel. El asunto es que me mantenga los dedos en movimiento. Lo hago cuando me siento nerviosa, sobrecargada o estresada. Al hacerlo me siento más relajada, aunque si lo hago por mucho tiempo sobrepasa la obsesión y termino peor, sólo debe ser por instancias. Cuando estoy en público, lo hago, pero con las manos en el bolsillo, y cuando es en privado, es más expresivo si no me ven.
Artista: Cecilia García Villa.

-Tiendo a repetir la palabra “Bueno”, hago gestos repetitivos, y siempre me sale un gesto o una palabra por temporada. Esto lo hago la mayor parte del tiempo y me sirve un poco para liberar la tensión. Lo realizo en público.

-De chiquita sobre todo (o en privado, en momentos de tensión) chuparme la lengua. La estereotipias que suelo usar con más frecuencia, es un balanceo tipo péndulo que permite “disimularlo” como un movimiento por aburrimiento, aunque su principal función es relajarme. Cuando voy caminando por la calle, hago un tambaleo con los dedos chocando el pantalón. La otra es pasarme la uña del dedo índice bajo la nariz. En público lo disimulo haciéndolo con el meñique mientras apoyo el mentón en la palma de la mano. En los momentos que lo hago es cuando estoy aburrida, incómoda, ansiosa o tensa. Hace poco fui a averiguar por unos trámites y me dejaron mucho tiempo esperando. Todo era muy desestructurado, con mucho ruido; terminé balanceándome (el clásico balanceo) en la silla. Luego comencé a girar la silla giratoria de un lado a otro. Hay que aprender a proyectar las estereotipias para poder disimularlas en entrevistas laborales, etc. Pero hay que usarlas cada tanto, ya sea en privado, en confianzas o disimuladas. Las estereotipias en nosotros es una necesidad para calmarnos, ayuda a canalizar nuestra ansiedad. Un alumno de mi madre daba vueltas en círculos y aleteaba con las manos cuando estaba tenso.

-Cuando estoy con ansiedad, me balanceo. Estas estereotipias las hago sin darme cuenta: A veces cuando me concentro en hacer algo y/o aprendo se me mueve la pierna, como brincando. Cuando estoy ansioso suelo mover los dedos a la palma de la misma. Suelo tirar de la polera sin darme cuenta. Cuando estoy nervioso o presionado, el cuello se me flexiona fuerte o se me tira de lado. Suelo golpear los dedos en las manos. Esto me ocurre tanto en privado como en público.
Artista: Cecilia García Villa.

-Cuando estoy hablando con alguien y estoy ansioso suelo agarrar cosas con las manos y jugar con ellas o jugar con las mimas manos.  También, a veces, hago girar objetos y hago ruidos con ellos. Me rasco la nariz. Todo esto lo hago tanto en público como en privado.

-Me balanceo de lado. Muevo las manos. Agito un pie cuando estoy sentada. Cuando hay como un centellazo de ansiedad o estrés me muevo más. Cuando hago esos movimientos es como si liberara estrés o ansiedad, me relaja, me calmo. Antes era en privado, ahora en donde sea. No me importa que me llamen cosas desagradables.

-Lo que yo hago es tamborilear los dedos, doblar una de mis muñecas de la mano hacia adentro, hacer ritmos con las manos y los dedos usando alguna cosa como instrumento de percusión, a veces camino de forma muy extraña pero solo por breves momentos, cuando hablo por teléfono suelo balancearme de un lado a otro sin darme cuenta al principio. La mayoría de las veces tengo estos comportamientos cuando siento que estoy ansioso o nervioso por alguna cosa, o cuando mi ánimo es exultante o eufórico. Solo siento que son acciones casi involuntarias porque la mayoría de las veces no me doy cuenta de que las hago, hasta que percibo que las estoy haciendo y entonces puedo controlarlo y dejar de hacerlo. Las hago tanto en privado como en público, aunque en este último caso lo controlo más.

-Siempre que me siento preocupado suelo mecerme, muevo las manos, me rasco. Esto me produce alivio. No me doy cuenta cuando comienzo a hacer las estereotipias, solo lo noto cuando ya las estoy haciendo.
Artista: Cecilia García Villa.

-Estas son mis estereotipias: Cambiar el acomodo de las cosas en función de una retícula que estructuro en mi mente. Masajearme las palmas de las manos. Tamborilear los dedos, sobre todo cuando tengo las uñas largas, generado sonidos específicos. Mover las piernas en exceso. Rascarme las manos y/o las piernas. Si traigo puestas pulseras o anillos moverlos constantemente. Voltear a ver a todos lados. No hay momentos específicos para hacerlas, pero si suelen presentarse con mayor frecuencia cuando estoy aburrido, muy molesto, me comienzo a dispersar y/o impaciente. Al realizarlas siento tranquilidad, pero, a la vez es una forma de enfocarme en un tema o situación que me aburre o me resulta tediosa y lejos de mi interés. Antes de tener conciencia te tener TDA y Asperger trataba de no hacerlas en público, pero, desde que tengo conciencia de ello, la verdad, lo hago en público y en privado, vivo el Asperger y el TDA con cinismo y descaro.

-Desde niña me ha gustado jugar con un mechón de cabello, lo doblo entre el índice y el medio, e introduzco el dedo pulgar entre el cabello de modo que se meta cabello entre la uña y la piel y esa sensación es relajante. Recuerdo en el colegio ir detrás de mis amigas (las tenía) todas de cabello largo agarrándoles el cabello que lo tenían más fuerte que el mío y era mejor la sensación, ellas solo reían y me dejaban su cabello. Ahora llevo el cabello corto y lo que hago es tocarme las uñas, paso mi pulgar por todas mis uñas constantemente, y como ya no las limo ni me las arreglo se me forman como relieves los cuales recorro constantemente, y generalmente tengo las esquinas muy puntiagudas y ahí me toco todo el tiempo, a veces me provoca ansiedad y tengo que dejar de hacerlo, pero luego vuelvo una y otra vez. También me muerdo mucho la piel por dentro de la boca, alterno lo de las manos con la boca, pero eso lo he visto hacer también a varias personas NT.

-Cuando estoy ansioso o me siento mal físicamente (algún dolor), me balanceo (de niño abría y cerraba las manos, pero lo controlé en mi adolescencia, ya no lo hago). Al hacer esto siento alivio y relajación, y lo hago en privado, aunque si la ansiedad o el dolor es mucho, puedo hacerlo en público.
Artista: Cecilia García Villa.

Estos son los testimonios de algunos adultos Asperger y sus estereotipias, y como ya lo he dicho en otras ocasiones: Yo no tengo manera de saber lo que opinan todos los aspies adultos del mundo, pero sí diré que de la gran mayoría que he tenido la oportunidad de leer opinando sobre las estereotipias, todos están de acuerdo en que no hay que tratar de eliminarlas en los niños ni prohibirle que las hagan, a no ser que implique autoagresión. Las estereotipias son necesarias porque ayudan a canalizar nuestra ansiedad y también a relajarnos en algunas oportunidades. De hecho, algunos de los adultos que fuimos diagnosticados tardíamente, ya tenemos conciencia de ello y no hacemos nada por reprimir las estereotipias que todavía tenemos (Aún no conozco a un adulto Asperger que no tenga alguna estereotipia).

Las imágenes utilizadas en este escrito, pertenecen a Cecilia García Villa, una excelente artista con el Síndrome de Asperger, y pueden encontrar más de sus obras en esta página:
https://www.facebook.com/CGVArte?pnref=story