miércoles, 16 de diciembre de 2015

El amor (Primera Parte) desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger.


Un factor muy importante que hay que considerar, dentro de la relación con una persona Asperger, es que no todos demuestran el amor que sienten hacia la otra persona de la manera convencional a la cual estamos acostumbrados. Me explico: Para un aspie quizás sea más práctico hacer algo por la otra persona, que decirle con palabras románticas lo mucho que la quiere. Una demostración con hechos, vale más que mil palabras.

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

 ¿Un aspie puede amar?  


-Sí, pero nunca he sido correspondido.

-Sólo una vez, con un mal resultado.

-Los autistas no se pueden enamorar porque tienen problemas con la dopamina y la oxitocina, hormonas que regulan el afecto y la pasión. A ver, puede que no sea el caso de todos, el debate está abierto!!

-¿En serio? Porque yo estoy enamorado de mi pareja.

-No puede ser el caso para todos, por eso se llama Espectro.

-Nah, TEA o no, nos enamoramos igual. No somos insensibles tampoco. Ahora, hablando de mi caso puntual, me es muy complicado confiar, en consecuencia enamorarme, pero no porque no pueda, sino porque estudio en exceso a la persona. Es algo que puede llevarme perfectamente años. Eso sí, tanto en amistades como en cuanto a enamorarme, el sentimiento me dura mucho más que en la media. Es como si quedara más marcado en la memoria y no se borrara nunca (y obviamente opto por mantenerme a la defensiva, es justamente por lo cual estudio tanto a las personas antes de aceptar llamarles amigos, o como el caso al que se hace referencia: Enamorarme).
Fotografía: Camilo Cuevas.

-El otro día una psiquiatra me decía que los Asperger no amaban, que no sabían diferenciar entre el amor que tienen a su perro o a su familia. Supongo que tendrá sus motivos y su experiencia, pero me llamó mucho la atención. Imagino que se refería a que a los casos clínicos que van a su consulta les pasa eso.

-Mis perros son mi familia. O mejor dicho pueden llegar a ser más importantes que muchos parientes.

-He sabido de Aspergers que dicen que tienen capacidad limitada para amar. Lo que sucede es que, al carecer de la lectura interna y externa de las emociones, les cuesta leer su propio amor. Suceden cosas que van desde un dolor de muelas hasta una ingerencia envidiosa y "se les va la señal". Algunos creen que el amor es solo una completa entrecomillación de los deseos del otro, se frustran muy pronto. Pero el amor es más que eso, no es definirte por el otro, sino enriquecerte por él. El amor verdadero preserva la verdadera identidad.

-Yo digo que sí nos podemos enamorar, pero nos cuesta trabajo en expresarlo.

-Los Asperger somos tan capaces de amar como cualquier otra persona, sólo que debido a nuestro síndrome somos un poco más tímidos.

-Como todo en la vida de un aspie, incluso amar, es un proceso que se puede aprender; estar pendiente de quien amas, simpatizar con sus sentimientos, son procesos que pueden ser aprendidos. Ojalá yo hubiese aprendido antes lo que sé, lastimé y me lastimaron mucho para pulir el proceso. Dicho esto, te digo que estás en una edad maravillosa, no dudo que estés a la altura para amar, mi duda es, más bien, si alguien está a la altura para ti; si bien valoro estar en pareja, extraño mi soledad que también disfruto.

-Que haya problemas en la regulación, no significa que no podamos enamorarnos, creo que con mayor razón nos puede llevar a aquello, ya que el enamorarse es una bomba que dura de manera no patológica hasta un máximo de seis meses. Lo difícil está en amar, pero tampoco es algo que deje exentas a las personas TEA. Claro, es lo que pienso, de ahí a que sea verdad jejejje. 
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Una cosa es el enamoramiento y otra es el amor. En el amor no intervienen hormonas, sino el discernimiento.

-Creo que es probable que quien no se haya enamorado nunca confunda enamoramiento con enamorarse. Obviamente es una inferencia. Incluso lo noto mucho cuando la gente habla en general.

-Muchas veces tenemos eso que 'racionalizamos' tanto lo que nos sucede y sentimos que por ahí confundimos los tantos. Lo veo mucho, principalmente en aquellas personas que dicen que no "saben si se han enamorado o no". Yo por ejemplo nunca me he vuelto "loco" por una chica, aunque me pasó que he sentido mucho cariño por una en especial.

-Yo no he tenido tiempo para tener una relación por cosas de la vida. Hace poco, unos 5 años, he tenido más libertad, pero eso de aprender sobre la marcha es terrible, pero aprendes a porrazo y acierto. Ahora prefiero estar tranquilo.

-Yo ahora mismo estoy muy enamorado de mi pareja, que por cierto es mi primer pareja, y ambos nos hemos correspondido y compaginado muy bien.

-He sentido atracción sexual nada más...

-Honestamente, no estoy seguro si he estado enamorado de verdad alguna vez...

-Las veces que lo he notado de manera consciente, he preferido “esconderme bajo la cama”, por así decir.

-Pues yo amo a mi pareja. Si eso no es amor no sé qué puede ser.

-¿Qué es Enamorarse?

-Tal vez nunca encontremos a nuestra pareja ideal y nos conformamos con alguien que cumpla nuestras mínimas expectativas, o tal vez algunos de nosotros tenemos exigencias muy rígidas, casi imposibles para otro ser humano. En concreto, busco algo platónico, sin intimidad, algo intelectual, espiritual... no sé cómo explicarlo, tal vez yo podría ser feliz así, pero nadie sería feliz a mi lado de esa manera. ¿Estoy mal? ¿Soy un enfermo? ¿Soy un desquiciado? Yo disfruto las relaciones a larga distancia, porque no hay contacto físico, y es algo que no me gusta, soy una especia de buscar relaciones intensas espirituales, a veces pienso que mis limitaciones las estoy llevando a grados muy extremos, y me acuerdo de la historia triste y solitaria de Jorge Luis Borges, en la resignación de concebir el amor platónico tras sus constantes fracasos amorosos.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-En algunos casos debemos ser flexibles y no dejarnos llevar por estereotipos, ni físicos, ni exigencias que nos alejen de la posibilidad de ser feliz al lado de alguien que podría hacernos felices. Ya que si buscamos la perfección o deseamos un prototipo de persona, no se acerca a alguien real, sino más bien a algo que no existe. Es mejor tratar de ser feliz con alguien que te quiera de forma sana, que esté dispuesta a ser fiel y hacerte feliz.

-Existimos aspies que con pareja -en mi caso, esposo- no tenemos ni idea de lo que es "amor" en sentido estricto, y la verdad no nos ha interesado o no hemos sentido esa necesidad. Antes que me malinterpreten, no me considero una persona insensible a propósito, tampoco alexitímica y menos psicópata, pero la verdad es que no comprendo muy bien qué es ese sentimiento o qué tiene de particular, salvo lo que me dice la literatura. Yo convivo con mi esposo, nos cuidamos mutuamente; él es mi intérprete social, una de las pocas personas que no se ha decepcionado de mi mutismo selectivo y de mis estereotipias. Tiene mucha paciencia a pesar de que no entiende mi condición, y en general me apoya. Me siento bien con él, no me incomoda la mayor parte de las veces. Es poco expresivo pero yo soy todavía más parca y restrictiva. Tenemos dos hijitas a quienes adoro -aunque racionalizándolo suelo pensar que tiene que ver con supervivencia, pero trato de ignorar esa idea por el bien de ellas-, a quienes doy abrazos y besos porque considero que son necesarios para su adecuado desarrollo psicológico. Me gusta estar con ellas, son las personitas más agradables que conozco, las únicas con las que puedo conversar sin perturbarme o quedarme muda. Con nadie más soy así, ni siquiera con mis familiares (no tengo amigos así que no podría decir nada al respecto). Sí, podría ser que analizo mucho, porque siempre estoy “craneando”, pero es mi forma de ser, es lo que soy. Toda la vida tuve dificultades para reconocer e interpretar gestos ¿qué esperar, entonces? y, casi todo el tiempo, en diferenciar las expresiones emocionales de los demás. Mi ánimo en general es el mismo aunque tiendo a la depresión o mejor dicho al “quemeimportismo”.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 ¿Cuál es la diferencia entre amar y querer?  



-Amar es un sentimiento mucho más fuerte que el querer.

-En el budismo se usa este ejemplo: "Si usted ve una flor y la quiere, la va a arrancar y se la va a llevar, pero si usted ama a esa flor, la va a dejar que crezca y la va a cuidar".

-El querer es de otro para uno, el amar es de uno para el otro. El que quiere, teme perder. El que ama muere por dar.

-Hay otra frase que me gusta mucho, a parte de esa de Buda que escribieron mas arriba, y que describe muy bien esta diferencia, y es: "Amar es darlo todo sin pensar, querer es dar sólo lo que pensamos que vamos a recibir". En realidad yo podría decir que sólo amo a mis hijos, yo sólo doy y doy por ellos, sin desear ni esperar recibir nada a cambio. Amo a mis hijos incondicionalmente, aunque ellos no lo hicieran, en cambio a cualquier hombre, incluso mi marido, se podría concluir que lo quiero, porque doy para recibir algo a cambio. Si él me llega a defraudar o ya no me trata como quiero, ese "querer" mío se acaba. Por lo tanto no es incondicional.

-Los griegos diferenciaban el amor en cuatro facetas: El Eros (atracción sexual); el Storgé (el amor que sentimos hacia nuestras familias o amigos); Philia (aquel que nos impulsa a hacer el bien común, como por ejemplo: Cuidar a nuestras mascotas) y el Agape (es un amor desinteresado, no importa si no nos devuelven lo que damos: Dar es lo principal). Quizás de ahí la confusión que aparece cuando hablamos de "estar enamorados" o "sentir amor". Se nos mezclan las diferentes facetas o asignamos unas adonde no deberían ir.
Fotografía: Camilo Cuevas.

¿Cómo saben cuando están enamorados y no es sólo deseo, atracción, cariño o similares



-Cuando dejas de preguntarte eso sobre la persona con la que quieres estar. No sé si es cuestión de encontrar a esa persona o más bien de encontrarte antes a ti mismo.

-Yo sé cuándo me gusta alguien, porque me apetece tener contacto físico con él. Pero de todas formas, me cuesta mucho identificar mis emociones.

-Pienso que sabes que estás enamorado cuando encuentras a una persona que te da paz, te llena de felicidad sin motivos, te hace sonreír con sólo escuchar su voz, te hace soñar y pensar que todo lo puedes, te da fuerzas para seguir adelante, tu corazón se desespera cuando hablas con ella, los ojos te brillan y muchas veces no te salen las palabras, te pones nervioso, así todo tembloroso. Amar es algo espiritual y eso es algo que dura mucho tiempo!

-Yo siempre tengo la mala suerte de que me enamoro a solas. Ninguna chica corresponde a este sentimiento, y por lo visto parece que siempre será así.

-No se angustien, para los demás tampoco es fácil, pero sí decirles que tengan esperanzas, siempre hay alguien para uno que lo acepta, tolera y ama sobre todo. A mí me ha pasado por inocente, he caído en relaciones tormentosas, un matrimonio de casi 17 años, y hace una década tener la persona correcta, la que me entiende, ese compañero que entiende mi condición, más ahora que tenemos un hijo ya diagnosticado y un hijo por diagnosticar.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-¿Qué es lo "ideal"? ¿Lo que nos sirve, lo que nos satisface, lo que nos apasiona? No es agradable que "te gusten las manzanas, pero vivas en un naranjal" o que "te guste el mar, pero vivas en las montañas". Porque siempre el anhelo por lo que no es, será una espina en el corazón. La cuestión es: ¿Para qué queremos el amor? ¿Para no sentirnos solos, para poder dar lo que tenemos o para sentirnos realizados como personas? ¿Y si ese amor, que quizás sea bueno en sí mismo, no satisface nuestras expectativas? ¿Nos mantendrá amargados porque no es el "ideal"? Creo que la felicidad es estar completos con lo que somos, y si alguien llegase a nuestras vidas, a esa persona la integraríamos a nuestro mundo, sin tener la necesidad de modificarlo; para que, si mañana se fuera, no se llevara nada porque nada trajo.

-Bien dicen que el amor no es una cuestión de buscar a alguien que me haga 'feliz' cuando estoy mal. Más bien el amor se trata de compartir un estado de plenitud personal que hemos encontrado por nosotros mismos con alguien a quien consideramos especial.

-Lo ideal es tener a alguien con quien compartir tu mundo y que te comparta el suyo, ser independientes, ambos libres, ser complemento el uno del otro.

-Nunca busqué el amor ni la felicidad, son resultado de un trabajo. Si me preguntan por felicidad, la definiría como "realidad dividido por expectativas".

-Ese paradigma de la "media naranja" o que "eres la mitad de algo que falta por completar" no me cuadra. Eres un ser completo y el que te acompaña también es un ser completo, con sus sueños, expectativas y necesidades. Dos seres completos que aceptan, en negociación permanente, vivir juntos y crear una realidad original...demasiado original para mi gusto.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la elección de una pareja:  



-Si tenemos dos opciones o dos caminos: A y B, y elegimos el A, tenemos que darle para adelante por ese rumbo confiando en nuestro instinto de elección. Lo peor que podemos hacer es elegir A y andar caminando pensando: 'Y si hubiera elegido B'. Luego desandar el camino y elegir 'B', para decir otra vez: 'la p...debería haberme quedado con A'. Ni hablar si tuviéramos más opciones todavía para escoger.

-Siempre existe una tendencia de mirar lo que no se tiene, pero en esos casos varía cuál sea el grado de compromiso de esa persona hacia su pareja. También ocurre otra cosa: En el enamoramiento se tiende a idealizar a la pareja. Pasado X tiempo se empiezan a ver los defectos de la persona que antes no se notaban. Ese es el momento crítico que hace que sigas con la persona y te enamores o cambies de interés. Creo que a mucha gente lo que le pasa es que quieren quedarse con la etapa del enamoramiento en donde todo parece ser perfecto. Por eso lo primero que busco en la otra persona son sus defectos. Si no los veo, me preocupo.

-Es lo mismo que pasa con la computadoras y celulares, tienes uno y aparece otro mejor. Yo creo que nosotros elegimos, pero ellas deciden, esa es la cuestión.

-Creo que se debe a que el proceso de elección siempre está presente, por lo tanto una vez que algo está conseguido, elegir sigue siendo una opción y más que saltarse de la A a la B, uno empieza por la A, luego vemos la B e inmediatamente nos damos cuenta que también hay C,D,E,F...etc, etc. No queremos poseer lo que es distinto a lo que tenemos, sino experimentar con el que "pasaría si lo tuviésemos". Pero eso es como cosificar a las personas, usarlas un rato para nuestro placer y beneficio y después desecharla porque ya no nos sirve o vimos otra "cosa" mejor.

-No sé qué "rayos pasa", pero las buenas relaciones las boicoteo y termino con el corazón roto de dolor a pesar de haberlo provocado yo.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Los seres humanos manejamos nuestra conducta hacia el sexo opuesto desde el primer momento con nuestros padres, los hombres basan su conducta de acuerdo a cómo fue su relación materna y las mujeres de acuerdo a cómo fue su relación paterna. En mi caso las mujeres siempre fueron un misterio total, algo inmanejable y abrumador, con el tiempo aprendí a entender a las féminas y a tener novia. Todo por tener una madre muy difícil, tanto que en casa la familia la apodaba "la generala", algo que para un Asperger sólo significó una actitud sumisa para sobrevivir. Puedo contar el caso de un amigo cuya madre era accesible, una señora europea que siempre habló abiertamente son sus hijos sobre sexo y sobre cómo eran las relaciones y el comportamiento de las personas y su manera de relacionarse, claro, mi amigo es alguien alejado completamente del espectro autista y de él aprendí algunas cosas interesantes, tal vez por imitación o por razonamiento, pero él siempre se llevaba a las más bonitas.

-Yo era el tipo de persona que alejaba a los demás, pero examinándome noté que las malas experiencias del pasado me hacían rehuir a algo nuevo, porque en el fondo creía que la historia se repetiría. Para elegir a alguien, primero debes conocerte a ti mismo y madurar, eso evitará que te ilusiones con el físico y otras cosas superficiales, aparte a algunos les gusta lo que sienten y cómo se sienten. Un día están enamorados de una y luego siente lo mismo por otra al poco tiempo; eso se llama encapricharse, y eso no es nada de plan A o B, es simplemente inmadurez emocional, y a la larga causará mucha confusión a quien sigue con eso y no aprende a ver que quiere, quien es y controlar sus emociones y ego.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre San Valentín:  



-Me deprimo cada vez que está cerca el día de los enamorados porque no tengo a nadie con quien pasarlo. Me sentiré solo, mientras que la gente "normal" sí tiene con quien pasarlo.

-Aunque no lo celebro, todos los días del año ando solo en cuestiones de pareja. Algún día ya no estaré solo en la cuestión de tener una pareja.

-Más bien en mi caso, es una fecha latosa y aburrida, pretexto de un consumismo bobo, además de un efímero y falso eudemonismo.

-Yo tengo esposo...y esa fecha me da igual. Me dan igual todas. Es puro mercantilismo...

-A mí también me da igual, pero donde se me olvide, hay problemas serios con mi esposa.

-Olvido fechas realmente importantes como los cumpleaños. Estas otras fechas para estimular el consumismo, ni las determino. El amor, si así le dicen a mis sentimientos hacia los demás, es para expresarse todos los días.

-Yo prefiero llamarlo "Sin Valentín". Hoy por hoy el amor "romántico" me gusta más verlo escrito, que sentirlo en la piel. Reitero:"Hoy por hoy".

-Ni me va ni me viene, es una fecha puramente comercial.

-Yo he tenido tan mala suerte que no me desvelo por esa fecha. Prefiero mantenerme en mi "sarcófago de hielo" hasta que me llegue alguien que valga la pena.

-Yo soy romántico, lo que pasa es que las desilusiones me han cerrado un poco el corazón. Es una forma de protegerme.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:
https://www.flickr.com/photos/camiloray/

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el Síndrome de Asperger: