martes, 1 de noviembre de 2016

Experiencia de vida de Cristián, un joven con el Síndrome de Asperger.


Hola, mi nombre es Cristián Rodrigo Barraza Astudillo, tengo 24 años, vivo en Santiago (Chile), estudio Biotecnología y tengo el Síndrome de Asperger, y quiero contarles cómo ha sido mi vida hasta ahora. Nací el 28 de Enero de 1992 en Santiago (Chile). Hasta donde yo sé, no hubo nada particularmente especial o anormal en mi nacimiento, salvo quizás el hecho que nací mediante cesárea. 

Los recuerdos de mi infancia más temprana son muy difusos, y solamente desde la época en que tuve 5 años, o por ahí, tengo aunque sea una pizca de claridad sobre mis recuerdos. Entre lo que puedo recordar y lo que me han dicho mis padres, puedo decir que aprendí a leer y escribir con una facilidad impresionante, mayor que la de otros compañeros (por lo menos en los primeros años en un colegio). Yo era un niño enérgico, alegre, hablador y hasta carismático, pero yo era de los que hacían berrinches y pataletas cuando algo no me gustaba. También era muy frágil emocionalmente y lloraba cuando me retaban injustamente. También era (y todavía soy) muy creativo. Yo era muy ingenuo y tenía una enorme dificultad para entender sarcasmos y frases de doble sentido. También tenía grandes problemas para entender convencionalismos sociales, y una honestidad brutal, que muchas personas consideran hiriente y hasta excesiva. De hecho, durante muchos años yo no sabía mentir en absoluto, y si bien eventualmente aprendí, odio mentir y las mentiras en sí, y las pocas veces que miento, hago uso de las mentiras como armas en contra de gente que yo considere que se lo merezca (no lo hago como un fin en sí mismo), e incluso, en esos casos, siento mucha culpa y remordimiento por haber mentido. Además, yo era muy impulsivo (pero ya no), y me esforzaba demasiado en tratar de ser como los demás, en intentar ser popular. Esto hizo que muchas veces yo pareciera casi histriónico en mis comportamientos, y también constantemente hacía bromas ligeramente pesadas, pero sin mala intención, sino que para intentar imitar a otros y ser popular. Lamentablemente mis esfuerzos por ser popular y querido fracasaron miserablemente, pero voy a ahondar en ese tema más adelante. Siempre he sido bastante testarudo. También recuerdo que tenía pesadillas con frecuencia, y que estaban relacionadas con la oscuridad, y me hacían despertar llorando. Afortunadamente este miedo a la oscuridad desapareció con el tiempo.




También me asustaban mucho los sonidos muy fuertes, e incluso actualmente, tengo un oído muy desarrollado y me molestan de sobremanera los sonidos muy fuertes, sobre todo los agudos. También tengo un excelente sentido del tacto (físico), por lo que casi siempre me doy cuenta cuando alguien me toca o me pasa a llevar. Sin embargo, tengo pésimo olfato, y soy miope, necesitando lentes, aunque los uso solamente en casos en que en verdad sean indispensables. Originalmente mi color favorito era el azul, eventualmente fue el verde, y desde el 2007 mi color favorito es el negro. Desde que tengo memoria que me gustan los animales (solamente los vertebrados eso sí) y la ciencia en general, sobre todo la biología. Además, desde que usé un computador por primera vez, navegar por Internet se convirtió en un hobby para mí. Lo mismo pasó cuando conocí los videojuegos. También desde esa época me gustan los superhéroes de comics y los robots.Soy muy bueno para el idioma inglés. Si bien soy, en general, un tipo bastante serio, yo sí tengo sentido del humos, aunque en general, mi sentido del humor es un poco...ácido. También me he vuelto en un gran fan de la ciencia ficción, la saga Halo. También me gustan ciertas historias y sagas de fantasía, como la saga de El Señor de los Anillos de Tolkien.

Yo estudio Biotecnología, una carrera focalizada en la biología y la química.Básicamente consiste en usar los conocimientos de Bioquímica para intencionalmente usar y/o modificar seres vivos y/o procesos realizados por seres vivos, ya sea de forma directa o indirecta, ya sea a nivel superficial o microscópico, para darle un uso humano.Está muy relacionada con Ingeniería Genética, y también con los transgénicos; estos últimos tienen muy mala fama debido a imbéciles que se dedican a demonizarlos como si su vida dependiera de ello, usando mentiras y falacias a diestra y siniestra.

Entre primero y cuarto básico, si bien hubo diversas personas con las que me llevaba bien (sobretodo profesores), también habían compañeros de curso con los que me llevaba mal, debido a los rasgos de mi personalidad que eran poco convencionales. Esto empeoró en quinto básico, ya que desde ahí me hicieron un constante bullying durante varios años seguidos (especialmente 2 malditos canallas que odio con todo mi ser, y créanme que tengo calificativos mucho más insolentes y groseros para ellos). Yo siempre fui muy pacifista, pero en cuanto al bullying que me hacían, fui tan excesivamente pacifista (y cobarde) que casi nunca me atreví a hacerme respetar ni defenderme, siendo siempre el que terminaba huyendo o suplicando piedad en las peleas, nunca enfrentándolos de verdad. Tampoco ayudaba el hecho que yo era un debilucho durante toda mi etapa escolar, y recién dejé de serlo al salir de cuarto medio, y tengo niveles de fuerza bruta bastante decentes para alguien que no hace deporte. Hablando de deporte, las clases de educación física eran una pesadilla para mí; aparte de mi patéticamente baja fuerza bruta, mis otras capacidades físicas eran casi igual de malas, por lo que mis capacidades deportivas eran patéticas, al punto que un nombre alternativo para la clase bien podría haber sido "Cristián Barraza haciendo el ridículo". Usaban mi falta de talento para el deporte como excusa para burlarse de mí y humillarme, y teniendo en cuenta que yo tenía malos reflejos en esa época, usaban pelotas de fútbol, voleibol e incluso basquetbol para practicar tiro al blanco conmigo (lo que hizo que durante mucho tiempo le tuviera casi fobia a los pelotazos). Además, una de mis tibias es ligeramente más corta que la otra, lo que hacía que me fuera muy difícil poder caminar sin tambalearme ligeramente hacia los lados, un poco como un pato o pingüino, lo cual era otra excusa que usaban para burlarse de mí (este problema para caminar lo solucioné con plantillas).

Un dibujo de Colossus, un superhéroe de Marvel que puede transformar su cuerpo (por dentro y por fuera) en metal, volviéndose muy fuerte y resistente. Obviamente, la ilustración no fue hecha por mí.


Además, durante esta época empezaron a aparecer nuevos rasgos Asperger en mí, como el hecho que me fui volviendo cada vez más tímido y callado, y empecé a tener enormes dificultades para usar y entender lenguaje no verbal, y para gesticular. Además, cuando me empezó a cambiar la voz y se volvió más grave, me costó mucho adaptarme a mi nueva voz, específicamente me costaba modular. Todo esto lo usaban para burlarse de mí. También se aprovechaban de mi ingenuidad para mentirme y darme falsos consejos e información que terminaban perjudicándome, y para fingir que se arrepentían del bullying que me hacían, otros fingían ser mis amigos solamente para que yo bajara la guardia y poder apuñalarme por la espalda con mayor facilidad. Pero además de lo anterior dicho, mi Síndrome de Asperger me dificulta (por sobre todas las cosas) interactuar con mujeres; hasta el día de hoy ninguna mujer se ha fijado en mí, y en la época en que iba al colegio, muchas minas (para los que no conocen la jerga chilena, "mina" es una forma informal de decir mujer, y como estoy acostumbrado a usar este término en mi habla cotidiano, lo voy a usar de forma aleatoria en vez de decir mujer) no solamente me ignoraban en el ámbito amoroso/sexual, sino que mi propia existencia y presencia eran intrascendentes, como si yo fuera un simple macetero, una planta, un adorno inútil; y también habían otras que se burlaban de mí y me insultaban, ya sea de frente o a mis espaldas. Además, tuve un fuerte acné, que no le hizo ningún favor a mi apariencia. Mi timidez hacía que casi nunca me atreviera a interactuar con alguna mina, y muchos de mis compañeros de curso decían que yo no tenía interés en las mujeres y que yo era gay (lo cual no es verdad) y usaban esta "homosexualidad" como otra excusa más para burlarse de mí. De hecho, lo hicieron tanto que instintivamente terminé considerando la homosexualidad como algo malo y detestable y me volví homofóbico (por cierto, actualmente ya no soy homofóbico en absoluto). Básicamente, hicieron todo lo posible para magnificar todos mis defectos tanto como les fuera posible, para convencerme de que yo era un patético inútil que valía mierda, un fenómeno (en el sentido negativo de la palabra), atacando mi autoestima desde todos los flancos. Además, hay que tener en cuenta que yo era muy frágil emocionalmente. Todo esto empezó a dañar mi autoestima, y mis notas empezaron a bajar enormemente (antes de esta baja, mis notas eran bastantes buenas en general). Si bien originalmente yo intentaba defenderme y hacerme respetar, a medida que mi autoestima disminuía, también disminuía mi voluntad para defenderme, y cada vez me dejaba pisotear más y más. Eventualmente, para cuando llegué a segundo medio (el peor año de mi vida), mi autoestima estaba completamente destruida, y no sólo quise, sino que planeé cómo, cuándo y dónde suicidarme (tirándome desde la azotea del edificio donde vivo, o sea, desde una altura de 18 pisos). Esto marcó un antes y un después en mi vida, y desde ahí que ya no soy el mismo.


Una imagen de Halo 5, que muestra a un Guardián (enorme robot parecido a un pájaro y con una altura de 1 kilómetro y medio, de fabricación alienígena).



No me suicidé porque mis padres me llevaron a un psiquiatra (que eventualmente supe que no sabía nada sobre el Síndrome de Asperger), que me dio un medicamento que (eventualmente) supe que era para esquizofrénicos, pero yo JAMÁS lo he sido, por lo que el medicamento no me sirvió para nada, ya que estaba casi igual de triste y depresivo, pero mi voluntad se puso tan débil que no me atrevía a suicidarme, aun siendo que a finales de ese año quise suicidarme de nuevo. Seguí tomando ese medicamento de mierda hasta mediados de tercero medio, cuando decidí mandar a la mierda al psiquiatra y suicidarme, pero no lo hice al saber por primera vez que yo tenía algo llamado Síndrome de Asperger, lo que me permitió entenderme a mí mismo un poco mejor. Poco después, me empezó a gustar mucho una mina de segundo medio que estaba soltera, pero mi timidez de mierda impidió que cruzara más de un par de palabras con ella para cuando egresé de cuarto medio. Durante los últimos 2 años de mi época escolar, el bullying hacia mí bajó considerablemente, pero el daño ya estaba hecho. Hubo diversas personas con las que (aparentemente) me estaba llevando mejor, e incluso pensaba que nos estábamos volviendo amigos. Sin embargo, cerca de finales del año siguiente (2011, mi primer año en la universidad), algunos de los que fueron compañeros de curso cuando estaba en el colegio organizaron una fiesta en que nos reuniríamos los que alguna vez estuvieron en el curso, pero se fueron antes). Lamentablemente, entre los invitados estaban los 2 malditos canallas que ya mencioné como los que más bullying me hacían. No sólo eso, sino que resulta que durante mis últimos años escolares, yo estuve convencido de que algo andaba mal con sus mentes, algo raro. Después de egresar de mi colegio, hubo un tiempo en que me puse a investigar por Internet sobre psicopatía, y me enteré que estos 2 poseían todas las características necesarias para ser considerados psicópatas (no, no todos los psicópatas son asesinos, por cierto). Así que le dije a uno de los organizadores de esta fiesta (quien era un tipo que yo pensaba que era mi amigo, y de hecho varias veces me decía que era mi amigo y trataba de convencerme de ello) que no invitara a estos 2 canallas, debido a que eran psicópatas, y también debido al odio mutuo entre estos 2 y yo, junto a todo el daño que me hicieron (y este "amigo" sabía perfectamente todo el bullying que me hicieron esos 2 malditos). Pero mi "amigo" hizo caso omiso. Así que en el grupo de Facebook que se hizo para difundir la fiesta, revelé que estos 2 malditos eran psicópatas, y como respaldo, adjunté un link a una página que hablaba en extenso y en detalle sobre la psicopatía y psicópatas. Hasta el día de hoy, todavía no tengo completamente claro cuáles fueron las consecuencias de esto, pero lo que sí sé es lo siguiente: No sé si cancelaron mi invitación al evento (la página del evento sólo podía ser accedida por los que habían sido invitados) o cerraron la página del evento (no tengo idea si el evento en sí fue cancelado), pero no pude volver a ver la página del evento. Simultáneamente, este "amigo" me retó y recriminó por haber dicho lo que dije. Con todo esto, me di cuenta que este imbécil nunca fue mi amigo, y que su verdadera lealtad estaba con uno de los 2 malditos (específicamente, el que yo más odio). Así que se ganó mi odio este traidor y lo bloqueé en Facebook. Un tiempo después, el maldito canalla que yo más odiaba de los 2 (y que yo ya había bloqueado en Facebook desde hace mucho tiempo antes) usó la cuenta de un amigo suyo (y que era contacto mío) para decirme que si se encontraba conmigo me iba a partir la cara. Pero a estas alturas, me negué a seguir dejándome intimidar por este tipo, así que no le tengo miedo, porque no importa lo que quiera hacerme, yo voy a estar dispuesto a hacerle lo mismo. Pero al mismo tiempo, no quería seguir perdiendo mi tiempo, así que bloqueé a este amigo de él, y a todos los que yo sabía que eran relativamente cercanos con él, junto con eliminar de mis contactos a casi todos los que alguna vez estuvieron en ese maldito colegio, rompiendo todo contacto con casi todos ellos, y dándome cuenta que nunca tuve amigos de verdad en el colegio. Fue una epifanía amarga y dolorosa, pero esta era la verdad, y no me quedaba más que aceptarla y seguir.


Esta imagen muestra parte de una molécula de ADN, sustancia extremadamente importante en mi carrera.


Al entrar a la universidad, si bien ya no estaba en un ambiente hostil (los compañeros de carrera de mi generación fueron MUY simpáticos conmigo), los traumas del bullying, humillación y planes suicidas me dejaron con Síndrome de estrés post-traumático, por lo que mi pasado me siguió atormentando y amargando la vida, además de dejarme con una EXCESIVA fragilidad emocional. Además, todavía me gustaba mucho esa mina de mi colegio (la que mencioné antes) y no podía parar de pensar en ella, hasta que en Septiembre de mi primer año en la universidad supe que se puso a pololear (en la jerga chilena, pololear significa tener una relación de pareja con alguien, pero sin estar casados) con un pendejo que iba 2 cursos debajo de ella. Teniendo en cuenta lo fragilísimo que yo estaba emocionalmente en ese momento, esto fue la gota que rebalsó el vaso, y tuve unas ganas de suicidarme, tan serias como las que tuve en segundo medio (por cierto, todo esto que acabo de mencionar ocurrió un poco antes del quiebre definitivo con mi colegio). No me suicidé porque fui a otro psiquiatra (esta vez uno de calidad) y me recetó un antidepresivo, y si bien hizo que me sintiera bastante mejor, ya era tarde para impedir que me haya ido HORRIBLEMENTE mal en TODAS las asignaturas que tuve en mi segundo semestre (las reprobé todas). Al año siguiente, anduve intentando encontrar algún antidepresivo que no tuviera tantos efectos secundarios como ése, y después de 2 intentos, encontré uno óptimo, que tomé hasta finales del 2014. Si bien este antidepresivo me ayudaba, no me ayudaba lo suficiente, pero yo estaba convencido que era cuestión de tiempo, que eventualmente este medicamento me ayudaría más. Sin embargo, eso no pasó, y los efectos beneficiosos se estancaron, por lo que si bien mi rendimiento académico no era tan malo, estaba avanzando a un ritmo MUY lento, por lo que estoy horriblemente atrasado en mi carrera, y mis compañeros de carrera de mi generación me han dejado MUY atrás, por lo que he ido perdiendo contacto con muchos de ellos. Además, me ha dado la impresión de que (en general) la mayoría de mis compañeros de generaciones más nuevas han sido más indiferentes conmigo. Además, me ha dado la impresión de que (en general) la mayoría de mis compañeros de generaciones más nuevas han sido más indiferentes conmigo. 

A principios de 2013, llegó a mi carrera una mina que yo encontré bonita, y además, supe que era bastante inteligente y atea (voy a hablar del tema de religión después). Sin embargo, ella ya estaba pololeando, y lo supe muy rápido, así que no me hice esperanzas, ni sufrí. Pero resulta que a comienzos del 2014, ella me mandó una solicitud de amistad en Facebook, y la acepté, pero vi que estaba ¡soltera! Además, ella fue la primera persona en ese año que me deseó un feliz cumpleaños por Facebook (y de las pocas que lo hizo en absoluto). A medida que fui viendo y analizando lo que posteaba en Facebook, junto con su personalidad, ella me empezó a gustar, y cada vez estaba más seguro de que quizá podríamos tener personalidades compatibles. Si bien había asignaturas que teníamos en común, no me atrevía a interactuar con ella directamente, hasta finales de Mayo de ese año. Aun así, mis interacciones con ella en persona no pudieron ser mucho más que saludarnos y despedirnos, aunque me hubiera encantado poder lograr interactuar más con ella. La mayoría de nuestras interacciones eran comentarios que yo hacía respecto a ciertas cosas que ella publicaba en Facebook, comentarios con los que ella estaba de acuerdo. Lamentablemente, después del primer semestre de ese año, no volví a tener clases con ella, y de hecho, no la volví a ver, y ni siquiera sé si todavía está en la carrera o se cambió.


Imagen de los Nazgul, espectros del universo del Señor de los Anillos que originalmente eran 9 hombres, que eventualmente se convirtieron en esclavos de Sauron.


El hecho es que en Septiembre de ese año, me doy cuenta de que eliminó su cuenta de Facebook y creó otra, pero extrañamente, si bien en su otra cuenta tenía varios contactos en común conmigo, en ésta no teníamos ningún contacto en común, y hasta el día de hoy, el único contacto en común que tenemos es un cierto profesor de mi universidad (y que yo agregué posteriormente a todo esto), y nunca me dijo nada, ni nunca me agregó. Poco tiempo después, supe que estaba pololeando con un tipo de la carrera, pero ese no era el principal problema, sino el hecho que era precisamente un tipo de mi generación que odio. Resulta que originalmente me llevaba bastante bien con este tipo y lo tenía como contacto en Facebook, pero de un día para otro (en Septiembre del 2012), sin ninguna advertencia ni palabra previa, me bloqueó en Facebook. Hasta el día de hoy él no me ha dado ninguna explicación, y como yo solamente bloqueo en Facebook a gente que odio, entendí que este tipo me odia y que su simpatía era falsa y cínica, y por eso lo odiaba. Además, tengo un amigo que también se llevaba bien con este tipo pero que también terminó odiándolo (de manera completamente independiente a mi caso), y además me contó que este cínico era muy poco fiel con sus parejas. Y que ahora este cínico esté pololeando JUSTO con la mina que me gustaba, hizo que mi odio hacia él aumentara mucho. Pero la principal consecuencia de esto, es que me "rompió el corazón" este asunto. Estuve enormemente triste y amargado por el resto del año. Si bien no quise suicidarme, lloré mucho (por lo menos en comparación a lo que he llorado desde que salí del colegio) y sufrí mucho, sobre todo mi autoestima, ya que me anduve considerando una mierda, alguien patético que era inferior a ese cínico que pololeó con la mina que me gustaba. Además, reprobé todas mis asignaturas ese semestre. Con todo esto, quedó claro que mi antidepresivo no era tan bueno como creí, pero yo me negaba a darme cuenta; solamente al finalizar el año terminé aceptando el hecho. Así que probé otro psiquiatra, esta vez una mujer. Ella me recomendó volver a usar el antidepresivo que estaba usando desde finales del 2011 hasta el primer semestre del 2012, ya que aparentemente, era el que tenía efectos positivos más potentes. Este es el medicamento que tomo hasta el día de hoy (sertralina). Hasta ahora tengo que tomarlo todos los días, porque o sino, mi ánimo lentamente se va a ir a la mierda, aunque espero algún día dejar de depender de antidepresivos.

Actualmente mi rendimiento académico ha estado mejorando claramente, y anímicamente estoy mejor de lo que he estado en mucho tiempo, pero todas las experiencias que he tenido a lo largo de mi vida han dejado secuelas: Soy alguien mucho más serio, desconfiado, huraño y (a veces) amargado de lo que era originalmente, y la seriedad y poca expresividad que muestra mi cara casi todo el tiempo hace que muchos crean que soy como un robot sin sentimientos, pero lo que en verdad pasa (aparte de los problemas para gesticular propios de un Aspie) es que he desarrollado instintivamente una especie de "coraza" emocional para no ser tan frágil, y para defenderme de los que me quieren hacer daño, pero no puedo "controlar" esta "coraza". Aparte hay que considerar que hubo mucho tiempo en que yo me esforzaba (demasiado) en intentar ser como los neurotípicos, pero fue demasiado agotador. Además, me da la impresión que la mayoría de la gente me tiene miedo, lo cual es una triste ironía, ya que al estar en un ambiente hostil (colegio) nadie me tenía miedo y me atacaban con impunidad, y ahora que estoy en un ambiente más pacífico (universidad) la gente me tiene miedo.


A mí me gustan tanto perros como gatos, aunque tengo mayor preferencia por los gatos. Lamentablemente, nunca he tenido mascota alguna, ya que nunca ha habido espacio suficiente...


Lo que más me duele es que la mayoría de esta gente que creo que me tiene miedo, son mujeres. Hablando de mujeres, la parte de mi autoestima que me ha costado más reparar ha sido la relacionada con el tema de qué piensan las mujeres de mí. He considerado que es tan poco probable que alguna mina se fije en mí (actualmente, por lo menos), que para ahorrarme sufrimiento, decidí dejar de hacerme esperanzas de tener pareja (repito, por el momento). Solamente si alguna mina se fija en mí, voy a permitirme el hacerme esperanzas; no quiero que vuelva a ocurrir un caso en que no es mutuo. Sin embargo, al estar mejor anímicamente, ha emergido un problema nuevo: Una enorme frustración sexual. Si bien mi antidepresivo me baja la libido (y mucho) a nivel fisiológico, no lo hizo a nivel psicológico, y no es placentero haber suprimido mis instintos sexuales hasta el día de hoy. La única solución viable ha sido aumentar la dosis de mi antidepresivo, lo cual me ha ayudado a que sea más fácil y menos desagradable suprimir mis instintos sexuales. Sé que no es la mejor solución, pero es la única que depende sólo de mí. Después de que mi autoestima fue destruida por completo en segundo medio, he tenido que reconstruirla desde cero, y desde entonces, he progresado mucho, pero todavía queda mucho por hacer. En cuanto al 2015, no fue muy satisfactorio para mí, pero fue menos sufrido que otros. En el primer semestre, me fue relativamente bien académicamente, pero en el segundo me fue mal. Esto debido a diversos factores. Para empezar, debo decir que en Septiembre de 2015 me empecé a llevar mal con la polola de uno de mis pocos amigos. Ella posteó en su muro algo que mostraba su admiración por las opiniones de un cierto tipo de la televisión, pero que yo sabía que no era más que un "chanta", así que le dije a ella (de la forma más respetuosa posible) que yo no confiaría mucho en las opiniones de ese tipo, porque es un chanta. En respuesta, ella mostró una LEVE molestia, pero nada más. Unos días después, ella posteó algo como "no al maltrato a los animales" o algo así. Si bien yo no estoy en desacuerdo con eso, le hice una pequeña y precisa pregunta, sin ambigüedades de ningún tipo; textualmente le dije: "¿Y qué pasa con las arañas?" En vez de responder a la pregunta, me insultó diciendo textualmente que yo soy un inútil, y que para lo único que sirvo es para criticar. Después ella borró el post sobre los animales que empezó este asunto, y por mensaje privado me dijo que no volviera a postear en su muro. La combinación de todo esto me sorprendió (y enfureció) de sobremanera, sobre todo teniendo en cuenta que ella siempre había sido simpática y amigable conmigo hasta entonces. En respuesta, le dije que con su actitud y palabras, me daba la impresión que toda la simpatía y amabilidad que ella había mostrado antes hacia mí, era fingida; que ella estaba siendo cínica. Ella no respondió nada, así que pensé que en este caso sí aplicaba el dicho de "el que calla otorga", así que la eliminé de mis contactos y no quiero volver a verla, ni interactuar con ella. Si bien ella es un par de años mayor que yo, ella demostró con todo esto una patética inmadurez, y que no tiene idea sobre cómo debatir. Lamentablemente, ella también está en mi carrera (al igual que mi amigo que es su pololo), y además están casi todo el tiempo juntos, por lo que si me encuentro con este amigo, es casi completamente seguro que ella va a estar con él, por lo que mientras dure esta relación, va a ser casi imposible que vuelva a encontrarme con él en persona, lo cual ha distanciado nuestra amistad. Esto ha hecho que me sienta horriblemente solo, y me afectó anímicamente. Aparte, durante todo el segundo semestre tuve una almohada muy incómoda, por lo que no pude dormir bien, lo que acrecentó mi desánimo y apatía. Por suerte, ya tengo resuelto el asunto de la almohada. Además, debo decir que todo este asunto de la enemistad con la polola de ese amigo ha hecho que últimamente he andado MUY desconfiado de la gran mayoría de los neurotípicos en general, y sin muchas ganas de interactuar con ellos ni aprender sobre cómo interactuar "mejor".


Imagen de X-Men: Días de Futuro Pasado, una de mis películas favoritas. En esta imagen, el mutante Colossus está peleando con un Centinela (robots que se dedica a exterminar mutantes).


En relación al tema de la religión, yo soy ateo (o sea, no tengo ninguna). Originalmente yo era un ferviente católico, y estaba en un colegio católico. Durante mucho tiempo, nunca dudé ni cuestioné nada en relación a la religión. Pero el 2008, cuando por primera vez de verdad planeé suicidarme, marcó un antes y un después en mi vida, y empecé a cuestionarme cosas que jamás me había cuestionado antes, incluyendo mis creencias religiosas. Además, en esa época se empezó a desarrollar con mayor fuerza mi mentalidad altamente lógica, inquisitiva y analítica. Al principio, empecé odiando a ese tal dios. Pero con el tiempo, empecé a dudar de su misma existencia, por lo que me dediqué a investigar por qué los ateos y agnósticos dudaban de su existencia, y analicé todo lo relacionado con la religión católica (y las religiones en general) de forma meticulosa y lógica.

En el proceso, y con el paso del tiempo, me volví agnóstico, y luego ateo ¿Por qué? Porque me di cuenta que en el asunto de las religiones cometen demasiadas falacias, además de ignorar la ciencia y la lógica, y entran en conflicto con ellas. En vez de eso, recurren a la fe (que por definición es confianza ciega, lo que va en contra de toda lógica), apelan al miedo, dependen de la indoctrinación desde temprana edad y tienen una obsesión de expandirse cueste lo que cueste, ignorando perjuicios a los otros (lo que es lo mismo que hacen los virus. Yo sé de biología). Todas las religiones se han esparcido mediante la violencia y el miedo, sin excepción. su historia es demasiado sucia y turbia. Son innecesarias, y en mayor o menor medida, perjudiciales. E incluso aunque en verdad existiera algún dios, yo me negaría a venerarlo, porque yo no voy a ser esclavo de nadie. Y lo que las religiones quieren es que seamos esclavos de algún dios (o dioses), y que estemos orgullosos y agradecidos de ser sus esclavos, y yo me opongo rotundamente a todo eso.

Además, las religiones son ideologías, por lo que no debería haber ningún problema con analizar y criticarlas, al igual que cualquier idea. Odio a todas las religiones. Pero eso no significa que yo automáticamente odie a un creyente simplemente por serlo. Si no son hostiles conmigo, no voy a serlo con ellos. Pero que quede claro que con hostilidad no me refiero solamente a violencia física. El simple hecho que un creyente piense que yo merezco ser torturado eternamente después de morir (en un tal infierno) solamente porque soy ateo, lo considero como hostilidad, y voy a devolver esa hostilidad con toda la artillería verbal y argumentativa que tenga. En mi página de Facebook, con frecuencia me burlo y critico religiones (sin pelos en la lengua, como todo Aspie), ya que, al fin y al cabo es mi territorio, pero aparte de eso, resulta que tuve que suavizar y reprimir mis opiniones en contra de las religiones durante mis últimos años en el colegio (aparte de que estoy más que harto de todo el bombardeo y adoctrinamiento religioso que constantemente recibí en mi colegio), por lo que es mi oportunidad de desahogarme de todo lo que no dije en esa época. Comprendan. Además, ya tengo suficientes cosas por las cuales sentir culpa y remordimiento como para además sentir culpa porque no estoy complaciendo los caprichos de un viejo cósmico. Depende de nosotros, y NADIE más que nosotros, el luchar contra la maldad e intentar construir un mundo mejor. Nadie nos va a ayudar; solamente tenemos a otros humanos para que nos ayuden en esta labor, o en cualquier otra.


Imagen que muestra un pequeño grupo de galaxias.


Tenemos que focalizarnos en esta vida, que es la única de la que podemos estar seguros que existe, y aprovecharla, ayudándonos mutuamente, en vez de pelearnos y matarnos por estupideces. Aunque debo decir que muchas veces me pregunto si existen universos paralelos en que la personalidad de las versiones de nosotros que existen ahí (sobre todo en cuanto se refiere a moralidad) sea diametralmente opuesta a la que tenemos en este universo (me refiero que los que acá son buenas personas, sean malvadas allá, y viceversa). También me pregunto si habrán otros universos en que las cosas fueron iguales, salvo por un cierto momento en que ocurrió algo distinto de lo que ocurrió acá, o que tomamos una decisión (en cierto tema) distinta de la que tomamos acá, de tal manera que a partir de dicho punto ocurren cosas distintas (en algunos casos, dramáticamente distintas), tanto universos en los que tomamos mejore decisiones, y otros en que hayamos tomado peores decisiones que las que tomamos aquí. También me pregunto qué otros seres pensantes haya en nuestro universo. Yo no creo en fantasmas ni en lo paranormal, pero aun así, me parece interesante lo que la gente dice al respecto y ver la información que hay. Aun así, debo admitir que el tema también me da un poco de miedo. No sé por qué exactamente.

En cuanto a consejos que puedo dar, NUNCA se dejen pisotear por nadie. Si te atacan verbalmente, defiéndete verbalmente. si no sabes qué decir, di lo primero que se te ocurra, improvisa. Sé que no es fácil, pero no esperes tener una frase planificada para contestar. Si te atacan físicamente, defiéndete. Si son muchos o eres muy débil, improvisa algún objeto contundente que encuentres en el momento. Aprender artes marciales también ayudaría (personalmente, nunca he practicado artes marciales, pero me gustaría). En fin, nunca se dejen pisotear, porque si no se hacen respetar, nadie lo va a hacer por ustedes. También recomiendo caminar de forma segura y bien erguido, con las manos sueltas, sin que estén ni completamente abiertas ni cerradas, sino un término medio. Para caminar bien erguido, coloca tus omóplatos hacia atrás, junto con los brazos sueltos y cerca del cuerpo.

Agradezco a los que se tomaron el tiempo de leer esto, y a Pao Arqueros por darme la posibilidad de explayarme de esta manera. Nunca había hablado sobre mí de forma tan extensa y detallada. Esto es todo lo que tengo que decir respecto a cómo ha sido mi vida, hasta ahora. Por último, les dejo mi página de Facebook por si quieren agregarme, pero no se olviden de ciertos detalles sobre mí antes de agregarme, para que no se sorprendan después: