jueves, 22 de octubre de 2015

Relaciones de Pareja en el Síndrome de Asperger: ¿Cómo permanecer en una relación?


Película sobre el Síndrome de Asperger.




El tener pareja no sólo depende de cuánto nos esforcemos, los aspies, en lograrlo, depende de que la otra persona sea comprensiva con nosotros también. Las relaciones son de a dos y ambos deben tratar de poner de su parte lo más que se pueda para que la relación funcione, mejor les dejo las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger para que se pueda entender desde nuestro punto de vista lo que significa una relación de pareja (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


¿Cómo se puede permanecer en una relación de pareja? 


-Pienso que el secreto es poner de tu parte. Si tú deseas que las cosas funcionen bien con alguien, no puedes pensar de manera egoísta en el "yo" sino en el "cómo haríamos" o "cómo podríamos" ser más felices los dos. Si partes con una buena disposición, motivado en que esta vez vas a poner de tu parte para que las cosas funcionen, conversando con la otra persona desde un inicio, planteándole que quizá en algún momento la relación no va a ser fácil, pero que si la otra persona tiene las ganas también de poner de su parte para que todo vaya bien, verás que dos son los que "remaran" para que ese "barco del amor" salga a flote. Con la sinceridad y diplomacia, ante todo, se puede decir la verdad, sin herir a los demás. Todo se aprende en esta vida.

-Las cosas se aprenden; se aprende a formar parte, a escuchar conversaciones que no nos interesan, a beber adecuadamente, a bailar y a escuchar música. En algo tenemos que ceder. Claro, te puedes pasar la vida siendo un tipo de sentir y hablar de temas profundos, o puedes ser un superhombre que habla de todo y conquista los espacios que desea. Se trata de salir de tu zona de confort, las relaciones necesitan un poco de sacrificio, sobre todo si son largas.

-Creo que es trabajo de ambos aprender y encontrar un término medio. Ambos pueden ceder en parte y a ambos le toca respetar al otro y tolerar las diferencias. A mí personalmente me parece que ningún extremo es bueno, pero lo que me saca es que te digan amargado "antisocial" o ermitaño. Yo viví eso y duele.

-La pareja tiene que entender nuestra condición de aspie y nosotros la de NT de ellos. Además que de por sí ya hay muchas diferencias por ser hombre y mujer. Lo importante es que no se guarden las emociones y las expresen con respeto y lleguen a acuerdos y no se queden  en el drama. Hagan cosas interesantes juntos, encuentren nuevas conexiones, porque con el tiempo ambos cambian y hay que volver a conocerse y a enamorarse, si no la relación se diluye con el tiempo, o peor, terminan de enemigos.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.



-Sé lo mal que nos sentimos al intentar lidiar con personas con las que simplemente no somos "compatibles". Hay que ser paciente y recordar que siempre existe la posibilidad de que nos volvamos "flexibles" ante estas situaciones o personas. Hay que tratar de dar y recibir comprensión.

-No sé nada sobre "romanticismo". En mi caso, sería afable tener un tema en común con la otra persona, ya sea sobre ciencia, tecnología, escepticismo, filosofía, música o algo que me conecte con ella.

-Si bien los aspies somos tan distintos y variados, todos fallamos en algo común y es nuestra incapacidad para salir de la zona de confort. Se quedan en sus manías, sus rutinas y sus costumbres, independiente si les gusta o no. Esto los hace fracasar en relaciones de pareja puesto que si la pareja no se hace parte de la rutina del aspie y se adapta completamente a sus actitudes, el aspie desiste de las dificultades de mantener una relación. Si un aspie no decide cambiar sus actitudes y rutinas, le será imposible vivir en pareja con éxito, no existe tanta paciencia, ni en las mejores y bien intencionadas personas. Conozco personas maravillosas que tuvieron relaciones con aspies, dieron todo de sí, y sus parejas aspies abusaron de eso de manera consciente e inconsciente y pujaron la paciencia hasta los límites del quiebre.

-Se trata de negociar en la relación de pareja. Ni de ser sólo como uno quiere, porque entonces la pareja se frustra, ni de ser sólo como la pareja quiere, porque uno entonces se frustra, y tarde o temprano uno muestra que quiere ser de otro modo y la pareja lo entiende como que uno hizo el cambio por ella y que el cambio no es auténtico.

-Las relaciones son de a dos y ambos deben tratar de poner de su parte lo más que se pueda para que la relación funcione. Solo que si en esa relación ambos son Aspie, la cosa es más difícil, si ambos pertenecen al espectro, pero si tienen personalidades algo diferentes, porque puede que estén de acuerdo en algunas cosas y en otras no, pero la persona que sea más inflexible sobrecargara más la relación si no práctica la empatía.

Fotografía: Rodrigo Corvalán. 



-La base de una relación es la comunicación, y debes poner de tu parte para que funcione. Sé que para un aspi la comunicación es sin duda la parte más difícil de la socialización, pero se puede conseguir con esfuerzo, y sobre todo, con dedicación. Te recomiendo que busques una manera en donde te sientas cómodo para que aprendas a hablar con los demás. Yo te comparto mi caso, hasta los 18 o 19 años hablaba poco (por no decir nada) y mis relaciones duraban la misma cantidad (habían sido pocas y duraron poco, del orden de días y semanas), pero un buen día leí un artículo de una revista sobre la importancia de la comunicación, y me tracé la meta de hablar más; el problema era cómo hacer para hablar si me sentía intimidado cada vez que alguien entabla una conversación conmigo, y yo ni siquiera los miraba al rostro; así que se me ocurrió una idea: Me imaginaba que en lugar de hablar con tal o cual persona, estaba hablando con mis personajes favoritos de los Looney Tunes que tanto me encantan. Mientras alguien me hablaba, yo lo miraba a la cara buscando entre sus rasgos a qué personaje se parecía, y en mi mente decía: "Tiene orejas como las de Bugs Bunny y grandes dientes". De esa manera no sólo prestaba atención a lo que me decían, sino que además los veía directamente al rostro. Obviamente nunca les dije, ni les he dicho que lo hago porque sólo es un ejercicio mental, y la gente se puede sentir ofendida si los comparas...Pero eso me ayudó mucho porque me parecía más fácil hablar con mis personajes favoritos de caricatura que tanto me gusta, en lugar de hablar con personas que apenas conozco. Por ejemplo con mi novia, cuando la conocí, en mi mente la imaginé como la conejita Lola Bunny, por su parecido, y después que nos hicimos novios, le dije que para mí ella era una conejita; y actualmente así le llamo cariñosamente: "Conejita". Eso hace que ella se sienta tratada con cariño y dulzura, pero lo que no sabe, es que eso me ayudó a hablar con ella. No te pido que hagas lo mismo, pero te recomiendo que busques una manera en la que te sientas cómodo y puedas hablar con las personas. Busca tu propia técnica, verás que al inicio es un poco complicado, pero luego te acostumbras, y ya no será necesario. La idea no es que la uses para siempre, sino que te sirva para empezar; yo actualmente ya casi ni la uso, a menos que sea estrictamente necesario, además que tengo una muy buena relación con mi novia y con mis amigos. 


Fotografía: Rodrigo Corvalán.



-Mi marido me aguanta como soy, pero yo quiero que sea como yo. Pero estoy aprendiendo a aceptar que es diferente... a mí.

-A veces se hace todo muy complicado. Esposo NT, que a veces me entiende y a veces está cansado o no me tiene paciencia. Lo mismo me ocurre a mí con él.

-En algunos casos debemos ser flexibles y no dejarnos llevar por estereotipos, ni físicos, ni exigencias que nos alejen de la posibilidad de ser feliz al lado de alguien que podría hacernos felices. Ya que si buscamos la perfección o deseamos un prototipo de persona, no se acerca a alguien real, sino más bien a algo que no existe. Es mejor tratar de ser feliz con alguien que te quiera de forma sana, que esté dispuesta a ser fiel y hacerte feliz.

-Creo firme y profundamente que el esfuerzo es de dos, de nada vale que una sola persona sea la que se esfuerce por mantener una relación y la otra persona no ponga nada de su parte, la paciencia la deben de tener ambos, la comprensión, la empatía, la aceptación, el dar y recibir amor, que sea recíproco y bien recibido. Pero una relación en la cual ambos son aspies es bien difícil de por sí, sí no saben ceder y no quieren ponerse en los zapatos del otro. Por mi experiencia, me he dado cuenta que en el transcurso de mi vida he tenido 3 parejas Aspie, 2 muy parecidos y uno muy distinto a aquellos dos, pero me he dado cuenta que con el que más duré, como 7 años, fue el que más puso de su parte y yo también de la mía. Fue recíproco. Con los otros dos... Bueno no quisieron poner de su parte y dejaron morir la relación.

-Yo conscientemente me propuse entenderme y aceptarme como soy. Entender y aceptar mis debilidades para trabajar en minimizarlas y buscar a fondo cuáles podrían ser mis fortalezas Aspis en un mundo dominado por NT's. Día tras día realizo un trabajo de socialización que no me gusta para nada, pero entendí que es mi única manera de sobrevivir en ese mundo. Mi pareja es aspie no diagnosticado y en él me veo retratada. La convivencia con nosotros puede llegar a ser complicada. Tenemos que querer poner de nuestra parte para ser mejores seres humanos.

Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-¿Sabes lo que se siente querer mucho a una persona a la que entiendas, pero que esa persona no se interese por entenderte y aceptarte realmente, sino quiera cambiarte? Además de triste es agotador porque uno termina entrando en el juego de querer cambiarse para que no le vuelva a pasar (el abandono) y termina siendo un personaje de una obra en la que trabaja todos los días.

-Es difícil vivir con alguien incapaz de entenderte, y tú no comprender que quiere de ti. No es fácil.

-Uno de los principales problemas, yo creo, es que no somos o no expresamos el cariño como se suele determinar por los NT. He batallado mucho en ese aspecto, al final siempre terminan huyendo de mi lado. Es como un círculo constante de empezar bien, de tenerme paciencia, pero con el tiempo hay frustración por las dos partes, intolerancia, al menos en mi caso, lo cual es agotador, pero hago mi esfuerzo, aunque de repente ese esfuerzo me abruma, me cansa y vuelvo a ser yo...y ahí todo termina. Ya pasó mucho tiempo desde mi última relación, que fue desastrosa, en parte por mí, porque no era muy "cariñoso". Yo le escribía notas en un cuaderno o por chat, lo que no decía con palabras, porque me sentía cómodo y suelo escribir con más soltura de la que hablo, pero hasta eso llegó a molestarle, mi independencia le molestaba, mi rutina, mi diligencia en otras cosas y no en ella, fue muy extraño, aún sigo analizando todo, como lo hacía en ese momento. Creo que no debemos llegar a los extremos. Yo soy extremista, siempre lo he dicho, pero hay que tratar de equilibrar y quizá podemos pasar desapercibidos, porque la verdad es que para mí es o no es. Punto. Y debe ser a la par y respetando la individualidad, lo cual es muy complicado, hay personas que requieren de mucha atención y afecto, limitando cualquier otra actividad. O será que soy muy frío, pero no, a mí no me gusta ni me siento cómodo con las personas así.

-Qué tema este del amor...yo a veces no sé qué pensar al respecto. Creo que para pensar en parejas tenemos primero que vernos con estabilidad a nosotros mismos en muchos aspectos.

-Yo nunca dejo de prestar atención a los aspies adultos que han formado familia. Para mí también son modelos a seguir. Yo ya siento la necesidad de cambiar a otra etapa, de salir de la zona de confort, de probar cosas nuevas, pero siempre está la inseguridad y la incertidumbre de probar lo desconocido.


Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Rodrigo Corvalán, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en la siguiente página: