jueves, 15 de octubre de 2015

Las Relaciones de Pareja (Primera Parte) desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger.



El tener pareja no sólo depende de cuánto nos esforcemos, los aspies, en lograrlo, depende de que la otra persona sea comprensiva con nosotros también. Las relaciones son de a dos y ambos deben tratar de poner de su parte lo más que se pueda para que la relación funcione; mejor les dejo las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger para que se pueda entender desde nuestro punto de vista lo que significa una relación de pareja (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

 ¿Estar en una relación de pareja?  


-Mis relaciones han durado hasta 3 meses y terminan odiándome por mi frialdad insoportable y mi sinceridad directa y brutal (lo que al principio admiraban de mí), y se cansan que lo que tenga que decir sólo lo haga por medio de algo escrito (yo también me canso). Y aunque todo mundo sabe que no quiero una pareja, hay veces que sí quisiera; otras veces no quiero y al día siguiente otra vez desearía una pareja formal, estable, que no me trate como retrasado porque no entiendo lo que para algunas personas es básico, pero para mí no lo es. Hay amigas que me tienen más paciencia, aunque no son aspies. Creo que es mi proceso de ordenamiento y estabilidad. 

-Me pasa lo mismo, pero me han dicho que soy simpático. Aunque siempre pasa que la persona que me gusta, no está interesada en mí, y la que no me atrae, sí ¡Qué dilema! 

-Me pasa igual, pero "ahí vamos". 

-Pienso que el secreto es poner de tu parte. Si tú deseas que las cosas funcionen bien con alguien, no puedes pensar de manera egoísta en el "yo" sino en el "cómo haríamos" o "cómo podríamos" ser más felices los dos. Si partes con una buena disposición, motivado en que esta vez vas a poner de tu parte para que las cosas funcionen, conversando con la otra persona desde un inicio, planteándole que quizá en algún momento la relación no va a ser fácil, pero que si la otra persona tiene las ganas también de poner de su parte para que todo vaya bien, verás que dos son los que "remaran" para que ese "barco del amor" salga a flote. Con la sinceridad y diplomacia, ante todo, se puede decir la verdad, sin herir a los demás. Todo se aprende en esta vida. 
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-¿Yo? Ya te imaginas, la verdad han sido problemas que otra cosa, llevo un año sola, pero al estar con mi hija siento que no es necesario. Siento que soy muy ingenua y me cuesta saber las verdaderas intenciones de la persona con la que esté. 

-Hace algunos años, para ser preciso hace 10 años, viví con una fuertísima depresión por lo mismo, mi supuesta incapacidad para socializar, y por ende, para tener pareja. Las personas que se me acercaban siempre, se alejaban a causa de mi frialdad e indiferencia, y bueno, la depresión aumentaba horriblemente, pero cuando ya pensé e intenté suicidarme, me acordé de una frase que mi mamá me decía siempre: "Naciste solo, no acompañado". Me aferré, primero a conocerme y a entenderme, para posteriormente buscar las herramientas que me permitieran ser feliz, pero, ser feliz desde mí, no desde lo que los demás me decían que era la felicidad, y así lo he hecho. Actualmente sigo soltero, sí solo, pero muy feliz, porque si bien no busco pareja y honestamente ni me interesa, no lo descarto; si llega, bienvenida será, sino no pasa nada, me tengo a mí mismo. Alguna vez una amiga me dijo: ¿Cómo quieres ser amado si tú no te amas? Y la verdad tiene mucha razón, seamos aspies o NT, para ser amados, respetados y aceptados, debemos partir de sentirlo por nosotros mismos. 

-Yo conscientemente me propuse entenderme y aceptarme como soy. Entender y aceptar mis debilidades para trabajar en minimizarlas y buscar a fondo cuáles podrían ser mis fortalezas Aspis en un mundo dominado por NT's. Día tras día realizo un trabajo de socialización que no me gusta para nada, pero entendí que es mi única manera de sobrevivir en ese mundo. Mi pareja es aspie no diagnosticado y en él me veo retratada. La convivencia con nosotros puede llegar a ser complicada. Tenemos que querer poner de nuestra parte para ser mejores seres humanos.
Fotografía: Rodrigo Corvalán. 

-La base de una relación es la comunicación, y debes poner de tu parte para que funcione. Sé que para un aspi la comunicación es sin duda la parte más difícil de la socialización, pero se puede conseguir con esfuerzo, y sobre todo, con dedicación. Te recomiendo que busques una manera en donde te sientas cómodo para que aprendas a hablar con los demás. Yo te comparto mi caso, hasta los 18 o 19 años hablaba poco (por no decir nada) y mis relaciones duraban la misma cantidad (habían sido pocas y duraron poco, del orden de días y semanas), pero un buen día leí un artículo de una revista sobre la importancia de la comunicación, y me tracé la meta de hablar más; el problema era cómo hacer para hablar si me sentía intimidado cada vez que alguien entabla una conversación conmigo, y yo ni siquiera los miraba al rostro; así que se me ocurrió una idea: Me imaginaba que en lugar de hablar con tal o cual persona, estaba hablando con mis personajes favoritos de los Looney Tunes que tanto me encantan. Mientras alguien me hablaba, yo lo miraba a la cara buscando entre sus rasgos a qué personaje se parecía, y en mi mente decía: "Tiene orejas como las de Bugs Bunny y grandes dientes". De esa manera no sólo prestaba atención a lo que me decían, sino que además los veía directamente al rostro. Obviamente nunca les dije, ni les he dicho que lo hago porque sólo es un ejercicio mental, y la gente se puede sentir ofendida si los comparas...Pero eso me ayudó mucho porque me parecía más fácil hablar con mis personajes favoritos de caricatura que tanto me gusta, en lugar de hablar con personas que apenas conozco. Por ejemplo con mi novia, cuando la conocí, en mi mente la imaginé como la conejita Lola Bunny, por su parecido, y después que nos hicimos novios, le dije que para mí ella era una conejita; y actualmente así le llamo cariñosamente: "Conejita". Eso hace que ella se sienta tratada con cariño y dulzura, pero lo que no sabe, es que eso me ayudó a hablar con ella. No te pido que hagas lo mismo, pero te recomiendo que busques una manera en la que te sientas cómodo y puedas hablar con las personas. Busca tu propia técnica, verás que al inicio es un poco complicado, pero luego te acostumbras, y ya no será necesario. La idea no es que la uses para siempre, sino que te sirva para empezar; yo actualmente ya casi ni la uso, a menos que sea estrictamente necesario, además que tengo una muy buena relación con mi novia y con mis amigos. 
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-El tiempo te enseña a "desconfiar" y a analizar un poco más a los demás en los inicios de una relación (válido tanto para amistades o parejas). Hasta que no me den razones para confiar en la otra persona, no me entrego emocionalmente. En ese sentido soy bastante racional (en exceso). Es más, me pone nerviosa cuando me dicen "amiga" o "te amo" demasiado rápido (no se lo decía a mi ex, pero me ponía nerviosa que lo dijera tan rápido, porque me suena inverosímil y soy bastante literal, si lo digo es en serio). Me lleva mucho tiempo, en mi caso, aceptar cualquiera de las dos palabras. Pasadas las pruebas correspondientes, soy bastante incondicional. Por eso no todo el mundo accede a ese nivel de confianza. 

-Las cosas se aprenden; se aprende a formar parte, a escuchar conversaciones que no nos interesan, a beber adecuadamente, a bailar y a escuchar música. En algo tenemos que ceder. Claro, te puedes pasar la vida siendo un tipo de sentir y hablar de temas profundos, o puedes ser un superhombre que habla de todo y conquista los espacios que desea. Se trata de salir de tu zona de confort, las relaciones necesitan un poco de sacrificio, sobre todo si son largas. 

-Creo que es trabajo de ambos aprender y encontrar un término medio. Ambos pueden ceder en parte y a ambos le toca respetar al otro y tolerar las diferencias. A mí personalmente me parece que ningún extremo es bueno, pero lo que me saca es que te digan amargado "antisocial" o ermitaño. Yo viví eso y duele. 

-La pareja tiene que entender nuestra condición de aspie y nosotros la de NT de ellos. Además que de por sí ya hay muchas diferencias por ser hombre y mujer. Lo importante es que no se guarden las emociones y las expresen con respeto y lleguen a acuerdos y no se queden  en el drama. Hagan cosas interesantes juntos, encuentren nuevas conexiones, porque con el tiempo ambos cambian y hay que volver a conocerse y a enamorarse, si no la relación se diluye con el tiempo, o peor, terminan de enemigos.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Sé lo mal que nos sentimos al intentar lidiar con personas con las que simplemente no somos "compatibles". Hay que ser paciente y recordar que siempre existe la posibilidad de que nos volvamos "flexibles" ante estas situaciones o personas. Hay que tratar de dar y recibir comprensión. 

-Yo tengo alexitimia, así que expresar lo que siento y reconocerlo es muy difícil para mí. Tuve problemas también con mi ex novia neurotípica por eso; a veces le escribía poesía o le hacía regalos, pero cuando me preguntaba algo o me pedía que le dijera que siento, no tenía la menor idea de cómo hacerlo, sólo la abrazaba y lloraba. Aparte yo consideraba que dejarme tocar o acariciarla era una muestra de cariño grande para mí, porque no me gusta que me toquen y no me dejaba tocar por nadie, ni siquiera me gustaba que me abrace mi madre, así que sólo dejaba que lo hiciera ella. 

-Uno de los principales problemas, yo creo, es que no somos o no expresamos el cariño como se suele determinar por los NT. He batallado mucho en ese aspecto, al final siempre terminan huyendo de mi lado. Es como un círculo constante de empezar bien, de tenerme paciencia, pero con el tiempo hay frustración por las dos partes, intolerancia, al menos en mi caso, lo cual es agotador, pero hago mi esfuerzo, aunque de repente ese esfuerzo me abruma, me cansa y vuelvo a ser yo...y ahí todo termina. Ya pasó mucho tiempo desde mi última relación, que fue desastrosa, en parte por mí, porque no era muy "cariñoso". Yo le escribía notas en un cuaderno o por chat, lo que no decía con palabras, porque me sentía cómodo y suelo escribir con más soltura de la que hablo, pero hasta eso llegó a molestarle, mi independencia le molestaba, mi rutina, mi diligencia en otras cosas y no en ella, fue muy extraño, aún sigo analizando todo, como lo hacía en ese momento. Creo que no debemos llegar a los extremos. Yo soy extremista, siempre lo he dicho, pero hay que tratar de equilibrar y quizá podemos pasar desapercibidos, porque la verdad es que para mí es o no es. Punto. Y debe ser a la par y respetando la individualidad, lo cual es muy complicado, hay personas que requieren de mucha atención y afecto, limitando cualquier otra actividad. O será que soy muy frío, pero no, a mí no me gusta ni me siento cómodo con las personas así.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-No sé nada sobre "romanticismo". En mi caso, sería afable tener un tema en común con la otra persona, ya sea sobre ciencia, tecnología, escepticismo, filosofía, música o algo que me conecte con ella. 

-Hay veces que nos gusta que sean afectivos con nosotras, sobre todo presencialmente, pero si es una persona que recién vengo conociendo (6 meses o menos), y mucho más si es sólo por Internet, si llega a tener actitudes obsesivas conmigo, prefiero cortar de raíz, porque me causa una especie de repulsión y sentimiento de que me están acosando. Por ejemplo la palabra "te amo" no se la puedo decir a cualquiera, mucho menos a una persona que no conozco presencialmente, aunque claramente es sólo mi experiencia, quizás haya otras mujeres que les guste aquello. Es complicado, porque al final todos podemos reaccionar diferente ante un mismo hecho.

-Es difícil vivir con alguien incapaz de entenderte, y tú no comprender que quiere de ti. No es fácil.

-No nos gustan los cambios, creemos que las cosas son para toda la vida, somos fieles sin condición a quienes creemos que debemos serles fieles. Y no sólo con la pareja, en el trabajo pasa lo mismo, me pasé 3 meses del año pasado en otro país tratando de hacer funcionar un negocio, y los grandes ingenieros con que me asocio no hacen bien su parte del trabajo y yo por fidelidad no obtengo la respuesta ni la celeridad necesaria para que las cosas funcionen. A veces creemos mucho en las personas.

-Qué tema este del amor...yo a veces no sé qué pensar al respecto. Creo que para pensar en parejas tenemos primero que vernos con estabilidad a nosotros mismos en muchos aspectos.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 ¿Soledad o compañía?


-Hace 10 años, cuando tenía 24 años, me entró mucho miedo por el hecho de no tener pareja y no haber cumplido la meta de casarme a los 20. Hoy a mis 34 sigo soltero, estoy sin pareja y muy feliz. Sí, he salido con algunas chicas, hoy llevo 5 años sin pareja y muy feliz, porque me planteé lo que realmente quería, haciendo de lado todo convencionalismo y centrándome en aquello que realmente me hacía y me hace feliz, y el tema de la pareja lo resolví fácil, analicé los rasgos de mi personalidad y lo que estaba dispuesto a soportar y a tolerar, y de ahí el tener pareja se fue al último lugar de mis prioridades, si bien sí quiero tener hijos, también ya vi las mejores opciones y ahora sé que no necesito enfrascarme en una relación de pareja para cumplir esa meta.

-Hace unos meses salía con un aspie, pero terminó bastante mal. Tuve que aislarme por algo serio que me estaba pasando y dejó de hablarme. Opté por cortar. No me gusta la idea ni de suplicar ni que jueguen con mis emociones. "Soy blanco o negro". Se está o no se está. Lo que sí era medio desgastante no tener tiempo para dedicarle a los proyectos. No correría a buscar pareja, soy de los que prefieren estar sola que mal acompañada. No es una necesidad vital. El tema que determinaría si saldría o no con alguien de vuelta es sobre todo hasta qué punto fuera a la par de mis proyectos (sí, soy bastante individualista, pero estoy en un período que apunto a mi futuro). Tampoco soy muy demostrativa, me cuesta bastante.

-He tenido de todo, menos esposo; ahora estoy soltera y si bien me gustaría encontrar una persona con la cual pueda compartir la vida. En estos momentos es más complicado, ya que no puedo andar metiéndome con cualquiera, y mucho más debo intentar no cometer errores, ya que como ahora seré madre no puedo ser irresponsable y meterme con el primero que se me cruce. Además tampoco lo incluiría rápidamente en mi vida, porque si mi beba se encariña y las cosas no van bien desde el inicio al final, la que saldrá más dañada será ella. Por lo que si aparece esa persona, genial, si no, ya tengo asumido seguir feliz con la vida que llevo y llevaré.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-A mí me gusta estar solo. Hace tiempo experimenté una relación y no me gusta por varias razones, una de ellas es que debes ser espontáneo para decidir alguna propuesta de salida al cine u otro lugar, otra es que me reclamaba mucho sobre una protección que no sentía conmigo, para mí es una tontería. En lo personal encuentro complicado estar en una relación. Tengo 22 años, a los 21 tuve la experiencia de estar con alguien y no me gustó.

-He tenido novias (pocas). Hace más de dos años que disfruto mucho mi soltería, pero de vez en cuando me hace falta un cariñito o con quien compartir una película acurrucado los domingos por la tarde.

-Tuve dos novias, una NT y una aspie (TEA). Me gustaría ahora encontrar a una aspie que comparta mis creencias, y tenga el mismo valor para ayudar a otros, aunque tal vez "lluevan elefantes" antes de que pueda conocer a alguna XD; así que trato de no pensar mucho en eso. Creo que mi mayor problema es la alexitimia, por ello prefiero que si encuentro a alguien, sea una aspie, pues hay muchas cosas que podemos entendernos mutuamente y no hay esa pared que usualmente siento con una NT. Y aún enamorado, suelo ponerme nervioso y luego termino haciendo tonterías.

-Me gustaría tener pareja, pero hoy por hoy no puede ser. Depende del día, hay días que sí es una necesidad primordial, porque me siento sola. La única pareja seria que tuve, me reclamaba constantemente más muestras de cariño y afecto. A veces si es una prioridad muy grande, otras veces solo me queda resignarme. Estoy pasando por un momento complicado, tengo fobia social, así que para encontrar una relación o a una persona que me entienda y me acepte tal y, como soy, hoy por hoy lo veo complicado, por eso a veces no es prioridad, pero en días tristes sí que echo de menos una pareja, alguien especial que me anime.

-Aunque he tenido parejas, luego malas experiencias, principalmente con parejas que querían volverse el centro de mi vida, literalmente hablando, y que dejara de ser y hacer lo que me gusta y quiero, porque, según su estupidez, así tenían que ser las cosas. Bueno, mi paciencia llegó a su límite y adiós, más vale solo que mal acompañado, el amor de mi vida es mi trabajo y mis hobbies.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-Sobre una persona que quiera dar más que recibir, me ha pasado a lo largo de la vida y parecería una conducta de muchos hombres y por eso estoy soltera. De hecho, como mujer es desgastante ser tolerante y no recibir tolerancia, ser acomedida o preocuparse por el otro y que el otro ignore requerimientos lógicos. Si consideramos el valor por valor, incluso en la familia nuclear se tiene que aportar para recibir, aunque ahí ya se establecieron las dinámicas de forma natural, y cuando se forma una pareja, ambas personas tienen que establecer lo que consideran el justo intercambio de actitudes entre ambos que harán sentir un equilibrio, de otra forma se acaba desgastando la convivencia. No hay que olvidar que estar en pareja es una cuestión de adaptación, si bien elegimos a alguien por sus cualidades, estamos rodeados de defectos, formas diferentes de hacer las cosas, de organizarse y quizá eso es lo que más cuesta de convivir con otro. Podría decirse que una relación no siempre es placentera, ni divertida, de hecho, desde mi punto de vista, su funcionalidad es el apoyo en las necesidades que no se puede solventar por sí mismo, pero ha de ser mutuo. En mi caso no tenía problema en ser "amiga" más que pareja de alguien, de alguna forma me era funcional para mi "ermitañez", pero a raíz de la maternidad, donde en algún momento se necesita apoyo, no sólo para las cuestiones de proveerse, sino también afectivo, me he cuestionado donde di "el mal paso" que derivó en que las personas no me valoren por completo, a pesar de que siempre me admiren y por ello no me apoyen, aunque creo que eso viene desde mi autosuficiencia que no da para que un hombre cumpla un rol clásico (salvo en un solo aspecto). Yo viví varios años con un Asperger y no se logró la pareja, pues él asumió el papel de "líder". Él indicaba que necesitaba hacer sus cosas sin que mis acciones lo "molestaran" y quejándose de tener que hacer cuestiones por mí, cuando yo me ocupaba de lo que él precisaba. Aunque con la desventaja, para él, de mi atemporalidad, pues dentro de su mente planificaba mis acciones y a mí me llevaba más tiempo de lo que él programaba, y esa era una queja constante. Me llegué a sentir como una pieza, un "manos y pies" para apoyarlo y sólo aceptaba que yo "pensara" si era algo que no le repercutía directamente a él. Así más que una pareja fue una relación jerárquica.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.


No sé si pasará con otras mujeres lo mismo, pero para pareja ya tengo en claro que es con quien pueda hacer equipo, cooperar de forma natural, digamos un par, aunque encerrada en mi casa va a estar complicado encontrarla. Por Internet lo único que aparecen son hombres con interés en el sexo casual y como les dije a un par que rechacé: "Ya tengo una hija por quien cuidarme más y ante riesgos, que me traten como objeto y no me vayan a apoyar, mejor sigo con mi plan de madre soltera aunque tenga escollos sociales que no preví. Una relación entre aspies puede ser como la de los gatos, si te enfadas pufff mejor que cada quien se vaya por su lado, pero por otra parte puedes compartir y disfrutar momentos muy bellos con las cosas simples de la vida, una de las cuestiones que disfruté con mi ex pareja, era cuando ya no era el "jefe" y mostraba su capacidad de maravillarse ante algún animalito, o cuando me compartía conocimientos. Como desde niña tomé decisiones sin que nadie estuviera detrás de mí, es algo que no soporto. Pueden ponerme una meta, pero no darme pasos, instrucciones o andar tras mío para ver si la cumplo como quieren. Me tienen que dar tiempo y libertad para hacerlo a mi modo.

-Para mí, una persona debe intentar estar bien consigo mismo el mayor tiempo posible, haciendo lo que le gusta hacer, evitando las situaciones que te desagradan, si te sientes bien con tu actitud, debes mantenerla, si a los otros no les gusta, mándalos al carajo, al final, cuando bailamos hay que hacerlo como si nadie estuviera mirando, y a tu novio si no sabe darte un sitio en su vida, sus amigos y su tiempo, no te merece. Es mejor andar solo que cargar con alguien que no sirve y no permite conocer a otro mejor.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-Yo sé que es difícil desprenderse de alguien, pero a los que no son el "indicado", hay que dejarlos ir, más cuando somos sensibles y no podemos estar con cualquiera, pues nos terminan intoxicando y haciendo insufrible nuestro vivir. Yo pasé por muchos malos ratos y malas elecciones de novios: Mucho sarcasmo y burlas, pero en algún momento encuentras el indicado, el que "soporte" tus rabias y fobias. Mi actual pareja es la única persona que me contiene y comprende en todos mis arranques, y eso me hace aferrarme mucho a él. 

-Me siento sola y quisiera tener una pareja...luego recuerdo que hay que dedicarles tiempo y se me pasa.

-Yo nunca dejo de prestar atención a los aspies adultos que han formado familia. Para mí también son modelos a seguir. Yo ya siento la necesidad de cambiar a otra etapa, de salir de la zona de confort, de probar cosas nuevas, pero siempre está la inseguridad y la incertidumbre de probar lo desconocido.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Rodrigo Corvalán, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en la siguiente página: