martes, 8 de marzo de 2016

Experiencia laboral en las personas con Síndrome de Asperger





A los aspies nos gusta hacer nuestro trabajo correctamente, y mucho más si es acorde a nuestro interés. Somos constantes, nos gusta la rutina, somos buenos enfocándonos en detalles concretos, respetamos las reglas siempre y cuando sean explícitas y lógicas. Una persona Asperger puede ser un gran profesional y destacarse en su lugar de trabajo, pero debe considerar los requisitos que se exigen en el lugar de trabajo y si son compatibles con sus características como persona Asperger, de lo contrario, por muy buen profesional que sea, si no toma en cuenta estos detalles, puede sufrir de mucha angustia y ansiedad, lo que puede llevarlo a quedar sin trabajo permanentemente, pero no por falta de méritos, pues eso nos sobra, sino más bien por la poca tolerancia a la presión que ejercen ciertas profesiones y lugares de trabajo en donde uno debe desenvolverse.

A continuación le invito a leer las experiencias laborales de algunos jóvenes y adultos Asperger  (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


¿En qué trabajan?


-1.Soy diseñador, que al final de cuentas es comunicación gráfica. 2. A mi parecer, al menos en México, se enfocan más al reforzamiento de estereotipos, arquetipos y falsas creencias; alimentando la idea del autismo, en cualquiera de sus formas, como una discapacidad. 3. Curiosamente, por las habilidades que se desarrollar, al ser aspie, tenemos mayores posibilidades, pero no como empleados sino como emprendedores; el problema es cuando se interactúa con personas con tendencia hacia el conformismo, y la mediocridad es excesivamente alta.

-Yo trabajé en una escuela y en colegios particulares, también tocaba en restaurantes, pero ahora soy un mantenido, no es agradable, pero para hacer lo que quieres, tienes que ser algo cínico. Mi tiempo lo he invertido en componer y estudiar algo de los mercados financieros, me pienso dedicar a ser especulador en la bolsa de valores, a la vez seguiré componiendo y tocando, pero ahora sólo pienso dedicarme a mis proyectos, ya que quiero presentarlos en festivales de jazz.

Fotografía: Camilo Cuevas.


-Ahora trabajo por cuenta ajena, pero durante años también he trabajado auto-empleado. Ésta es mi historia: Para empezar a trabajar me busqué un reto para que a partir de ahí lo demás me pareciera fácil, así que me metí en un almacén a preparar palets a destajo. Luego trabajé vendiendo televisión por cable y enciclopedias por las casas durante casi un par de años. Finalmente estuve trabajando también en la obra y me hice fontanero para aprender cómo era eso. Ello me permitió entender qué era el trabajo, cómo funciona la calle y no tener miedo a trabajar en nada. Mi técnica actual consiste en mirar las webs de empleo y ver qué se demanda más, que me guste y que tenga un salario aceptable. A continuación no paro hasta que me preparo para ello. Actualmente trabajo como analista en una empresa de informática y estoy haciendo un master en Ciencia de Datos que terminaré en mayo para dar el siguiente salto laboral. Lo comento porque tengo un trabajo full time y dos hijos pequeños. Quiero decir que si trabajamos duro y fijamos objetivos y plazos realistas, podemos conseguir muchas cosas.

-Yo tengo un negocio donde arreglo y vendo partes de computadoras.

-Mi principal ingreso los últimos 4 años ha sido por cantar en el transporte público (metrotren y trolebuses) semi-ilegalmente en el metro y con credencial en los trolebuses. Muchos lo consideran casi mendigar y piensan que ahí van a cantar/tocar los que no tienen mucho talento. La verdad es que hay de todo, los buenos duran porque se gana bien si eres bueno, los no tan buenos se aburren rapidito en el metro y no califican para la credencial de trolebuses. El problema es que me agoto mucho muy rápido, no me da "cuerda" para estar muchas horas o ir muchos días seguidos. Me estresa tanta gente y tener que estar siempre con buena cara. A mis 34 años, mis padres todavía me pagan el arriendo y yo corro con todos mis otros gastos (luz, agua, comida, etc). Hace un mes colapsé y no he querido volver a cantar en esos ambientes, ni tampoco tengo nada nuevo que cantar. No quiero volver ahí, ni tampoco quiero trabajar en algo que me haga infeliz, no podría cambiar mi bienestar mental por dinero. Se me hace muy difícil encontrar o mantener un empleo.

Fotografía: Camilo Cuevas.

 
-En mi pequeño restaurante, ya tengo mi primera contratación aspie. Mi nueva "aspie ayudante" de cocina.

-Desde pequeña fui artesana perfeccionista pero muy mala para darle valor a mi trabajo, me llama la atención hacer cosas complejas con mucho detalle hacia muñecas, después tratamos de fabricar dulce de leche, luego participé en una cooperativa agropecuaria por 7 años. Esa experiencia me gustó mucho y rodé por todos los cargos, aprendía muchas cosas: Manejo de grupos, resolución de conflictos, elaboración de documentos legales, contabilidad, aparte de los conocimientos sobre los cultivos y manejo animal. Me gustó mucho esa experiencia, pero la cooperativa se desintegró, luego hice trabajo comunitario voluntario, y ahora me absorbieron en una fundación para apoyarme...pero no me gusta. Leyendo las otras experiencias, creo que lo más acertado es concentrarme en el trabajo agrícola y reducir mis horas en la fundación, para poder hacerme más independiente. Mi ilusión es en un futuro organizar una cooperativa familiar...me gusta este modelo porque hay sinergia y me siento muy bien no tomando decisiones sola, sino por asamblea, responsabilidad compartida. 

-Todo en la vida es un proceso y puede ser aprendido. Hace años que me fui de casa de mis padres y me fui a vivir solo, a 2 mil kilómetros de mi familia, para "arreglármelas solo". Soy operador técnico y trabajo manteniendo los sistemas informáticos y de redes en una de las sedes de Inacap. Esto me permite solucionar problemas distintos cada día y me obliga a socializar. Ahora viajé a Valparaíso, ciudad que no conocía, viajé solo, con pánico a entrenar en unos cursos para trabajar en cruceros donde socializaré al más alto nivel y en distintos idiomas ¿Por qué les digo esto? Es para invitarlos a ser luchadores y que se obliguen a salir de su zona cómoda y que su rutina sea salir de su rutina. Les prometo que sentirán terror más de una vez y estarán al borde de alguna crisis de pánico, pero también les prometo que serán autosuficientes y se sentirán capaces de afrontar al mundo. Mi ambición es conocer el mundo, ganarme el pan, y mantener bien a mis hijos y tener una vida cómoda, y nada, ni siquiera mi condición de Asperger, me lo van a impedir. No dejen de luchar.

Fotografía: Camilo Cuevas.



-Hoy en día estoy trabajando también la repostería desde casa y he abandonado más horas en la institución en donde  trabajo hasta que pueda independizarme por completo, ya no soporto el aula de clase, llevo 16 años (interrumpidos) en aula. No lo he dejado del todo porque la situación económica es muy dura en mi país y se necesita muchísimo dinero para todo. Trabajar la repostería, por otro lado, me absorbe muchísimo tiempo, pero es algo que me gusta y que puedo hacer en solitario sin que nadie me perturbe, sólo me angustia atender a los clientes y que queden satisfechos, y es una gran responsabilidad entregarles un trabajo de calidad. Por suerte mi esposo me ayuda en la venta.

-En mi caso le tenía bastante miedo a la atención al público y estaba convencida de que trabajaría mal en esa área. La necesidad de un trabajo hizo que trabajara como vendedora y descubriera que podía hacerlo perfectamente. A veces la necesidad hace que enfrentes determinadas situaciones que uno ni pensaba que podía afrontar. En ese caso puntual me habían echado de casa, así que ignoré el miedo irracional de que me iría mal en esa área. 

-Trabajo en casa a través de Internet en ventas...aunque parece lo ideal, es horrible muchas veces cuando quieren venir a probarse algo, y eso para mí es significado de salir de mi rutina y me provoca una angustia en aumento.

Fotografía: Camilo Cuevas.

¿Cuáles son sus carreras o profesiones y por qué las eligieron?


-Contaduría, porque la base es la lógica. Me gustan los procesos contables y los impuestos, la gente que no quiere pagar impuestos y con la que trato no, llámense jefes clientes u otros, no me gustan, me generan elevados niveles de ansiedad, pero gran parte del tiempo no tengo que tratarlos.

-Estudié Turismo donde de hecho me gradué pero no la ejerzo. Por lo cual hice unos cursos y me convertí en Diseñador Gráfico, carrera que saqué en 2014 en apenas un año.

-Me dedico al Marketing Digital y al Diseño Web, aunque tengo estudios inconclusos de Medicina y Bioquímica.

-Abogado, nunca pensaba serlo, una desgracia familiar me hizo inclinarme.

-Soy licenciada en Ciencias de la comunicación social. La elegí porque es mi vocación.

-Ingeniería en Biónica. La elegí porque me gustan las matemáticas y la física aplicadas.

-Soy paleontólogo e informático porque desde siempre me gustaron los dinosaurios y seres prehistóricos, y la tecnología. Aunque actualmente me dedico a la paleontología.

-Ingeniería informática. Porque siempre tuve habilidad con la tecnología y los computadores.

-Trabajo en sistemas. No sé si decir que la elegí o me eligió a mí porque surgieron oportunidades que volvieron mi hobbie informático mi profesión.

-Soy psicólogo industrial.

-Soy diseñador industrial y estudié antes dibujo técnico. He ejercido en ambos.

-Diseño Gráfico.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el Síndrome de Asperger: