miércoles, 1 de febrero de 2017

Reflexiones de una joven con el Síndrome de Asperger.


En este artículo podrán leer las experiencias y opiniones de una joven argentina de 28 años, las cuales fueron dirigidas a otros jóvenes y adultos Asperger del grupo al cual pertenecemos. Le pedí que me permitiese compilar y transcribir sus escritos en este artículo para darlos a conocer a quien se interese por aprender más sobre las vivencias y conclusiones que puede tener una persona con el síndrome de Asperger, en diferentes temáticas de su diario vivir. Una vez más les digo que para realmente entender lo que es vivir con el Síndrome de Asperger, es escuchando o leyendo las experiencias de quien tiene esta condición. A continuación, sus escritos:

-Soy Asperger:

Soy Asperger, ya que lo seré hasta el último día de mi vida y lo tengo asumido. Me da igual si alguien dice: Soy o tengo Asperger, es opcional de cada uno. Lo que me molesta es cuando pierden el tiempo en cosas poco útiles como buscarte pelea por el uso del lenguaje en cuanto a "soy" Asperger. Se pierde demasiado tiempo en comentarios conflictivos, cuando podría hacerse cosas más constructivas que beneficien la difusión del síndrome. Igual opto por ignorar esas correcciones porque solo llevan al pleito. La red está llena de profesionales, padres o Asperger que no asumieron un diagnóstico, y ese es un motivo para imponer si decir “soy” o “tengo” Asperger.
Artista: Anita Valle Ocando.
-Sobre mí:

Nunca me gustaron las muñecas (juguetes favoritos: autitos, armas de juguete, muñequitos de playmovil, pizarra digital que se conectaba a la TV y tenía opciones interactivas, un juguete de formato notebook azul que servía para hacer cálculos matemáticos, otras opciones como “ahorcados” también, pero ésa era mi favorita. La PC no la veo como juguete para incorporarla). Odio el color rosa (sobre todo el rosa bombón). Me gusta ver cómo funcionan las cosas, me encanta juntar plaquetas, PC. Me son indiferente las modas y los chimentos, hay ropa unisex que me gusta y no son consideradas femeninas. Me gusta el área técnica, me encantan los libros técnicos e informáticos, me aburren los libros románticos (no me refiero al género romanticismo de Rubén Dario o Gustavo Adolfo Bécquer sino las típicas historias de "corazón"). Me encanta el Seinen (género de manga), no me gusta el shojo, siempre fui bichera y pasaba horas observando a los animales (varón que decidiera asustarme con un insecto salía frustrado así que desistieron de eso). Me gusta el fútbol. Me encanta jugar con cañas como si fueran espadas. Mis padres la primera vez que me vieron salir con ellas, me preguntaron intrigados para qué eran y recuerdo a mi madre preguntar si jugábamos a pelear con espadas. Les resultó una conducta infantil, aunque la respetaron. Me gusta el animé, manga. Me siguen gustando los Sims. Veo un perro y puedo olvidarme de los humanos que me rodeen. Me siento atemporal y nada que ver con mi verdadera edad.
En cuanto a conversaciones, depende: Algunas son un aburrimiento o me estresa cuando son conversaciones simultáneas. Imito si todo el mundo ríe. Si le tengo confianza a alguien le pregunto, lejos del grupo, qué significaba el chiste lo cual ayuda a entenderlos por mi propia cuenta después. En otras situaciones, a veces tengo que contenerme para no preguntar cosas que pueden ser consideradas desubicadas. Ejemplo, alguien explica una operación jodida o cuentan que se les murió un conocido y me surgen preguntas sobre los términos médicos que dan, etc, y no sobre lo que esperan oír. O cuando alguien está medio mal emocionalmente, a veces no sé si repreguntar o no. Una chica me ha tratado de "insensible" por no hacer alarde por la muerte de una persona famosa y no ocultar mi falta de interés en esa noticia. Curiosamente, esa chica fue la primera en darme la espalda cuando la necesite pero mi teléfono sonaba a cada vez que requería ayuda.
Artista: Anita Valle Ocando.

La vida me enseñó a "protegerme" con una coraza por las dudas. Algunas personas me caen muy bien, pero por un lado analizo durante mucho tiempo (años) a la gente. En cada una de sus actitudes y no sólo en lo que muestran intencionalmente. Así y todo está el margen de error, así que también me acostumbré a no poner en un pedestal a nadie (ya lo hice hace años y me he llevado un par de desilusiones).
De chiquita era increíblemente tranquilidad. Cuando le comenté esto a una amiga me respondió: "¿Qué pasó?". Haciendo referencia a que me caracterizo por enojarme fácil. No he peleado a golpes con nadie pero sí he pensado en tirarle con una silla a alguno en el secundario. Sin embargo siempre tuve el freno a perder el control y solía reaccionar verbalmente en momentos que me molestaran en el secundario y terciario. Lo que sí he hecho en una época de crisis, en dónde no tenía diagnóstico ni ninguna idea del Asperger, es romper en dos ocasiones vidrios a puño cerrado. Por suerte hoy por hoy ya no estoy en "alta tensión".
Tengo el riesgo de "no sentir" literalmente dolores que superen cierto umbral de dolor. Me pasó con una uña que me agarré con el marco de la puerta cuando era chiquita (quedo literalmente colgando). No lloré y se lo mostré a mi madre como si le mostrara lo más interesante del mundo. Me llevaron a la guardia y ni los enfermeros ni médicos entendían nada. Mi madre me comenta que le decían: "¡¡¡Le tiene que doler!!!" Al ver que yo no lloraba ni mostraba dolor alguno. Hace poco me pasó de que se muriera la raíz de un diente y apenas había sentido algo de dolor y me había dejado de doler, por lo cual no le di importancia y para cuándo fui al dentista por otra cosa, el diente ya había muerto (para que te hagas una idea, me hicieron el tratamiento de conducto sin anestesia porque la raíz estaba muerta).
Artista: Anita Valle Ocando.

-Sobre el Síndrome de Asperger:

Una maestra, al verme balanceando en los recreos cuando era chica, le sugirió a mi madre que podía tener algo neurológico. Lamentablemente, el neurólogo que me vio consideró que no tenía nada y pasé gran parte de mi vida tratando de encajar y con todas las dificultades que acarrea el no saber el “por qué”. Ese tipo de profesionales que sí deberían saber lo que es un Asperger (neurólogos, psicólogos y psiquiatras) que lo ignoran, esos sí son los verdaderos ignorantes. Pasé por varios profesionales que no tenían idea del tema, hasta que una psicóloga, quien me encontró similitudes con un paciente con el Síndrome de Asperger que ella atendía, me derivó con un psiquiatra, quien finalmente me diagnosticó. Fui a la última psicóloga y psiquiatra sospechando del síndrome porque mi madre me había visto similitudes con uno de sus alumnos con SA. Tengo que aclarar que por aquel entonces no sabía nada del SA. Y los únicos casos de autismo que conocía eran los de Kanner, conocido también como autismo clásico. Y no conocía gran cosa de ese tema tampoco.A algunos padres les cuesta más que a otros aceptar el diagnóstico. A mi padre le costó bastante. Mi madre fue la que descubrió el Síndrome de Asperger, antes de que me dieran el diagnóstico oficial. Actualmente mi padre lo aceptó y hasta ha explicado del SA a otras personas (mientras lo negaba leía del tema sin que los demás supiéramos). Depende de cada persona el tiempo en que tardan en aceptar el diagnóstico de un hijo. Con respecto a decirle a un hijo que tiene el Síndrome de Asperger, supongo que ni bien empiece a preguntar del tema HAY que comunicar del síndrome. Aunque no creo que haya problema alguno de comunicarlo antes.
Antes del diagnóstico peleaba mucho con mis padres (estaba en alta tensión), pero comenzaron a entender por qué me quejaba tanto del volumen del televisor, etc. Se frenaron peleas relacionadas con que no entendía algunos chistes que tomaba como ataque de parte de mi padre y comencé a preguntar cuando me surgía una duda de si algo era en serio o una broma, sino entendía alguna expresión. Mi madre empezó a entenderme por libros un poco más. Mi padre negó durante mucho tiempo el diagnóstico y no fue cuando mi psiquiatra pidió hablar con él para tener su relato de cómo era yo de chica.
Otro asunto que hay que aclarar, es que ser religioso no es incompatible con ser Asperger. He conocido personas con este Síndrome que son ateos, agnósticos (estoy entre éstos), católicos, budistas, judíos y un musulmán. En cuanto a la lógica varía, también conocí casos en donde tenían desarrollo el lado artístico aunque hay una predominancia lógica en la manera de pensar, comportamiento y cierta tendencia a la literalidad en la comprensión lectora. A lo que me refiero es a que solemos tener más desarrollado el lado lógico, pero el pensamiento mágico (religión, cábalas) y el lado artístico, no son incompatibles con el Síndrome de Asperger.
Artista: Anita Valle Ocando.

-Sobre la hipersensibilidad:

Por un lado me gusta la hipersensibilidad en las cuestiones útiles: Para editar, para captar sonidos de motores antes de tener alcancé para verlo, para identificar monedas caídas o captar sonidos a distancia y un gran etc. En cambio no me gusta cuando los sonidos son demasiado estridentes y agudos. Hay determinados sonidos que molestan, otros "duelen" y pueden llegar a saturar, además, producen estrés afectando en el lado emocional, incluso puede poner de bastante mal humor y volver irritable. Tampoco me gusta cuando los demás sonidos me desconcentran o tapan los otros sonidos alguna conversación, me ha pasado con sonidos muy sutiles de lámparas halógenas o sonidos lejanos. Me molestan los sonidos agudos, incluso el tintineo de unas cucharitas al guardarlas con otras cucharitas de metal. Pero el que no puedo tolerar, al grado de tortura, es el taladro en contacto con el metal. Los sonidos que me saturan al punto de tener que salir corriendo y chocar a todo el que este en el medio, son ése y unos secamanos que son muy ruidosos (sonido que a un NT le parece molesto, pero tolera). Me sucedió que, cuando anduvieron los dos secamanos que había en un baño público, salí corriendo chocando a una chica en el medio. También afecta, si se llega al nivel de saturarse en otros sentidos, ver, pero no procesar realmente el entorno así que sería como sino vieras. Me ha pasado de saturarme hasta el punto de perder reflejos y procesar la información mal, con cierto delay (temporalmente). Pero por suerte no me saturo tan seguido a ese punto. Al saturarse los sentidos, te volves algo que corre huyendo del sonido, esté quién esté en el medio (no me sucede ese extremo en general, por suerte). Más tenso estás, más irritable estás y los sentidos pueden volverse molestamente hipersensibles. Menos estrés ayuda en cierta medida a tener mayor tolerancia. La hipersensibilidad hace que pierda la atención al punto de foco, pierdo la atención cuando hay muchos estímulos externos. Para tolerar los sonidos y ruidos que me molestan uso tapones de oído de dos tipos: Uno discreto y otro no tan discreto. Escuché de un tipo de auriculares que captan el sonido ambiente y anulan el sonido pero jamás los probé. Entiendo la teoría de su funcionamiento por haberlo estudiado de una materia relacionada a sonidos, micrófonos, musicalización, etc. Eso sí, esos últimos son caros. Usar protectores auditivos, ayudan bastante (al menos para el área auditiva). Tengo sensibilidad a la temperatura de las bebidas calientes y me baño con agua tibia, que el resto considera fría. En cuanto al olfato, tengo hiposensibilidad (el otro extremo).
 Artista: Anita Valle Ocando.
-Sobre los estudios:

En mi primaria creían que era muda porque estuve tres años sin hablar en clase. En casa hablaba sin parar, pero en clase 0 palabras. Mi madre me cuenta que un día me dijo que sino demostraba que sabía leer en forma oral, me iban a hacer repetir de curso. “Mágicamente” hablé. Siempre tuve problemas en las manualidades, mi motricidad fina nunca fue la mejor y durante mucho tiempo me paseé con carteles que decían "LA PROLIJIDAD" (docentes, no hagan eso, es una tortura). Me olvidaba de que había que llevar X cosa al colegio y mi desorden en mi mochila ha sido llamado de atención a algún que otro maestro.
Hice teatro en el secundario. Era un contraste importante, porque en la realidad era bien introvertida, pero en escena era otra persona, después fui aprendiendo a poner “máscaras” en la realidad. Hasta pude hacer monólogos y fue genial porque tuve un buen docente que me hizo muchas críticas constructivas. Hace años que no hago teatro y extraño eso, pero en ese momento quería focalizarme en la carrera que iba a estudiar. En teatro me abstraía del público. Ayuda a concentrarse y en continuar la escena más allá del público.
Me sucede que me pierdo en los detalles. En estudio suelo perder bastante tiempo estudiando los detalles técnicos que no toman y por ahí me pierdo en lo que es global. En situaciones de estrés, como lo son los orales, suelo responder con mayor dificultad. Es como si tuviera un torbellino en la cabeza y como si me bajaran de golpe el CI (bastante molesto por cierto). También me ha sucedido que me señalaran algo y me perdiera entre todas las cosas que hay alrededor, y no vea realmente lo que me señalan. La ventaja de captar el detalle es que en programación también se encuentra más rápido las fallas ajenas. En cuanto a los profesores, algunos son amables y toleran preguntas, aunque, por lo general, a los docentes que les molestan las preguntas suelen ser los que no saben el tema y no les gusta responder “No sé”.
Artista: Anita Valle Ocando.

Dejé la técnica por la materia dibujo técnico. Me encantaban las materias de taller pero dibujo técnico me costaba muchísimo y me exigían que estuviera perfecta. Se habló con la docente para ver si podía hacerlo con AutoCAD (siempre tuve facilidad y rapidez para aprender un software). No me dejaron. Me pasé a una artística con una técnicatura de teatro. Ojala en ese momento hubiera tenido diagnóstico. Mi perfil es absolutamente técnico, pero mi título es bachiller por una materia.
Un alumno de la facultad y miembros del consejo de estudiantes, se enteraron de mi asperger. El chico se mostró pendiente de cuanto yo podía entender de sarcasmo, bromas, etc. No tenía idea de lo que era el Asperger, pero mostró interés en entender de qué se trataba. No sólo eso, sino que se muestra respetuoso con ese tema. Cuando ingresé a la facultad, mencioné que en los parciales puede que me ponga los tapones de oído aclarando que si bien de lejos pueden confundirse con auriculares, no lo son. Me sorprendió que mi maestra reconociera en seguida que eran tapones de oído y no que haya pensado que son los que se usan para trabajo (podría haber sido una simple casualidad que los haya tenido puestos en ese momento. Me dijo que los había notado y que había supuesto que estaba relacionado a eso. Tampoco se mostró sorprendida al mencionar el tema del Síndrome de Asperger. Hoy pidió que dejaran espacio adelante, y los alumnos hicieron ruido arrastrando los bancos, así que ella pidió que levantaran los bancos para no hacer tanto ruido, mientras me dirigía una mirada para saber si yo estaba bien. Estas cosas hay que decirlas porque si no cometemos la injusticia de generalizar que todos los neurotípicos son dañinos, lo cual no es así.
Artista: Anita Valle Ocando.

-Sobre el coqueteo:

Hombres inteligentes, buenas personas y educados los vuelven atractivos, dependiendo de cada mujer. El tema por ahí es que hay un extra, algo bioquímico en un alto porcentaje de las veces. Pero también hay algo que nos pasa a los aspies en general, y es que a veces no captamos el coqueteo. Mi madre no podía creer que no me diera cuenta de que me estaba coqueteando un fiscal de mesa. Para mí sencillamente me sonreía por educación, o al menos así lo había interpretado. Es todo un tema distinguir esos gestos. Es bastante sutil la diferencia. Entonces pueden pasar dos cosas: Que alguien capte coqueteo donde no lo hay, o que le coqueteen y ni se dé por enterado. En sí las mujeres NT (neurotípicas) usan mucho lenguaje no verbal en el coqueteo, no lo dicen directo por palabras. Por eso es importante la PNL. Ahora, deprimirse y darse por vencido no sirve para nada. Tenés que cambiar de estrategias y continuar, “lanzarse” e intentarlo aunque las cosas salgan mal, es una buena estrategia También hay que tener cuidado a la hora de insistir con alguien que nos gusta. Si se insiste a quien no está interesada, puede terminar mal. En mi caso, si alguien me insiste demasiado, cuando he dicho "no", tiendo a cortar la amistad.
A nadie le gusta ser rechazado/a, aunque personalmente, preferiría invertir roles en la conquista, sobre todo en el caso de los hombres tímidos, con quienes tienes la disyuntiva de: ¿Quién da el primer paso? Además, se me suelen escapar muchos gestos, así que ni me doy por enterada si le gusto a alguien, salvo que me lo digan y ahí me agarran de sorpresa. El tema es que no me atraen tampoco los que son demasiado extrovertidos. Y algo que detesto, es cuando hay que rechazar a alguien. Siempre me molesta porque soy consciente del daño que recibe la otra parte.
Artista: Anita Valle Ocando.

-Sobre la amistad:

Por lo general me llevo mejor con varones que con mujeres. Incluso trabajo mejor en equipo con grupos de predominancia de varones. Salvo mujeres aspies o que infiero que lo son. Con mujeres nt suelo diferir en intereses y tengo la dificultad en cuanto a aconsejarlas porque suelen esperar que reafirmen sus sentimientos y suelo dar mi opinión sin anestesia o callarme para no meter la pata en su defecto. Por suerte algunas nt(neurotípicas) aprecian mis puntos de vista pero siempre tengo miedo de “meter la pata”.
El problema de los amigos del sexo opuesto es que suelen existir confusiones (que interpreten “histeriqueo” un no, o infieran que se busca algo más que una amistad) y en otros casos, lo que infiero, una creencia social de que la amistad entre el hombre y la mujer es imposible por parte de ellos.
A veces tengo períodos de aislamiento. Si quieren verme me lo dicen y a partir de ahí los llamo cuándo puedo verlos. En general se han adaptado a eso.  Pero perdí amigos por otros motivos: Mentiras, etc. Lo que si aprendí es a cortar en seco en determinados casos que demuestran no serlo o ser incompatibles. Hace más o menos un año o dos trataba de recuperar amistades perdidas, modificar mis conductas y me auto culpaba de situaciones hasta que me di cuenta que las relaciones son de dos partes, si la otra no coopera no tengo por qué poner el esfuerzo de las dos partes.
Artista: Anita Valle Ocando.

-Sobre socializar:

Como todas las reuniones sociales, no hay ninguna igual a otra. Depende de las características de cada individuo, de sus hobbies, temáticas de interés, etc. En total estuve en tres diferentes. Y la verdad, cada una tiene sus características. Una era de rotar demasiado de lugares, cosa que no me gustaba y no me sentí tan a gusto (que seguramente otro hubiera disfrutado más, según su personalidad). Después estuve en otra cuya dinámica es interesante, aunque por cuestiones internas con el líder de ese grupo me abrí y armé otro a la par.
Cada aspie es único, los hay reservados, los hay que hablan durante horas de sus hobbies, los hay tranquilos, los hay más nerviosos. Similar a una reunión social común y corriente con la diferencia de que somos más tolerantes a cualquiera que no cumpla con el "protocolo" social. Solemos tener temáticas en común, e incluso nos divertimos de maneras algo particulares (hacer esgrima con cañas de bambú, cortar madera, desarmar PC, etc). Los aspies solemos presentar dificultades para socializar. Algunos son más retraídos, a veces sufrieron demasiados fracasos sociales y optan por retraerse. Pasé por un período así. Lo que sí tenemos es cierta tendencia a necesitar cierto aislamiento cada tanto pero no significa tener fobia social o no socializar. No me considero asociable, si bien evado determinados tipos de interacciones (ruidosas o por temáticas que me resultan aburridas). Necesito mi espacio, no me gustan las visitas, es cierto. Pero me gusta reunirme cada tanto con gente que me cae bien. Los grupos de NT de confianza son geniales, también, para aprender a desenvolverse socialmente.Si hace unos años, diría que unos meses, me hubieran dicho que iba a estar liderando un grupo y por iniciativa propia, me hubiera reído en la cara de quién dijera eso. También aprendí a "sacrificar" tiempo de aislamiento en recreos para socializar. Eso me dio mis frutos, conocí gente que sabía información que yo no sabía, que me han dado consejos y aprendí a integrarme en los grupos aunque no supiera muy bien qué decir.
Cuando estoy en casa, saludo a quien aparezca. Si son visitas ajenas, continúo con lo que esté haciendo (me encierro en mi cuarto). Si son parientes y vienen a visitarme, me siento un rato, los escucho. A veces me siento con la tablet o Kindle a no ser que se dirijan a mí en alguna conversación y cada tanto me aíslo en mi cuarto, salvo a la hora de comer. Con amistades me reúno fuera de casa (bar, cine, etc.), pero no soy tan sociable como sería la mayoría de la gente. Me siento cómoda con personas que les guste el área técnica y/o aspie. Esto no quiere decir que no me haya juntado con gente que no comparta esas temáticas o que no sea aspie.
Artista: Anita Valle Ocando.

-Sobre las relaciones con otros:

Hay de todo. La traición, manipulación y los alejamientos a veces ocurren (entre aspies y NT). Siempre hay alguno que hace ese tipo de acciones (me los he topado) por eso, lo ideal es ignorar a este tipo de personas, como a las que calumnian y mienten por envidia o simple impulso destructivo. El problema es que nos cuesta más "aprender" a detectar qué personas están por conveniencia y quiénes están porque realmente le importamos, quienes tienen buena intención y quiénes no. Pero eso va más allá de la condición neurológica de cada uno. Me he topado con aspies que han señalado con el dedo mis características SA en tono de recriminación.También me encontré con NT que lastimaran o les importara un pepino informarse del síndrome. Pero también hay personas que, si bien desconocen el SA, al enterarse de su existencia se ponen a informarse del tema. Me pasó un par de veces de descubrir NT conocidos paseando por los foros para averiguar del tema ni bien se enteraron de mi diagnóstico. Y hasta una compañera NT que se puso a explicar (mejor que unos cuantos psicólogos por cierto) qué cosas me costaban más y en qué consistía el SA.
Cuando me pelee con unos ex amigos. Pasé por un período de desconfianza hacia todo el mundo. Decidí dejar de confiar. Pasó el tiempo, algunos compañeros de facultad tuvieron cierta paciencia y respetaron esa distancia (aun no entiendo por qué se acercaron pero ese es otro tema). De a poco va pasando el tiempo y uno tiene dos opciones: Odiar a todo el mundo, señalar lo mal que está el mundo (olvidando nuestros propios defectos), encerrarse en uno mismo y esconderse para que no lo lastimen de vuelta. Sin embargo esa opción es la que más lastima, no sólo a los demás sino también a nosotros mismos. El rencor y el odio duelen y carcomen por dentro. La otra opción es aislarse un tiempo (a veces no queda otra para sanar heridas), pero volver a intentarlo. Despacio y "olisqueando" bien a las personas. Y a prueba y error se aprende a reconocer a esas personalidades que en algún momento te lastimaron, y se les da una oportunidad a quiénes no lo hicieron. Se aprende a prueba y error. Pero si se encuentra a las personas correctas (más allá de la condición neurológica), se pueden beneficiar mutuamente. Como dice la expresión: "una mano lava la otra".
Muchos aspies tenemos cierta predominancia lógica, pero lamentablemente, la objetividad al cien por cien, no existe. He visto y separado discusiones entre asperger argumentar llevados por sus propias emociones. Y de ambas partes hablaban de la existencia de una objetividad. No somos robots cuyas emociones no interfieran nunca, un TEA en crisis es lo menos objetivo que puede existir (y ahí hablo desde mis vivencias antes del diagnóstico).
Estoy de acuerdo con pedir perdón si está justificado y se siente como correcto. Ahora, pedir perdón cuando la culpa la tiene otro, un NO rotundo. Otra cosa, el perdón que te piden es honesto, lo considero válido; si cometen un error y piden perdón, lo repiten, vuelven a pedir perdón, y así constantemente, me resulta el perdón menos sincero. Es ideal no guardar rencor pero a veces es complicado En cuanto a la resolución de conflictos tiene que haber esfuerzo de las dos partes, uno puede tratar de resolver los conflictos, pero uno solo es imposible.
Artista: Anita Valle Ocando.

-Sobre la convivencia:

Obviamente hay que poner ciertos límites, respetando determinados límites y el respeto, eso sí. Pero lograr cierta independencia económica ayuda bastante. Actualmente ando buscando trabajo y convivo con mis padres. Pero en cierta época en la cual ni yo ni mis padres sabíamos que soy aspie, andaba peleando bastante. Fue una época muy tensa en la cual me peleaba bastante con ellos. Estaba en alta tensión y llegue a romper en dos momentos diferentes un par de vidrios a puño cerrado. Me echaron de casa y fui a vivir a la casa de una de mis abuelas. En ese mismo tiempo conseguí trabajo en atención al público en una comiquería (en malas condiciones, pero fue mi primer trabajo). Estuve mucho más tranquila y mi entorno lo capto en seguida. Estaba menos tensa y más relajada. Visitaba a mis padres seguido (sobre todo para visitar a mis perros, he de reconocer eso) y ahí todo estaba más tranquilo en sí. Después volví a convivir con mis padres y es inevitable, hay cosas que no queda otra y que hay que tolerar. En mi vuelta me encontré con más de 60 canarios, con el ruido agudo que generan sus cantos y ahí surgieron de nuevo los conflictos. No sólo porque me irritaba escuchar el canto constante de los pájaros sino porque si tenían que irse X días, tenía que ocuparme de limpiarlos, alimentarlos y darles agua (cantan más fuerte en agradecimiento como saludo). Recién ahora, después de años de conflictos, ya no tengo que ocuparme de cuidarlos, es responsabilidad de mi padre, él los cría, él los cuida.
Artista: Anita Valle Ocando.

-Algunos consejos:

Un consejo, nunca compares si tuviste más esfuerzo o menos esfuerzo que otra persona. Si tardas más o menos que otro. Incluso comparar el arte con otra persona no es del todo correcto. Todo consiste en superarse uno mismo y a su propio arte. Y así en todo ámbito de tu vida.
Pasé por períodos feos, también pasé por una desilusión amorosa. Es cierto, duelen estas cosas. Pero más allá de este dolor temporal (sí, temporal, las heridas cicatrizan y ésta no es la excepción) con el tiempo vas a ir recuperándote. Levántate, mantenete activo, arma pequeños proyectos, concéntrate en ellos. Dentro de un tiempo la desilusión habrá pasado y además tendrás tus proyectos. Y cuando menos lo esperes por ahí encuentres a alguien que te trate con respeto.
A veces recalculamos muchas cosas, miramos los pros y los contras tantas veces que perdemos oportunidades (trabajo, estudio, o el tema que sea). Está bueno pensar, pero a veces hay que pasar a la acción. Lo aprendí cuando estudiaba producción y necesitaba conseguir entrevistados y armar mi agenda (agenda de personas famosas, es importante para un productor de tv o radio). Para eso recurría a cierta impulsividad, tenía pánico pero me lanzaba. Conseguí alguno que otro, unos cuantos números telefónicos y hasta algún que otro entrevistado. Y eso fue la envidia de algún que otro NT que veía que en el tiempo que le hablaban a una persona, yo había conseguido el número de todos los invitados en piso. Por eso hay que aprender a domesticar nuestros propios miedos.
Artista: Anita Valle Ocando.

En cuanto a decisiones equivocadas, ahora puedes ver el camino medio "oscuro", pero a medida que vayas sabiendo más del Síndrome de Asperger y encontrando a los profesionales que te ayuden a progresar, este sentimiento de desesperación, va a quedar como parte del pasado. Así que no te tientes con salidas que no tienen retorno.
Estoy segura de que unos cuantos no dudan de tu inteligencia, sólo no saben cómo ayudarte. Tampoco tienen manual de instrucciones. A pesar de las dificultades que conlleva el SA tenés que aprender a ver tus fortalezas. En qué te destacas por sobre el resto, poténcialas. Eso es lo que te va a hacer brillar. Y también conoce tus debilidades, son trabajables y pueden hacer que lo que antes era una debilidad logres sobrellevarlo y aprender a que no se te vuelvan una carga. Jamás olvides eso. Tampoco olvides aprender lo positivo de lo que ocurra.
No está bien la discriminación ni del lado NT ni del lado Asperger. ¿Venganza? Es ridículo. Conozco NT que no sólo se mostraron tolerantes conmigo, sino que se informaron del tema y me sorprendieron cuando me di cuenta de que habían leído del tema para poder entenderme. O sea, lo que plantean cuando discriminan a un NT es exactamente lo mismo que nos han hecho cuando nos han discriminado a nosotros. Hay que aceptar las diferencias, pero no hay que olvidar "adaptarse". Me llevó años y sigo aprendiendo a entender a los NT (neurotípicos), y de la misma manera espero que lo hagan por mí. Muchos conflictos se resuelven, (cuando pueden resolverse y hay voluntad de ambas partes, obvio), cuando se aprende a entender al otro con sus diferencias. Creo que todos tienen virtudes y defectos. No estoy de acuerdo con las divisiones, TODOS estamos aprendiendo constantemente. Tanto las buenas como las malas personas y a cada milisegundo de nuestras vidas. Además, no hay que olvidar, que no hay dos Asperger iguales, así como tampoco todos los neurotípicos los son. 

Las imágenes utilizadas en este escrito, pertenecen a Anita Valle Ocando, una artista excepcional con el Síndrome de Asperger y pueden encontrar más de sus obras en esta página:

Esta es la biografía de la artista: