martes, 22 de septiembre de 2015

Estrategias para utilizar en el aula con un alumno Asperger.





Hace un tiempo fui invitada a participar de una mesa de diálogo (al finalizar este artículo, podrá encontrar el vídeo) en donde conversamos acerca del ambiente escolar para un estudiante con el Síndrome de Asperger y las estrategias que se podrían utilizar en el aula para que su paso por el establecimiento educativo no sea una mala experiencia. Cuatro personas fueron las que expusieron: Una madre de un joven estudiante aspie, dos excelentes profesionales que tienen muy claro la importancia del respeto de las características de cada alumno con la condición y yo, una adulta Asperger. Dado las innumerables dificultades que se presentan en el ambiente educativo para alumnos con el Síndrome, me parece muy importante que este tema se de a conocer y en conjunto, tanto profesionales como padres buscar las mejores estrategias educativas para trabajar en el aula con el niño Asperger. 
Para poder cerciorarme de que las estrategias que yo tenía pensado presentar en esta mesa de diálogo, estaban bien enfocadas, les pedí la colaboración a una madre de un chico con autismo y a mi amigo aspie Diego, quienes me escribieron algunas estrategias que el maestro debiese tomar en cuenta:

 Estrategias para utilizar con un alumno Asperger:

1. Construya un horario en el que se muestre claramente la rutina. Apoyarse en pictogramas o en claves visuales ayuda a estructurar su día. Los profesores deberían mantener un ambiente lo más predecible posible y sin muchas sorpresas; esto es porque los cambios de rutinas y las sorpresas pueden causar mucha ansiedad en nosotros al no saber cómo adaptarnos a ellos.

Artista: Anita Valle Ocando.

2. Es necesario explicarle al alumno exactamente qué queremos decir, particularmente cuando ello implica comportarse  en un salón de clases. Los profesores deben en lo posible usar un lenguaje claro y fácil de entender al dar su explicaciones o instrucciones para los exámenes, evitando usar dobles sentidos o metáforas, y si se usan, deben explicarse para evitar malos entendidos por parte de los estudiantes. Esto es debido que tendemos a interpretar lo que se no dice de forma literal. De ser posible se debería apoyar la clase usando material audiovisual, pues muchas personas con Asperger tienen una forma de pensar que es muy visual. Hay que enfatizar aquello que el maestro quiere en vez de lo que no quiere (por ejemplo: "por favor silencio", en vez de "no quiero todo este ruido, gracias").

3. Los niños con S.A. podría necesitar que las instrucciones que se dan al grupo, se las repitieran a ellos individualmente. Esto podría hacerlo el adulto que sirve de apoyo, la persona que da las instrucciones al grupo o un compañero.

4. Puede ser posible dirigir determinadas áreas del currículo hacia sus intereses. Siempre será útil usar cualquier interés obsesivo como fuente de recompensa y motivación (por ejemplo "si terminas este trabajo a las 10´30, entonces podrás estar 10 minutos trabajando en tu proyecto espacial”).

5. No obligar al alumno a socializar si no le interesa, o si está en un ambiente estresante (muchos estímulos sensoriales). Si es posible se le debe enseñar a como socializar correctamente, pero sin ejercer presión. Recordar también que algunos jóvenes no quieren hacer amigos o pasar su tiempo libre en compañía de otras personas. Esto es necesario respetarlo.

Artista: Anita Valle Ocando.

6. Dejar que el alumno pueda grabar las clases y tomar fotos a la pizarra, ya que a algunos de nosotros nos es difícil hacer varias cosas al mismo tiempo; en este caso tomar apuntes y prestar atención a la clase al mismo tiempo.

7. Si un estudiante está estresado, el maestro debería permitirle salir unos minutos del aula a “recargar energías”, por lo general las personas con TEA nos cansamos rápido estudiando un tema, sobre todo si este tema no está relacionado con nuestros intereses y si en el ambiente hay cosas que nos puedan distraer. Es importante contar con un adulto fuera del aula, con el cual el estudiante tenga confianza, y que pueda quedarse unos momentos con él, sobre todo si se encuentra en crisis. Ejemplo: La psicopedagoga, la orientadora, la psicóloga, etc. Alguien que trabaje en el recinto estudiantil y que sirva de apoyo en esos momentos para el alumno Asperger.

8. Crear apoyos entre sus iguales, puede dar lugar a un ambiente más relajado y tolerante. Sería posible crear un sistema de "colegas" o incluso usar al grupo de iguales para ayudar a enseñar una serie de estrategias de afrontamiento. Los "Círculos de Amigos" son una forma de apoyo que pueden beneficiar tanto a los estudiantes con S.A. como a sus compañeros de clase.

9. Hay que identificar las fuentes sensoriales que alteran su percepción y evitar exponerlo a esas fuentes, reconociendo que su percepción es diferente (hipo o hiperreactiva), y de esta manera evitar que tenga crisis a raíz de esto.

10. Defender al alumno de los posibles matones y aquellas personas que le hagan bullying.

Artista: Anita Valle Ocando.

11. Si al alumno se le da un trabajo en grupo, éste debería ser entre 2 personas o 3 como mucho, ya que en un grupo mayor nos podemos distraer y puede ser difícil coordinar con los demás. En este punto quiero detenerme porque, con base en mi propia experiencia cuando fui estudiante, puedo decir que no es conveniente cambiar de grupo a un alumno Asperger, pues hay que considerar que si nos cuesta relacionarnos con los demás, con mayor razón resultará estresante tener que estar sometido a cambios que incluyen nuevos compañeros de trabajo grupal. Si el alumno Asperger se siente cómodo en el grupo de trabajo que fue asignado, se le debe permitir permanecer allí para cada nuevo trabajo grupal que deba realizar, para así evitar agregar situaciones angustiantes y que más que aporte, pueden perjudicar en el rendimiento escolar.

12. Algo muy importante y que no debe tomarse a la ligera: El maestro debe tener una buena comunicación con la madre del alumno Asperger, pues es ella quien conoce más a su hijo, por lo tanto puede facilitar información importante de cómo actuar en ciertas situaciones con él, sobre todo en sus momentos de crisis, o mejor aún, cómo poder evitarlas. Reconocer que usted no sabe sobre un determinado tema, en este caso el Síndrome de Asperger, no le hace menos profesional, lo que le hace menos profesional es no estar dispuesto a aprender, a quitar méritos a los padres por no haber estudiado Pedagogía en una universidad como usted, pero que como padres, pueden tener mucha más información sobre cómo educar y relacionarse con su hijo aspie. Usted como profesor no tiene por qué saberlo todo, pero sí está en la obligación de reconocer que hay información que usted no maneja y pedir ayuda a quien sí lo sepa, y en estos casos los padres saben muchísimo; no mire en menos su ayuda ni se sienta menos usted por recurrir y aceptar la ayuda que ellos le quieran brindar, le aseguro que si usted se “abre” a escuchar lo que un padre le puede enseñar sobre este Síndrome, no sólo le hará un bien a ese alumno Asperger, sino que para usted será menos estresante enfrentar situaciones que desconoce si acepta la ayuda de ellos.

A continuación le dejo el vídeo de la mesa de diálogo en donde se habló del ambiente escolar para el alumno Asperger (NO LO DEJE DE VER por favor):



Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Anita Valle Ocando, una artista excepcional con el Síndrome de Asperger y pueden encontrar más de sus obras en esta página:https://www.facebook.com/LapizArte.AKVO?fref=ts