sábado, 22 de julio de 2017

Diferencias entre mujeres Asperger.


Si bien es cierto, tanto mujeres como varones Asperger compartimos las mismas características del Síndrome, no siempre se exterioriza de la misma manera, sobre todo en las chicas, quienes pasamos “desapercibidas” por nuestra capacidad de poder imitar conductas aprendidas y de esa manera poder “camuflarnos” en el mundo neurotípico…¡ALTO!...De esto vengo escribiendo hace dos años y ya es hora de que conversemos sobre otras diferencias…Sí, las diferencias que existen entre mujeres aspies, algo de lo que muy poco se ha escrito, exceptuando a la psicóloga Tania Marshall, quien a mi parecer, es quien mejor ha descrito el Síndrome de Asperger en las mujeres, tomando en cuenta las variables que pueden existir en el género femenino aun compartiendo un mismo Síndrome. 
Y es que este tema para mí es muy importante, porque justamente a causa de que las personas ven la generalidad en el Síndrome, pasan por alto las particularidades propias de la mujer, olvidando que ante todo somos personas, por lo tanto no tenemos por qué compartir los mismos gustos, ni la misma personalidad, ni carácter, ni manera de enfrentar las situaciones, ni nada que es parte de las vivencias de cada cual ¡Somos personas, no robots programados para “vernos” iguales! Y esto es algo que no debemos pasar por alto para dejar de cometer el error de seguir estereotipando, y a veces discriminando, a las chicas aspies que “escapan a la regla” de cómo se supone tiene que "verse" una mujer Asperger. 
Este artículo consta de 3 partes: En la primera menciono las características del Síndrome de Asperger. En la segunda parte, las características de la mujer aspie según Tony Attwood. Y en la tercera y final, las diferencias que puedan existir entre mujeres aspies (basándome en 5 puntos, según lo que ha escrito Tania Marshall con respecto a las diferencias entre las mujeres Asperger).

Artista: Anita Valle Ocando.

Primero mencionaré las características propiamente tal que compartimos todos quienes tenemos el Síndrome de Asperger (¡TODOS!! Niños, niñas, adultos ¡Todos!):

-       Dificultad en la socialización (lo cual NO quiere decir que no logremos tener amigos en el     tiempo).
-       Somos literales: Nos tomamos las palabras al pie de la letra.
-       Tenemos poco filtro a la hora de hablar: Decimos lo que pensamos y sentimos.
-        Falta de Empatía Cognitiva. Esto quiere decir que tenemos dificultad en ponernos en el lugar del otro, en identificar  y comprender las emociones y pensamientos de otras personas. NO confundir por favor con la falta de Empatía Emocional, pues los únicos que carecen de ella, son los psicópatas.
-       Ingenuidad (que no es lo mismo que inocencia).
-       Poca tolerancia a la frustración.
-       Hiper o hipo sensible sensorialmente.
-       Dificultad para el contacto ocular.
-       Intereses restringidos: Nos obsesionamos con un tema y les dedicamos mucho tiempo a su investigación.
-       Pensamiento poco flexible, apego a las rutinas y dificultad para adaptarse a los cambios.
-       Estereotipias motoras.

Artista: Anita Valle Ocando.

Tony Attwood, psicólogo inglés, al igual que Tania Marshall, también ha escrito sobre las características de la mujer Asperger. Estas son algunas de las que él ha mencionado:

-       Su sentido de identidad puede no estar muy presente, y puede ser como un camaleón, sobre todo antes del diagnóstico.
-       Puede parecer más joven de lo que es en apariencia física, emocionalmente, en comportamiento, gustos o en ropa. A veces, su voz puede sonar como la de una niña pequeña.
-       Disfruta el leer o ver películas como una forma de escape.
-       Usa el control como una manera de lidiar con el estrés. Reglas, disciplina, rigidez en ciertas rutinas y hábitos.
-       Puede identificarse como mitad hombre, mitad mujer, pero esto es por su estructura cerebral.
-       Por lo general puede inclinarse hacia la música o el arte.
-       Puede que necesite hacer esquemas para comprender lo que se le enseña.
-       Puede tener problemas para captar chistes, dobles sentidos y sarcasmos.
-       Puede ser emocionalmente inmadura, o muy sensible a las emociones.
-       Ansiedad y miedo pueden ser dos emociones que predominan a lo largo de su vida.
-       Puede haber estado bajo medicamentos para la depresión durante cierto tiempo.
-       Si está emocionada o feliz, puede ser que tienda a brincar, a correr, a hablar mucho sobre un tema, o que aplauda con las manos.

Artista: Anita Valle Ocando.


-       Le disgusta la injusticia y el que no le entiendan. Esto puede a veces dar lugar a enojo o ira.
-       Si está experimentando una emoción como estrés o nerviosismo, puede ser que tartamudee. Y si está enojada o ansiosa, puede ser que no hable o esté muy seria.
-       Puede ser percibida por otros como “no amigable”, centrada en sí misma o distante, aunque no siempre es así.
-       Sus palabras o acciones pueden ser malinterpretadas por otros.
-       A veces le gusta socializar en dosis pequeñas. No sale mucho.
-       No le gusta hacer cosas de chicas, como salir de compras.
-       Puede tener una o dos amigas cercanas, pero una vez que cambia de lugar de estudio o de trabajo, empieza a perder el interés o a aislarse de sus amigas.
-       Puede o no querer estar en una relación sentimental. Si tiene una relación de este tipo, se lo puede tomar muy en serio, o puede elegir el permanecer soltera.
-       Muchas veces prefiere estar con una mascota, o con animales. Puede querer a esa mascota en un extremo (puede pasar mucho tiempo con esa mascota, o tratar de estar siempre a su lado).
-       Puede tener visión tubular, es decir que se fija en una sola cosa y lo demás desaparece de su visión. Puede tropezarse mucho
-       Puede tener problemas para calcular la velocidad y la dirección de las cosas, por lo que el tiempo de reacción puede ser tardío.

Artista: Anita Valle Ocando.

Ahora que usted ha leído las características generales del Síndrome de Asperger y las partículas en la mujer aspie, le invito a leer las diferencias que se pueden ver entre mujeres Asperger:

1)   Socialización: SÍ hay mujeres aspies que nos gusta socializar de vez en cuando, y sí hemos logrado tener un par de amigas en el tiempo. Que algunas mujeres Asperger no les interese o no lo hayan logrado, no significa que sea regla general que una aspie no pueda hacerlo. La diferencia con las mujeres neurotípicas, es que las aspies que socializamos, nos saturamos rápidamente, por lo cual necesitamos aislarnos frecuentemente para “recargar pilas”, porque, aunque no lo parezca, igual no nos es tan fácil la interacción social. Necesitamos de ese “descanso”, porque en realidad no le damos mucha importancia a esto de juntarnos con otros, ni a las típicas salidas para “compartir”.

2)    Personalidad: Existen mujeres aspies tímidas y/o introvertidas (generalmente esa somos las que hemos pasado desapercibidas en la niñez y adolescencia), y también están las extrovertidas, quienes seguramente durante su etapa escolar llamaron la atención de profesores, siendo derivadas a otros profesionales, lo cual puede haber facilitado un diagnóstico más "temprano" que el de la niña aspie que no se hace notar. Y, como todo en la vida, puede haber una evolución, y luego de ser una niña muy tímida, se puede aprender a enfrentar ciertos tipos de situaciones sociales, claro que dependiendo del contexto. Las que hemos “aprendido” a socializar hemos llevado muuucho tiempo observando a quienes nos han rodeado para aprender qué decir o cómo actuar, por lo tanto también se puede aprender a conversar y  a escuchar a la otra persona, aunque en el fondo sólo queremos conversar sobre nuestros intereses, por lo que algunas veces podemos olvidar que la conversación es de a dos, dando rienda suelta a verdaderos monólogos sobre nuestro interés del momento. Estamos las que nos demoramos en entrar en "confianza", pero cuando lo hacemos, hablamos mucho (realmente no paramos de hablar) pero frente a un número muy reducido de personas; y están las que pueden hablar frente a cualquier persona, pareciendo muchas veces alguien “desubicada” porque no necesitan la confianza para hacerlo. Hay quienes son muy reservadas, y otras lamentablemente como yo, que confiamos y contamos todo, sin poner límites en lo que se debe decir o no.

Artista: Anita Valle Ocando.

3)    Los gestos: Puede haber falta de sonrisa y ser muy inexpresiva con el rostro, o por el contrario, ser exagerada con ello y la gesticulación del rostro al hablar. En algunas ocasiones las expresiones faciales no concuerdan con el estado de ánimo o con lo que se está discutiendo. Lo mismo sucede con el lenguaje corporal, algunas exageramos los movimientos, en mi caso, hago muchas muecas al hablar (realmente soy muy exagerada con ellas) y también muevo mucho mi cabeza y manos (creo que quizás esto se deba a que desde pequeña tendía mucho a imitar a los  actores de las películas, y se “me fue la mano” imitando); también hay mujeres aspies que son inexpresivas con su cuerpo, pero en una cosa coincidimos: No nos es fácil la sonrisa social (esa de las fotos o de cortesía). Otra cosa que se me dificulta en cuanto al manejo de mi cuerpo, son mis brazos al caminar, siento que me estorban y no sé qué hacer con ellos, no sé si a alguna mujer aspie le ocurra lo mismo.

4)    La voz: Siempre leo que se hace alusión a la voz monótona en las personas Asperger, pero mi voz no es así, en cambio, yo hablo demasiado rápido (incluso mi voz es como la de una mujer muy joven), más cuando me siento emocionada o nerviosa. No tengo manejo en el volumen de mi voz, haciéndomelo ver quien me está escuchando en esos momentos, diciendo que baje la voz porque no es necesario que grite para hablar. Igual he escuchado a varones aspies, que hablan tan rápido como yo, y otros que su voz es monótona como la describen en los artículos y libros. También he escuchado a 3 mujeres aspies que parecen locutoras al hablar, y hasta me parece “sexy” la voz de cada una de ellas, y lo que menos tienen sus voces, es monotonía al hablar.

Artista: Anita Valle Ocando.

5)    Apariencia personal: Si bien es cierto que preferimos la ropa cómoda (llegando a usar a veces ropa masculina), la mayoría de las personas cree que es imposible que exista una mujer aspie que se vista femenina para algunas ocasiones llegando a usar tacones si la situación lo amerita. Lo mismo puede suceder con el maquillaje. En mi caso (no sé en el caso de las otras mujeres que se han vestido femeninas o maquillado en algunas situaciones), me siento como interpretando un rol, no es algo que haga diariamente ni muy seguido, pero sí aprendí a hacerlo y en algunas situaciones me gusta verme “bonita”, aunque mi límite es de 4 horas con lo puesto, luego comienzo a sentir la incomodidad de la ropa y lo único que quiero, es volver a vestirme con mi ropa “fome”, pero cómoda. SÍ existen mujeres aspies que les gusta y les interesa vestirse y verse femenina. En cuanto al cabello, podemos usarlo largo o corto, no es regla general que la mujer Asperger tenga que usar el cabello como varón, lo que sí yo creo, es que coincidimos en que casi nunca lo peinamos.

6)  Sensibilidad: Hay mujeres aspies que no demuestran su sensibilidad, pero hay otras como yo que llegamos a ser “lloronas” cuando experimentamos alguna emoción que nos esté afectando. En mi caso supongo que es porque tengo poco control de mis emociones y no sé cómo canalizarlas. No tiene por qué ser regla el que no demostremos nuestra sensibilidad, o que la mujer aspie tenga que parecer “fría” ante cualquier emoción (me "carga" cuando se jactan de que no les afecta lo que a otras sí, es como si menospreciaran a la que es muy sensible y lo demuestra).

Artista: Anita Valle Ocando.

7)    Los juegos en la niñez: Hay chicas aspies que en su infancia preferían los juguetes de los varones (autitos), otras no jugaban con juguetes. En mi caso, sí jugaba con muñecas, pero no como usualmente lo hacen las niñas; yo inventaba guiones y hacía que las muñecas los interpretaran. También jugaba vídeo juegos y “peloteaba” con mi hermano. 

8)  Los intereses: Bueno, aquí también entra la particularidad de cada aspie, es falso pretender que todas las personas con la condición nos haya interesado memorizar placas de automóviles o los tan nombrados dinosaurios. Si bien hay mujeres aspies con intereses bien parecidos a los varones, también estamos las que hemos tenido otros tipos de intereses. En mi caso, he sido cinéfila, melómana, “ratón de biblioteca”, “gamers” pasando por otros intereses (sí, los aspies podemos cambiar de intereses en el tiempo) hasta llegar al que tengo hace un tiempo: La política.

Usted me dirá: “Pero lo que acabas de mencionar lo puede manifestar cualquier mujer” ¡Claro! Pero lo que nos diferencia de una mujer neurotípica, es justamente que nosotras tenemos todas las características que he mencionado al comenzar este artículo: Las características del Síndrome de Asperger. Sólo que en algunas mujeres aspies dichas características son más sutiles, o muy profundas pero menos “evidentes”, lo cual no quiere decir que no las presentemos. Esto sumado a que algunas aprendemos a “enmascararlas” desde pequeñas, hace más difícil un diagnóstico, el reconocimiento de los demás, y, algunas veces, también nos ha hecho blanco de la discriminación porque ni siquiera los mismos aspies logran entender que entre nosotros hay diferencias propias de las características PERSONALES, las cuales nos diferencian entre nosotros, y no por eso no compartimos el Síndrome de Asperger. Deje de decir que tal o cual mujer "no es aspie", porque no tiene las mismas características PERSONALES que usted. Esas características no restan importancia a las características del Síndrome de Asperger que SÍ tenemos ¡Entiéndalo por favor! Lea a Tony Attwood, psicólogo inglés que ha atendido a más de 1.000 pacientes Asperger, por lo tanto puede hablar con fundamento sobre dichas diferencias. Lea a Tania Marshall, psicóloga australiana que también ha trabajado con muchos pacientes TEA, y que ha escrito sobre las mujeres con la condición y sus diferencias. Léalos y aprenda de una vez a diferenciar las características del síndrome de Asperger de las características personales de una persona.

Las imágenes utilizadas en este escrito, pertenecen a Anita Valle Ocando, una artista excepcional con el Síndrome de Asperger y pueden encontrar más de sus obras en esta página:

Esta es la biografía de la artista: