viernes, 22 de enero de 2016

El Síndrome de Asperger y el sexo: ¿Asexual o muy sexual?



Película en donde la protagonista tiene el Síndrome de Asperger.




Tal como pedí expresamente en los dos artículos anteriores sobre el sexo en el Síndrome de Asperger, si va a leer las experiencias de jóvenes y adultos Asperger con respecto a este tema, tiene que hacerlo con altura de miras, de la misma manera en que lo hicieron quienes participaron aportando con sus opiniones en este artículo. Hablar abiertamente de sexo sólo puede sumar, nunca restar, siempre y cuando haya respeto tanto del emisor como el receptor. Hay que aprender a dejar los prejuicios de lado y “abrir nuestra mente” al conocimiento, entendiendo que las experiencias de otros aspies nos pueden aportar bastante para aprender a entender lo que hasta ahora usted sólo puede conocer como mitos, que más que validarnos como personas adultas, nos hacen ver como personas incapacitadas hasta para tener sexo. Los aspies somos personas muy directas a la hora de conversar sobre un determinado tema, por lo tanto, si usted es de las personas que le “escandaliza” hablar o leer sobre sexo, le recomiendo dejar esta lectura hasta aquí, pues le recuerdo que el morbo no está en quien habla de sexo, sino en quien le da la interpretación errada. Ahora, si usted entiende eso y quiere saber qué piensan algunos jóvenes y adultos Asperger sobre el sexo, entonces le invito cordialmente a leer sus escritos (no han sido escrito sus nombres por respeto a su privacidad). En esta tercera parte, les hice las siguientes preguntas:


¿Se considera alguien muy sexual? ¿Por qué?


-Creo que todos somos seres sexuales, aun sin existir deseo de coito, por lo que sí, soy sexual.

-De la escala del 1 al 10 (siendo 1 como no, y 10 como MUY sexual), diría que yo estoy entre 7 y 8.

-No, mi vida sexual es insatisfactoria y quién más lo padece es mi esposa (por obvias razones). Quizás se deba a que una vida durante tanto tiempo solitaria, me sacó el placer de compartir. Cuando era joven, el 80% de mis amistades eran mujeres, a las cuales nunca vi como compañeras íntimas, a pesar de que algunas se sentían atraídas por mí. Mi hermano o mis primos me solían decir que aprovechara; pero ¿cómo aprovecharse de lo que no atrae? Les decía yo, y por eso me decían: "sos raro". El antes es importante y no sólo me refiero al acto carnal sino al emocional. Si estamos (o estoy) disgustado, no puedo tener sexo, por lo cual, a veces, pasa a ser una forma de desquite o venganza.

-No soy muy sexual, nunca lo he sido. Me cuesta trabajo asimilar un contacto físico tan intenso. Lo he hecho, sí, pero con poca frecuencia a pesar de que llevo dos años de casado. Reconozco que me preocupa, pues no sé hasta qué punto mi esposa pueda sentirse no deseada y comience a sentir cierto rencor.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Sí, porque siento deseo sexual sobre todo cuando estoy ovulando; es una sensación terrible cuando no hay con quién hacerlo, y no, no soy capaz de relacionarme con alguien como para llegar a sexo casual, tengo graves problemas de socialización.

-Yo nunca he tenido sexo, pero puedo decir que si no fuera por el efecto inhibidor de libido que tiene el antidepresivo que tomo, mi libido estaría por las nubes xD

-Sobre ese punto, durante los momentos de soltero no pienso mucho en sexo, aunque últimamente he tenido deseos sexuales fuertes, pero no tengo pareja hace 2 años y no he encontrado a nadie interesante.....

-Sí, soy muy sexual porque no sé si serán los estrógenos 😊 El sexo es una necesidad para mí y es algo fundamental en una pareja, soy de frecuencia alta. 

-A los 7 años tuve mis primeras erecciones conscientes, de allí en adelante todo tipo de juego de "el papá y la mamá” incluía abrazos y besos.

-No me considero sexual, ni creo tener algo erógeno porque basta con ver mi flacidez mientras me ducho: No hay gran cosa.

-Sí, soy muy sexual.... Antes de conocer al papá de mi hijo, tuve mucho sexo ocasional. Cuando conocí al papá del niño, todas las semanas nos veíamos y teníamos mucho sexo.

-Solía ser muy sexual, sufría y me desesperaba mucho cuando no podía tener sexo. Lo bueno es que tenía muchos amigos con los que me sentía en confianza, con uno de ellos duré 3 años, creo que más incluso. Cuando estoy en una relación, soy leal a esa persona y nada de "amiguitos". Terminé algunas relaciones en las que el sexo no era bueno, porque no me satisfacía.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Creo que sí soy bastante sexual, porque de vez en cuando, inevitablemente vienen pensamientos relacionados con eso. Debe ser por la edad y tal vez porque como ya dije, nunca he estado con nadie.

-Soy una persona muy sexual, en las condiciones adecuadas podría tener sexo hasta 3 o 4 veces por semana con mi pareja.

-No, no tengo broncas con el sexo, puedo vivir sin hacerlo, pero a la vez no tengo bronca si se da, claro está que para que yo acceda a llegar a ello, necesito estar completamente enamorado de la persona en cuestión.

-No sé, siento que no hay que dejarse llevar por malos pensamientos.

-Pienso que soy alguien muy sexual.

-Con mi esposo es algo como "muy natural", me encanta estar con él, es como una necesidad, un impulso, nunca es suficiente para mí. Soy demasiado sexual pero jamás lo engañaría por sexo porque no me interesa estar con nadie más en el mundo. He llegado a pensar que si nos divorciáramos no podría acostarme con nadie más y terminaría yo siendo amante de él porque es la única persona que me encanta. Me frustro demasiado cuando él no quiere, me enojo y hasta me peleo y he llegado a insultarlo y gritarle que me voy a buscar a alguien más (no lo haría) porque no sé lidiar con mi frustración cuando se trata de sexo.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Sí, mucho. Si estoy con quien me gusta, lo haría todo el día, hasta dejaría de comer. Una ninfómana es perfecta para mí.

-Sí, porque me encanta el erotismo: Acariciar, ser acariciado, besar, excitarse, etc. De ser por mí tendría sexo muchas veces a diario (pero normalmente mi cuerpo se cansa antes que mi mente).

-Sí, porque me gusta ser diversa, jugar, hacer nuevas cosas. Eso dentro de la intimidad. Si es en el plano de que si soy sexual en frente de los hombres... No lo sé... Pero se me acercan muchos, pero no soy femenina, y eso que dicen que soy la más femenina del grupo de trabajo (debe ser que las otras hablan vulgar y yo no).

-Aprendí a controlar mis impulsos y arreglé mucho del daño causado (y aún sigo arreglándolo). Puedo decir que me siento bien ahora, me controlo mejor y me agrada la paz que se siente cuando no te esclavizan tus genitales ni tus hormonas, a veces aún tengo recaídas en cuanto a pensamientos, aunque no es mucho. Me siento bien y creo que está vez estaría mejor preparado en ese ámbito si llegara a estar con la persona que amo.

-Me considero muy sexual, pero si no tengo eso, pongo mi libido intensamente en otras cosas. Igual sin sexo soy una bola de histeria.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-No me considero muy sexual comparado a personas que andan todo el día pendientes de los glúteos del sexo opuesto, y buscando cada oportunidad para "ligar"; pero cuando tengo pareja, tengo sexo cada ocasión que podamos; y puedo estar años sin pareja. Además, evito ver pornografía por muchas razones: Me parece tan falso. Descubrí (estando soltero) que si no eyaculaba (o sea "auto-gratificándome") por muchas semanas tenía la cabeza más despejada.

-Realmente no soy muy sexual, mi libido es bastante bajo, y aunque lo disfruto, rara vez lo busco. A veces pasa una semana y ni me doy cuenta, a no ser por mi esposa que sí es muy "sexosa". Yo lo disfruto, pero es que simplemente no está en mi lista de prioridades...

-Yo creo que sí. Para mí es un problema no tener relaciones con una cierta frecuencia, lo que me ha llevado a discusiones con mi pareja muchas veces.

-Me declaro friginoréxico agudo XD es un juego de palabras improvisado-espontáneo a partir de las palabras entre frígido y la condición anoréxico sexual... larga historia. Creo que pertenezco a ese porcentaje de la población que intenta sobreponerse a un complejo de castración. Si Freud viviera todavía, estoy seguro que haría de mi caso su cruzada personal :v

-A mí me gusta el sexo lo disfruto y no es tabú, como también respeto a las personas asexuales.

-A mí me encanta el sexo.

-A mí me gusta el sexo de la siguiente manera: Con ternura, una mezcla de cursilería emocional inmadura y algo de inteligencia adulta. Aprecio más los jueguitos sexuales antes que la sexualidad prepotente y maquillada como se ve en la industria pornográfica actual.


Fotografía: Camilo Cuevas.


 La Hipersensibilidad en el sexo:


-Nunca he tenido.

-Tengo muchos problemas con los olores.

-Durante un trío. Fue bastante intenso.

-Tengo hipersensibilidad en el orgasmo, o cuando un hombre gime, me “mata” todas las pasiones y me da ataque de risa.

-En las primeras experiencias no soportaba el contacto directo en el clítoris, la sensación era muy intensa, casi dolorosa.

-La hipersensibilidad me da más en el felatio.  Me da una sensación bien "extraña".

-En mi caso, la hipersensibilidad a la hora de la intimidad, me vuelve multiorgásmica. Con un poquito me basta para llegar al clímax y obtener orgasmos múltiples. Tengo que hacerlo delicadamente porque si alguien aplica un poco de fuerza conmigo el dolor es extremo.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Yo de aquella vez, recuerdo que era como cosas que explotaban en la cabeza. En cada intento era más intensa la sensación. ¿Eso cuenta como sobrecarga sensorial?

-En mi caso soy hiposensible, lo cual es una especie de suerte para mi pareja, porque ella disfruta más tiempo y con más intensidad cosas, que de otra manera otras personas no serían capaces de soportar, pero el lado malo es que ella a veces piensa que no me satisface porque no reacciono como todos los demás y puedo pasar mucho más tiempo sin sentir.

-Actualmente experimento, incluso un rechazo a todo contacto físico afectivo. No quiero que me abrasen, ni me den besos. Y aunque en mi casa conocen mi condición, parece que a propósito me presionan con esas cosas.

-Después del sexo, me pongo sensible en la piel de la cintura.

-Yo lo disfruto mucho, aunque no soporto de que me acaricien la barriga y ciertas partes porque me da mucha cosquilla ^^

-En una parte del gran mundo de internet leí que algunos aspies, con lo sensibles que somos, una parte disfruta del sexo y otra parte lo detesta, no sé qué tan cierto es, aunque hay que tener en cuenta lo sensible que somos.


Fotografía: Camilo Cuevas.

 Algo más


-Cuando los dos son vírgenes puede ocurrir algo especial en la relación en muchos sentidos, a mí me pasó con mi primera relación, y digo que fue muy lindo porque nuestra relación de pareja duró mucho tiempo, y entre los dos aprendimos a disfrutar del sexo al mismo tiempo.

-Cuando era adolescente me dejaba mal cuando me preguntaban si era virgen. Al principio me daba vergüenza, incluso mentía, luego se lo lanzaba a la cara a ver cómo reaccionaba, pero me molestaba que lo que más importara, fuera la virginidad, cuando yo no tenía culpa de nunca haberlo sido (fui violada cuando pequeña). Hoy en día no falta el #$%& que me hace la misma pregunta, y yo con una hija.

-La psiquiatra que me trata me dijo que porque mi papá no es muy afectivo (creo que tiene asperger), yo busqué el cariño en otra parte.... Pero inadecuadamente... Aun hoy día, como mi pareja es mucho mayor que yo, ahí está: Sentimientos afectivos no satisfechos y que en la pareja uno ve a un padre, eso me lo dijo la psiquiatra...

-Me pasó lo mismo, pero con mi mamá; no es asperger, pero no es muy afectiva y nunca me dio un abrazo. Yo creo que hasta un tiempo prefería a una mujer mayor que de mi edad, pero no era lo adecuado.


Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la educación sexual:


-En realidad, tendría que ser de lo más normal hablar del tema con una persona de cualquier edad. Siempre me ha parecido una bobada ese oscurantismo que existe en los padres y/o educadores que se niegan a hablar de sexualidad con las/los niñas/niños. Y no tan sólo se debería hablar de los hechos fisiológicos en sí, sino todo lo relacionado (ETS, métodos anticonceptivos, etc etc etc). No hay justificación para mentirles a las/los niñas/niños sobre el tema.

-Odio eso de que muchas personas y sociedades vean hablar de sexualidad como algo malo.

-Yo no le veo nada de malo a hablar de sexo, es un tema como cualquier otro, no tiene por qué ser tabú.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger: