domingo, 8 de enero de 2017

La Soledad en el Síndrome de Asperger desde las experiencias de jóvenes y adultos con la condición.


Parece ser que el común de los seres humanos necesitan estar siempre rodeado de otros, y por esta razón no entienden la necesidad que tenemos las personas Asperger, a veces, de estar solos. Piensan que si uno no se junta con ellos o es "mal amigo" o "amargado". Otros sugieren que uno "salga más" para que dejemos de estar “encuevados”. Lo que ellos no entienden es que en nuestros momentos de soledad son la oportunidad que tenemos para dedicarnos a nuestros intereses y descansar de la “saturación” que nos provoca el socializar. La soledad sólo es negativa cuando duele, cuando la persona no quiere estar solo pero las circunstancias lo llevan a la carencia de compañía. No es lo mismo estar solo que sentirse solo.

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

¿Cómo lidiais vosotros con la soledad?


-Como "buena aspie", soy muy solitaria. Sin embargo, en ocasiones esa soledad me causa sentimientos desagradables de tristeza. Sé que en cierta medida es una soledad que he elegido yo para no tener que afrontar ciertas cosas que me desgastan mucho, pero no puedo evitar sentir esa desolación en ocasiones. A mí me gusta estar sola, me preserva de la sobreestimulación y me permite centrarme en mis intereses, además la interacción social me agota. Sin embargo a veces creo que echo algo de menos, algo que no sabría definir.

-Yo tengo pareja e hijo... Aunque a veces me gusta estar sola.... Entonces agarro mi computadora y me desconecto del mundo "social" por un tiempo (máximo 2 horas).

-La soledad la llevo con convicción y felicidad ¿Por qué? Simple: A lo largo de mi vida me he dado cuenta que socializar y andar con los amigos o con la pareja es un total desperdicio de tiempo, o al menos así ha sido desde mi experiencia. Mis amigos cercanos, porque sí tengo amigos, son personas que están en el mismo canal que yo, que ven el trabajar y hacer lo que nos gusta como un medio de llegar a ser felices. Con respecto a la familia se abstienen de comentarios fuera de lugar o se atienen a mi mal genio y mi lengua viperina, como dice mi mamá.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Yo ya no la enfrento, dejo que me lleve y acepto las consecuencias ¿Para que ir contra lo que, en esencia soy? Creo que cuando la vivimos con desconfianza, comparándonos con otros, nos empieza a pesar. Pero para ser honestos ¿quién no se siente solo de vez en cuando...?

-Leo, juego, escucho música, voy al cine y siempre mantengo platicas con personas que saben más que yo, un amigo en particular con el que suelo hablar de temas interesantes. Así, y duermo. :)

-Me pasa igual, escogí mi soledad, pero a veces, muy pocas, me gustaría compartir algunas experiencias. Yo trabajo los fines de semana y ahí desahogo un poco esa parte, hablo con mis compañeras más cercanas y pues también acá en los grupos. Eso me ayuda.

-Mi soledad, mi refugio. Disfrutar de estar sola conmigo y mis pensamientos, donde he organizado mi mundo y de donde nacen genialidades. Es un placer del cual tengo poco tiempo para disfrutar, estoy casada y soy madre de dos niños, mi mama vive con nosotros, por eso es que aprovecho las horas nocturnas para disfrutar de la soledad. A veces cuando tengo la necesidad de compartir con mis amigas, las llamo, visito y uso las redes sociales.

-A veces desearía tener amigas, ir a un café, algo, pero luego recuerdo que las canso más de lo que me cansan a mí, así que... No sé. No sé lidiar con mi soledad. Igual, ni tan sola, tengo dos hijos pequeños.

-Yo tengo más vida interior que exterior, medito mucho. Una vez llegué a pensar que todo el mundo lo hacía. Mi psicólogo me explicó que no es así. Tengo un dicho: “Primero pienso luego existo”.
Fotografía: Camilo Cuevas.

¿Será cierto eso de que nuestra condición nos condena a ser unos seres solitarios y con una vida irrealizada?


-Sí y no. Puedes decidir.

-Cada persona es distinta. Unos pueden vivir en sociedad y realizándose como cualquier otra persona, y otros no. A mí me gusta hacer, casi necesito, en general las cosas de manera que tengan un sentido de ser en sí mismas, no sólo en cuanto a su cometido, finalidad o forma. De hecho, la forma en sí es algo por lo que siento cierto desprecio.

-Te puedes realizar, pero seguirás teniendo dificultades. Me realicé, casándome, teniendo hijos, ama de casa, una vida que muchos envidiarían. Pero tengo mis dificultades como todo aspie. Entro en crisis cuando las cosas salen de lo habitual, entro en crisis continuamente con las tareas del cole, entro en crisis cuando inesperadamente debo llevar a alguno a urgencias (como este lunes) y otras muchas pequeñas cosas que no son normales. No cocino, no me meto a la cocina, tengo severos problemas en cuidar a mis hijos en las cosas pequeñas como el baño diario y lavar dientes. Soy un peligro en la cocina, olvido que estoy cocinando y me voy. Entonces es cuando me pongo a pensar: ¿Me realicé??? ¿Estoy verdaderamente realizada?

-Dependerá de contextos y de cómo cada quien tome y vea las cosas.

-¿"Irrealizada"? ¿Desde la perspectiva de quién? Tú eres joven, en cualquier momento puedes hacer cambios y tomar nuevos caminos, el tiempo para hacer las cosas es diferente en cada persona, algunos hacen todo jóvenes, otros cuando están más viejos. En mi caso tengo más de 10 años de atraso en comparación con mis compañeros del bachillerato; me casé a los 38, tuve hijos a los 42 y me gradué de la universidad tiempo después, pero eso solo me sirvió para acumular experiencias que le dieron mayor profundidad a mis pensamientos. Cuando la vida te lleva a trompadas y apurado, no tienes tiempo de pensar en nada, y cuando tienes hijos jóvenes, tu vida se transforma en solo trabajar y trabajar para cumplir con responsabilidades. Así que poder tomarse las cosas con calma tiene muchas ventajas, solo prepárate y disfruta de lo que viene, desecha lo que no te sirva y enfócate en marcar y lograr metas.

-Nuestra condición no nos condena. Antes pensaba eso pero hoy sé que estaba equivocado. Todo depende de cada uno, de lo que quieres lograr en tu vida. Yo antes era muy solitario pero he aprendido a entender a los demás y eso ha ido cambiando. Si te propones algo y realmente pones la voluntad en hacerlo realidad, lo cumples.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre querer encajar:


-Sufría por encajar hasta que entendí que haga algo o no haga nada por satisfacer a los demás, igual hablan y solo me adjudican sus propios sentimientos e intenciones. Mi pasión es libre de ser interpretada como quieran.

-Yo tuve baja autoestima más que nada por sentirme diferente a los demás, pues para mí estas diferencias en un tiempo significaron ser menos que ellos, pero el diagnóstico me ha cambiado esa percepción y me ha ayudado a aceptarme tal cual soy. Yo tengo pocos amigos, pero los pocos que tengo son personas con las que tengo mucho en común, así que en cierta manera con ellas no tengo que encajar, y con ellas puedo ser yo mismo.

-Yo soy solitario, tengo pocas interacciones pero trato que sean beneficiosas para mí. En la dinámica de socializar "correctamente" de forma constante, uno hace que se despersonalice tratando de "encajar". Yo avanzo lento pero seguro de mí mismo, sin joder a nadie y que nadie se meta conmigo, y trato de no quejarme por mi decisión.

-A mí no me interesa encajar, creo que me siento bien rodeado de pocas personas y verlas de vez en cuando. Me gusta mi mundo, ahora estoy viviendo una etapa de aprendizaje musical y necesito mi tiempo solitario, lo disfruto, por ahora me siento bien así.

-Es cansador tratar de encajar a diario, aún en la familia. Caemos en querer complacer a todos para encajar, y dejamos de ser... Asperger, a como dé lugar, pero la ansiedad está siempre ahí esperando que lo que uno haga o deje de hacer sea lo mejor para los demás, esperando explotar si no lo es...Y no hay una receta... No sé qué me producirá ansiedad al cambiarlo o qué no... Y ahí voy, tropezando y levantándome, queriendo y necesitando comprensión, pero nadie ve en ojos ajenos...Y bien... Hoy me siento triste y no quiero un "todo estará bien", ni siquiera sé que quiero...

-Este síntoma de cansancio y ensimismamiento se debe al estrés. Quizá mucho tiempo de haber andado fingiendo con la máscara puesta. Muy común, cada uno de nosotros tiene un "tope". Mejor ver por “ese lado” y revisar si no nos estamos “pasando de rosca” forzando las situaciones sociales.

-Yo también tengo esos síntomas, llevo dos días que nada me interesa, tengo mucha fatiga y podría decirse que dolor interno...y me pregunto ¿Por qué necesito interactuar? Así como a veces me voy de vacaciones Asperger ¿Necesito irme de vacaciones de los neurotípicos? El único tolerable es mi esposo ¿Por qué será? Esto me recuerda que se me hace muy frecuente en Navidad.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre cuando nos piden ayuda:


-La gente piensa que por el simple hecho de que vos tengas más facilidad que ellos, es una especie de deber moral para vos ayudarlos, a mí me pasa todo el tiempo, incluso en el liceo se enojaban si directamente no les pasaba las respuestas en las pruebas. A mí me parece que tiene que salir de vos, que no es ninguna obligación, vos hacés con tu tiempo lo que quieras, a mí a determinada gente me dan ganas de ayudarla y a otras no, lo que si es que cuanto más me exigen que les explique, menos ganas de hacerlo me dan.

-Si algo aprendí de los errores de la universidad, es que el activo más valioso con el que uno sale, es las relaciones sociales y la calidad de las mismas. Esos compañeros, muchos llegan a cargos importantes, o algunos otros se vuelven excelentes profesionales que más adelante, en la vida profesional, pueden ayudarte a entrar a buenas organizaciones o ayudarte a construirlas; incluso los vagos, que vivían copiándose de los demás, se vuelven grandes políticos o excelentes comerciantes. Por eso es importante cultivar esas relaciones. Conozco varios compañeros que si cuidaron e hicieron crecer esas relaciones y hoy por hoy están en cargos muy altos, mientras que uno que fue el solitario, relativamente me quedé estancado, aunque fuera bueno con lo académico.

-Muchas veces un buen puesto de trabajo se consigue por contactos, por caerle bien a alguien, y en puestos donde se gana mucho dinero por ser personas que pueden encubrir carencias del líder, quien tiene la habilidad de delegar el trabajo a quien tenga más capacidad, pero esté claramente subordinado y acepte hasta con "agradecimiento" ser el peón.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Pienso que sí, que muchas veces debemos hacer cosas "obligados" que no nos nacen por nuestra falta de empatía. Se nos dificulta ver lo que sienten los demás y no es egoísmo, es que simplemente no lo vemos hasta que nos lo dicen. Creo que sí es muy importante cultivar las amistades y relaciones. Con la práctica se te dará mejor.

-No somos egoístas, los aspies no evaluamos el efecto que causamos al negar algunas cosas a los demás, sea algo que piden, un objeto o cambio de actitud, de cierta manera está relacionado a nuestra renuencia a los cambios y usualmente es algo impulsivo. Eso nos hace quedar muy mal.

-Totalmente de acuerdo. Está claro que las relaciones que uno hace cuando está estudiando pueden ayudarte en el futuro. Yo hice mejores relaciones con los profesores. Pero ese es el "juego social", vos les haces el favor de ayudarlos a aprobar, ellos te ayudan en un futuro quizás a conseguir un trabajo. Es mutuo o debería. A la larga cuando ellos quizás consigan buenos trabajos y sean más "maduros", si llegan a necesitar a alguien que sepa mucho se van a acordar de vos y si tuviste buena relación o los ayudaste de alguna forma, te van a llamar. Simple.

-Hay que saber a quién ayudar. Me la pasé ayudando a mucha gente y no necesariamente es una cuenta matemática de que el favor vuelve. Hay gente copada y gente garca. Si me hacen el planteo que le hicieron, doy la espalda y no vuelvo a perder el tiempo.

-Quizá el punto es poder identificar al cooperador (aquel que busca hacer proyectos para beneficio de quienes participen) y al parásito (aquel que sólo busca beneficios personales aún a costa de quien le ayude).

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías: