viernes, 22 de enero de 2016

El Síndrome de Asperger y el sexo (Tercera Parte) desde las experiencias de adultos Asperger.


Antes de que comience a leer las experiencias de adultos Asperger con respecto a este tema, le recomiendo hacerlo con alturas de miras, tal como lo hicieron quienes participaron aportando con sus opiniones en este artículo. Las personas con la condición somos personas muy directas a la hora de conversar sobre un determinado tema, por lo tanto, si usted es de las personas que le “escandaliza” hablar o leer sobre sexo, le recomiendo dejar esta lectura hasta aquí, pues le recuerdo que el morbo no está en quien habla de sexo, sino en quien le da la interpretación que le quiere dar. Hablar de sexo jamás será algo “malo”, muy por el contrario, las experiencias al respecto nos pueden aportar bastante, siempre y cuando seamos capaces de “abrir nuestra mente”, dejando los absurdos prejuicios de lado. Ahora, si usted entiende eso y quiere saber qué piensan algunos adultos Asperger sobre el sexo (sí, si existimos aspies que mostramos interés por hablar de sexo), entonces le invito cordialmente a leer sus comentarios (no han sido escrito sus nombres por respeto a su privacidad). En esta tercera parte, les hice las siguientes preguntas:

¿Se considera alguien muy sexual? ¿Por qué?


-Creo que todos somos seres sexuales, aun sin existir deseo de coito, por lo que sí, soy sexual.

-De la escala del 1 al 10 (siendo 1 como no, y 10 como MUY sexual), diría que yo estoy entre 7 y 8.

-No, mi vida sexual es insatisfactoria y quién más lo padece es mi esposa (por obvias razones). Quizás se deba a que una vida durante tanto tiempo solitaria, me sacó el placer de compartir. Cuando era joven, el 80% de mis amistades eran mujeres, a las cuales nunca vi como compañeras íntimas, a pesar de que algunas se sentían atraídas por mí. Mi hermano o mis primos me solían decir que aprovechara; pero ¿cómo aprovecharse de lo que no atrae? Les decía yo, y por eso me decían: "sos raro". El antes es importante y no sólo me refiero al acto carnal sino al emocional. Si estamos (o estoy) disgustado, no puedo tener sexo, por lo cual, a veces, pasa a ser una forma de desquite o venganza.

-No soy muy sexual, nunca lo he sido. Me cuesta trabajo asimilar un contacto físico tan intenso. Lo he hecho, sí, pero con poca frecuencia a pesar de que llevo dos años de casado. Reconozco que me preocupa, pues no sé hasta qué punto mi esposa pueda sentirse no deseada y comience a sentir cierto rencor.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Sí, porque siento deseo sexual sobre todo cuando estoy ovulando; es una sensación terrible cuando no hay con quién hacerlo, y no, no soy capaz de relacionarme con alguien como para llegar a sexo casual, tengo graves problemas de socialización.

-Yo nunca he tenido sexo, pero puedo decir que si no fuera por el efecto inhibidor de libido que tiene el antidepresivo que tomo, mi libido estaría por las nubes xD

-Sobre ese punto, durante los momentos de soltero no pienso mucho en sexo, aunque últimamente he tenido deseos sexuales fuertes, pero no tengo pareja hace 2 años y no he encontrado a nadie interesante.....

-Sí, soy muy sexual porque no sé si serán los estrógenos 😊 El sexo es una necesidad para mí y es algo fundamental en una pareja, soy de frecuencia alta. 

-A los 7 años tuve mis primeras erecciones conscientes, de allí en adelante todo tipo de juego de "el papá y la mamá” incluía abrazos y besos.

-No me considero sexual, ni creo tener algo erógeno porque basta con ver mi flacidez mientras me ducho: No hay gran cosa.

-Sí, soy muy sexual.... Antes de conocer al papá de mi hijo, tuve mucho sexo ocasional. Cuando conocí al papá del niño, todas las semanas nos veíamos y teníamos mucho sexo.

-Solía ser muy sexual, sufría y me desesperaba mucho cuando no podía tener sexo. Lo bueno es que tenía muchos amigos con los que me sentía en confianza, con uno de ellos duré 3 años, creo que más incluso. Cuando estoy en una relación, soy leal a esa persona y nada de "amiguitos". Terminé algunas relaciones en las que el sexo no era bueno, porque no me satisfacía.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Creo que sí soy bastante sexual, porque de vez en cuando, inevitablemente vienen pensamientos relacionados con eso. Debe ser por la edad y tal vez porque como ya dije, nunca he estado con nadie.

-Soy una persona muy sexual, en las condiciones adecuadas podría tener sexo hasta 3 o 4 veces por semana con mi pareja.

-No, no tengo broncas con el sexo, puedo vivir sin hacerlo, pero a la vez no tengo bronca si se da, claro está que para que yo acceda a llegar a ello, necesito estar completamente enamorado de la persona en cuestión.

-No sé, siento que no hay que dejarse llevar por malos pensamientos.

-Pienso que soy alguien muy sexual.

-Con mi esposo es algo como "muy natural", me encanta estar con él, es como una necesidad, un impulso, nunca es suficiente para mí. Soy demasiado sexual pero jamás lo engañaría por sexo porque no me interesa estar con nadie más en el mundo. He llegado a pensar que si nos divorciáramos no podría acostarme con nadie más y terminaría yo siendo amante de él porque es la única persona que me encanta. Me frustro demasiado cuando él no quiere, me enojo y hasta me peleo y he llegado a insultarlo y gritarle que me voy a buscar a alguien más (no lo haría) porque no sé lidiar con mi frustración cuando se trata de sexo.
Fotografía: Camilo Cuevas.


-Sí, mucho. Si estoy con quien me gusta, lo haría todo el día, hasta dejaría de comer. Una ninfómana es perfecta para mí.

-Sí, porque me encanta el erotismo: Acariciar, ser acariciado, besar, excitarse, etc. De ser por mí tendría sexo muchas veces a diario (pero normalmente mi cuerpo se cansa antes que mi mente).

-Sí, porque me gusta ser diversa, jugar, hacer nuevas cosas. Eso dentro de la intimidad. Si es en el plano de que si soy sexual en frente de los hombres... No lo sé... Pero se me acercan muchos, pero no soy femenina, y eso que dicen que soy la más femenina del grupo de trabajo (debe ser que las otras hablan vulgar y yo no).

-Aprendí a controlar mis impulsos y arreglé mucho del daño causado (y aún sigo arreglándolo). Puedo decir que me siento bien ahora, me controlo mejor y me agrada la paz que se siente cuando no te esclavizan tus genitales ni tus hormonas, a veces aún tengo recaídas en cuanto a pensamientos, aunque no es mucho. Me siento bien y creo que está vez estaría mejor preparado en ese ámbito si llegara a estar con la persona que amo.

-Me considero muy sexual, pero si no tengo eso, pongo mi libido intensamente en otras cosas. Igual sin sexo soy una bola de histeria.
Fotografía: Camilo Cuevas.


-No me considero muy sexual comparado a personas que andan todo el día pendientes de los glúteos del sexo opuesto, y buscando cada oportunidad para "ligar"; pero cuando tengo pareja, tengo sexo cada ocasión que podamos; y puedo estar años sin pareja. Además, evito ver pornografía por muchas razones: Me parece tan falso. Descubrí (estando soltero) que si no eyaculaba (o sea "auto-gratificándome") por muchas semanas tenía la cabeza más despejada.

-Realmente no soy muy sexual, mi libido es bastante bajo, y aunque lo disfruto, rara vez lo busco. A veces pasa una semana y ni me doy cuenta, a no ser por mi esposa que sí es muy "sexosa". Yo lo disfruto, pero es que simplemente no está en mi lista de prioridades...

-Yo creo que sí. Para mí es un problema no tener relaciones con una cierta frecuencia, lo que me ha llevado a discusiones con mi pareja muchas veces.

-Me declaro friginoréxico agudo XD es un juego de palabras improvisado-espontáneo a partir de las palabras entre frígido y la condición anoréxico sexual... larga historia. Creo que pertenezco a ese porcentaje de la población que intenta sobreponerse a un complejo de castración. Si Freud viviera todavía, estoy seguro que haría de mi caso su cruzada personal :v

-A mí me gusta el sexo lo disfruto y no es tabú, como también respeto a las personas asexuales.

-A mí me encanta el sexo.

-A mí me gusta el sexo de la siguiente manera: Con ternura, una mezcla de cursilería emocional inmadura y algo de inteligencia adulta. Aprecio más los jueguitos sexuales antes que la sexualidad prepotente y maquillada como se ve en la industria pornográfica actual.
Fotografía: Camilo Cuevas.


 La Hipersensibilidad en el sexo:


-Nunca he tenido.

-Tengo muchos problemas con los olores.

-Durante un trío. Fue bastante intenso.

-Tengo hipersensibilidad en el orgasmo, o cuando un hombre gime, me “mata” todas las pasiones y me da ataque de risa.

-En las primeras experiencias no soportaba el contacto directo en el clítoris, la sensación era muy intensa, casi dolorosa.

-La hipersensibilidad me da más en el felatio.  Me da una sensación bien "extraña".

-En mi caso, la hipersensibilidad a la hora de la intimidad, me vuelve multiorgásmica. Con un poquito me basta para llegar al clímax y obtener orgasmos múltiples. Tengo que hacerlo delicadamente porque si alguien aplica un poco de fuerza conmigo el dolor es extremo.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Yo de aquella vez, recuerdo que era como cosas que explotaban en la cabeza. En cada intento era más intensa la sensación. ¿Eso cuenta como sobrecarga sensorial?

-En mi caso soy hiposensible, lo cual es una especie de suerte para mi pareja, porque ella disfruta más tiempo y con más intensidad cosas, que de otra manera otras personas no serían capaces de soportar, pero el lado malo es que ella a veces piensa que no me satisface porque no reacciono como todos los demás y puedo pasar mucho más tiempo sin sentir.

-Actualmente experimento, incluso un rechazo a todo contacto físico afectivo. No quiero que me abrasen, ni me den besos. Y aunque en mi casa conocen mi condición, parece que a propósito me presionan con esas cosas.

-Después del sexo, me pongo sensible en la piel de la cintura.

-Yo lo disfruto mucho, aunque no soporto de que me acaricien la barriga y ciertas partes porque me da mucha cosquilla ^^

-En una parte del gran mundo de internet leí que algunos aspies, con lo sensibles que somos, una parte disfruta del sexo y otra parte lo detesta, no sé qué tan cierto es, aunque hay que tener en cuenta lo sensible que somos.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Algo más


-Cuando los dos son vírgenes puede ocurrir algo especial en la relación en muchos sentidos, a mí me pasó con mi primera relación, y digo que fue muy lindo porque nuestra relación de pareja duró mucho tiempo, y entre los dos aprendimos a disfrutar del sexo al mismo tiempo.

-Cuando era adolescente me dejaba mal cuando me preguntaban si era virgen. Al principio me daba vergüenza, incluso mentía, luego se lo lanzaba a la cara a ver cómo reaccionaba, pero me molestaba que lo que más importara, fuera la virginidad, cuando yo no tenía culpa de nunca haberlo sido (fui violada cuando pequeña). Hoy en día no falta el #$%& que me hace la misma pregunta, y yo con una hija.

-La psiquiatra que me trata me dijo que porque mi papá no es muy afectivo (creo que tiene asperger), yo busqué el cariño en otra parte.... Pero inadecuadamente... Aun hoy día, como mi pareja es mucho mayor que yo, ahí está: Sentimientos afectivos no satisfechos y que en la pareja uno ve a un padre, eso me lo dijo la psiquiatra...

-Me pasó lo mismo, pero con mi mamá; no es asperger, pero no es muy afectiva y nunca me dio un abrazo. Yo creo que hasta un tiempo prefería a una mujer mayor que de mi edad, pero no era lo adecuado.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la educación sexual:


-En realidad, tendría que ser de lo más normal hablar del tema con una persona de cualquier edad. Siempre me ha parecido una bobada ese oscurantismo que existe en los padres y/o educadores que se niegan a hablar de sexualidad con las/los niñas/niños. Y no tan sólo se debería hablar de los hechos fisiológicos en sí, sino todo lo relacionado (ETS, métodos anticonceptivos, etc etc etc). No hay justificación para mentirles a las/los niñas/niños sobre el tema.

-Odio eso de que muchas personas y sociedades vean hablar de sexualidad como algo malo.

-Yo no le veo nada de malo a hablar de sexo, es un tema como cualquier otro, no tiene por qué ser tabú.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger:

viernes, 15 de enero de 2016

El Síndrome de Asperger y el sexo (Segunda Parte) desde las experiencias de adultos Asperger.


Antes de que comience a leer las experiencias de algunos adultos Asperger con respecto a este tema, le recomiendo hacerlo con alturas de miras, tal como lo hicieron quienes participaron aportando con sus opiniones en este artículo. Las personas con la condición somos personas muy directas a la hora de conversar sobre un determinado tema, por lo tanto, si usted es de las personas que le “escandaliza” hablar o leer sobre sexo, le recomiendo dejar esta lectura hasta aquí, pues le recuerdo que el morbo no está en quien habla de sexo, sino en quien le da la interpretación que le quiere dar. Hablar de sexo jamás será algo “malo”, muy por el contrario, las experiencias al respecto nos pueden aportar bastante, siempre y cuando seamos capaces de “abrir nuestra mente”, dejando los absurdos prejuicios de lado. Ahora, si usted entiende eso y quiere saber qué piensan algunos adultos Asperger sobre el sexo (sí, si existimos aspies que mostramos interés por hablar de sexo), entonces le invito cordialmente a leer sus comentarios (no han sido escrito sus nombres por respeto a su privacidad). En esta segunda parte, les hice las siguientes preguntas:

¿Necesitas de los sentimientos para poder tener sexo o eso le da lo mismo?


-Depende de la persona, aunque a estas alturas da lo mismo tener sentimientos de amor, solo me basta con la atracción y punto, pero lo ideal sería, al menos, una relación estable. Soy muy intenso sentimentalmente.

-Me considero una persona Demisexual (un demisexual es una persona que no siente atracción sexual a menos que forme una fuerte conexión emocional con alguien). Se observa con mayor frecuencia, pero no se limita a las relaciones románticas. El término demisexual proviene de "a medio camino entre" lo sexual y asexual. Jamás se me ha antojado algo de momento, no me interesa, con mi exnovio duré muchos meses y llegamos a eso por mi inexperiencia y porque me creía muy enamorada.

-Soy una persona demisexual, no hay forma de que me llegue a interesar alguien si no amo a esa persona; incluso, si tengo una modelo desnuda enfrente de mí, me da lo mismo si no siento nada por esa persona.

-Si se refiere a sentir amor por alguien en especial: No.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Por lo menos deseo y sentirme deseado.

-Es esencial, pues de otra manera sentiría que traiciono.

-Me darían lo mismo los sentimientos, si se da la oportunidad lo haré.

-Bueno, yo nunca he tenido sexo, pero puedo decir que no necesitaría sentimientos para querer tener sexo; aunque si hay sentimientos, sería mucho mejor y significativo.

-Necesito sentir amor para practicar sexo.

-Siempre lo he hecho por amor, pero creo que si estuviera sola, me bastaría la atracción física, química entre los dos y lazos afectivos, aunque no sea propiamente amor.

-Más que sentimiento, debe haber confianza... con sentimiento es mucho mejor.

-Lo ideal sería que se dé dentro de una relación y con amor incluido, aunque a futuro no descarto el sexo casual si es que no llego a encontrar pareja.

-Sí, para mí el sexo sin amor es simplemente impensable e innecesario.

-Creo que sí, de resto como que no funciona la cosa.

-Si no hay sentimiento y consentimiento, es sólo sexo. Prefiero hacer el amor.

-Necesitar sentimientos... no, solo confianza. Si no me siento en confianza con alguien, no puedo hacerlo. Tuve mucho sexo casual con hombres en los que me sentía a gusto y en confianza, nada de sentimientos.

-Aparte de los sentimientos, me gusta la sensación del sexo, el orgasmo, todo lo que implica. Debe ser que soy muy sensible.

-No necesito de los sentimientos, sólo ganas. Esa es una gran discusión que tengo con mi marido. Él, cuando discutimos, no puede tener sexo, yo sí. Para mí son dos cosas separadas.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Tiene que ser con alguien que por lo menos me guste, me han comparado con mujeres, o me han dicho homosexual por no tener interés en tener sexo con alguien que no me gusta. Lo "normal" es que el hombre tiene que aprovechar cada oportunidad para poner su semilla, yo tengo que sentir alguna conexión intelectual, o por lo menos hormonal para querer acostarme con alguien.

-Si necesito de los sentimientos para poder disfrutar de la relación sexual. Mi primera vez no la disfruté porque no me conecté sentimentalmente con la persona que estuve. Ahora con mi pareja el sexo es de las cosas que más disfrutamos y que más nos unen.

-Independiente de los sentimientos, creo que en mi caso se trata de confianza, la confianza que tenga en una mujer. Me refiero a que me incomodaría que tenga alguna ITS o que dentro de sus deseos esté el exigirme un determinado tiempo de duración del acto sexual (tampoco sé cuánto me demoraría en las relaciones sexuales) y otras situaciones que se dan en el coito que no sé si me agradarían.

-Mmmm, para mí sí son relevantes aunque no determinantes. Por ejemplo una vez fuimos a una fiesta swinger y no me gustó, pasé pensando en que eran desconocidos, en que si estaban allí luego podrían tener alguna enfermedad, etc. Mientras que por otro lado participé en un trío con dos chicas que conozco y me gustó, principalmente porque sabía quiénes eran.

-No necesito de sentimientos para ello, aunque con ellos es mucho mejor.

-Idealmente me gusta cuando hay amor, pero sí puedo tener sexo sólo por deseo.

-Bueno, es que no todos tenemos que pensar igual, para mí sí es necesario el amor, como dicen por ahí: “Es el mejor afrodisiaco”, y nunca lo he hecho de otra manera, es que tengo mi pareja desde muy joven, pero pienso que si estuviera divorciada, y sin estar enamorada de nadie, me bastaría la atracción física, la química y ciertos lazos afectivos, pero reprimirme, para mí, no sería una opción.
Fotografía: Camilo Cuevas.

¿Para usted es importante el preámbulo antes del sexo o lo hace sólo para complacer a su pareja?


-El preámbulo máximo de dos minutos, sino me da sueño.

-Sí, es muy importante, ya que me permite continuar y llegar al orgasmo satisfactoriamente.

-El preámbulo es lo más importante que puede haber!!! En mi pésimo matrimonio, durante un tiempo lo hice solo por complacer para que dejara de estar jodiendo, pero ya no.

-Fundamental. Si no hay seducción, no hay forma de empezar.

-El preámbulo lo considero fundamental, ya que es el momento donde mentalmente uno se debe sentir preparado y tu pareja también. En mi caso es fundamental ya que soy algo hosco y duro sentimentalmente y me cuesta excitarme....pero cuando me excito, no paro.

-El preámbulo es importante para mí. La textura suave de la piel me invita a seguir adelante.

-Para mí es importante el preámbulo y el postámbulo.

-Sí es importante para poder disfrutarlo y vivirlo, y poder prolongar el acto sexual en sí.

-Creo que el preámbulo es necesario para poder preparar a los órganos sexuales para el coito.

-En mi caso, es básico. Antes que nada necesito estar super enamorado de mi pareja y tener la certeza que soy correspondido, sino no pasa nada; ya logrado esto, entonces sí hay preámbulo, además de ser en el momento y lugar perfectos. Si algo falla, no hay nada de nada.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Claro que lo hago para complacerla, me puedo quedar horas en el preámbulo jaja. “Eso” rápido no tiene gracia, ni que fuera un animalito. Soy muy romántico en ese sentido.

-El preámbulo es importante, es lo que me estimula más, pero no necesariamente elemental, tengo tan buen conocimiento de mi cuerpo que no lo necesito siempre.

-Sí y no. Normalmente voy viendo cómo es la escena y me adapto. Si es algo rápido pues voy rápido, y si es lento pues voy lento.

-El preámbulo es importante para crear el momento y estar en sintonía contigo mismo y con tu pareja. Si lo haces por complacer, ya no es hacer el amor sino sexo, hasta casi violación si no quieres hacerlo y te obligan.

-Sí. Y es para satisfacción mutua.

-La previa si es para mí me encanta, sino prefiero saltearla o lo hago por mi pareja.

-En general, me gusta un buen preámbulo, para tocarse, besarse de pies a cabeza, explorar, la tensión "antes de" hace que el climax sea mayor, aunque hay situaciones de mucha pasión que exigen se haga directo sin preámbulos…podría seguir, el tema del amor y el sexo en la sociedad es algo que he pensado mucho últimamente. Siento que ya nadie cree en el amor.

-Por supuesto que es importante, ese erotismo es lo que le da lo "picante" al asunto, es quizá lo que te hace sentir que la otra persona tiene atracción por ti, refuerza tanto tu autoestima como el mero acto en sí, o más.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-¡Por supuesto! Realmente creo que es lo que se disfruta, el acto sexual en sí es repetitivo y sólo implica un sentido, mientras que el preámbulo permite utilizar todos los sentidos, la exploración y el juego. En mi caso, muchas veces me interesa más que mi pareja llegue al orgasmo y un 99% de las veces lo logra, mientras que yo un 85% se podría decir, y no me molesta, la verdad es que para mí es mejor así.

-El preámbulo es super importante pues hace que la experiencia sea más intensa y gratificante solo en el preámbulo puedo tener hasta tres orgasmos, la idea es complacernos mutuamente.

-Para mí es una de las cosas más importantes. La mayoría de hombres simplemente se abalanzan a tener el acto de inmediato, solo buscan la satisfacción personal y tanto en hombres como mujeres esa actitud y forma solo trae inconvenientes en el acto. Los hombres desesperados no duran mucho y las mujeres en esas situaciones simplemente se alarga su estado de atención sexual y eso provoca insatisfacción y luego muchos problemas de pareja. En lo personal prefiero tomarlo todo con calma, el preludio es muy importante pues no hay nada más frustrante que la insatisfacción emocional y sexual que produce la falta de autodominio y altruismo en las relaciones sexuales (no comento esto por alarde ni nada de esas cosas), incluso entre mi trabajo está ayudar a parejas con todo tipo de problemas y a veces entre ellos está la de índole sexual por lo que sé lo importante que es el preámbulo y el afecto antes de tener relaciones sexuales. Esto lo comento aquí pues no soy alguien de dar muchos detalles de mi experiencia personales, y lo hago por aportar ayuda a otras personas con Asperger por lo que pido que se proteja mis datos de identidad.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la falta de sexo o la pérdida del deseo sexual:


-Mientras más tiempo pases sin tener sexo (cuenta mucho para los hombres), más fuerte las sensaciones de "quedar embobado" por cualquier cosa y es ahí cuando una piba, un poco rápida, te da vuelta como una media.

-Creo que la abstinencia obnubila o nubla un poco la percepción de la persona, ya que el deseo puede a veces más que la razón.

-Seré sincera, a veces es frustrante para mi novio y para mí que me quite ante una caricia o que simplemente no me sienta bien. En otras palabras, prefiero demostrar mi afecto a esa persona con besos y abrazos, no me siento bien al demostrar mi afecto de otras maneras.

-Creo que la pérdida del deseo o interés sexual es muy relativo, aunque dependiendo de la persona, juega un papel fundamental en una relación. La madre de mis hijos era muy descuidada en el aspecto físico, a pesar de ser muy linda, sin embargo mi interés hacia ella y su armonía corporal fue variando rápidamente, ya que la gravedad y los malos hábitos alimenticios le daban otro aspecto y le encantaba el sexo, pero no ponía de su parte para hacerlo más agradable visualmente. Aunque tener relaciones sexuales para mí no era el fuerte de la relación, para ella sí, y el matrimonio empezó a deteriorarse. O sea, personalmente me encanta hacer el amor, no tener sexo, pero la armonía corporal juega un papel clave en mis sensaciones hacia el sexo. La experiencia erótica, con todo tipo de juegos, caricias, coquetería, largos masajes hacen parte de mi "estar bien" y de la pareja, incluso me es más importante todo esto, al punto de que, sin llegar a la "acción", he logrado más placer y satisfacción en mi aspecto sexual y a las parejas que he tenido les ha parecido bastante satisfactorio.

-A veces es producto de preceptos religiosos prejuiciosos.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger:

viernes, 8 de enero de 2016

El Síndrome de Asperger y el sexo (Primera Parte) desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger.


Este artículo lo he escrito porque es un tema que parece interesar mucho (lo sé porque en las estadísticas de nuestro blog aparecen frecuentemente algunas palabras claves que las personas escriben en el buscador de Google, y la palabra: "Sexo en el Asperger", ha aparecido bastante). Para poder informar desde la primera fuente, una vez más les he preguntado a los mismos aspies sobre sus experiencias con respecto a este tema. Afortunadamente hubo tal participación, que he tenido que dividir este artículo en tres capítulos, lo cual desmiente el mito de que el sexo es impensable para una persona Asperger, y ni hablar de quienes se encargan de desinformar al decir que alguien con el Síndrome es incapaz de hablar de sexo y mucho menos disfrutarlo. Es importante entender que estamos dentro de un espectro, por lo tanto, aun compartiendo un mismo Síndrome, no somos copias exactas uno del otro, y habrá quienes, al igual que algunos neurotípicos, serán reservados y no querrán hablar sobre este tema, y otros como yo, que hemos hecho de la sexualidad un interés restringido, y como tal, nos gusta hablar de este tema desde la investigación.
El sexo, al igual que otros aspectos de la vida, es algo que depende de la experiencia personal de cada uno, por lo tanto, los Asperger no tenemos por qué tener la misma opinión ni reaccionar de la misma manera al respecto; mientras algunos pueden no tener interés en las relaciones sexuales, hay quienes sí lo manifestamos. Estas son las diferencias propias del ser humano que nada tienen que ver con el Síndrome, por lo cual, no me parece que se debiese cuestionar la condición de alguien, sólo porque le gusta el sexo, de hecho lo encuentro absurdo y hasta con matices de ignorancia el creer esto; lo que sí considero preocupante y a lo que sí debiésemos prestarle atención, basándome en mi experiencia y en los testimonios de otros aspies, es que al parecer nosotros podemos ser blanco fácil del abuso sexual cuando pequeños. No soy especialista al respecto, pero pienso que esto se puede deber a que nos cuesta reconocer las malas intenciones de quienes nos rodean, y más aún si es un familiar, pues nuestros padres nos lo presentan como alguien conocido y querido, y general y erróneamente se nos enseña que de quienes debemos cuidarnos, es de los desconocidos, y nosotros, que tomamos cada palabra en forma literal, más complejo se nos puede hacer identificar de quien debemos cuidarnos en realidad. Bueno, de esto y más, podrán leer en éste y los dos capítulos restantes.
Fotografía: Camilo Cuevas.

En esta primera parte usted podrá leer las experiencias de jóvenes y adultos Asperger contestando las siguientes preguntas:

1) ¿Usted ha tenido sexo?
2) ¿A qué edad fue su primera vez?

De los 38 que participaron, 9 tuvieron su primera experiencia sexual entre los 13 y 17 años; 8 entre los 18 y 19 años; 9 entre los 20 y 25 años; 2 entre los 28 y 30 años; 10 nunca han tenido sexo, 8 de ellos porque no han tenido la oportunidad y 2 porque no tienen interés. 

A continuación algunos testimonios de los que participaron en esta encuesta (no han sido escrito sus nombres por respeto a su privacidad):


-La primera vez fui violada por un pedófilo desde los cuatro años. He tenido sexo con consentimiento desde los 18 años.

-También fui violada a los 5 años por un vecino, en mi caso fue porque mi mamá varias veces me dejó con él porque estaba trabajando. Cuando tenía 12 años, fui de vacaciones a la casa de mis abuelos, allí vivía un obrero que los ayudaba con los trabajos del campo, en fin el tipo llegó una noche borracho y me empezó a tocar. La primera vez que tuve sexo con consentimiento, fue cuando tenía 16 años y fue con el chofer del autobús que iba para mi casa... Me gustaba mucho...

-Sí, he tenido sexo. Tenía 13 años, y fue con el que era mi mejor amigo en aquel entonces. Yo previamente había sido víctima de abuso sexual y no quería quedarme con esa mala experiencia y quise hacerlo con alguien a quien le tenía gran aprecio y confianza.

-No, no he tenido sexo porque ese tema -desde el comienzo de la pubertad a diferencia de los demás- no ha sido de mi interés; llegué hasta ver programas eróticos (Serie Rosa) pero no me provocaban, incluso me aburrían. Respecto al onanismo, fue recién a los 35 años que comencé con ello, y lo realizo no con mucha frecuencia (no sé si ello contradice mi potencial asexualidad).

-No he tenido sexo porque no ha habido la oportunidad, pues el sexo es bueno solamente dentro del matrimonio.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Mi primera experiencia sexual fue a los 30 años, cuando me casé. Mi esposa ha sido mi única compañera sexual.

-No he tenido sexo porque nunca he tenido ningún tipo de relación amorosa con nadie. La única experiencia es conmigo misma y ni idea de cuándo, cerca de los 11 años supongo... Últimamente enfoco mis energías en actividades como leer, caminar y ver películas para no tener impulsos fuertes, aunque mi pensamiento visual me traiciona a veces u.u

-No, nunca he tenido sexo, ya que nunca nadie ha querido (y no he estado en alguna situación en que haya podido darse).

-Sí he tenido sexo, a los 25 años y solo con mi novia de ese entonces, aunque casi fue a los 19 con una mujer de 36 años, pero se arrepintió porque me dijo que yo tendría sentimientos de apego fuertes hacia ella después del sexo y sufriría. Estuve sentido un tiempo por eso, pero leyendo un artículo encontré que ella tenía razón. Antes no se dio simplemente porque fui a un colegio de solo hombres y no había como conocer a alguien, apenas existía MSN, además no estaba preocupado de las relaciones de pareja, solo después de los 18 empecé a tener citas, pero fueron muy cortas y no terminaban bien como para empezar una vida sexual, en Chile la gente es muy conservadora afectivamente en ambos sexos.

-Mi primera relación fue a los 21 años con mi novia y desde entonces me gusta mucho el sexo, pero si estoy comprometido en una relación, soy super fiel.

-Ya he tenido relaciones, desde los 18 años, con mi primera novia.

-No he tenido sexo porque aún no he estado en ningún tipo de relación sentimental, aunque estuve cerca de llegar a tener una enamorada. Espero que no tengan que pasar muchos años para mi primera vez.

-No he tenido sexo, tanto porque no soy muy atractivo con las mujeres, como por mis convicciones de castidad hasta el matrimonio.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-No, aún no porque no tuve la oportunidad (me gustaría mucho tener relaciones sexuales para saber que se siente). Tengo 23 años y aún no tuve sexo.

-No he tenido sexo porque soy muy exigente en todos los sentidos y tengo poco para ofrecer socialmente.

-Sí, a los 15 años porque me encontraba en un intercambio escolar y creía haber conocido al "amor de mi vida", y como ya me iba a ir, una cosa llevó a la otra y sucedió, no lo disfruté, no me gustó y es uno de los arrepentimientos más grandes de mi vida. Me ha afectado mucho esa mala decisión y si pudiera cambiar mi pasado, sólo eso cambiaría.

-Sí, a los 19 años. Aunque mi primera experiencia sexual fue a los 5 años con una prima que me corrompió (a veces pienso que fui violado). A ella le debo la obsesión que tuve en los siguientes años por entender todo sobre la sexualidad y esas cosas.

-En mi opinión personal: Una cosa es "tener sexo" y otra cosa es "hacer el amor". Cuando haces el amor, estás compartiendo un momento súper íntimo con la persona que amas. En cambio, tener sexo es sólo el acto sexual y más nada. He hecho el amor, no sexo. Abrirme de esta manera es sólo con alguien especial y no con cualquiera. A los 18 años fue mi primera vez, cuando tuve mi primer novio oficial.

-A los 5 años una tía abusó de mí hasta cerca de los 12 años, luego tuve muchos problemas y desarrollé una parafilia, y aún hubo otras personas que abusaron de mí después (por "menos mal" solo mujeres). También cometí el error de tener relaciones con una ex novia mía sin casarme, aunque por fortuna está vez comprendí mejor el concepto que ya se mencionó antes de que no es lo mismo tener relaciones sexuales que hacer el amor.

-Si hablamos de penetración, a los 18 años, pero tuve un intento de violación a los 14.

-A los 20 fue mi primera experiencia sexual, aunque antes tuve algunas experiencias sin llegar al coito.

-Sí, a los 18 años, el día de mi cumpleaños.

-Quiero sexo pero no quiero conocer a nadie o tener una relación, arruinaría toda mi rutina, lo cual me estresa demasiado.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 ¿Qué piensas sobre el sexo?


-El sexo no es malo, me gusta, y es parte de mi persona, me tomó tiempo, pero hoy en día lo disfruto cuando puedo y quiero.

-Pienso que está bien, no tiene nada de malo, siempre y cuando se tomen las precauciones necesarias (embarazo y enfermedades).

-Yo pienso del sexo que es un arma de doble filo; puede causar mucho daño, o puede ser lo más glorioso. Actualmente estoy en un mal matrimonio y mi libido "se escapó por la ventana"! Cosas que años atrás creía que era imposible, pues no, cuando no confío en alguien no me puedo acostar con él...

-Bueno, pienso que el sexo es la mejor manera de expresar el amor hacia la pareja.

-Que es una actividad que necesita de un tiempo y de un espacio, aunque mi condición virgen (en coitos, claro) me convertiría en blanco de prejuicios.

-Que a estas alturas no me gusta tanto como a los 20 años.

-El sexo en compañía es más difícil, pues implica compartir demasiado, entender demasiado. En cambio, el sexo solitario (llamémoslo masturbación), es un poco más fácil: Todo se reduce a satisfacción personal, aunque queda un vacío después.

-Que es una función biológica que nos permite reproducirnos, que puede llegar a ser muy placentero o todo lo contrario dependiendo de la experiencia de cada persona.

-Yo pienso que el sexo es algo completamente natural, y que no tiene nada de malo (siempre y cuando haya consentimiento de todos los involucrados, claro). Aparte de eso, no es mucho lo que puedo decir, debido a mi absoluta falta de experiencia al respecto.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-El sexo es parte de la condición humana, de hecho no entiendo tanta polémica y morbo, sobre todo religioso.

-El sexo es importante en una pareja, más no fundamental. Es un complemento: Una fuente intensa de intimidad y placer.

-Es una de las maravillas del mundo.

-Para mí el sexo es un tema... digamos de sumo interés, desde pequeño. A los 11 años, en una pregunta de: "¿Qué órgano del cuerpo humano es el más importante?". Entre corazón y cerebro, yo fui el único que contestó: "Los órganos sexuales por la reproducción". A los 19 me compré una enciclopedia de tres tomos de la sexualidad humana.

-Mmmmm…nada más que es algo muy placentero que lo pueden vivir aun siendo aspies.

-Que es algo que inevitablemente forma parte de la vida de las personas y se debe vivir a plenitud.

-El sexo es una de nuestras necesidades biológicas, no es malo y es otra de las formas como expresamos nuestra humanidad.

-Tal cual, es un medio de reproducción y también una forma de demostrar el amor que se tiene una pareja, independientemente si es heterogenética u homogenérica.

-Pienso que solo es algo instintivo, que se puede vivir sin él. En los hombres la necesidad es más "desesperante", por así decirlo, somos más animalitos. Me gusta más el erotismo que el acto consumado.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Es algo que me encanta. Bueno, el erotismo en general. Odio el doble discurso que hay referente a ello (se nos enseña a tratar el sexo como algo malo, perverso, etc. pero siempre se nos induce a ser sexuales). Amo leer sobre sexo, escribir sobre sexo, las metáforas sexuales sutiles, la pornografía, etc.

-Cada uno vive la sexualidad como desee, es cuestión de las personas que lo lleven a cabo. Mientras no se lastime al otro y quede pautado de antemano, que hagan lo que quieran.

-Me parece lo más saludable del mundo, más barato que un psiquiatra con sus pastillas y más agradable que ir al gimnasio.

-Pienso que hoy en día, en este mundo de gratificación instantánea, la gente valora cada vez más el sexo y cada vez menos el amor. El sexo puede ser gratificante, pero el sexo cuando es entre personas que se aman es 1000 veces superior.

-Creo que está sobrevalorado. Es cierto que es muy rico y todo, pero la importancia que se le otorga es demasiada.

-Como he comentado, el sexo no-reproductivo es algo bueno y necesario, siempre y cuando se haga con consentimiento de ambos.

-Al principio el sexo me era raro, porque yo tenía mi orden de vestirme y de desvestirme; fue muy chocante, el acto sexual como tal no era tabú, pero yo tenía un protocolo armado en mi cabeza de cómo debía ser, ahora ya soy más espontánea y me agrada serlo.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Su único fin es procrear.

-Del sexo pienso que puede ser algo agradable.

-Es una forma divertida de colaborar con la permanencia del ser humano en la existencia.

-Paradójicamente, los temas sexuales no me son tabú, sin embargo, mi curiosidad académica sobre el tema fue resuelta de manera oportuna, de manera que... paso. Si bien tener suficiente consciencia del cuerpo como para integrar el placer a la búsqueda de la realización es algo único, esa misma consciencia de placer constituye parte incidental en la decadencia de los vínculos interpersonales, pues terminamos convirtiendo a quien se involucra con nosotros en un gran vibrador de tamaño humano. Pido disculpas si la idea suena grotesca, pero en el apartado emocional y psicosensorial puede tener consecuencias como por ejemplo: Una distorsión de la sensibilidad emocional, y existen demasiados casos ya...

-En mi caso, los temas sexuales no representan ningún problema, ni tabúes, siempre y cuando sea usado de manera científica y terapéutica. Porque a como yo veo las cosas hoy en día, ya el amor no juega un papel importante en la pareja y aunque considere que tener relaciones sexuales por placer nos eleva y nos aleja del instinto animal, ya que los animales solo se aparean por instintos reproductivos. Nosotros los humanos hemos alcanzado superar la etapa de homo sapiens jejejeje. Bueno algunos ("") Yo me quedé en la edad de piedra. Pero estoy en paz. Ya no me torturo. No lo puedo superar y punto. Soy una especie diferente...
Fotografía: Camilo Cuevas.

-Por lo que he aprendido, el hecho de que puedas tener sexo sin involucrar sentimientos no significa que sea buena idea, en realidad sufres más porque te involucras emocionalmente con esa persona inevitablemente, y en los casos de las personas que conocí y por experiencia donde tienen sexo por placer necesidad o "negocios" nunca es totalmente satisfactorio y daña a la persona emocional, espiritual y hasta moralmente pues hay un vacío emocional y sentimiento de soledad aun cuando estés con alguien, no hay peor soledad que estar acompañado y solo, además de que pierdes tu capacidad de acoplarte y establecer nuevos lazos emociones cuando al fin encuentras a la persona indicada resulta muy difícil amoldarse y ligarte afectivamente, también puede dañar la confianza y crear tensión. Para mí es muy importante los sentimientos y no solo eso, sino un buen sentido de compromiso, entrega mutua, consideración y unión, pues es la única y verdadera forma de disfrutar las relaciones sexuales al 100% y sin problemas después, lo cual también he podido constatar. Para mi forma de verlo, tener sexo por placer (otra forma de egoísmo) es como ver a una persona como un objeto, las personas que abusaron de mí es como me veían, y es como ven muchas personas a otras, debido a los daños que causa al afectado y a la otra parte, para mi es algo horrible (hasta ahora no encuentro agradable ni entretenida cosas como la pornografía. Las veces que me cuentan siento pena porque la vida de esas personas termina en un desastre). Mi idea por ese lado es que una buena vida sexual, es con una persona a la que estás unido en todo sentido posible y no solo por tus propios deseos sexuales.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger: