miércoles, 1 de marzo de 2017

Percepción de la imagen corporal, autoestima, postura, lateralidad y torpeza motora desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger


La imagen corporal es la representación mental que cada persona tiene sobre su propio aspecto físico. El desarrollo de la imagen corporal depende en gran medida de nosotros mismos, pero inevitablemente se ve influenciada también por las personas de nuestro entorno y por la sociedad en general. En algunas ocasiones esta percepción se ve distorsionada y esto se refleja en una baja autoestima o viceversa. Uno de los aspectos principales de la auto-ayuda es aprender más acerca de la auto-aceptación y entender que somos diferentes como personas, sin importar la forma, tamaño o color. Si quiere saber qué percepción tienen algunos jóvenes y adultos Asperger con respecto a su imagen corporal, autoestima, y otros temas como la postura corporal, lateralidad y torpeza motora, le invito a leer las opiniones, desde sus experiencias personales (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

¿Cómo tratan (o sobrellevan) el tema de la estética como percepción de la belleza? ¿Han pasado por algún trastorno estético como anorexia o vigorexia? ¿O tuvieron indicios de ello?


-Particularmente soy delgado, flácido, bajo de estatura; no me agradan los obesos... peor los mórbidos. Debo confesar que tuve en la adolescencia fijación por no engordar: Pesaba 45 kg. midiendo 1.65 m.. Hoy peso 60 kg. con 1.72 m. Yo, a pesar de mis 60 kg. sigo -en el fondo de mis pensamientos- con anhelos de seguir bajando (quizá hasta 57 kg). Sé que esas ansias son más para muchachos de 17, pero a mis 36 aún no se van.

-Yo hace 3 años pesaba 95kg y ahora peso 65kg, mido 1,83.

-Yo entre los 15 y los 27 años fui anoréxica. A los 19 años llegue a pesar 35 kilos y casi me morí ¬¬

-No me importa, es como si ese tema no existiera.

-Yo tengo carencias perceptivas en cuanto a la postura y a la estética externa como ropa o corte de pelo, pero nunca he tenido trastornos de alimentación.

-Yo siempre fui flaca, por genética. Siempre odie tener panza, no me gustan los gordos ni menos aún los verdaderamente obesos mórbidos. Si yo alguna vez engordara así por un motivo X, dejaría de comer para adelgazar inmediatamente. Mido 1,75 y tengo 48 años. Actualmente detesto mi cuerpo, mi cara y mi pelo. De buena gana usaría una burka.

-Al principio me acomplejaba mucho mi estatura y mi contextura, aunque para ser sincera, aún me acomplejo.
Fotografía: Camilo Cuevas.

-A mí me gusta mucho mi cuerpo, no porque sea bello, sino porque es mío. Cuando estaba embarazada todos me hablaban sobre las estrías, lo horribles que eran, que la gordura, que aquí y allá. El otro día me hablaban sobre mis arrugas en los ojos por tanto reírme y la verdad es que es lo que menos me importa. Si embarazada subí 13 kilos, yo comencé el embarazo con 49 y terminé con 63 pero eso me afecto mucho ya que mi colágeno es malo y causó estragos en mi cuerpo subir de peso. Luego por sí solo mi cuerpo bajó de peso con la lactancia y estoy pesando 43 kg. Pero terminé más agravada la escoliosis, cifosis y ahora tenía además hiperlordosis, displasia en ambas rodillas que me debo operar y pie cavo por lo que ahora uso plantillas. Hay personas que con un poco de peso más terminamos muy mal. El doctor me dijo que se llamaba síndrome de hiperlaxitud articular. Al final jamás me preocupé por las estrías y no me salió ninguna, los senos se me cayeron pero me gustan igual jajajajaj La verdad creo que como conclusión no es tema para mí. Al final todos llegamos a viejos, donde todo cuelga, todo se arruga y poco funciona.

-Tengo baja autoestima, siempre he pensado que soy fea y lo soy xD. Recuerdo tener unos 8 años y desear parecerme a mi hermana que sí era bonita y lo injusta que era la vida porque tenemos los mismos padres y salen dos niñas tan diferentes. Siempre la gente se quedaba o queda mirando por la diferencia, pero en fin, con el tiempo aprendí a aceptarlo, esto es lo que soy, hay que vivir con eso :P pero es algo que aún me afecta, desearía que no, pero lo hace.

-También he tenido sobrepeso, nunca llegué a ser obesa pero si unos 10-15 kilos de más. Ahora me veo normal pero igual tengo un poco de sobrepeso. Hace unos 4 años decidí bajar los kilos de sobra porque no quería ser obesa y lo logré, bajé bastante, no hice ninguna dieta sólo controlé la ingesta de dulces, dejé de tomar bebida y casi nada de jugos además de empezar a hacer ejercicio, lamentablemente el año pasado estuve muy mal de la espalda y estuve sin ejercitar unos 9 meses y junto con comer más de lo debido subí otra vez, no mucho pero no me gusta. Ahora estoy tratando de volver a bajar algo de nuevo (no me veo gorda, subí como 4 kilos que sólo yo noto).

-Yo peso 95 Kg y me vale lo que piensen y hablen de mí, es mi vida y yo soy así, me vale, vale, vale, me vale todo!

-Yo me creía feo y se me pasó cuando dejé de creer en mí. Aunque no lo crean.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 ¿Qué hacer para tener autoestima?


-Ser sincero con uno mismo, así duela, aceptar todo lo que encuentres y aprender a valorarlo. Recuerda que siempre detrás de un gran defecto, hay una gran virtud.

-A mí a veces me hace sentir bien el pensar que tengo mucho potencial sólo que estoy desorientado en la vida o que soy inmaduro. Eso le resta fuerza a las ideas de inutilidad o falta de valía.

-Es algo que hay que trabajar mucho, un poco todos los días hasta alcanzarlo. Empieza por ver y aceptar tus cualidades, virtudes, habilidades y valores personales. Anótalos en un papel y te darás cuenta que son más que las cosas que no te gustan de ti :) Luego corresponde trabajar en asumir lo que no te gusta y ver cómo lo puedes cambiar o vivir con eso. Recomendaría la orientación de un especialista para hacer este tipo de cosas, ya que puede haber un autosabotaje si no eres constante contigo mismo.

-Dividir actividades marcando hitos de trabajo realizado para obtener pequeñas satisfacciones al completar cada actividad, lo mismo con el día a día, estructurar cada paso marcando metas a corto, mediano y largo plazo, esto permite logros todos los días y obtener la sensación de ser eficiente lo que mejora la auto estima. Al final es lo que siempre digo: "Todos tenemos problemas", el truco está en cómo los afrontemos, ahora, cuando estás deprimido, dependiendo de lo intenso de tu depresión puede que no seas capaz de lidiar tú solo con tu propia situación, caso en el que es necesario buscar ayuda.

-Trátate bonito :) a ti misma. Consiéntete, empieza por pequeñas cosas que te gusten, felicítate por todo lo bueno que hay en ti, por cada pequeño logro, reconoce tus talentos, a veces pensamos que deben ser extraordinarios para merecer reconocimiento, no es así, los pequeños logros son muy importantes, alaba tus virtudes, cero palabras descalificativas de ti para ti, no seas tan dura y exigente contigo misma, perdona tus errores y conviértelos en aprendizaje, mira en tu interior a la niña que fuiste y dile: Mi niña ERES HERMOSA, DIOS SONREIA feliz CUANDO NACISTE, mira a la del espejo, vela a los ojos, dile: “Eres hermosa”. Di: “Soy hermosa, valiosa, maravillosa y merezco lo mejor de esta tierra”. Te envío un Gran graaan abrazo y cuenta con mi amistad.

-La baja estima es el resultado de mirar a los demás. Si nos comparamos continuamente con otros, de nada servirá buscarnos cualidades, pues siempre y siempre nos encontraremos una falencia que el otro no tendrá. No es ser ególatras ni desconsiderados, pero debemos mirarnos sin ver al resto, hasta que nos veamos plenamente y recién ahí podremos compararnos. Entonces descubriremos que lo que yo tengo el otro no lo tiene y lo que el otro tiene, yo no lo tengo, pero esto no es un problema, sino que es la vida haciendo equilibrio.

-Dejé de enfocarme en la opinión de los demás para enfocarme en mi autoconcepto y superarme a mí misma a mi manera.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la postura corporal:


-Siempre me dicen que corrija mi postura, que me ponga más recto, que no ladee un poco la cabeza. La verdad que soy incapaz de hacerlo, porque no tengo ni idea de cómo es mi postura si la rectifico, aunque me mire al espejo. Incluso me cuesta muchísimo hacer "sombra" delante del espejo cuando entreno; es decir, mirar que mi postura y movimientos son correctos.

-La historia de mi vida: Me cuesta muchísimo mantener la postura, tenía un amigo que era reclutador de modelos y siempre me decía que me parara derecha y eso era muy estresante, me dolía el cuerpo de estar tan consciente de mi postura.

-No pudieron conmigo y me dejan tranquila. Están acostumbrados a mis posturas. Me encanta sentarme en el suelo y hay veces que “muerta” del cansancio me he tirado al suelo, levantando las piernas, para que crean que tengo la tensión baja.

-El practicar yoga como ejercicio hace que se fortalezcan los músculos de la espalda y uno empieza a caminar recto de forma natural y espontanea sin forzarse.

-Practica ejercicios para mejorar la propiocepción, será tarde para el ballet ruso pero notaras mejoras.

¿Qué hacen con sus brazos al caminar?


-Normalmente agarró mi mochila o sólo meto las manos a las bolsas del pantalón.

-Yo me decidí por un ordenado y consciente movimiento de brazos estilo robot.

-Yo pongo una mano en el bolsillo, en numerosas ocasiones mientras camino.

-Yo no logro caminar siempre igual. A veces parezco un hombre, a veces un robot, a veces parece que corro, y otras veces parezco una top model caminando por una pasarela. También me molestan a veces los brazos y las piernas, no sé donde ponerlos...

-Yo aleteo las manos cuando camino... Por eso la terapeuta en la primera consulta me hizo caminar en su consultorio y llamó a una psicóloga y las 2 se me quedaron mirando mientras caminaba.... Fue muy cómico eso....
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la torpeza motora:


-Yo soy zurda y recuerdo que me costó aprender a atarme los zapatos (también me los ponía al revés), y también a tomar el lápiz para aprender a escribir, mi mamá afirmaba mi mano porque era realmente difícil mantenerlo firme (también fue difícil porque tengo el pulso tiritón). En general soy torpe, se me caen las cosas de las manos y no sé cómo pasa, y a menudo choco con cosas, por ejemplo la esquina de la mesa. Cuando era adolescente tuve una serie de caídas con torceduras de pie, me enyesaron 5 veces en 6 años.

-Yo soy torpe también, me paso tropezando y antes me caía siempre. Nunca aprendí a atarme los cordones como todos, una amiguita con mucha paciencia me enseñaba a los 12 años, hasta que me di por vencida e inventé otro modo de atarlos.

-Me pasaba tropezando y me caía también, yo pensaba que era porque tenía pies planos. Y hasta el día de hoy me tropiezo, pero pocas veces me caigo, por el temor a lesionarme ya no me dejo caer. Y lo mismo me pasó con el nudo de los zapatos, ahora prefiero calzado confortable, fácil de poner, en vez de algo muy complicado de usar.

-Soy media torpe con los movimientos, antes le echaba la culpa a que era zurda, de niña dejaba las cosas en la puntita y siempre se terminaban rompiendo los vasos y las tazas, hasta que terminaron en casa comprando tazas de aluminio y de melamina, por si se caían no hubiera problema. También me ha pasado que camino por la calle y a veces chocó con algunas personas.

-Los problemas de coordinación parecen ser comunes en los aspies, pero eso de querer poner las cosas "ordenaditas" nunca ayuda😆, hasta la torre más perfecta se cae😅. Traté, pero se cayó. La historia de mi vida.
Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la lateralidad:


-Tengo dificultad para poder determinar cuál es mi derecha o izquierda. A veces me suelo confundir para decir cuál es la izquierda o la derecha, o si algo está a la derecha o izquierda.

-Me pasa, y creo que leí, si, que tiene que ver con nuestra condición.

-A mí no se me dificulta.

-Sí, siempre lo he atribuido a que soy zurda. Me pasa exactamente lo mismo, estoy segura que es mi derecha y después me doy cuenta que no, es la izquierda jajaja.

-Es gracioso verme agitando las manos para ver cuál es mi derecha y cuál es mi izquierda.

-A mí se me dificulta todo el tiempo.

-Realmente no sé cuál es cuál! Soy diestra sí. Debo probar o agitar o hacer el gesto de escribir cada vez que necesito usarlas, jajaja. No sé si tiene que ver, pero no aprendo jamás ni usando pulseritas ni nada.

-A mí me pasaba con las manos y con la orientación y hasta con los símbolos mayor y menor, siempre me olvidaba cual era cual, pero una vez tuve un accidente en la mano izquierda en el cual me quedó una cicatriz a los 5 años, entonces desde allí me dijo mi mamá si no te acuerdas cuál es tu izquierda, recuerda que tienes una marquita que te ayudará a recordar cual es cual.

-Siempre me lío, o me quedo pensando, o digo "derecha" señalando a la izquierda, en fin. Y encima discuto con los demás cuando no van donde les indico tan "claramente".

-Yo tengo ese problema y confundir empuje a tire jajaja. Tómalo con humor.
Fotografía: Camilo Cuevas.


-A mí me pasa con los puntos cardinales; sé cómo se llaman, pero no donde están.

-Ja,ja no lo puedo evitar cuando me preguntan, hago la mímica con la mano para ver cuál es la que escribe...esa es la derecha. Aunque soy ambidiestra, me torturaron tanto para ser diestra que la prefiero para escribir, sin embargo cuando manejo herramientas la gente se desespera y me dice ¿Eres zurda o diestra? Pues no distingo ninguna. Mi hija mayor es igual a mí en ese aspecto.

-Yo tuve ese problema como hasta los 14 años, luego me di cuenta que si pongo las manos con las palmas hacia abajo sólo hay una que forma una L con el índice y el pulgar y que esa es la izquierda (Left en inglés).

-Me cuesta diferenciar la izquierda y la derecha, en especial con el calzado.

-Memoricé que con la derecha es el lado con el que escribo, y el otro la izquierda.

-Tengo que pensar un rato más largo cuál es la izquierda y la derecha.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger: