viernes, 22 de julio de 2016

Los juegos, pasatiempos, talentos y gustos desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger.


Si bien las personas Asperger tenemos las mismas características que definen el Síndrome, también hay diferencias propias del ser humano, por lo tanto cada uno de nosotros, a lo largo de su vida, ha tenido sus propios juegos, pasatiempos, talentos y gustos, los cuales pertenecen a las características personales más allá del Síndrome, aunque existan coincidencias entre algunos en cuanto a intereses se refiere.

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):

 Sobre nuestros juegos de niño:


-En mi caso me gustaba jugar, solitario o desarmar cosas.

-Me gustaba mucho jugar con mis autobuses a simular la central de mi ciudad, a veces desarmaba mis juguetes, y uno de mis mejores juguetes fue un microscopio, cuando me lo regalaron, siempre me la pasaba con el microscopio, y dure así como año y medio.

-Yo solo jugaba al fútbol o al escondite. A veces monopolio, pero muy raro, casi nunca monté en bici, no aprendí a jugar béisbol realmente, y nunca aprendí barajas, dados, canicas, surf, skate, etc. Tenía unos carritos eléctricos con una pista de plástico, pero casi nunca la usé. A veces jugaba a las muñecas con mis hermanas, pero esa época no duró mucho.

-Yo jugaba con objetos, perseguía las hormigas desde que salían del hormiguero hasta que encontraban comida. Con computadoras, en primaria, ya sabía programar en basic, y raramente jugaba con otros niños, pero por lo general con juguetes. No jugaba con balones ni nada de eso hasta llegar a bachillerato, y muy pocas veces.

-Me atraían los objetos que giraban: Sean balones, llantas, dados o monedas; me compenetraba en esa rutina.

-Jugaba con Legos, barbies, monopolios, caballitos, tocaba el piano, jugaba a la doctora, la periodista, la presentadora de tv.

-Me trepaba de los árboles y de las canchas; jugaba a las cogidas, ponchados; me gustaba hacer bromas y salir corriendo como alma que lleva el diablo; montar bicicleta, primero de 4 ruedas y luego solo con dos( fue un gran paso); microfútbol con mi familia, futbolín con tapitas de gaseosa y alambres de luces de bengala (chispitas mariposa). Con los muñecos de peluche imaginaba mundos y personajes, y a veces jugaba brusco. Cuando crecí no jugué más micro porque me volví muy torpe. Aprendí algo de taekwondo a los 14 años, pero no pasé de ser cinturón blanco.

-Si no estaba dibujando, que siempre ha sido mi pasión, o en la escuela, jugaba poly station, o veía mis caricaturas favoritas, o me la pasaba en una computadora antiquísima, que le había vendido a mi papi por engaño, haciendo dibujos con letras x (no me quedaban mal, para qué). Entonces, cuando mi mamá se cansaba de tenerme en casa, me mandaba al parque y me la pasaba en la patineta destrozándome las rodillas o asustando a mis hermanas.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 Sobre los pasatiempos:


-Mis pasatiempos son: Leer, pintar, dibujar, escribir y cantar. Últimamente sólo leo por cuestión de tiempo. También he hecho actividades, como: Campismo, rappel y tirolesa. Las primeras veces fueron muy difíciles para mí, pero después uffffff... Al 100%. Confieso que me ayudó mucho.

-Yo desde que ingresé a este grupo, tuve la motivación de escribir reflexiones, o sea, siempre fui muy reflexivo e introspectivo, pero bueno, acá siento la motivación para expresarme más que en otros ambientes. Escribir me divierte, me hace pensar y conectarme con el entorno. Desde hace unos meses me he planteado firmemente la idea de redactar, no sólo como un hobbie, sino como algo que me pueda ser rentable en otros aspectos.

-Yo hago alpinismo, pero ya casi no puedo por el tiempo.

-Me gusta coleccionar monedas de distintas partes del mundo, escuchar música y cocinar.

-Yo me entretengo escribiendo cuentos y poesías, editando vídeos con Movie Maker o Sony Vegas, y haciéndome alguna que otra página web.

-Informática, lectura, fotografías y estar con mis mascotas. Ahora menos por cuestiones de tiempo pero se incluye ver películas, animé, leer manga, etc.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 Sobre los talentos:


-Yo siempre destaqué en talento literario, hago poemas que salen de mí y artístico (pintura) y el que me encanta: Musical.

-Literario. Poesia, cuentos, novelas.

-Me cuesta mucho definir talento, por cuanto puedes pasar años dedicado a hacer una sola cosa, y te conviertes en experto, ¿pero es eso tener talento en esa actividad?

-Yo toco guitarra desde los 14 años, aprendí prácticamente sola y también compongo canciones y he escrito varios poemas, soy muy buena para la armonía de voces y en ello trabajo, también toco un poco de flauta y percusión.

-Si bien se me da mucho la escritura, hasta el momento no he escrito nada oficial, tengo miles de hojas dispersas y documentos word, pero ni un solo libro o poemario, miles de historias en mis pensamientos que me distraen de muchas maneras, pero ninguna novela final ni cuento terminado, es un talento que no lo exploto, o como diría Picasso, cuando viene la inspiración, no me encuentra trabajando en serio en eso. Así que no puedo decir que soy un experto.

-Cuando yo era niño, dibujaba muchísimo, pero más que todo, eran vehículos y logotipos. Esto último quizás pudo haber despertado mi talento de diseñador gráfico.

-Es mi pasión y forma de ganarme unos centavos: Me dedico a hacer retratos en diferentes técnicas, pero las más solicitadas son en carboncillo y lápices de colores (este último es muy trabajoso, pero me encanta).

-Yo de niño no sabía dibujar; recuerdo que en el colegio se reían de mis dibujos, entonces me reté a ser mejor. He mejorado muchísimo, pero todavía me falta. Me gusta más en carboncillo, porque a lápices de colores, me cuesta un poco.

-Yo dibujo en grafito y carbonilla, y pinto con acrílico. Empecé a ir a clases de dibujo hace dos años.

-Por tiempos, a veces dibujo, a veces escribo, a veces fotografío, otras veces no tengo inspiración y no hago nada.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 Sobre las canciones:


-Hay muchas canciones que me dan tristeza, si las escucho, la melodía se me mete en la cabeza y no hay forma de sacarla y me tiene todo el día deprimida.

-Yo uso la música para tratar mi alexitimia. Tengo canciones para casi todo y unas tristes para cuando no tengo como expresar la tristeza; una de las que me causan nostalgia es la de Rivers flow in you de Yiruma.

-Así como me dan tristeza, también me pueden dar alegría. Es tan interesante el juego de notas, acordes. Me gusta la música de Kwajbasket, me tranquiliza.

-Me sucede sólo con la música, las letras de las canciones ni la escucho, la voz para mí es sólo un instrumento más, parte de la melodía.

-Escucho música para calmar mi ansiedad.

-Yo, como paso la mayor parte del tiempo sola, me acompaño con la tele o escuchando mis canciones favoritas, las puedo poner una y mil veces y aún me siguen gustando ¿qué si me he dado cuenta que música escucho? Coordina con el estado de ánimo que tengo en ese momento, puedo poner música triste si estoy triste o música animada cuando estoy animada. 
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 Sobre los animales:


-Siempre me han gustado los animales. Mi primera carrera profesional, era Veterinaria.

-Soy ovolacto vegetariano, activista por los derechos de los animales desde el 2010. Respeto toda forma de vida, así que son como mis hermanos.

-Me gustan los animales. Debo admitir que la conexión la siento más única y verdadera con los animales, que con los humanos. Ellos enseñan que con el silencio se puede decir mucho más que con palabras.

-La zoología y la vida natural fueron mi primera fijación; dediqué casi toda mi niñez y parte de mi adolescencia a ese tema. Un tema que a veces me disgusta (con todo el respeto a los amantes de las mascotas), es que muchos animales salvajes están en peligro de extinción y otros ya extintos recientemente, y muy poca gente les importa eso, en internet y facebook abundan más las campañas de "salven a este perro" o "vi a un perrito enfermo en X lugar. Difundan esto para rescatarlo" o "dale like si tú no lo abandonarías" con la imagen de un perro. Hasta hay terapias, comida, masajes, cortes y todo para los animales domésticos, tanto perros y gatos mayoritariamente, pero es solo porque son una especie cercana al ser humano y los cuidan mucho por pertenencia y porque les afecta al ser un animal, supuestamente, más directo. Hoy queda solo un rinoceronte blanco y su especie se extinguirá, pero a nadie le interesa porque no vive en su casa, ni lo consideran parte de su mundo. Cuando hablamos de salvar a la vida animal, no hablamos solo de salvar a un perro o un gato, hay animales que necesitan de verdad ser protegidos y sin embargo son ignorados.

-Entiendo mejor a los animales que a las personas. Me enoja fervientemente cuando dicen "los animales nacieron (o son) malos", es parte de su instinto. Además, teniendo animales en mi casa, ellos son los que se acercan cuando me siento mal. No tienen segundas intenciones. Si bien como carne, no es de mi preferencia.
Fotografía: Rodrigo Corvalán.

-Me encantan todos los animales, me enamoran los gatos, desafortunadamente tengo alergia a una proteína en su saliva que me produce asma. Y los animales marinos los admiro y me fascinan, pero al mismo tiempo siento mucho respeto; a los animales salvajes también los admiro y respeto, son de una naturaleza diferente y pueden liberar muchísima fuerza en un instante.

-Prefiero convivir con animales que con humanos, me llevo mucho mejor con ellos.

-Mis perros me han ayudado mucho (llegué a tener 12 perros y en los pocos momentos que no tuvimos perros teníamos "visitas" perrunas de vecinos y podría asegurar que algunos parecían más nuestras mascotas que la de nuestros vecinos). Me tuvieron paciencia cuando no entendía algún código (actualmente NT me han llegado a reprochar que entiendo mejor a los perros que a ellos. Y detalle curioso, también aseguran que cuando estoy mal emocionalmente sólo me falta tirar las orejas para atrás como perro). También han sabido entenderme y reconfortarme cuando estuve mal.

Las imágenes utilizadas en este escrito pertenecen a Rodrigo Corvalán, un gran fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:


Le invitamos a ver este vídeo de Diego, un joven con el Síndrome de Asperger, en donde explica cómo puede ayudar a un aspie el visitar un parque: