viernes, 22 de septiembre de 2017

Las Relaciones de Amistad desde las experiencias de jóvenes y adultos Asperger.



Película en donde el protagonista tiene el Síndrome de Asperger.



Si bien es cierto, la principal característica de nuestra condición es que tenemos dificultades para socializar, sí existimos aspies que hemos logrado forjar amistades y salir con ellos, dependiendo de cómo hayamos sorteado dicha dificultad. El tener amigos es algo que se puede aprender con ensayo y error, y obviamente con disposición, porque si a un aspie no le interesa tener amigos por la razón que sea, bien difícil es que los llegue a tener. Hay que tener en cuenta también que los intereses restringidos influyen mucho a la hora de tener amigos. Entre más "elevado" sea el interés, menos gente querrá compartir con uno (a la mayoría de la gente le gusta hablar sobre temas triviales) a no ser que la otra persona tenga el mismo tema de interés, podría darse una amistad.

A continuación le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


¿Qué es un amigo?


-Un amigo es alguien que está en las buenas y en las malas al que hay que darle idéntico trato. Que sea una ayuda mutua para el crecimiento de ambas partes, más allá de las condiciones desfavorables o favorables de cada uno.

-El ideal de alguien que está contigo en toda circunstancia y que presenta cierta mutualidad en acciones y opiniones. En mi caso están aún lejos de encontrar.

-Es aquel que te quiere tal y como eres, que te acepta y te defiende, que te aguanta, que no te juzga y te respeta, que está en las buenas y en las malas.

-Un amigo me lee o me escucha y me responde sin juzgarme, también me habla o me escribe. Mis mejores amigos son aquellos que me incluyen en sus planes varias veces a pesar de que siempre falto a sus invitaciones. Pero a los que considero mucho son aquellos que, aunque ni nos conozcamos personalmente, están acá en face apoyándome en momentos malos y acompañándome en los buenos, tengo especial cariño por aquellos que comprenden mi sentir.

-Un amigo para mí es aquella persona que la veo, la saludo, le hago alguna pregunta, la visito y comparto algo con esa persona.

-Un amigo es esa persona que a pesar de cualquier adversidad, momento, o situación está junto a uno, dándole su apoyo y su cariño aunque haya una larga distancia de por medio.

-Aquella persona con la que puedo pensar en voz alta, expresar abiertamente mi opinión sin filtros y comportarme como soy, sin juicio.

-Para mí un amigo es el que te quiere bien, no busca ni manipularte ni habla mal a tus espaldas. Con el que podés compartir tristezas y alegrías, que te regaña cuando haces cosas que no te conviene hacer o las haces mal. No sé si un hermano porque dadas las experiencias familiares que he conocido, a algunos hermanos es mejor tenerlos lejos. 


Fotógrafo: Rodrigo Corvalán.



-Amigo en el sentido profundo es el que te dice lo que te hace bien, aunque te lastime escuchar lo que no quieres.

-Un amigo para mí, no es el que te guía, sino el que te acompaña. Ese el que no te dice que hacer, sino el que cree en tus propios pasos. Aquél que no tiene horas para la amistad pues la amistad es el tiempo mismo, que aunque pase el tiempo y la distancia cuando sucede el reencuentro, el tiempo y la distancia nunca hubo en medio. Un amigo es aquel que te debate, pero respeta tus ideas. Aquel que no te juzga tus ansiedades, sino que te dice, respira lentamente. Un amigo es para mí, es aquél que te muestra su rostro y su apoyo en medio de tus lágrimas, aquél que está contigo hombro a hombro en los momentos difíciles, y mirándote orgulloso, pasos atrás, cuando has triunfado. Un amigo ese es aquél al que le dices: "Acercarte", cuando has triunfado, porque siempre te apoyó cuando luchabas. Un amigo es sincero, aunque duela. Un amigo madruga contigo escuchando tus penas, no aquellos que solo madrugan contigo bebiendo copas. Para mí un amigo, es el preludio a un hermano del alma.

-Un amigo es alguien muy especial que está en una determinada época de tu vida. Lo defino así, porque he tenido muchos varios "mejores" amigos pero por diferentes circunstancias nos terminamos distanciando, digo así, porque siempre la vida nos lleva a diferentes caminos y no porque nos peleemos.

-Para que exista la amistad debe haber confianza.

-Me lleva mi tiempo confiar y llamar amigo a alguien. No quiere decir que si me lo demuestran con el tiempo no pueda considerarlo amigo. Pero es una palabra que me reservo de usarla para todo el mundo.

-Confianza, lealtad y sinceridad para mí eso es lo que pienso de una buena amistad.

-Un amigo te acepta como eres. Pero por encima de cualquier cosa ninguna amistad está sobre tus principios y valores. Si ves cosas que no te agradan, cosas que no apruebas, aléjate. Si son personas que no comparten tus valores, mejor pon distancia porque puedes salir lastimado.


Fotógrafo: Rodrigo Corvalán.

 ¿Ustedes tienen amigos?       


-Yo sí tengo amigos, pero ha sido difícil consolidarlos después de las idas y vueltas por la que hemos transitado a raíz de los conflictos con nuestras personalidades. Pero siempre me ha costado hacer y mantener en el tiempo las amistades.

-Yo hace tiempo dejé de querer complacer a todo el mundo, cuando mis amigos sólo me buscaban porque necesitaban algo. Así que ahora sólo es autocomplacencia, y vivo más tranquilo y menos estresado, y me parece más gratificante la sinceridad conmigo mismo. De querer estar solo, y decirlo.

-Si uno no insiste, los demás no hacen esfuerzo. Para uno es cansador, yo la verdad ahora solo estoy callado, si la persona me habla lo hago también, igual por este medio. Mis conocidos que tengo en face muy apenas me hablan en la vida real y por este medio ni me hacen caso. Yo no hablo mucho, pero si a alguien aprecio y es mutuo, me esfuerzo.

-Se me hace más fácil relacionarme con las mujeres. No sé si es que entre hombres todos andan con la guardia en alto, mientras que las mujeres son más abiertas a relacionarse. O si simplemente es por que crecí rodeado de mujeres (opinión de un joven aspie).

-Suelo tener una mayor facilidad para desarrollar una amistad con mujeres que con hombres, y a modo general mantengo la mayoría de las amistades. Aquellas amistades con mujeres que se han terminado han sido porque confunden las cosas, o sea, se creen con el derecho de controlar mi vida y que le debo una "exclusividad" o porque sus parejas sienten una gran inseguridad por el hecho que otro varón se les acerque o porque tengo muchas amigas, en lo personal, aprendía a ignorar esos hechos, si la amistad termina es para mi bien.

-Tengo más amigas que amigos por Facebook y les cuento más cosas que a mis amigos. No sé, me siento más tranquilo con una mujer, quizás porque los hombres solo se burlan de mis "tonterías" (opinión de un joven aspie).


Fotógrafo: Rodrigo Corvalán.


-Las mujeres son buenas amigas, mientras no seas mujer (opinión de una mujer aspie).

-Yo siempre he tenido una especial afinidad por las amistades femeninas. Me gusta conocer el mundo de los sentimientos y las emociones y a las mujeres les apasiona que se les pregunte de estos temas. Pero siempre pasa lo mismo: Las amistades femeninas se terminan o se hacen dificultosas cuando se ponen de novias o se emparejan. Todo cambia (opinión de un joven aspie).

-En la época que me sentía solo aprendí a tocar guitarra, era algo que me gustaba a mí y a los demás; lo usé como una manera de atraer a la chicas y me dio un status diferente al de tipo extraño(ahora era el tipo extraño que tocaba guitarra). Significó un mundo nuevo al que tuve acceso, me distrajo en los momentos de soledad y me elevó culturalmente hablando. También me dio un tema en común para hablar con muchas personas interesantes. A veces tener alguna actividad nos permite entrar en ambientes diferentes a los que frecuentamos todo el tiempo. Se puede probar montar bicicleta, hacer algún deporte como montañismo, fisicoculturismo, camping, lo que sea con tal de conocer a otros y mejorarnos a nosotros mismos. Algo que se aprende con el tiempo es que no podemos depender de otro para encontrar nuestra paz espiritual y mental. Tú puedes estar viviendo una montaña rusa de sensaciones y sentimientos encontrados en tanto la otra persona está ocupada en cualquier otra cosa y ni siquiera se acuerda de que tú existes. Busca tu centro y deja que la vida fluya, cuando no estés buscando a nadie, las amistades vendrán a ti, las verdaderas.

-En mi época universitaria fue cuando tuve más amistades, y aunque eran muy cercanas, mi comportamiento y actitud las alejaba. Cuando ya dejé de tener ese lazo académico, no le veía sentido a que la relación siguiera. Es complicado en realidad; como que siento que las quiero, pero a la vez que no las necesito. La gente solo me buscaba o me consideraba porque daba buenos consejos o porque le prestaba mi ayuda, pero cuando los necesitaba, nunca estaban allí, por eso también decidí estar solo o ser más selectivo con los demás.


Fotógrafo: Rodrigo Corvalán.

 Sobre perder la amistad con alguien:    


-No sabés la cantidad de personas que han pasado por mi vida como amigos. Bueno, no son taaaantos tampoco, jaja, estoy exagerando. Algunos de la escuela primaria y secundaria, y otros tantos de otros entornos. A lo que voy es a lo siguiente: Estos últimos años he empezado a visitar antiguas amistades que no veía desde hacía tiempo; el internet facilita mucho la oportunidad del reencuentro. Eso me ha dado la chance de aumentar la cantidad de relaciones interpersonales reales. El consejo que doy es que si las últimas veces cuando vos perdiste el contacto con tus antiguas amistades, no han habido conflictos duros o graves y sólo un distanciamiento, es que tomes la iniciativa y te comuniques con ellos. Seguro que pueden retomar las cosas desde su punto pendiente. No pasa nada. Te vas a sentir más motivado por el hecho de contar con alguien para juntarte más seguido.

-Una regla del universo es que nada es permanente. Hay que comprender y aceptar. A todo lo que perdemos hay que hacer un proceso de duelo y eso demanda tiempo.

-En nuestro caso es inevitable muchas veces, porque vivimos de precisiones rutinarias, a eso nos "acostumbramos". Siempre es difícil y frustrante, triste y sobre todo incomprensible, algunas personas son impulsivas y se molestan demasiado, con el tiempo y cuando el hervor de la sangre se apacigua, vuelven, y las cosas retoman el curso anterior.

-Si los perdiste, es porque no eran tus amigos, quienes son amigos te aceptan tal como eres, con tus defectos, preferencias, así como eres.

-Yo les dije a unos amigos que me daba migraña interactuar con ellos y hasta el sol de hoy siguen siendo mis amigos. Les explique que era terapia de exposición y que ya me pasaría con el pasar del tiempo.


Fotógrafo: Rodrigo Corvalán.


-Yo he perdido a más de un "amigo", y otra cosa que tienen los buenos amigos es que incluso si hay malos entendidos puedes retomar la amistad con ellos, además de que los amigos verdaderos no te abandonan si algo malo te pasa, también los amigos verdaderos no te buscan solo para que te hagan favores , ni tampoco te halagan por hacerlo, te dicen las cosas tal como las piensan y por eso a veces un verdadero amigo puede ser doloroso para algunas personas, ya que les dirá la verdad de frente.

-Ellos no entienden que necesito de mi soledad, ni yo tampoco me siento bien en los ambientes sociales donde se mantiene la amistad, como fiestas o cosas por el estilo. Antes pensaba decía orgullosamente que tenía 5 amigos, pero con el tiempo me di cuenta que no era así. Creo que la traición de la que era mi amiga desde los 13 años la cual anduvo de manera paralela con mi novio durante casi 4 años mientras yo andaba con él, me hizo perder todo tipo de interés en mantener ese tipo de relaciones, no confío en la gente para hacer amigos.

-Ventajosamente no tengo amigos... Así que no hay pérdida. Es un deleite regodearme en mi ostracismo.

-Lamentablemente, nos cuesta captar las intenciones de los demás, por lo que a veces nos encontramos con personas que interpretamos como amigos, pero nos utilizan. El tema ahí es aprender a distinguir quiénes son amigos y quiénes no. Y a veces ocurre, también me pasó, que terminamos "suplicando" amistad y nos quedamos cuando el trato no es tan bueno, lo cual acrecenta el riesgo a ser utilizado. El tema ahí no es generalizar: “Todos los amigos están por coqueteo y todas las amigas están para que se les hagan favores”, sino que hay que mejorar el filtro de a quiénes llamamos amigos. Tengo una naturaleza medio de "perrito faldero" con mis amistades, lo cual significa que si me necesitaban, largaba todo lo que tuviera que hacer y acudía al primer llamado que me necesitaran. El problema fue cuando me topé que esos "amigos" (el título de amigos les queda grande), desaparecieron cuando necesité ayuda. Ahora selecciono mejor a las amistades y soy un puerco espín en determinadas situaciones. Me puede llegar a llevar años llamar amigo a alguien. Igual no hay que generalizar, hay que mejorar el filtro de a quienes consideramos amistad. También pasé por esa etapa y a veces me enojo con el mundo cuando me topo con personas tóxicas. Pero debo reconocer que me encontré con excepciones por las que vale la pena jugarse (y no sé cómo me aguantan cuando me pongo en fase puerco espín por susceptibilidades).


Fotógrafo: Rodrigo Corvalán.


-Yo no logro una relación de amistad donde las personas me busquen si hay problemas o me tengan confianza de contar algo o pedir ayuda.

-Últimamente tengo cierta preocupación, de que mis contactos, especialmente las mujeres, me han estado bloqueando cuando tan solo quiero buscarles el habla, saludarles, preguntarles como está e ir conociéndolas, pero no lo sé, quizá por algún motivo les estoy cayendo como un idiota por excelencia y nunca me lo han dicho en la cara, aunque algunas si lo han hecho. Hubo un caso con una chica que me enamoré, pero terminó desastrozamente cuando vio en mí, que tenía comportamientos autistas, y ella misma lo denotó y me dejó en el ridículo (estúpidamente ella se sintió la ganadora) y sencillamente me bloqueó y se rompió la amistad, calificándome, quizá para ella o para sus amistades, que conoció un autista idiota. Me dio tanta rabia esa experiencia, sucede que estamos en una sociedad tan prejuiciosa y doble moralista, que decir soy SA es sinónimo de lunático, especialmente si dicho argumento viene de un varón. A veces he sentido motivos de saber si me ignoran porque les hice algún daño, o sencillamente para ella soy idiota, pero si no me dan razón alguna, solo quiero desfogarme en hacerla ver en lo tan bajo que ha caído.

-Entonces mejor que te hayas alejado de esa mujer. Aprendí a quedarme con quienes me aceptan con el SA y algunas excentricidades. Al principio no lo decía pero luego aprendí a usarlo como filtro. Si me aceptan como soy, están bienvenidos sino no. Me ahorro problemas. Es preferible que se alejen antes de que los consideres amigos y te lastimen. Quédate con esos pocos que te respeten como sos, si te rechazan, hay que alejarse. No se puede forzar a nadie, ni a que te quiera, ni a que le importes. Por ahí me equivoque, pero me da la impresión de que existe una posibilidad de que no estés viendo señales de rechazo previas, a mencionar el diagnóstico e insistir tras esas señales llevan a mal camino con o sin diagnóstico.


Fotógrafo: Rodrigo Corvalán.


-Créeme, es mejor que se alejen de ti por eso. No son dignas ni de ser tus amigas, al final te hacen un favor. Tú no tienes que sentirte mal, la amistad, en parte, es aceptar al otro. Si ocultas cosas, después el rechazo será peor para ti. Si no te aceptan como eres, no esperes algo más, el que no pasa el filtro de confianza, mejor tenerlos alejados. Yo mentalmente los tengo en categorías, los de verdad, que te aceptan como eres y están en las buenas y malas son mis amig@s, y los que no, son conocidos y los demás, relleno.

-A mí me hablan por el chat de Facebook hombres que no conozco y no me gusta, pero amablemente les invito a debatir en mi muro que es para lo que uso Facebook. Si no le dan importancia a mis palabras, me ignoran e insisten en hablar por el chat, deduzco que no me respetan y les quito la amistad. Si me respetan si hay posibilidad de que del debate público surja una amistad.

-Te contaré mi experiencia personal, hace tiempo desde que descubrí que soy aspie, en ese momento tenía una larga relación con una chica y con planes futuros, decido decirle que tengo SA, por la confianza que teníamos y por los planes, debía saberlo también. Resulta que a los meses empezó a querer cambiarme mis rutinas, cosas que siempre había aceptado y ahora detestaba, era raro, porque parece que empezó a notar mis características peculiares más que antes, todo se fue al carajo y me quedé solo, no sin antes, al ser tan directo, la dejé llorando, aún me pregunto ¿Qué dije mal? Bueno, en otras pláticas por Facebook, obviamente, o twitter, a pesar que en mi twitter si me describo como tal, en Facebook no, y esto es porque la apertura de Facebook es mayor y menos selectiva. Una conversación es inicialmente de conocer quién es y que quiere la otra persona, bien, hola, como estás etc son preguntas básicas. Detecto inmediatamente si esa persona tiene un alma noble o no, entonces reservo cosas que no entenderá o no es necesario que lo sepa, porque no hay nada que me indique que es una persona importante para mí, sin embargo hay personas, que al instante, descubres que tienes todo para lograr una fuerte relación, especialmente de amistad, casi una hermandad. No a cualquier persona es necesario decirle "soy aspie". Este mundo es estúpido y cruel, a mí me borran, me bloquean, me dejan de hablar por ser directo y decir lo que pienso. Si lo hacen, simplemente sé que esas personas viven para que quedemos bien con ellas, las que se quedan conmigo adoran precisamente eso que otras detestan, así que, no se acaba el mundo.


Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.


Le invito a ver el breve vídeo de Jeyy Daly, una de las administradoras de este blog, en donde habla sobre la amistad en el Síndrome de Asperger:



Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Rodrigo Corvalán, un gran fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

viernes, 15 de septiembre de 2017

¿Somos o no Somos Amigos?







¿Qué si tengo algunos amigos el día de hoy? Desde mi punto de vista sí los tengo, (muy pocos quizás o ¿tal vez ninguno?) no sé si por su parte me consideren amiga por mi modo tan “particular” de relacionarme con ellos, pero yo creo que sí, por lo menos quienes me conocieron en alguna etapa en común de nuestras vidas. En general siempre tuve una o dos amigas, y de bajo perfil. Las personas demasiados extrovertidas de por sí les gusta hacer bromas, pero no para reírse con uno, sino que reírse de uno (por lo menos esa fue mi experiencia con compañeros de curso), entonces es complicado saber cuándo hablan en serio o cuando bromean, por eso prefiero alguien en la "misma sintonía" que yo, es más fácil entenderlos y que me entiendan. En cuanto a mantener dichas amistades, mis amigas me duraron lo que duraba el año escolar o universitario, y cuando más grande, lo que duraba mi trabajo, apenas cambian los colegios, lugares de trabajo o mis intereses, cambian mis amistades.
Antes de explayarme al respecto, haré un recuento de como aprendí a ser una “buena amiga”. Primero cabe recordar lo que he dicho en mis otros escritos, en donde hago mención que aprendí a relacionarme con los demás por medio de la observación e imitación, y a la vez gracias a mi excesivo interés por el comportamiento humano, pude seguir algunos patrones conductuales que me ayudaron a que mi compañía le agradase a unos cuantos, y por ende, ser considerada una buena amiga. Una de las cosas que aprendí después de mis 20 años de edad, fue a escuchar los problemas de los demás con atención y tratar de aportarles dando una opinión sincera y una solución lógica a lo que les aquejaba en esos momentos.
Eso es lo que espera la mayoría de las personas y es lo que hace que quieran seguir manteniendo contacto con un amigo: Alguien que le preste atención y le de consejos, y eso hice yo. Como también he mencionado en mis otros escritos, yo siempre trato de que todo lo que hago, sea casi perfecto, aunque eso me genere un desgaste emocional. En mi infancia, adolescencia y parte de la adultez, asumí a la perfección ese rol con la amiga de turno que tuviese, pero a medida de que me fui acercando a los 40 años (antes de saber que yo era Asperger), y al comenzar a tener más de dos "amigos" en Internet, noté que algo estaba cambiando en mí, comencé a sentir que los problemas de los demás yo los iba “absorbiendo” y que me iban bajando mi propio estado de ánimo, como si me traspasasen sus problemas a mí (cuando las personas ya son adultas van teniendo problemas más complejos, por lo tanto, buscar las soluciones se hace más complejo aún).

Artista: Eduardo Replinger.



Cuando me hice mi primer Facebook, sentí una gran alegría de que algunos ex compañeros de colegio (estuve en 4 diferentes) o universidad me buscasen porque se recordaban de mí. Me hacía pensar que yo les había agradado en el momento en que me conocieron y por eso me volvían a buscar. Esto me hizo pasar largos momentos, en los cuales no estaba en horario de trabajo, chateando con todo aquél que me buscase para contarme algún problema (obviamente yo también me desahogaba con esas personas). Así estuve un año completo: Tratando de ser una buena amiga, y eso me satisfacía por un lado, pero por otro comencé a experimentar mucha angustia y me di cuenta de que ya no podía resistir conversar con tantas personas a la vez y que eso no me hacía bien. Opté por mantener desconectado mi chat y hasta el día de hoy permanece así. Comencé a alejarme poco a poco de las conversaciones, decidiendo mantener comunicación a través de mensajes privados, pero muy a lo lejos, y dejé de agregar contactos a mi Facebook (de hecho, no me agrada que me envíen solicitudes de amistad, más si no es alguien que yo no ubique). Luego llegaron las crisis por los cambios de rutina que comencé a experimentar en un lugar de trabajo y eso me fue alejando cada vez más de las personas, y finalmente cuando llegó la peor crisis de mi vida, una vez más por cambios de rutina en otro trabajo, fue cuando decidí aislarme de las conversaciones escritas y optar por hablar si sentía la necesidad de comunicarme.

Al parecer todo mi esfuerzo por socializar, sobre todo en mi trabajo, sumado a mis continuas crisis de angustia y ansiedad, me fue sumiendo en una profunda depresión. Observé que, aunque me encanta escribir para expresar una idea o una historia (tal como en este Blog o en mis libros), no es así cuando trato de comunicar mi estado emocional. Me estresa demasiado tratar de hacer entender mis emociones y generalmente soy malinterpretada, estresándome aún más el hecho de esforzarme por hacerme entender y no lograrlo en algunas ocasiones. Además de ser sumamente estresante escribirme con más de una persona a la vez.

Artista: Eduardo Replinger.



Lo que para mí antes era una novedad (tener solicitudes de amistad y mensajes privados) pronto pasaron a ser parte de mi angustia. Hoy por hoy, tengo pocos contactos en Facebook, y contesto muy a lo lejos cada mensaje que se me manda, pero no porque no me interese leer lo que me tengan que decir, es simplemente porque necesito graduar mi dosis de socialización y distribuir mi tiempo entre lo que me está apasionando en estos momentos (escribir para mi blog y leer sobre política).
Este “cambio” en mí me ha servido para darme cuenta de quienes me entienden realmente y respetan mi individualidad y quienes aún no aprenden nada acerca del Síndrome y siguen insistiendo en que “cambie” y “sea como antes”, aun habiéndoles dicho que “antes” yo hacía muchas cosas porque "había que hacerlas" y no porque necesariamente me interesasen o me agradasen. La verdad que recibir mi diagnóstico del Síndrome de Asperger me ha dado un gran alivio para ya no obligarme a hacer nada que no quiero. Fueron muchas las veces que me repetían que era una mala amiga o aburrida (sé que no eran palabras malintencionadas) por no ir a tal o cual lado, que terminaba saliendo para "demostrar lo contrario".

Siento que tanto fue mi esfuerzo por socializar y ser considerada por los demás, que simplemente me “saturé” y ya no quiero más, y al contrario de los aspies jóvenes que recién están descubriendo esto de la amistad, aunque sea por chat, y disfrutan el hecho de tener muchos amigos en Facebook (lo sé, porque conozco a muchos chicos aspies por Internet), yo siento que cada vez necesito más de mi espacio, aunque sea en soledad. Hoy ya nadie me invita a fiestas ni reuniones porque se cansaron de insistir y que yo dijese que no y las entiendo. En este punto quiero dejar en claro que no me arrepiento de las pocas veces que salí con ellas y agradezco de verdad aquellos bellos momentos de camaradería (no me siento menos aspie por haber salido las pocas veces que salí a lo largo de mi vida), pero hoy es tiempo de hacer lo que yo deseo y eso es estar escribiendo y hablando continuamente del Síndrome de Asperger, y para ser sinceros, no es un tema que apasione a todos, tal como a mí y a los otros aspies, por lo tanto eso reduce considerablemente mi círculo de "amigos".

Artista: Eduardo Replinger.



En estos momentos estoy en una postura de que no quiero hacer nada por obligación o por cumplir, incluyendo la comunicación escrita con las personas. Y si eso me hace una mala amiga, pues bueno, tal vez sea así y yo no sepa ser otra persona que la que soy hoy en día. Esta soy yo, la que socializa en pequeñas dosis y la que no sale de su habitación cuando no quiere (tal como antes, la diferencia es que ahora sé que no soy una amargada al optar por eso). Soy la que espera que ahora otros se esfuercen por llevar una conversación conmigo y no que deleguen en mí esa tarea. Soy la que habla si tiene deseos de hacerlo y la que calla cuando lo necesita, esperando que comprendan eso.
Esta soy yo, y no es que yo haya “cambiado”, lo que sucede es que al fin SOY YO MISMA. Quizás no soy la amiga que esperan que sea y extrañen a la que un día pretendió ser considerada la mejor amiga de todos los que se le acercasen, pero de una cosa estoy muy segura, yo soy más leal que muchas amigas que “sirven” para salir a divertirse (tal como un día lo hice yo para pretender ser considerada buena amiga). Yo sé guardar confidencias y  respetar los secretos de los demás (considero que es una bajeza enorme que alguien devele algo personal que fue confiado en un momento de amistad), aunque la amistad se acabe, aunque ya nunca más vuelvan a saber de mí, la información confidencial se va conmigo hasta la muerte.

Y seguramente seguiré estando para quien quiera contarme sus pesares, al fin y al cabo, son personas que estimo y no me agrada que se sientan solas cuando sufren (la mayoría de los "amigos" están para fiestas y para "pasarlo bien", pero muy pocos están para escuchar o leer a quien sufre, y eso se nota en el Facebook cuando alguien publica que está mal; de inmediato sobran los "eruditos en la amistad" a imponer sus ideas diciendo que no hay que publicar cuando uno se siente mal, o lo que es PEOR, muy pocos comentan una palabra de consuelo, pero si la misma persona que se siente mal publica un chiste, le "llueven" los "me gusta" y los comentarios ¿A eso le llaman amistad?).
Es tan extraño que para el común de las personas ser un "buen amigo" es sinónimo de tener que juntarse seguido, o sea, estar casi siempre presente. De hecho los carteles de facebook se encargan de recordarnos lo "pésimo amigo" que es uno por no estar todo el tiempo junto a la otra persona. Pero lo curioso es que hay amigos que pueden ser super unidos y juntarse bastante, pero basta una discusión o ruptura de la relación, y uno de ellos se encarga de ventilar todas las confidencias y hablar pésimo del otro a sus espaldas, tal como lo mencioné más arriba. Yo prefiero mil veces a alguien leal, a que estén “encima” mío. Yo he estado para algunas personas cuando han estado mal (no siempre, pero sí he estado), pero parecen olvidar eso cuando se trata de evaluar calidad en vez de cantidad, o sea, para el común de la gente es más importante juntarse seguido, que el poco tiempo que uno dio cuando estaban super mal y nadie más le dedicó tanta atención.

Artista: Eduardo Replinger.


Si bien es cierto no soy una amiga muy presente, pero cuando alguien me busque, ahí estaré, pues me interesan las historias de vida de las personas y podrán seguir contando con mi discreción, sólo que ahora yo necesito que también se respeten mis tiempos y espacios, y que entiendan cuando yo digo que necesito alejarme es porque es lo que NECESITO en esos momentos (suelo aislarme de todos cuando estoy atravesando alguna crisis y de inmediato aparece el mutismo y ya no hablo a nadie hasta que logro salir de aquellos momentos que me están afectando).
Si alguien no logra entender ni aceptar esa reacción, en mí, frente a situaciones angustiantes y sigue presionándome de manera indirecta para conversar cuando digo que no quiero ni puedo hacerlo, pues prefiero que se aleje de mí, porque más que contribuir a mi tranquilidad, me causa ansiedad que alguien me presione (cuando un aspie dice que quiere estar solo, aunque esté pasándolo mal, es porque QUIERE ESTAR SOLO).

Pero no sólo esto puede ser un impedimento para tener nuevos amigos, lamentablemente nuestra ingenuidad (que no tiene nada que ver con la inocencia, yo soy muy ingenua pero no inocente) nos hace blanco fácil de personas malintencionadas que no saben el verdadero significado de la amistad, y que al primer conflicto pueden tener reacciones psicopáticas demostrándolas en un verdadero bullying virtual, mostrando una clara obsesión por desprestigiar la imagen de quienes hemos decidido alejarnos de ellos. Esta es un poderosa razón para que yo no confíe más en desconocidos, y no les llame más "amigos" a quienes vengo conociendo recién. Prefiero quedarme con los adultos Asperger que ya conozco y mis amigas de antes, quienes realmente saben cómo soy y me aprecian con mis defectos y virtudes. Personas incapaces de hacer ese tipo de bajezas, aunque nos enojemos. Por eso vuelvo a recalcar: MUCHO CUIDADO con quien conoce usted por Internet, no todos los que dicen ser diagnosticados con el Síndrome lo son.

Artista: Eduardo Replinger.


En resumen: Una persona con el Síndrome de Asperger puede ser un gran amigo, siempre y cuando se le acepte y respete tal cual es y no se le obligue indirectamente a hacer nada de lo que no desea hacer. Y tal como nosotros brindamos una amistad sincera y bien intencionada, esperamos lo mismo de quien se acerque a nosotros.
Un consejo para los jóvenes que aún no logran tener un amigo: Primero hay que tratar de buscar a alguien que tenga intereses en común con uno, quizás no compartan todos los intereses, pero debe haber al menos uno que sí, para que exista un tema de conversación que entusiasme a ambos. Hay que estar dispuesto a escuchar también al otro y no sólo acercarse a alguien para ser escuchado nada más, recuerden que toda relación debe ser recíproca. Si alguien se les acerca sólo para pedirles favores o dinero, esa persona NO es amigo. Un posible amigo, es alguien que se acerca desinteresadamente, y el único interés que puede manifestar, es el de conversar con ustedes y buscar su compañía, no para pedirles cosas a cambio de su amistad. Sé que a nosotros nos cuesta identificar las intenciones de los demás, por lo mismo, a veces es bueno prestar atención a lo que nos puedan aconsejar los familiares que ya tienen experiencia; ellos pueden "ver" lo que nosotros no, y nos pueden ser de mucha utilidad para identificar quien puede ser una buena compañía y quién no (no lo sabré yo, que por no hacer caso a mi familia, tuve que pagar el alto precio por considerar "amigos" a quienes no lo eran).

Escrito por Aillen Aukan Awka.

Le invito a ver el breve vídeo de Jeyy Daly, una de las administradoras de este blog, en donde habla sobre la amistad en el Síndrome de Asperger:



Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Eduardo Replinger Fuentes, un talentoso artista español con el Síndrome de Asperger. Si quiere ver más de sus obras, visite su página:
https://www.facebook.com/eduardoreplinger/



viernes, 8 de septiembre de 2017

El Amor y la Amistad siendo una Persona con Síndrome de Asperger.


Bueno, de nuevo siento la necesidad de escribir sobre un tema en particular. Una vez más escribiré de MI propia experiencia, ya que cada persona es un mundo…

Es increíble la cantidad de cosas que se dice sobre nosotros, por ejemplo, que carecemos de empatía, de sentimientos, que no damos ni recibimos cariño, que somos asexuales, que no nos interesan las relaciones personales, y un largo etcétera ¿Todo eso es verdad? NO, al menos en mi caso. Yo sí tengo empatía, sufro al ver injusticias, me pongo en el lugar de los demás y no me gusta ver sufrir a nadie, otra cosa es que yo no sepa acercarme a esa persona y consolarla, eso no quiere decir que no me apene su situación, o no la comprenda, si no que a veces no sé qué decir o cómo actuar. Los Asperger tenemos sentimientos porque somos seres humanos, no robots, y queremos a nuestros familiares, amigos, parejas…etc ¿Podemos dar cariño y recibirlo? Yo hablaré de mí mismo: SI soy bastante cariñoso y me gusta dar cariño y también recibirlo, siempre y cuando la persona sea muy cercana a mí. Rechazo el contacto físico sólo cuando no conozco de nada a la persona, o si en determinado momento estoy agobiado, tampoco quiero que me toquen. Sobre el tema de las relaciones personales…Habrá algunos que sí, y otros que no. No somos un rebaño de ovejas, no vamos todos en la misma dirección. Algunas personas si quieren atarse a alguien, otras personas prefieren vivir libre, unos si tienen interés en el sexo, otros no…Pero eso también les pasa a los neurotípicos.



Hace poco me preguntaron: ¿Es posible una relación de amor o amistad entre una persona Asperger y una persona neurotípica? Mi respuesta es SI, es difícil, pero no imposible ¿Por qué es difícil? Bien, pues porque “navegamos en direcciones distintas” y a veces hay falta de comprensión por ambas partes. En mi caso, generalmente busco amistades que tengan la misma forma de vivir la vida que yo ¿Qué quiero decir con eso? Pues, por ejemplo, a mí no me gusta ir a las discotecas, botellones, o ese tipo de eventos o lugares donde haya mucha muchedumbre, prefiero otro tipo de planes, como ir al cine, salir a tomar un refresco, un paseo, ir a algún museo, o quedarme en casa. Cuando mis amistades no tienen ese tipo de intereses y prefieren meterse en antros a bailar, a beber, o a lo que sea, la amistad no va a durar porque seguimos caminos distintos, pero eso pasa siendo Asperger, neurotípico, o lo que sea. Entonces bien, prefiero juntarme con personas que lleven un tipo de vida más relajada. Tengo amigos neurotípicos con los que me quedo en casa hablando de miles de temas, jugando a algún tipo de juego de mesa, viendo películas…etcétera. Hay personas que sí consiguen adaptarse a sus amistades y viceversa. Un día el plan en casa, y otro día a la discoteca, pero yo NO puedo, NO puedo adaptarme a hacer cosas que NO me gustan, porque quizás mis amigos si se diviertan, pero el que sufre y se agobia, soy yo, y no estoy dispuesto a pasar por eso. Aun así, sí podría ser amigo de alguien con otros intereses, siempre y cuando me respete y no me presione para hacer lo que no quiero, pero aun así, creo que no funcionaría. Cuando entré en la adolescencia perdí alguna amistad, porque esos amigos empezaron a interesarse por ligues, fiestas…etc, mientras yo seguía jugando con mis dinosaurios jajajaja.



¿Y las relaciones amorosas? Eso es más difícil aún, pero tampoco imposible. Pero el neurotípico de la pareja en cuestión, tiene que ser una persona extremadamente abierta mentalmente, sin prejuicios, ni miedo al “que dirán”. Yo tuve una relación de poco más de un año con una chica neurotípica ¿Y qué pasó? Qué viví ese año coaccionado, presionado y siendo alguien que no era. Podríamos decir que se avergonzaba de mí y que me obligaba a estar callado en cualquier evento donde estuviesen sus familiares y amigos. Yo no estaba dispuesto a pagar ese precio tan caro, por lo que puse fin a la relación.
Y es que, al fin y al cabo, la base de cualquier relación es el respeto y la tolerancia, aceptar al otro tal y cómo es, sin presionarle, ni agobiarle. Eso de empezar una relación y a los tres meses decirle a la persona: “Tienes que cambiar” ¿Perdón? Tú has conocido a esa persona siendo así, te fijaste en esa persona siendo así y te enamoraste de esa persona siendo de esa manera, se supone que te gustaba tal y como era ¿Cómo le pides ahora que cambie? NO, siempre hay que aceptar al otro tal y como es ¿Se puede pedir a tu pareja que mejore? SI, porque en esta vida se trata de ir mejorando y aprender de nuestros errores, pero no se puede pedir que se cambie… Yo personalmente, hay muchas cosas que he aprendido a controlar en la edad adulta, pero hay ciertas cosas que no puedo cambiar, y quien me quiera, me tiene que aceptar con mis manías y rarezas. Hay neurotípicos que sí están dispuestos a pasar por eso, a aceptar esas cosas, e incluso, ven esas rarezas como graciosas.



Bueno, para ir resumiendo, en lo personal de mi experiencia, después de haber conocido a infinidad de personas, puedo entablar amistades duraderas y fructíferas con neurotipicos, pero siempre me comprendo mejor con los Asperger. Estoy un poco cansado, de que por ejemplo, algunos amigos neurotipicos cuestionen absolutamente TODO lo que siento o digo. Por lo general, los Asperger somos personas ansiosas, y en mi caso sí que lo soy; soy muy ansioso y me preocupo demasiado por las cosas, me gusta tenerlo todo bajo control para que las cosas no se desborden y acabe peor de lo que empecé. Me molesta y me hace daño, que cuando algo me preocupa, yo se lo cuente a esa determinada persona y me diga que es “Una tontería”. Siempre digo que a cada uno nos duele lo nuestro, lo que para esa persona puede ser una tontería, para mi puede ser un gran problema, algo que me esté agobiando, estresando hasta el máximo, y lo que necesito es consejo, comprensión, y no que me digan que soy un paranoico o que me monto películas. Cosa, que jamás me ha pasado con un Asperger, que aunque quizás lo haya pensado, no me lo ha dicho, y ha estado ahí apoyándome y aconsejándome. Muchos neurotípicos, siempre utilizan la frase “No te entiendo”, y cuando yo acabo frustrado y decido no contar nada más a esa o esas personas, lo peor es que se ofenden.


Queridos neurotípicos: Si queréis entablar amistad con una persona Asperger, tenéis que saber de antemano lo que eso conlleva. Hay que estar en las buenas y en las malas. Somos personas nerviosas y ansiosas, yo por lo menos así soy, “Me ahogo en un vaso de agua” muchas veces…Necesitamos UN POCO de comprensión y paciencia. Necesitamos vuestro apoyo, vuestras palabras de consuelo, vuestros consejos, vuestras charlas…etc. Lo que no podéis hacer, es que en esos momentos donde más os necesitamos, cuando más preocupados estamos, no nos ayudéis, y nos digáis que nos preocupamos por tonterías, o que no pasa nada; porque para lo que para vosotros puede ser una sandez, para nosotros puede ser un mundo.
En definitiva. Es todo complejo pero no imposible. Estoy orgulloso de tener a mi novia Asperger, la cual me comprende y me anima siempre, a mis amigos Asperger, a los cuales puedo contar cualquier cosa, que siempre me comprenderán, y por supuesto, estoy orgulloso de tener amigos neurotipicos que me ayudan, me respetan, me comprenden, y hacen de mi vida algo maravilloso.

¡Gracias por haberme leído!

Les invito a ver el breve vídeo de mi novia aspie en donde habla sobre la amistad en el Síndrome de Asperger:


Este es el enlace de mi grupo en Facebook sobre el Síndrome de Asperger:
Viviendo con Síndrome de Asperger

Escrito por Héctor Hache.



viernes, 1 de septiembre de 2017

Confesiones de una Aspie...






 CONFIESO QUE:


>Muchas de las veces que me río en una plática grupal es sólo una sonrisa social, pues en realidad no entendido la broma que a todos les hace gracia.

>Mi cara, mi cuerpo de adulto son una especie de refugio en el que me guardo, por fuera me quedo callado y me mantengo serio cuando por dentro tengo miedo.

>Copié de mi prima de mi misma edad, esa expresión facial, ese gesto de autoridad, cuando hago el papel de mamá.

>Aunque soy altamente sensible ante los daños que pueden sufrir los animales o la naturaleza, en ocasiones con las personas me tengo que forzar para comprender su dolor "profundo" ante cosas que yo considero cotidianas.

>Me desesperan los adultos cuando conversan por más de 10 minutos sobre cosas triviales.

>En el amor me cuesta mucho identificar si te estoy dando mucho o si te he quedado a deber en atenciones.

>Soy un desastre en la administración del tiempo,

>aun así me esfuerzo, y mis pequeños logros por llegar a tiempo son una verdadera proeza.

>Cuando llego a una reunión de trabajo estoy tensa, aun conociendo a las personas (sin saber por qué a ciencia cierta).

>Necesito llevar un orden estricto de mis actividades, o una organización precisa para atenderlas (usando colores es mucho mejor).

>Para hacer mis pendientes siempre requiero una lista,

>me pierdo en la información de un tema extenso a no ser que me detenga a clasificar el contenido por colores.



>Mi mayor temor de adolescente era el rechazo y me provocaba pánico a hablar en público. ¡Pá ni co!

>Les enseño a mis alumnos tal como yo mejor aprendo: De lo general a lo particular (si no lo hago así, yo misma me pierdo).

>He fingido comprender lo que me cuentas cuando tú no me entiendes que debes evitar hablarme sin taaaanto detalle.

>Me aburres cuando vienes a contarme chismes.

>Soy rutinario, no aburrido.

>Requiero un orden que muchas veces tú ves innecesario.

>De niño -hombre de 45 años- creía que los demás eran "tontos" por usar gestos y señas existiendo las palabras. Ahora entiende que es parte esencial de la comunicación humana.

>Me cuesta muchísimo recordar una ruta aunque haya ido muchas veces.

>No recuerdo detalles de imágenes, incluso podría confundir tu auto al que me he subido cientos de veces (yo no tengo memoria fotográfica).

>De niña no entendía eso de celebrar gritando. Ej: El escándalo de mis compañeros de primaria por celebrar un 3er. lugar en salto de cuerda. Decía para mí: -Sí, ganamos un 3er. lugar y ya!

>Debo tener al tanto de datos importantes sobre cuentas bancarias u otros, a alguien de mi sangre (y de mi confianza) por temor a que se me olviden y no los recuerde (Ej. Ante una crisis de ansiedad o estrés).

>No soporto que mi hijo se me acerque a darme beso en la mejilla por más de 3 Segundos.

>De niña aceptaba pacientemente laaargos abrazos de mi tía favorita sólo por eso, porque era mi preferida. Pero llegaba el momento de sentirme en asfixiada.

Ella es mi prima de la que aprendí esa expresión que usan las mujeres en el papel de mamás y ni si siquiera lo sabe jaja.


>Ante una crisis balancearme me ayuda enormemente a regular mis emociones fuertes.

>Debo traer algo en mis manos, entrelazarlas o tocar una superficie o parte de mi cuerpo para disminuir sensación de desasosiego en forma casi rutinaria.

>Confieso que me duele mucho la indiferencia de los demás sobre el cuidado del planeta.

>Me encanta sentir el cariño de la gente, pero no sé qué hacer o cómo demostrarlo en forma espontánea cuando los tengo cerca.

>He ensayado diálogos mil veces para ir a pararme enfrente y hablarte,

>ese saludo que me sale tan natural :) al encontrarte me lo tengo que recordar para poder dártelo.

>Si me dices que vienes o que llamarás y al mismo tiempo o después me das "señales" de que no lo harás, no es suficiente, debes ser claro o  yo te voy a esperar

>Puedo tener mucha energía y en unos minutos, incluso segundos, estar completamente aturdida, desgastada mentalmente,  por estímulos del ambiente😓.

>Mis amistades cercanas y familiares me consideran en muchos ámbitos sobresaliente, y lo soy; mas emocionalmente, no soy tan inteligente 😕.

>Me siento infiltrada en el "mundo aspie" por no tener diagnóstico, al mismo tiempo infiltrada en "mundo NT" por pasar absolutamente desapercibida cuando en realidad no me siento  parte de éste 😳.

Si encontrara estos cubos de mi niñez seria inmensamente feliz. Ya los descontinuaron 😢 confieso que aún los extraño.


>Mientras otras mamás sueñan con un beso efusivo de su hijo adolescente yo pido [a veces] - ¡No te me acerques!

>Algunas mamás serían felices escuchando un: -“¿Mamá me acompañas?” que nunca oyen, mientras a mí él me ruega lo acompañe. En este punto les confieso: Yo le digo -Ve tú hijito, prefiero descansar (estar a solas, lejos de cualquier cosas que perturbe mi mente).

Ojo: lo anterior no significa que no disfrute de su cercanía, de su compañía, solo que necesito espacio ¿me comprendes?? 😕
Afortunadamente él lo entiende, y a veces voy aunque sea sin ganas, saco ánimo para compensarle, para agradecerle, pues cuando yo ocupo "tiempo fuera" él es paciente. 🙂

>Confieso también que he llorado por darme cuenta de mi propia "ingenuidad", esa dificultad por no "ver" la intención real del otro a tiempo. Eso me cae muy mal. 😣

>y aunque te parezca que lo sufro, aunque en parte sea verdad por la confusión o ansiedad, déjame decirte SOY FELIZ con la forma en la que por esta vida me tocó transitar. 🙂

>Por último te diré que por perfeccionista, muchas veces no termino las cosas, cuando para otros están bien hechas, para mí siempre hay algo que mejorar. Y me cuesta horrores decir: - ¡Ya! Así  queda, así se va... Y JAJAJA ya en este instante dejo hasta aquí el escrito o nunca voy a terminar 😅🤣


Esta es mi página de Facebook sobre el Síndrome de Asperger:

Escrito por Paloma.