sábado, 22 de abril de 2017

El Efecto Burnout en una Estudiante con Síndrome de Asperger







Me enoja demasiado que las personas se generen falsas expectativas respecto a mi rendimiento académico. A mí me gusta estudiar, me gusta muchísimo, pero por deporte, por saber, porque aparte de dibujar no sirvo para nada más. Pero no, no ¡NO! soy sabelotodo, NO soy infalible. Al contrario, adolezco de fallas y tengo tremendos agujeros negros teóricos de los cuales me avergüenzo, aunque intento subsanarlos. Yo no sé quién carajos me creó una 'fama' que no la quiero, una fama de que 'sé mucho' que no me deja vivir en paz. Yo no sé un carajo, o como Sócrates 'sólo sé que nada sé'. Y últimamente con la depre, con el hastío, menos. Y me choca que cuando caigo, cuando me va mal en exámenes NO por no estudiar, porque debo decir con orgullo que parte de mi quehacer diario incluye esa actividad, si no por razones que sean (que también son mi responsabilidad), se alegren, me saquen en cara como si cometiera el sacrilegio más terrible o, peor, que me culpen de que les haya ido o mal. Incluso que me digan que me van a copiar me duele, porque primero por mi condición anímica, las crisis de ansiedad que padezco, las pruebas, peor las de opción múltiple donde sólo me confundo, nunca se me vienen bien, de manera que salir con la máxima nota es una sorpresa para mí, y lllevar la carga de hacer salir bien a alguien más es demasiado para mí y, segundo, porque hago un gran esfuerzo cada día que no se imaginan, y que no debo ni quiero mencionar porque es cuestión mía, y siento que ese esfuerzo es ninguneado.
En realidad perdí la motivación, y con ese entorno sólo se agudiza mi decepción.
Y no es por mi autismo, es que las cosas habituales que las personas 'normales' (lo que se presupone norma y por ende inexistente, obviamente) no se me dan o no tan fácilmente, y todavía no logro adaptarme al mundo. Y decía que me gusta estudiar, porque sí, y todas las carreras que sigo con la misma exigencia, pero ahora siento que me quemo a razón de falta de tiempo (por la misma razón de seguir tanta cosa, pero sobre todo de que en algunas no exista un orden establecido que me permita mantener mis necesarias rutinas) y exceso de... exceso de todo...



Cuando entré a medicina juré ser la mejor no únicamente en lo académico, si no como profesional. No me conformaba ni conformo con la mediocridad, y ese perfeccionismo ha sido mi talón de Aquiles, lo reconozco hoy entre lágrimas. Y lo valía, en caso de llegar a la meta de ser médico. Pero en el transcurso me di cuenta que no es lo mío, que es un engaño. Como le dije a un docente, luego de comunicarle que este es el último semestre y que me dispongo a ver qué churos hago con esta vida (entre las cosas pensadas, terminar la otra carrera y dedicarme al dibujo), sí no logro excelencia, no tiene sentido seguir. Un paciente no es un juguete, es un ser humano doliente, que necesita apoyo, afectos, tiempo y energía al 100%, que no dispongo siendo sincera; necesita un ser humano completamente en sus cabales y no alguien que patalea con su propia vida. Y no, yo no me conformo con pasar nomás, como sea, sólo por pasar, y llegar y emular algo que no soy. Siento que mi cabeza no da más.
Hay cosas que me duelen. Por ejemplo, me duele rodearme de seres humanos que son capaces de juzgar a otros por algunas cosas, llámese particularidades, y burlarse a las espaldas.
Dije que era un fénix renaciendo de las cenizas. En momentos como estos, de desesperanza, vuelvo a quemarme.
El semestre pasado viví un infierno, la verdad. Llegué a necesitar medicación, algo que no me gusta. Primero, por docentes que quizás han olvidado que ante todo son humanos y humanos sus discípulos, y segundo, por los propios educandos que viven en una competencia descarnada. Homo homini lupus.
Pienso que a la gente le hace falta la "aspicidad" de decir las cosas en la cara, así sean las cosas más feas, más duras. Lo que habitualmente hacen es mostrar una cara, aparentar ser buenos y comprensivos, pero por otras las cosas son distintas. O tal vez yo necesite dejar de ser tan ilusa, que "coma avispa". Sí, sí, siempre me lo repiten porque para quienes lo dicen es fácil. Pero es difícil, muy difícil.



Nunca he sido popular, otrora porque cuando hablaba "mi léxico era muy rimbombante" para mi edad, o por mis dibujos. Aprendí a callar, aprendí a ocultarlos. Sin embargo, se me sale por estúpida.
No me voy a poner en plan de víctima porque no lo soy, pues es posible que yo me lo haya buscado por ser quien soy, por como soy (como dicen, el problema no son ellos, el problema soy yo, lo sé, lo admito, me da rabia pero es eso y nada más). Y en momentos como este desearía, con todo "mi yo", no ser yo. Intentar acoplarme cansa...
Nunca me gustó la educación formal, lo digo con sinceridad, prefiero la autoeducación. Estar encerrada en 4 paredes en medio de personas tan disímiles y cuyas acciones -todavía- me resultan difíciles de decodificar no ha sido satisfactorio. Tampoco se piense que le estoy dando la razón a la jovencita que se vanagloria de dejar a medias la academia para dedicarse a hacer nada, lo hace público, y no propone soluciones. Todo lo contrario. Soy consciente de que es necesario tener un sustento legal de todo lo aprendido, una garantía de que se va a hacer las cosas bien cuando llegue el momento. A punta de coscachos me he propuesto a avanzar así me cueste el doble (que me cuesta el doble pues). Debo... debo. Quizás ya no me falte el año que me faltaba, será año y medio. Al final, llegaré a la cansada pero llegaré, porque de corrido no creo soportar.
Por otro lado, no considero que merezca lo que podría pensarse, erróneamente, como privilegios; y se me cae la cara de vergüenza pedir ayuda, porque no sé qué más hacer. No sé si el remedio sea peor que la enfermedad, porque se puede tratar de concienciar pero al final, dado que cada cabeza es un mundo, cuando el gato no esté los ratones harán fiesta. No quiero, no creo poder soportarlo más.
Tengo pánico, realmente... Tanto que ya no puedo respirar. 😢😭

Escrito por AKVO.

Nota:
Hago clases de dibujo (retrato)
Niños 6 a 12 años.
Horarios y lugar  por definirse
0987845311
Ambato-Ecuador.