sábado, 22 de agosto de 2015

La Comunicación en el Síndrome de Asperger: La Literalidad.






La razón por la cual a una persona con Síndrome de Asperger se le dificulta entender refranes, metáforas, indirectas, ironías y sarcasmos, es porque somos literales, por lo que tomamos las oraciones al pie de la letra, y nos cuesta interpretar lo “qué se quiere decir” cuando no es de forma clara y directa. Esto también nos sucede a la hora de identificar algunas “bromas” que son dichas de forma seria, lo cual puede generar conflictos en las relaciones con las personas, porque en la mayoría de las situaciones nos cuesta diferenciar cuando se está bromeando o hablando en serio, más aún cuando el rostro de la persona muestra seriedad.
A continuación algunos jóvenes y adultos Asperger nos cuentan sus experiencias con esta particular forma de comunicación (no he puesto sus nombres para resguardar su privacidad).


¿Entendemos las metáforas y doble sentido?


-Yo por mi parte no he llevado mucho a la práctica, de forma constante, mi pensamiento lateral general, pero hubo un tiempo que pensaba casi involuntariamente, aunque no recuerdo si innatamente, con metáforas, siendo que durante años tuve un pensamiento un poco más literal que el promedio.

-Entiendo metáforas, doble sentido, dobles intenciones, expresiones faciales, etc. Es la razón por la que durante años deseché la idea de tener el síndrome por completo.

-Yo tuve que desarrollar el Pensamiento Lateral por práctica, ensayo y error, casi todos los días de mi vida. Vivo en un ambiente familiar donde todos hablan en doble sentido, contando chistes, echando broma, hacen "chalequeos", etc. Mi mamá se dio cuenta que yo de muy pequeña lo tomaba todo literal, por lo que ella con mucha paciencia y tiempo me enseñó a distinguir entre una broma o doble sentido de un hecho real. Desde entonces observé, practiqué y me involucré. Ahorita nadie me cree cuando digo que soy Asperger porque aprendí a no tomarme todo literal, sin embargo, parte de mi pensamiento sigue siendo el mismo aunque actúe diferente a los demás. Todavía hay cosas que me las tomo literal o no estoy segura si están hablando en serio o no. Cuando eso ocurre, todos me miran raro.

-A veces entiendo metáforas, a veces no, y debo estudiarlas y meditarlas, aportes filosóficos sí.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-Tengo familia que gusta de bromear constantemente con el doble sentido, no los soporto, pero me tocó crecer viéndolos durante muchos años, me imagino que para lo avispado de ellos yo era un tipo bastante retrasado, amargado o lento. Soy creativo, muy creativo, pienso en 3D, siempre busco lo positivo de las cosas y en los problemas intento ver oportunidades. Me ha funcionado, tengo muy buena capacidad de resiliencia, aprendiendo de los errores, tengo un carácter pragmático formado por la experiencia.

-Yo aprendí a entender ironías, sarcasmos, metáforas etc, todo porque como siempre aspiraba a ser escritor, tenía que cultivarme, no sólo en la literalidad de las palabras, sino en su sentido figurado. Obtuve tanto éxito, que ahora entiendo, detecto y utilizo el sarcasmo y la ironía, así como las figuras retóricas, aunque por mi biografía de twitter y el blog, dudan que pueda ser aspie, pero, se puede. En el caso de dobles sentidos, lo aprendí también con esfuerzo porque lo usaban mucho contra mí por mi alto grado de inocencia, y pues no quise que eso siguiera pasando.

-Si a veces uso el 'doble sentido', no es con el ánimo de burlarme, molestar u ofender. En absoluto. A la hora de usar el doble sentido, es una manera más de expresar que estoy a la par o 'en onda' con esa persona y la finalidad es la de bromear o hacer una 'jodita', igual que lo hace cualquier persona. Vale aclarar porque me he dado cuenta que a veces nos ponemos muy literales, y cuando estamos literales, nos ponemos enojones y cascarrabias y eso hace que se dificulte un poco más la comprensión de las bromas. Igualmente, hay gente que veo que tiene una retórica muy moralista respecto a ciertos temas y claro que estoy dispuesto a respetar sus posturas, no más me lo aclaran y asunto arreglado.

-Por ahí exista gente que le cueste más o menos expresarse. En mi caso me cuesta decir cosas afectivas (pero para mandar a la m… ahí no tengo dramas). Seguramente te encontraste con un caso puntual que le costaba expresarse de esa manera pero no creo que sea aplicable a todos los aspies como condición de "a todos los aspies les pasa".


Fotografía: Rodrigo Corvalán.

Cuando recibo un mensaje poco claro:


-A mí me dicen: “Vamos a comer algo”, y no sé si invitan o no. Una vez me dijeron: “Lo invito”, y tuve que pagar, así que no supe entender esa regla.  No sé cuándo pago yo, y cuando ellos, por eso evito mucho salir cuando hacen invitaciones, o no pido nada para evitar confusiones. Yo lo que hago es preguntar quién paga, así sea de mala educación.

-Cuando apenas tenía unos pocos meses con mi novia, ella me invito a salir a un puestito de hamburguesas que era de su tía. Yo fui, pero sin dinero, y me asusté cuando ella me pasó la cuenta a mí. Me dio mucha vergüenza.

-Yo intento ser como un 007, elegante, distinguido, educado, refinado, apuesto, inteligente, irresistible, firme, amable, varonil, pero son “demasiadas escopetas para un solo conejo”, así que en algo me equivoco al final, jajajajajaja.... El dinero como siempre dominando todo. Ese sería un buen tema a tratar: La relación de los Asperger con el dinero. Si somos diferentes en tantas cosas, también debemos ser diferentes en la manera de enfrentar la productividad y los problemas que eso conlleva.

-En realidad son códigos. Si salís con amigos, todos pagan su parte. Si salís con amigos y vos estás muy feliz podés pagar vos todo. Si salís con una chica por primera vez, pagas tú, si no tenés mucha plata en el bolsillo, la invitás a salir muy de tanto en tanto y te hacés el boludo, etc etc etc.

-Si no tengo para pagar todo e intuyo que la persona espera que lo haga, entonces considero mejor no ir a ningún lado. Pero hay que hacer caso al feminismo y dejar que pague todo la mujer (es broma).


Fotografía: Rodrigo Corvalán.

¿Justificamos al decir: “No”?


-Había leído que las conductas evitativas se deben en parte a no saber decir que NO a la gente, y en otras ocasiones, se puede decir que no, pero a cambio de justificarlo correctamente.

-Yo solo digo NO, y con eso me ha bastado, y si me piden argumentar o justificar, entonces respondo PORQUE NO¡¡¡

-Dependiendo el caso me limito a decir no.

-A veces digo "no" y a veces justifico. Depende la situación. Pero mis “no” suelen ser firmes. O sea, si lo digo es por algo. Suele ser mala idea que me insistan a que diga que sí a algo, si tengo definido un no. Pero a veces justifico para que se entienda el motivo.

-Depende de lo que se trate, a veces un no es lo justo o a veces es necesario justificarse.

-Me gusta dejar claro porque hago las cosas, de igual, me resulta por demás agradable, que se me expliquen las razones de una acción.

Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Rodrigo Corvalán, un gran fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página: