domingo, 1 de abril de 2018

La Empatía y la Falta de Contacto Visual en las Personas con Síndrome de Asperger







Una de las características del Espectro Autista, es que las personas que estamos dentro de él, tenemos dificultad en la Empatía Cognitiva, esto quiere decir que tenemos dificultad en identificar y comprender las perspectivas, las emociones y los pensamientos de otras personas (lo que comúnmente denominamos "ponerse en el lugar del otro"). NO confundir por favor con la falta de Empatía Emocional, pues los únicos que carecen de ella, son los psicópatas, NO nosotros.
Los aspies tenemos poca habilidad para comprender y poder anticipar los estados mentales de los demás, incluyendo lo que los otros pueden pensar, sentir, sus intenciones y comportamientos.
Otra característica es la falta de contacto visual, y esto se debe a que la mirada, al ser una comunicación no verbal, representa una fuente de información extra que nos puede generar mucha sobrecarga a nivel sensorial, causando ansiedad al no saber interpretarla de forma intuitiva, incluso, hacernos perder la información de lo que se nos está comunicando en forma verbal por tratar de mirar al interlocutor a los ojos. El tener que escuchar a una persona hablar, requiere poner atención a lo que nos está diciendo y tratar de interpretar cada palabra, y si sumamos a eso tener que mirar a los ojos, aun no sintiendo interés ni necesidad de hacerlo porque no lo consideramos importante y porque no nos aporta información alguna, genera mucha incomodidad, sobre todo si se nos presiona a hacerlo. El mirar a una persona a los ojos mientras nos habla, no tiene estrecha relación con no poner atención a sus palabras. Es así como podemos encontrar que una persona dentro de espectro autista ha estado mirando muy atentamente a su interlocutor, pero en realidad no haya escuchado lo que dice por estar tratando de mirarle a los ojos, como por el contrario, puede haber estado mirando hacia otro lado y ser perfectamente capaz de escuchar todo lo que ha dicho esa persona y sostener una conversación.
Para que entienda mejor a lo que me refiero, le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad. Al final de este escrito podrá leer sus experiencias sobre el contacto visual con otras personas):


Fotografía: Camilo Cuevas.

Sobre la empatía:



-Según se afirma, hay distintas clases de empatía. Eso explicaría que seamos fríos con ciertos estímulos emocionales, y sensibles respecto de otros. Por ejemplo, las veces que me enteré del fallecimiento de un familiar cercano sentí poco, diría casi nada; no me afectó externamente. Esto me llama la atención y me preocupa, porque no sé si eso está bien o mal, pero nunca fui con un psicólogo para analizarlo. Hay veces que encuentro "nebuloso" distinguir y delimitar mis emociones, es decir, aunque a veces ría mucho, o esté muy serio y apático, no sé por qué lo estoy, solo veo las demostraciones externas de una emoción pero no distingo bien la causa, dicen que eso se llama Alexitimia, pero sinceramente no sé si podría tener algo de eso. Pero lo relaciono con el tema de la empatía. En cambio, otras veces veo algo en los medios, como un informe de noticias, o una película, y me puedo emocionar para bien o mal. También me pasa que viendo a personas reírse o ser afables, me rio con ellas como identificándome mucho con su estado de ánimo.

-Pues yo tengo mucha empatía, cuando la situación es evidente puedo ponerme en los zapatos del otro y siempre estoy dispuesta a ayudar con vocación de servicio, pero si la situación es sutil, y la o las personas no lo dicen, yo no soy capaz de verlo y debo apoyarme en otras personas cercanas que me hacen ver lo que es totalmente invisible para mí. Cuando hablo digo todo lo que pienso, eso sí sin groserías, con mucho respeto pero con mucha firmeza y a veces la gente se intimida. Mi mamá siempre me dice que no pienso lo que digo, que hago sentir mal a los demás.

-Hace años no tenía yo mucha empatía, no podía ponerme en los zapatos de las demás personas y eso me causaba muchos problemas, sobre todo con mi esposo; fue él quien me enseñó a ponerme en los zapatos de los demás, quien me ayudó a comprender que los demás también sentían, no solamente yo. Fue un proceso largo, de años, pero logré comprender y ponerme en el lugar de las otras personas y así es como logro más o menos comprender lo que los demás sienten.

-La empatía es tan subjetiva, admito que me cuesta, sin embargo hasta el momento no he conocido personas rebosantes de ella, en cambio sí he conocido a varios Asperger con un fuerte sentido de la justicia.


Fotografía: Camilo Cuevas.



-Claro que se puede sentir empatía. Yo de hecho soy muy empática. Mis problemas se basan a la hora de socializar y eso me afecta para poder encontrar un trabajo porque no me fio de la gente de que me puedan hacer daño.

-Siempre leo que la falta de empatía es una característica del autismo, pero en el mundo neurotípico hay tanta gente que le falta, por ejemplo: Los abusadores, los que maltratan animales, los asesinos, la gente con poder que no hace nada por los millones de personas que viven en la pobreza, etc, etc, etc, es tanto que me pregunto cuál es el concepto de empatía y porque siempre se pone como una característica tan distintiva del TEA.

-A mí me da mucha rabia cuando se dice que en el autismo y Asperger no hay empatía, es más, defiendo que la empatía autista es la empatía real, la que no requiere de que la persona por la que la sientes esté ahí al lado. Es algo de origen racional que te permite entender el dolor de alguien al otro lado del mundo igual que el de la persona de al lado. En el autismo hay un problema de comunicación, que es otra cosa, de que, quizás, tu empatía tarda en salir porque no te estás dando cuenta de que el otro te está diciendo algo concreto en un momento dado. Pero una vez solucionado el problema de comunicación, la empatía es la misma, o mayor.

-Muchas veces la empatía NT intrínsecamente tiende a desviarse a la hipocresía, en cambio del autismo es más sincera, pese a que sea cándida.

-Fui diagnosticado MUY recientemente, mi falta de empatía, antes del diagnóstico, la definía tan solo como "falta de inteligencia emocional".

-La empatía NO es ver las cosas como las ve el otro, es SER el otro; sentir como el otro. Intentar usar el corazón propio para sentir qué está sintiendo quien está a nuestro alrededor. Para esto se necesita una sensibilidad que no todos saben usar y quizás ahí el problema con los Asperger: Tienen esa sensibilidad, pero no tienen la llave para abrir la puerta y dejarla salir. Entonces se los llama fríos, desconsiderados, apáticos .Y sin embargo, quienes los tratan así, y supuestamente son empáticos, no logran sentir lo que el Asperger siente.

Fotografía: Camilo Cuevas.



-¿Empatía? No se comunica, se siente, y de allí la expresamos pero a nuestro modo. Mi modo no es llorar con la persona, ni gritar, ni imitar su manera de expresar sus sentimientos...Mi modo de expresar mi empatía hacia la persona es ayudarlo y apoyarlo, anticiparme a sus necesidades. Siento su dolor poniéndome en su lugar pero lo asumo desde mi realidad, no desde la suya.

-Es falso eso de la empatía ¡Que van a saber! No sé quien escribe esas cosas... mala información y equívoca, y hay de todo también, como entre los neurotípicos... y sí, a mí también me “ardía” leer cosas que se afirman como ciertas o como regla general, en tiempo pasado, porque ahora sólo sé que es ignorancia... y que en estos medios (internet) o en otros, parece que no se verifica nada, cualquiera puede decir lo que sea... sí, sí tenemos empatía, o por lo menos yo, y antes hiper empatía y creo que sigo siendo hipersensible aunque ahora discrimino mejor entre ante qué situaciones serlo o no, o personas.

-Yo en serio tengo problemas para empatizar con mi esposa u otras personas y entre pasa el tiempo es peor... ella ha llegado a decirme que soy como un robot: insensible. No sé qué pasa, simplemente cada vez me siento más independiente de sentir y no creo que sea malo. Yo le pido que me explique cómo se siente y por qué es importante para ella, si entiendo eso se me hace más fácil racionalizar lo que le pasa. Imagino que es difícil cuando es una explosión de sentimiento súbito, como un acontecimiento desagradable e imprevisto, a cualquiera le pasa, es difícil explicarlo, pero a veces eso me ayuda.

-Creo que eso es parte de la 'empatía flotante', es decir, como no sientes un compromiso emocional con nadie, puedes analizar los problemas de otros fríamente y a la distancia. Así uno puede sentirse cómodo. El problema sucede cuando empezamos a agarrarle cariño a alguien en especial o a algunos y luego sus problemas comienzan a afectarnos en lo emocional. Los aspies y los esquizoides, se manejan de esta manera, siendo distantes y huidizos, para evitar sentir el dolor ajeno, pero no son inmunes.

-Cuando se habla de empatía se hace referencia a las neuronas espejo. Y varía en cada caso cuán afectadas estén. Si un NT ve a alguien bostezar es probable que tenga ganas de bostezar. En mi caso eso no me pasa. En cuanto a la empatía hay un error de comprensión generalizada. El creer que la dificultad de empatía (entender las emociones del otro) implique no tener sentimientos, ese es el error. En cuanto a que los TEA son todos sinceros, lamento decirles que es una falacia, hay de todo.

-Salgan de su zona de confort y practiquen la empatía de manera diaria.

Fotografía: Camilo Cuevas.

Sobre no mirar a los ojos:


-"Las personas que no te miran a los ojos mientras dicen algo, están mintiendo". Y siempre me creí mentirosa, aun diciendo la verdad.

-Ese es un mito. Es más, en la PNL plantean que una de las maneras de identificar que alguien está mintiendo es detectar cuando mira fijo para reforzar la credibilidad.

-Así es. Esa sentencia era lo que mi papá me repetía constantemente: “La persona que no mira a los ojos cuando habla es falsa”. Y así siempre me sentí: Falsa, hasta ahora incluso, siempre siento que no es verdad lo que siento, o que siempre estoy haciendo algo que no tengo derecho...

-Y curiosamente quienes te miraban de frente a los ojos, te estaban mintiendo. Déjenme con mi verdad de mirada baja y que ellos se queden con sus mentiras de mirada alta.

-En mi caso me insinúan lo mismo, pero no puedo soportar el mirar directamente a alguien... me intimida, me asusta. Sólo aguanto unos segundos.

-Al hablar con la gente les miro tan fijamente a los ojos que les intimido y me esquivan la mirada, debe ser que tengo mirada penetrante, mirar a los ojos fue algo me tocó aprender, no es difícil, es cuestión de práctica y de dejar el miedo a la mirada de otro.

-Lo entiendo, por eso cuando intento explicar algo trascendente o de importancia, intento mantener la mirada. Si no ya creen que mientes. Y no sólo por no mantener la mirada creen que mientes, también por la lentitud y el retardo en responder.

-Sobre la mirada yo pensé que miraba a mi interlocutor, pero hace unas semanas me hicieron notar que cuando hablaba veía hacia arriba u otro lado.

-Aprendido en "Lie to me" los ojos son semáforos según el ángulo que se dirija, la pupila marca el hemisferio que ocupa y eso indica si es un recuerdo o una invención. Aunque las personas tampoco miran a los ojos directamente todo el tiempo. Sólo los segundos que les bastan para intuir o hacerse de una sensación. En general, es cuando te reprochan algo que quieren que los mires a los ojos. Y ahí lo único que le interesa ver del otro, son signos corporales de sumisión manejados por todo el cuerpo, así como la admisión de culpa de forma verbal. Por eso, incluso los que vemos a los ojos, pero lo realizamos pensando en la forma que tienen o en los reflejos que les vemos en el cristalino, al parecer "soberbios", tampoco nos admiten la verdad porque los hacemos sentir incómodos dado que nuestra actitud no les deja posicionarse.


Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.


Le invito a ver el breve vídeo de Jey, nuestra compañera aspie y administradora de este blog en donde responde la siguiente pregunta: ¿Los Asperger podemos mirar a los ojos?




Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger: