lunes, 1 de octubre de 2018

Desórdenes Alimenticios en Niños y Niñas Asperger






Es muy común en la infancia de un niño o niña TEA, que haya desórdenes alimenticios. Hay niños/as que su saciedad parece nunca acabar, no se cansan de comer. Pero también hay casos de niños/as que se niegan a comer, y la hora de la comida se convierte en todo un reto.
En este último caso, puede haber dos factores como la hipersensibilidad y la hiperselectividad, que es bastante común que se da cuando el niño/a se niega a comer. La hipersensibilidad, es sensibilidad a ciertas texturas, sabores, olores…Niños/as, que no soportan ser tocados en la zona de la boca y alrededor o incluso que les moleste tener el área de la boca húmeda, ya sea por comida, agua o saliva. Puede parecer una tontería, pero la hipersensibilidad nos puede afectar de manera a veces desmesurada. La hiperselectividad, es cuando el niño/a, no quiere salir de su “zona de confort” y rechaza a probar nuevos alimentos, cuando tiene fijación y predilección por determinados alimentos y se niega a probar los demás…Etc. Esas pueden ser las dos mayores causas, pero también hay otras, como inapetencia, problemas digestivos (dolor de estómago, diarreas…) intolerancias, alergias, alteraciones por consumo de fármacos, bajo tono de musculatura maxilofacial (por eso el niño/a se cansa al masticar y no traga).
Por eso es MUY IMPORTANTE, intentar establecer una comunicación con el niño/a, e intentar saber los motivos o molestias que les causa el comer.
No hay trucos mágicos para hacer que un niño/a coma mejor de un día para otro. Sí que hay algunas pequeñas pautas que diré a continuación, pero hay que tener paciencia, y sobre todo intentar saber qué es lo que lleva al niño a no comer. Porque si es por algún problema como los ya antes citados (problemas digestivos, intolerancias, alergias) sería necesario que un profesional médico viera al niño/a. Y a veces cuando el niño/a no come por hipersensibilidad o hiperselectividad, y todos los intentos porque coma hayan sido en vano, también es conveniente recurrir a un profesional, que ayude a manejar mejor la hipersensibilidad y la rigidez.

Turiasaurus Riodevensis

Los consejos que yo puedo dar, son:


1) Paciencia y constancia, ya que el problema en la alimentación del niño/a no se resolverá de inmediato. Contra más grave sea el problema, más costará solucionarlo.

2) Establecer tiempos, no alargar el horario de la comida. Unos 30 o 40 minutos pueden ser suficientes. No saturar al niño/a de comida, si no medir la cantidad de alimentos e ir sirviéndola de a poco, ya que si el niño/a por ejemplo, tiene inapetencia y ve el plato lleno de comida, es probable que se vaya a negar desde el primer momento, por eso considero que es mejor ir sirviendo la comida en pocas cantidades, si el niño/a se la acaba, se puede servir otro poco más, pero si el niño no quiere más, al menos habréis conseguido que coma algo.

3) Intentar que el niño/a este sentado/a mientras come. Sé que esto es a veces muy difícil de conseguir, pero hay que intentar que no se distraiga, que no haya ninguna distracción para que el niño/a se centre en comer.

4) Hay que hacer refuerzos positivos, alentar a que coma, felicitar si el niño come, que el momento de la comida sea un rato lo más agradable posible. Cuando la paciencia se acaba y a veces es inevitable levantar la voz, se pueden convertir en momentos estresantes o traumatizantes para el niño/a. El ambiente y situación debe ser lo más tranquilo posible, sin ruidos…etc  para que el niño/a no se sature.

5) De primeras centrarse en trabajar en una sola comida al día. Me explico: Al comienzo, es aconsejable centrarse por ejemplo, en la comida de al medio día, en el almuerzo, dejando así al niño/a algo más libre en las otras comidas para que no se sature ni agobie, y de a poco según vayan pasando los días, centrarse también en trabajar en las demás comidas.

6) No forzar. Es cierto que hay que enseñar a comer y probar de todo. Pero si al niño no le gusta cierto alimento, y se le obliga, eso no servirá de ayuda. Hay que intentar que vaya comiendo de a poco. Forzar al niño desde el comienzo, hará que sea más inflexible.

7) No dejar que el niño/a coma nada fuera de los horarios de comida. Si es un niño/a con inapetencia, se saciará ya de antes y no comerá cuando debe comer. Por eso es aconsejable que no coman nada entre horas.

Estos son los consejos que humildemente os puedo dar, en base a mi experiencia personal (como asperger), familiar (tengo un primo pequeño asperger también) y hablando con allegados asperger que tuvieron problemas en su alimentación en la infancia. No soy profesional evidentemente, trato de ayudar con base en experiencias o conocimientos respecto al tema. Por eso si las pautas no funcionan, habrá que recurrir a un profesional que es el que determinará qué hacer y cómo proceder. Pero recalco que la paciencia es fundamental, ya que no se van a ver resultados de inmediato.

Gracias por leerme ¡Saludos a todos/as! Os invito a ver el breve vídeo de mi novia aspie en donde habla sobre los Desórdenes Alimenticios en el Síndrome de Asperger:





Este es el enlace de mi grupo en Facebook sobre el Síndrome de Asperger:
Viviendo con síndrome de Asperger

Escrito por Héctor Hache.