jueves, 22 de junio de 2017

Si yo digo que soy aspie o autista, es porque lo soy







Cuando yo divido el mundo en nt's y autistas, que rara vez lo hago, es cuando hay un asunto que destaca entre esos dos (de los muchos que existen) tipos neurológicos. Y me choca esa condescendencia de estar tratando de ignorar las diferencias.
No me recuerden que soy humana, que es algo que lo tengo asumido. Ya quisiera ser alienígena ancestral única y detergente, pero no se puede. De homo sapiens sapiens no paso, por genómica y porque toca. Tampoco que "todos" los humanos somos iguales -tremendo secundum quid- y demás eufemismos, que lamento decir que no son ciertos pues no hay tal. A lo mucho puede haber cierta equidad (no hilaré fino respecto a esos términos) de condiciones, en el entorno, pero no más. Por algo al final somos "individuos".
Sépanlo: Ser diferente -y sentirse bien al admitirlo- no es malo, al contrario es buenísimo, porque enriquece la de por sí rica diversidad humana. Quizás la categoría de "raro", malentendida como siempre, cause un poco de escozor, pero en general es algo que merece ser reconocido. Lo que está mal es querer negar o rechazar las diferencias, ocultándolas tras esa falsa y utópica igualdad, y/o hacer el mínimo esfuerzo por entenderlas; es mantener reticencias a que otro no piense o actúe de la misma manera que uno cree es la que debería tener un humano que se precie de ser lo más cercano al ideal.
Si yo digo que soy aspie, o autista, es porque lo soy. Es mi esencia. Y me siento contenta porque más allá de las crisis, la torpeza, la dificultad para comprender la comunicación que no es escrita y sobre todo el paralenguaje, o los códigos y reglas de interacción; más allá de la rigidez, las rutinas, los monotemas, la hipersensibilidad que abruma y que dudo pueda entender quien no la vive, tengo un montón de potencialidades que quizás todavía no me atrevo a explorar por ese bendito temor de que no sean las que se espera. Es otra forma de ver el mundo que, y es lo más probable, complemente la visión de la norma. Es tal y cual como otras 'condiciones' (tampoco analizaré ese término, ya me cansan con tanta alharaca que suelen crear en torno a simples palabras), visibles (es decir las que tienen un fenotipo que les distingue) o no, que, insisto y seguiré haciéndolo, enriquecen la diversidad humana.



Jamás de los jamás querré generar lástima o compasión porque en realidad estar en el EA no es algo para lamentarse o avergonzarse. De hecho, creo que ninguna "presentación" del ser humano amerita esos sentires, incluso aquellas que representan desafíos o son muy complicadas. Es, nos guste o no, sólo SER.
Mi lucha está enfocada en que por lo menos se entienda que si no se vive lo que vive otra persona ni se camina en sus zapatos, no conviene emitir juicios de valor, ni intentar suponer, peor imponer lo que se considera debe ser y de lo que se puede estar equivocado. A veces es mejor detenerse a preguntar para conocer ese punto de vista que nos dará claridad para comprender, respetar y aceptar.
Ahora que estoy medicada hasta el tuétano y puedo controlar bastante bien mis estereotipias, tal y como lo hacía hace 3 años, la gente me dice (esto me dijeron hoy a lo que estaba en la U, lo recuerdo textualmente): "No tienes cara de tener algún 'problema', pareces 'normal'. No creo que tengas autismo"... "Te conozco, antes no eras así, te estás intentando una 'enfermedad', capaz para tener excusas". Y son estudiantes de medicina... Perdónenme pero ¿qué esperan, ah? ¿Que tenga algún rasgo físico, que mejor grosero, para 'aceptar' que tengo una neurodivergencia? ¿Que esté hecho pedazos como hace unas semanas, sin controlar mis movimientos, para que digan 'oh, tiene razón'? Llevo AÑOS luchando por ser lo más "normal" (así, entre comillas, porque la 'normalidad' no existe) posible, AÑOS simulando bastante bien y mimetizándome con el medio para poder encajar, callando lo que soy por negación y por vergüenza. Además, los autistas, sobre todo aspies, tendemos a retroceder en algunas cosas. Yo ya no soy tan fuerte como cuando adolescente, que emulaba bastante bien el comportamiento neurotípico; ahora me cuesta mucho mantener esa 'actuación'. De aquí en un par de años quizás seas 10 veces más torpe y desatinada de lo que soy...
Pero me cansé. Me cansé de esa neurotipificación que debí soportar...
Sólo quiero ser yo. Estoy siendo yo.



¿Excusas? Excusas de qué o qué. Yo me he ganado las cosas, yo he hecho méritos. Y así como he ganado, también he perdido. He tomado decisiones que lamento, y me ha tocado asumir las consecuencias. Ni más, ni menos.
No debería importarme lo que digan, lo sé y eso me lo dicen las personas que me quieren, y de hecho así es la mayor parte del tiempo, pero que se dirijan a mí señalándome con un dedo, aludiendo que soy mentirosa, eso sí que duele. Duele porque me doy cuenta que el esfuerzo realizado no vale nada. Duele porque me demuestra que la gente necesita ver a los demás en las condiciones más lamentables, las que posiblemente les cause lástima, para valorar las diferencia y entender que por más que haya una 'norma' impuesta, siempre habremos quienes las 'transgredamos' con o sin intención; entender que la diversidad humana es riqueza, y no algo negativo.
Yo no saqué, ni saco, ni sacaré ventaja de la condición. Me parece antiético. Soy una persona autosuficiente, y aunque reconozco que tengo muchas dificultades (las tengo, tampoco voy a mentir) sobre todo en el aspecto psicomotriz y en memoria procedimental, no necesito privilegios. Pido ayuda -y paciencia- para superarlas, como lo haría cualquier persona en falta, porque nadie nace aprendiendo, pero nada más. No admito caridades ni dádivas, y eso sí es por mi carácter, que en lo tranquila que parezco, es bien fregado con j (jodido). Por eso ni siquiera acepto sacar el carné de CONADIS, que mis médicos me han recomendado. Y no lo sacaré. Podría morirme antes, pero no cederé. No lo veo necesario. Me importa un bledo los 'beneficios' laborales o económicos, porque los logros en esos ámbitos me los forjaré a pulso yo misma, porque es mi responsabilidad. Además, creo que hay personas que lo necesitan más que yo y sería egoísta de mi parte competir con ellas.
En conclusión... Ya ni sé. No sé qué decir.
Me afecta que se minimice la condición. Ahora entiendo las quejas de muchos autistas en ese sentido.
Qué duro que terminen culpándote por lo que eres de lo que no eres, y peor todavía casi criminalizándote por ser lo que eres.
Bah!
:'(

Escrito por AKVO.

Nota:
Hago clases de dibujo (retrato)
Niños 6 a 12 años
Horarios y lugar  por definirse
0987845311
Ambato-Ecuador.