domingo, 8 de octubre de 2017

Percepción e Interpretación en las Personas con Síndrome de Asperger










Los aspies, a veces, tenemos dificultades a la hora de comunicarnos con algunas personas, y uno de los motivos puede ser nuestra percepción de la intención de los demás y/o la malinterpretación de sus palabras, más cuando no hay coherencia entre ellas y el actuar. No es fácil, en algunas ocasiones, identificar qué es lo que quieren los demás de uno o que es lo que tratan de decirnos si no son claros y directos, lo cual nos puede llevar a malinterpretaciones de una o ambas partes. Pero nuestros problemas a la hora de comunicarnos, no son exclusivos de la relación aspie-neurotípicos, también pueden existir entre aspies. Llevo años en un grupo Asperger, en donde he podido ser testigo no de uno, sino de varios desencuentros entre personas con el Síndrome, en que las relaciones han terminado en discusiones y distanciamiento a causa del enojo entre ambos, y si uno presta atención a la versión que cada uno da sobre los hechos que llevaron a dicha ruptura, se encontrará con versiones muy distintas, donde cada uno tiene una percepción muy diferentes de lo que ocurrió. Esto me ha llevado a preguntarme cuántas veces yo he creído tener razón en mi apreciación de un hecho, y quizás dista mucho de lo que realmente ocurrió con la otra persona. He buscado en Internet artículos que hablen de las dificultades en la percepción del lenguaje hablado o escrito en las personas Asperger, y aún no encuentro nada al respecto, pero a pesar de esta ausencia de información, según mi experiencia como testigo de varios desencuentros entre aspies, incluyéndome, puedo dar fe que sí es algo que existe, y no de manera aislada, sino que mucho más de lo que uno puede creer. Sólo que para reconocer este problema de percepción se requiere de mucha autocrítica, algo que por lo menos a mí, me ha costado bastante adquirir.
Le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


Sobre reconocer las intenciones de los demás:


-La experiencia me dice que en la medida que envejecemos aprendemos a identificar a los “malos”, a veces me parece que el Asperger va cambiando con el tiempo, no sé si el cerebro logra mejorar su funcionamiento completando su desarrollo con los años o si simplemente aprendemos lentamente sobre el trato con los demás. La maldad está en la calle y nosotros tendemos a ser confiados y cándidos. Debemos evaluar la intensión de las personas con las que nos relacionamos en el trabajo de manera constante, el ambiente laboral me ha exigido mejorar el procedimiento que uso para conocer a quienes están en el sitio, gente nueva a cada rato, forzando la “media sonrisa” aprendida, mirando a los ojos, estrechando manos (con un poco de asco casi siempre), entendiendo a obreros, técnicos, ingenieros, etc. Evaluando cuando se termina una reunión, cuando hay que saludar, cuando despedirse; es arduo, pero se aprende. Es posible, yo lo hago, cuando tenía la edad de los jóvenes de este grupo, era un ratón escondido en una caja de zapatos.

Fotografía: Camilo Cuevas.


-Yo más bien “peco” de confiada, soy muy confiada y pienso que la gente se portará bien conmigo si yo me porto bien con ellas , es como un defecto y virtud a la vez.

-Soy desconfiada pero si me preguntan algo como una calle o algo así, “no muerdo”. Por lo general sonrío y respondo. No quiere decir que confíe en todo el mundo. De chiquita era más confiada. Ahora la gente pasa por varios "filtros" antes de llegar a ser de confianza y por lo general es raro que confíe al 100 por ciento.

-Yo creo que deberíamos ser prudentes como serpientes y sencillos como palomas. Yo intento ser prudente en el mundo social en base a las posibilidades que me enseña la experiencia y el conocimiento con el que cuento. Así trato de encontrar un equilibrio justo entre cuidado y sociabilidad necesaria. Lamentablemente siempre está la posibilidad de toparnos con personas malas o intenciones oscuras, no se puede evitar. Ahí entra en juego nuestra inteligencia conjunta. También intento ver más a las personas a través de sus acciones concretas en general, no solo en base a suposiciones preventivas. La mayoría de las veces las acciones de las personas hablan más y mejor que nuestra imaginación. Sucede que si una persona es hipócrita, eso sale a la luz tarde o temprano.

-Unos amigos del colegio me dieron un pan a la hora del receso o recreo, que era el descanso entre las horas de clases, yo lo agradecí, quería ser amigo de ellos! Me lo comí con gusto. Años después me enteré de que lo habían sacado de la basura. La ingenuidad y no entender los rostros y expresiones de los demás representa un verdadero riesgo en este mundo lleno de desgraciados.

Fotografía: Camilo Cuevas.




-Yo hace rato cambié el switch psicológico de pasar de ser confiado, a ser escéptico siempre. Se la pasa uno solo, pero creo que es más seguro. Me explico: No pienso que la gente sea mala, sino que hay que observar y ser paciente. No importa lo que la gente dice, las acciones y decisiones hablan más de quien es una persona, y eso solo se puede hacer observando en el tiempo, no entregar toda la confianza de una sola vez.

-Yo también he tenido que aprender a decir que no, "endurecerme" y estar precavido ya que, por lo que veo, generalmente se abusa de nuestra buena voluntad. No me gusta defraudar a los demás en cuanto a compromisos, pero a la larga también es frustrante cuando ves que, al parecer, no se valoró del todo lo que hice y cuando yo necesite una ayuda, no la recibí.

-El problema radica, en que nosotros, la mayoría de los aspies al ser tan nobles de corazón, podemos ser propensos a ser engañados con mucha facilidad; y eso se debe a que confiamos tanto en la gente que no nos damos cuenta de cuando alguien nos engaña o trata de engañar, y sin darnos cuenta en el momento del acto. En mi caso, soy y siempre he sido sumamente ingenuo, y al ser así, he tenido muchos problemas en la vida, ya que gracias a mi ingenuidad he sido víctima de engaños, burlas, humillaciones, atropellos de personas conocidas y hasta de amigos que he tenido de infancia. Pero lo grande del caso, es que todavía, en la actualidad, he sido víctima de engaños, tanto de mis superiores como de compañeros de trabajo; quienes me dicen cosas que no tienen sentido, y en el momento me las creo, hasta después de analizar lo sucedido, ya que más tarde es que entro en razón y me doy cuenta de lo que me dicen no es cierto y hasta lo encuentro disparatado, pero las personas que suelen hacerme eso son seres perversas que no tienen corazón; porque sabiendo, esas personas, como soy y como actúo, viven engañándome y mortificándome, pero aun descubriendo que soy Asperger no he podido controlar mi ingenuidad ya que todavía tengo ese problema de ser tan ingenuo.

Fotografía: Camilo Cuevas.


¿Los han, más de alguna vez, malinterpretado más que ustedes al resto? (o sea lo contrario que se puede decir).


-No sé cómo manejar mis amistades, es algo que no controlo por más que intente. Trato con cariño a mis amigos. Independiente del sexo, la edad, la raza, estoy para ellos cuando me necesitan y cuando no me necesitan también. Ahora, para los hombres es coqueteo y para las mujeres un descanso a sus obligaciones.

-Hay tipos para los cuales el simple hecho de que una mujer atractiva les hable, es coqueteo. Lo primitivo florece desaforado ante la belleza femenina, una cosa está diciendo la dama, y otra está pensando el hombre.

-Sii con cosas sexuales... Otras veces con mis actitudes...

-Mi sentido del humor lo toman a mal siempre.

-A veces digo cosas bromeando y más bien creen que estoy molesta. Es muy confuso.

-Sí, en varias ocasiones he hecho algún comentario y entienden otra cosa y tengo que decir no quise decir eso y explicar lo que quería decir. También soy sarcástica y frecuentemente la gente no entiende que lo estoy siendo.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Muchas veces, cuando estoy tranquilo o relajado me han dicho que hablo como si estuviera triste-

-A mí siempre me malinterpretan. Es constante. Dicen que estoy molesta cuando no lo estoy. Dicen que miento cuando no es así. Yo expreso una emoción y la gente ve otra. Igual a mí me cuesta entender lo que otros quieren expresarme. Prefiero que lo digan abiertamente.

-No me bien interpretan generalmente...

-Lamentablemente, por las cargas socioculturales que se le brindan a las palabras, hay personas que interpretan los mensajes de unas formas muy raras; consciente de ello, en mi caso particular, soy y actúo como soy, ignorando ese tipo de sistemas de creencias. Claro está, si hay que aclarar algo, lo hago y punto, así me he librado de mucha gente que solo me contamina.

-Yo creo que es debido a que ellos están acostumbrados a la comunicación sutil y a adivinar los pensamientos de los demás y aunque a veces no escuchen bien lo que la otra persona dijo, lo perciben en su actitud; y como  nosotros solo entendemos palabras y razones, pues nos “quedamos en blanco”. También he observado que cuando uno les dice algo pareciera que se sintieran lastimados por lo directo y los argumentos tan certeros, pareciera que les gritásemos al oído.


Fotografía: Camilo Cuevas.

 Cuando malinterpretamos la intención de los demás:


-El otro día un compañero me comentaba lo 'mal' que le caían las actitudes de otro compañero, y otro compañero lo mal que le caían actitudes del otro, y así. Eso más allá de todo, me hizo pensar que no hace falta ser 'aspie' para darse cuenta que todos, al ser distintos unos de otros, tenemos las mismas dificultades para adaptarnos y que todo tiene su desafío. Para mí es muy importante que haya normas y reglas que acatar, porque en el fondo nos impulsa a convivir más pacíficamente, de alguna manera. No estoy para nada de acuerdo con esos aspies anarquistas que piensan que el mundo inventado por los NTs es injusto y lleno de problemas. Si concuerdo que para el colectivo nuestro, el aspie, el fóbico, el amargado, el esquizoide, el racional asocial, o como le llamen, tiene posiblemente un 'plus' extra, pero también hay lugares o espacios sociales donde nos podemos mover con mayor libertad de acuerdo a nuestras características y a partir de ello podemos impulsar ideas para mejorar y abarcar más espacios todavía. Yo en mi experiencia rindiendo 15 materias en la universidad, haber tenido algunos laburos provisionales y haber conocido gente, siempre me he topado con problemas, pero he crecido y aprendido bastante, aunque me haya costado y creo que si uno sigue en la misma dinámica va a poder llegar un momento, donde lo bueno y lo malo, estará naturalizado e internalizado, y perderemos esa 'inseguridad' a enfrentar situaciones.

-Un día que estaba en un cumpleaños con mi pequeña hija aspie y la vi con otros niños, vi como ella mal interpretaba las intenciones de los niños que "la trataban de integrar a toda costa" y ella lo tomaba como hostilidad. Estaba lo suficientemente cerca para escuchar todo y puse mucha atención a la actitud, y mi hija esperaba sobredimensionando todo. Los niños se aburrieron y se alejaron. Me quedé pensando en las veces que me sentí atacada ¿habrá habido un porcentaje de mala interpretación mía?

Fotografía: Camilo Cuevas.


-No hay caso che, la mirada de reojo de alguien común y corriente para mí, sigue siendo intimidante. O la más típica: “Me mira porque se ríe de mí”. Son casos de distorsiones perceptivas muy comunes entre personas con baja autoestima o muy tímidas. En todos estos años de aprendizaje social, no he logrado cambiar esa percepción, tan sólo en momentos o épocas donde me siento mejor y más a gusto con lo que hago, soy más seguro de mí mismo frente a la gente. Lo que la experiencia me ha dado, son las herramientas para poder 'hacerle frente' a esta percepción errónea. Aunque me siga sintiendo intimidado o mal, lo que puedo hacer en ese instante, es racionalizar la situación y tratar de elaborar una idea de cómo debería ser la realidad sin esa distorsión de percepción y en consecuencia trazar un plan de acción.

-Si analizo, muchas veces me he sentido atacada sin razones justificables, más que mis propias inseguridades.

-Podemos generarnos muchas broncas por malinterpretar algo.

-La interpretación errónea de lo que nos sucede, es el pan nuestro de cada día.

-Todos los amigos que tuve ahora no están, me pregunto si será un problema mío.


Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.


Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el síndrome de Asperger:
http://viviendoconelsindromedeasperger.blogspot.cl/2015/09/experiencia-de-vida-de-camilo-un-joven.html