viernes, 22 de junio de 2018

Espectro Autista: El Significado de la Vida y la Muerte








Aun compartiendo las mismas características del Síndrome de Asperger, los aspies somos personas ante todo, lo que nos hace únicos e irrepetibles, con características y gustos personales también, por lo tanto cada uno de nosotros ha vivido sus propias experiencias, con su propio ritmo de aprendizaje y de distinta o similar (nunca igual) manera que el resto; cada uno con una visión personal de la vida, con la cual podemos coincidir o no con los demás. Para que entienda mejor a lo que me refiero, le invito a leer las opiniones, desde las experiencias personales, de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


Sobre vivir la vida:  


-Depende mucho de con qué cara enfrentes la vida. No puedes extrapolar tu vivencia o experiencia a la de los demás, como yo no puedo extrapolar la mía. En mi caso el tiempo es sólo eso: Tiempo, riqueza en conocimientos y deterioro celular. Nada más. Juventud y vejez es relativo. La madurez no existe porque no somos frutas, sólo tomamos consciencia de las acciones y reacciones. Y sobre todo tomando en cuenta que ya tengo dos hijas grandes que de una u otra manera no me cambiaron, pero si me hicieron todavía más complicada e incisiva de lo que era.

-Aprovechen ahora, busquen divertirse, busquen un morral, algo de ropa, el cepillo de dientes y váyanse caminando a recorrer el mundo, nada los detiene. Un buen día puede que todo no sea más difícil, sino imposible.

-Cuando somos jóvenes (en mi caso no llego a los 30), creemos que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer de todo y con eso justificamos lo de procrastinar. Muchos de los que estamos acá decimos, a los "30" empiezo de verdad, a los 30 voy a mejorar mi vida. He perdido mucho tiempo durante mis 20 años, pero, a los 30 “me pongo las pilas” ¿Y qué va a pasar a los 30 de verdad? ¿Seguiremos dando vuelta en lo mismo o qué? Yo por lo pronto, voy avanzando de a poco, como una hormiguita llevando su pedacito de comidita al nido. Sin prisa y sin pausa, quizás a este ritmo logre encontrar algo que mi sensación de vivir la vida con mayor plenitud mejore. Cuando cumpla los 30, les digo como me ha ido!!!

-Me parece que en este tema es más cuestión de ensayo y error que otra cosa. La gente en general utiliza mucho el término "al piletazo", haciendo alusión que hay que ser aguerridos y jugársela, y de última bancarse una desaprobación. Yo pienso que como parte de nuestra sensibilidad que nos aqueja, es la de andar buscando con precisión la medida exacta de todo; una medida que nos garantice el éxito en cada intento. Y en eso creo que todos nos parecemos mucho, en el querer buscar un gesto determinante que a lo mejor no existe ni va a existir. Sólo una pequeña dosis de riesgo y confianza para tener una actitud un poco más arriesgada y esperar resultados.

-Hay cosas que no sé si pueda cambiar. No sé si sean cosas de la edad, o dependan de la experiencia o la madurez. Yo no me considero una persona quedada. Toda mi vida he puesto una fuerte voluntad para el cambio. 


Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre disfrutar la vida:


-Creo que no se podrá disfrutar plenamente de la vida mientras uno tenga que ponerse máscaras. Mientras uno no pueda ser aceptado tal como es, cada vez veo más lejano que puedan pasarme cosas increíbles. Es como si la negatividad y el tiempo lo fueran apagando a uno, y entre esos dos factores de retroalimentación, esa oscuridad se forma exponencial.

-Quiero pensar que se trata de sólo temores que a veces nos hacen sentir mal, pero es cierto, mientras haya vida por delante, pueden pasarnos cosas increíbles y así tenemos que enfocarnos permanentemente. Desgraciadamente, si es que tenemos una 'discapacidad' nosotros, esta sería la negatividad, eso y el tiempo van apagando a la persona, y es así como condenamos nuestra felicidad al ostracismo. Quiero pensar que por más difícil que sea, que hay algo en esta vida que nos puede hacer cambiar nuestra mirada de las cosas. Mientras tanto, “a Dios rogando y al mazo dando”. Debo reconocer que desde que ingresé a este grupo me he animado a hacer más cosas en general. La confianza no es algo que se construya de la noche a la mañana, son procesos largos y a veces sacrificados, más con esto de no saber qué camino tomar. Muchas veces tenemos que obligarnos a hacer cosas porque tenemos que juntar recursos para construir una vida. Pero habiendo construido una vida (mal o bien), ya podemos empezar a hacer lo que nos guste.

-Estos últimos años he disfrutado bastante la vida, claro que con altos y bajos, pero en general muchos factores combinados han logrado que no he caído en una larga o profunda depresión como me solía pasar la mayor parte de mi vida. Creo que la clave es hacer lo que te da la gana en la vida y en el día a día sin sentir culpas. Por ejemplo: No sentir culpa por comer chocolate, o tomar alcohol o dormir mucho. Si quieres hacerlo, disfrútalo y agradece que tienes la oportunidad.

-Desde muy chico, aunque me ha costado el repudio de mi familia materna, he hecho y dicho lo que considero como mejor para mí, y con el tiempo he aprendido a ignorar los absurdos comentarios de la gente.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Mi vida es un infierno, aprendí a cocinar en él, a ver los fuegos artificiales, a hacerme amigos de los del mismo piso y visitar a los demás. Disfruto el calor (esto es figurado), tengo depresión, dos ataques al año, pero disfruto ayudando a otros y aun en los momentos tristes, me siento en paz conmigo mismo y simplemente me gusta vivir así con lo bueno y lo malo. Soy bueno gozando porque muchas cosas del futuro me importan un “pimiento” mientras tenga felicidad por dentro.

-La verdad, trato de aprovechar la vida cada día. Cuando chica era bien pesimista, vivía pegada en el pasado y todo me afectaba. Ahora, de a poco, he aprendido a ser más asertiva, a disfrutar y ser feliz del momento, sin haber razones. Igual hay días en los que tengo altos y bajos, pero me quedo de verdad tranquila de que por más problemas que tenga, logro encontrarme bien.

-Si he hecho cosas gratificantes y algunos sueños se me han cumplido, y por eso digo que la vida me la he gozado.

-Yo sí he disfrutado de la vida. Me estanqué por un tiempo, pero allá voy futuro... a gozar!!

-Yo creo que es una visión parcial de lo que nos pasa ¿Acaso nadie nunca ha disfrutado de nada en la vida? ¿Nunca han salido a tomar algo con un grupo de amigos? ¿Nunca han besado a una persona?¿Nunca han tenido algún éxito académico o laboral? Nadie en la vida realiza todo lo que desea o anhela. Siempre queda algo pendiente. Me parece que nosotros, al ser pesimistas por naturaleza, siempre estamos pendiente de lo que justamente nos queda por hacer y no vemos lo que estamos realizando o valoramos lo que hemos hecho. Yo veo aspies acá que trabajan, estudian, hacen doctorados, tienen hijos... Y eso es motivo de felicidad para cualquier persona, y más de un NT los envidiaría por eso. Me parece que más que un problema de 'funcionalidad', acá hay un problema de 'percepción' de la realidad. A muchos les veo ese problema.


Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la vejez:


-Quiero ser una persona sana y autosuficiente. Temo al Alzheimer. Me da pánico pensar en el paso de tiempo, va demasiado rápido. La esperanza de vida es demasiado corta para todo lo que hay que hacer y aprender. Necesitaría 7 vidas y posiblemente también me resultasen poco tiempo.

-Creo que por eso me gustan tanto los vampiros porque ansío su inmortalidad.

-Quiero ser alguien que logró ser feliz, haber encontrado pareja, terminado de componer todos mis proyectos de música, no haber terminado solo.

-Yo no valoro tanto este plano existencial como para desear ser un vampiro inmortal, más bien lo veo lleno de injusticias e impedimentos, de problemas que resolver; pero a mí me gusta resolver problemas, una vida sin problemas es demasiado aburrida! Lo que sí, es que cuando te pones viejo, llegará la hora de abandonar y pasar a la otra dimensión, que comparte este mismo espacio, pero que no vemos, un asunto de densidades.

-A mí me gustaría llegar con un sentimiento de 'haber vivido la vida'. Que a pesar de sus altas y bajas, todo sacrificio haya valido la pena. Y si termino solo (como es la duda de muchos de nosotros), comunicarme de manera virtual, siempre dando la imagen auténtica de estar bien con uno mismo. Yo ahora estoy como llegando a la idea de tratar que la gente que me rodea, tenga lo que yo siempre quise. Me llena de alegría ver a alguien que conozco, con lo que yo quisiera tener, y pues lo veo así, ya que pienso que yo no voy a poder tenerlo. Así que me imagino la vida de ellos y me siento bien, estoy tratando de dejar mi vida al destino y dejar de preocuparme tanto por tener cosas, bueno al menos eso pienso en teoría. Primero uno tiene que ocuparse de ser autónomo, si no hay forma de costearse la vida, “estamos en el horno”. Después hay que ver las otras necesidades: La felicidad, el amor, la autorealización. Creo que muchas veces cometemos el error de invertir esa ecuación y confundimos mucho las cosas.

-Quisiera ser un abuelo metalero, con una gran y larga barba blanca y andar por ahí con una excelente moto estilo Harley Davidson y morir viendo el atardecer en la playa sin sufrir ninguna enfermedad degradante.


Fotografía: Camilo Cuevas.

 Sobre la muerte:


-Puede que lo que voy a decir “suene” a muy místico. Pero lo que muere es el ego, lo que vive son sus actos y sus transmisiones. El ego podría decir que uno es como una gota de agua que cae a un lago El momento de la muerte es cuando esta gota desaparece y se funde con el lago, las ondas que siguen recorriendo el lago es la transmisión de lo que sabía y el efecto de la actividad de lo que hizo en vida. Aunque ya no está, su ego, su esencia, sigue existiendo en la mente de los que estuvieron en contacto con ella.

-A veces, aunque resulte difícil, hay que mentalizar que será algo inevitable, al menos si esa persona está tan enferma. Será el fin de un ciclo, pero el comienzo de una historia. Dolerá, sin duda, y tendrás tu tiempo de duelo, pero lo importante es aprender a valorar cada momento que tuviste con ella, y hacer que pervivan en tu mente los buenos recuerdos. Es ahí cuando la gente que quisimos se vuelve eterna, porque siempre estarán en nuestras vidas, y nuestras acciones se convierten en tributos a ellos.

-Yo siento que es parte de la vida, a veces me da miedo cuando veo que ya no tengo muchos recuerdos de mis familiares muertos (como mi abuelo al que quería mucho murió hace 5 años) pero como sé que todos vamos a donde mismo, siento que es lo que nos toca experimentar. Yo si bien estuve triste por su muerte, sentí alivio ya que se encontraba ahora en paz y lejos del Parkinson que lo aquejaba. Además creo que la gente queda viva en los recuerdos y en sus obras.

-Pienso que el duelo hay que vivirlo. Como cristiana, tengo la fe de una vida futura, pero eso no es consuelo. Solo el tiempo cura las heridas. Ella vivirá por siempre en cada una de sus virtudes y puedes honrarla manteniendo las que con su ejemplo dejó sembradas en ti. Te aconsejo que hables, que no te encierres y no calles lo que sientes.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Yo creo que la materia y la energía oscura, que es lo que da forma a la galaxia y que no sabemos lo que es y que además representa una masa equivalente al 21% del universo observable y la energía oscura el 70%, son en conjunto ese sitio a donde vamos al salir de este plano existencial. Nuestra alma abandona el cuerpo que usó para estar presente en la tierra. Al morir quedamos en estado de consciencia pura, somos un punto de luz que vuelve al origen, despojándonos de todos los miedos y mezquindades terrenales, vamos a un sitio de plenitud total, enmarcado entre los planetas y los agujeros negros, pero invisible al ojo humano. En ese sitio el amor y no el odio es la regla. Cuando murió mi abuela me sentí muy triste y a la vez alegre al verla liberada de tantos años de arteriosclerosis, hasta sentí que ella estaba agradecida de haber salido de su cuerpo maltratado para volver a ese lugar maravilloso de donde todos venimos. Ella fue esa persona especial que me cuidó de pequeño, ahora sé que somos seres hechos de estrellas, pensemos en la inmensidad del universo y en lo pequeñitos que somos cuando creemos que estar aquí lo es todo.

-Tenés que ir mentalizándote con lo que es inevitable. Pero no te dejes hundir, hay que pasar el duelo pero levantándote el ánimo. Sé que a muchos les chocaría que compare la muerte de mi perra favorita con mi abuela, pero en mi caso esa perra tuvo y tiene un peso mucho mayor que muchos parientes. Le debo mi vida (fue la que me hizo darme cuenta que el suicidio no tenía sentido), quién me reconfortó en los malos momentos, etc. Para mí, sí lo equivale pero también es el lugar que tienen y tuvieron mis perros en mi vida. Aún la lloro al día de hoy pero me enseñó algo y es a lo que me aferro hasta el día de hoy. Ella no querría verme sufriendo sino todo lo contrario. Creo que esa es la óptica con la cuál tenés que mirarlo.

Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías:



viernes, 15 de junio de 2018

El alcohol y las drogas siendo TEA





Hoy trataré este tema porque es sabido que las personas Asperger, tenemos dificultades para las habilidades sociales, nos cuesta relacionarnos, "encajar" en la sociedad y en grupos amplios de gente. Algunas personas Asperger (también neurotípicas) en eventos sociales han tenido que recurrir al alcohol u otras sustancias para poder desinhibirse, y es verdad que el alcohol logra esas cosas. Yo mismo pude comprobarlo de adolescente, sin llegar a nada extremo, pero si que consumí alcohol en bastantes cantidades, para poder relacionarme mejor, para que las palabras de los demás no me afectaran, y como se suele decir, para “ahogar las penas”. Muchas personas, tienen dificultades para relacionarse de forma espontánea o natural, así que recurren a este tipo de consumos para lograr esos objetivos. 

Alectrosaurus


Bajo los efectos del alcohol o las drogas, se llegan a hacer cosas muy raras, y se pierde todo el sentido del ridículo. Y esto creo que lo puede afirmar cualquier persona, que vas por ejemplo a un evento social, boda, cumpleaños…Y al principio es como que te da vergüenza salir a bailar, pero en cuanto te has tomado dos o tres copas, eres el rey de la pista, y no te da vergüenza bailar, saltar o hacer lo que sea. Muchas personas que consumen, dicen que el consumir, te da una sensación de poder inmensa, nada importa…Nada da vergüenza, las palabras no afectan, creen que todos los aprecian, pero en realidad luego no es así, ya que se están comportando de una manera que en realidad no son. También el alcohol y las drogas a veces, y depende de la persona, puede causar el efecto contrario y causar agresividad. Malinterpretar comentarios, enfadarse por cosas pequeñas, y perder los nervios más facilmente, por eso cuando los efectos pasan vienen los estados depresivos, sentimiento de vacio y de culpabilidad.
La adicción al alcohol o las drogas, es algo que yo creo que permanecerá por siempre. Una persona se puede desenganchar, sí. Pero siempre habrá que tener mucha fuerza de voluntad para no recaer. Podrán dejar de tomar compulsivamente, e incluso reducir el consumo por completo, pero puede haber peligro de recaer, si uno mismo no tiene esfuerzo, de no volver a probarlo.

Amargasaurus


Siempre se comienza por “probar”, y de verdad recomiendo que nunca se pruebe, es una gran tontería. Yo probé el alcohol con 14 años, y aun que no llegué a engancharme hasta el extremo, si que consumía de forma bastante asidua para poder olvidar todo lo que me ocurría. Probé el tabaco a los 14 años también, y al tabaco si me enganché, De adolescente fumaba muchísimo…Fui reduciendo el consumo, hasta que conseguí quitarme el vicio por completo, pero ante unos problemas recorde como el tabaco calmaba mi ansiedad años atrás, lo probé de nuevo y recaí. Y bueno, a la marihuana o hachís, que es la única droga que probé, no me enganché. Lo probé y me hizo sentir taaaaan mal, que no quise ni siquiera olerlo nunca más. Pero…¿Y si me hubiese sentado bien? Si me hubiese sentado bien, hubiese acabado consumiendo más y más, y probando otras cosas, porque así se empieza. Y en verdad, es una tontería engancharse a cosas que dañan tu salud, y tu vida. Animo a las personas a que si alguien les ofrece, tengan fuerza y digan siempre un “NO” por respuesta. Ya que no se sabe las consecuencias que eso puede traer después…

Styracosaurus


Y a todo aquel que ya se enganchó, le recomiendo que busque ayuda y se deje ayudar. Imagino que no es fácil, y que reconocer que se tiene un problema o una adicción. Pero hay que hacerlo, porque si no se pide ayuda, todo podrá traer horribles consecuencias y acabar muy mal. 
Y por último, y desde aquí, os digo a todas las personas con síndrome de Asperger, TEA, o cualquier persona que tenga dificultades para relacionarse sea por el motivo que sea, y a todo ser humano en general, que NUNCA recurran al alcohol, ni a las drogas, ni a otras sustancias. Y si ya lograron desengancharse, no volver a recaer por muy tentador que sea. Hay otros métodos para poder relacionarse, o al menos intentarlo, como por ejemplo ir a alguna terapia de grupo, apuntarse a algún curso de pintura, o cualquier cosa que os guste. Y si nunca conseguís relacionaros como realmente queréis, nunca tenéis que aparentar algo que no sois, y menos recurriendo a sustancias. Las personas deben de aceptarnos tal y como somos, quien se quiera quedar a nuestro lado, sabremos que merecía la pena, y si no, pues que se vayan…¿Para que queremos falsos amigos? ¿Para que queremos personas que nos aprecian por algo que no somos? ¿Para que queremos personas que no nos aceptan tal y como somos? Debemos de rodearnos con personas que nos acepten y nos ayuden cada día a ser mejores personas.
Gracias por leerme

Escrito por Héctor Hache.

Os invito a uniros a mi grupo de facebook sobre el síndrome de Asperger: Viviendo con síndrome de Asperger

viernes, 8 de junio de 2018

La Madurez en el Síndrome de Asperger









El proceso de madurez en las personas con el Síndrome de Asperger es más lento que el común de las personas. Y es que la definición que uno encuentra sobre la madurez, es justamente lo opuesto a cómo nosotros nos sentimos y enfrentamos las situaciones. Puede ser que por nuestra manera diferente de percibir nuestro entorno y de procesar la información que nos llega del medio que nos rodea, la poca empatía cognitiva, las escasas habilidades sociales, entre otras características del Espectro Autista, lo que dificulte aún más este proceso. Entonces sería injusto pretender que nosotros maduremos al mismo ritmo que los demás, más si no tenemos idea de cómo hacerlo. No hay que olvidar que cada persona tiene su propio ritmo de aprendizaje y no se debe forzar las etapas de desarrollo, además que entre mayor sean las experiencias, más se puede aprender, y en muchas ocasiones, los aspies no tenemos tanta experiencia de vida, lo que comúnmente se le denomina “tener mundo”, por eso no es de extrañar que un aspie se demore en independizarse, en formar una familia o cualquier otra experiencia de vida que otras personas viven a una edad más temprana.
A continuación le invito a leer las experiencias personales de algunos jóvenes y adultos Asperger sobre este tema (no he puesto sus nombres para mantener su privacidad):


 ¿Se sienten con menos edad de la que se tienen?


-Yo lo he cargado toda mi vida, cuando tenía 18 me sentía de 10 o menos, ahora que tengo 25, me siento de 18 años.

-Pues yo siempre he creído ser inmaduro, aunque diariamente no me siento a reflexionar sobre ello y trato de actuar más que de pensarlo. Pero cuando se me presenta un imprevisto, y más en el ámbito social, se me notan actitudes extrañas producto de la falta de experiencia. Por otra parte si tomamos como parámetro de madurez lo que vemos en la sociedad, en general, vamos a pensar que somos inmaduros. Mucha gente a los 25-30 años, ya tienen pareja, están con un trabajo más o menos estable, y muchos de nosotros andamos viendo como terminar lo que estudiamos u otros recién están descubriendo a qué les gustaría dedicarse.

-No podría definir mi edad mental. Me siento atemporal XD

-Yo siento que tengo menos edad, y veo que cada día estoy peor. Razono muchas cosas, soy inteligente para algunas, excesivamente torpe para otras. Pero tengo serios problemas con mi edad.

-En mi caso más que sentir que tengo menos edad, lo que me sucede es que no cumplo con el arquetipo de lo que debería ser y comportarme según mis 34 años.

-Yo tengo 31 y me sigo sintiendo de 18, y lo peor es que me han dicho que lo parezco. Sí, no sé si será bueno o malo, pero lo más que han pensado que tengo, son 23 años jaja.

-Yo no percibo mi edad y, jajajaa, siempre me calculan menos de la que tengo. El otro día me quitaron 15 años.

-Actualmente tengo 45, muchas personas piensan que tengo como 30, pero en realidad tengo como 10 años. Hay la mala creencia que los años dan madurez, eso lo discuto, puede haber mayor experiencia (que es igualmente relativa). La madurez no es sino simplemente una excusa del adulto para dejar de ser niño. Si continuaran siendo niños, habría menos DISCUSIONES, más juego, los problemas se solucionarían fácilmente. El ser MADURO en el mundo actual no es sinónimo de sensatez ni coherencia, sólo la respuesta a una necesidad creada por un sistema inhumano.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 Sobre la madurez:


-Nunca se debe forzar a una persona con espectro autista a "madurar" y pensar como una persona de su edad, esto puede resultar contraproducente. Muchísimo menos hacerlo por medio de métodos que puedan ser violentos como "por la vía de los golpes".

-La inmadurez en el espectro autista tiene asidero científico (dificultad en la conexión de las neuronas espejos). Me parece muy bien entonces que se refuerce la idea de dar tiempos y espacios a las personas afectadas. Desgraciadamente la paciencia no es una virtud en todas las personas que lo rodean a uno, pero bueno, en ese caso más vale, aunque sea, generar conciencia.

-"Madurar" lo relaciono con alcanzar la inteligencia y el conocimiento, y con la síntesis de ambos alcanzar la sabiduría y aplicarla a las acciones concretas de la vida para que en definitiva nos vaya bien. Después en el plano afectivo, lo relaciono con preocuparse menos por uno y más por los demás, esa madurez es más difícil de tener.

-Tengo madurez en cuanto a procesos mentales (decisiones, beneficios, estructuras, laborales etc) por lo demás llego a ser inmaduro. En relaciones de pareja, en cuestión de amistad, soy inmaduro en cuestiones sociales y romances.

-En mi casa mi madre me decía: - Vas a pasar de verde a podrido-.

-Es la capacidad de tomar buenas decisiones, y sí, tengo esa madurez, pero la madurez emocional no es que avance tanto en aspies que digamos.

-Madurar también podría implicar tomar decisiones y hacerse cargo de ellas. Porque si uno hace algo y después sale con una rabieta o un desvarío porque le salió mal, no estaríamos asumiendo las consecuencias de nuestros actos.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.


¿Saben qué hacer con su vida?


-Yo tengo 31 y creo que ya tengo una idea muy general.

-Yo tengo 28 y ya sé dónde quiero estar a los 35 años, por eso no hay tiempo que perder en mi caso.

-Hace un par de años no sabía qué hacer con mi vida, entonces pensé donde quería estar en unos 10 años y me puse metas a corto y largo plazo, considerando claro está, que en 10 años pueden suceder muchas cosas que alteren el camino, pero tengo una idea general.

-Yo tengo claro mi camino y las complicaciones del mismo, y con todo y la frustración, la ansiedad y la depresión que he tenido que tolerar y soportar, sigo en pie de lucha.

-Yo por lo menos tengo un bosquejo de lo que haré con mi vida.

-Yo no sé aún qué hacer con mi vida, estoy tratando de ponerme metas a corto y largo plazo.

-Tengo 34 años y todavía no sé qué hacer con mi vida.

-Yo tengo 23 y no sé qué hacer con otras cosas XD.

-Yo tengo 22 y la vida no sabe qué hacer conmigo jeje.

-“Todavía no sé qué hacer con mi vida”. Parece una afirmación inocua, pero envuelve el mayor problema que tiene la condición a largo plazo.

-Yo a los 30, como mucho, quiero terminar mi carrera. Luego Dios dirá que hago; si no me gusta salir mucho de casa, buscar trabajar a través de Internet como informático y aprender a hacer labores domésticas (que en casa noto que requieren de mi ayuda). Esa me parece una buena alternativa.

-En cuanto al desarrollo de capacidad para poder mantenerse y vivir independientemente, soy un desastre, sobretodo adaptándome a los cambios, puedo decir que la capacidad para mantenerse a sí mismo es el reto más grande que enfrenta un Asperger. Toda mi vida he sido consciente de que algo no está bien conmigo, de la diferencia que existe con los demás, de mis carencias, el cambio se produce con el diagnóstico de mis hijos, al entender la condición descubro por qué mis amigos a los 19 años sabían exactamente que querían hacer con sus vidas, y yo al escucharlos me planteaba el por qué yo ni siquiera había considerado que eso había que pensarlo, y eso, me asustaba, estaba perdido y no sabía el por qué. Eso es parte de lo que me acompaña diariamente, ahora estoy en un país de locos, sin trabajo, viviendo de las ayudas de mi familia y sin la seguridad de saber qué hacer, intentando lo mismo de siempre, una y otra vez, como la mosca en el vidrio, y saber eso, ya es un comienzo.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.

 ¿Eres un luchador?


-Definitivamente si soy un luchador, o si no hace rato hubiera renunciado a la vida.

-Tengo que ser un luchador, si no se lucha, te aplastan. Uno tiene siempre que pensar en crecer y no dejar que los demás lo detengan.

-En definitiva sí soy un luchador, una de las causas del por qué muchos de los neurotípicos con los que me he topado me ha detestado, claro está por no dejarme humillar, ha sido precisamente porque siempre voy por lo que quiero y como quiero, enfocado al 1000% en lo que debo hacer para cumplir mis metas y objetivos. Suelo emprender cosas y correr riesgos, o como me dicen mis amigos más cercanos y mis papás, tengo una gran fascinación por meterme en broncas que no tengo y resolverlas como se me antoja; en gran medida se lo achaco a que mis papás y mi familia paterna desde chico me motivaron a lograr todo cuanto quería; a la fecha me motivan y apoyan, y otro de mis motores actuales son mis sobrinos quienes al ver como hago las cosas se motivan a ser ellos mismo.

-He superado muchas expectativas en mi vida. Mi madre me dijo que cuando me llevó a un Psicólogo, le dijo no iba a aprender a leer ni a escribir y que nunca iba a llegar al colegio, y sí sufrí cuando iba a la escuela la primera vez; pero a pesar de todo eso, he logrado muchos progresos en mi vida: Salir de 8vo, salir de la media y mi mayor logro: Estar en la Universidad, aunque no duré mucho estudiando, veo que he logrado grandes cosas de lo que nunca pensé que haría, y me siento orgulloso de seguir aprendiendo más, y gracias a Dios por seguir, por aprender más en la vida.

-La vida vale la pena vivirla con todo y sus altibajos, es lo que nos permite crecer para ser felices, que es la principal misión del ser humano: Luchar para lograr lo que necesitas y quieres, te convierte en un luchador incansable.


Fotografía: Rodrigo Corvalán.


-A mí, muchos profesores no me veían futuro, pero miren, estoy terminando mi universidad como Técnico. Ahora seguiré para ingeniero, y he adquirido habilidades de oratoria, algo que jamás pensaron esos profesores que podía lograr. Ah, y he desarrollado más interés por los demás, y no estar encerrado tanto en mi mundo (aunque muchas veces me sigo encerrando en mi mundo).

-A los 21 años creí haber tocado el cielo con las manos. Estaba en 3er año de la facultad, tenía mi primer gran grupo de amigos para salir a joder, tenía coche para ir sonde quisiera y hasta estuve por primera y única vez en pareja. Tenía la idea de que la felicidad era eso, y para mí lo fue. El error que cometí, es creer que "todo eso" debería durar para siempre, y cuando con el correr del tiempo pasaron cosas como: Mi pareja me dejó al 8vo mes, peleas y conflictos con el grupo de pertenencia, caída de rendimiento en el estudio, y luego la muerte de mi padre en el 2011, me empecé a ir a pique estrepitosamente. Tuve la suerte de CREER Y CONFIAR que a pesar de todo, me podía dar una nueva chance para salvar algo de aquella felicidad de mis 19, 20, 21 años pasados y fue cuando decidí retomar los estudios a los 26. Arrancar de nuevo fue muy costoso, porque había que habituarse al ritmo después de estar tan tirado anímicamente y no fue fácil. Siempre creo que la vida nos da una nueva oportunidad para intentar algo, por más que suene trillado, es ahí donde no debemos dejar escaparla.

Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.

Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Rodrigo Corvalán, un gran fotógrafo con el síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página: