domingo, 8 de julio de 2018

La lentitud en el Síndrome de Asperger





Hoy quiero hablar sobre la lentitud (En todos los sentidos) en el síndrome de Asperger. Empezaremos por la lentitud física. La gran mayoría de asperger, tenemos problemas de motricidad, torpeza motora. Algunos somos de movimientos lentos a veces, puedo tardar el doble que otra persona en hacer algo. Por ejemplo, para preparar una ensalada tardo quizás media hora, cuando quizás otra persona tarde 10 minutos o menos. Lo peor de esta situación, es que me presionen para moverme mas rápido, por más que lo intento no lo consigo, hay personas que se acaban desesperando, a lo que entonces yo siempre pregunto: “¿Tienes prisa?” Y al final consigo que me dejen tranquilo, y desenvolverme a mi manera. 

Therizinosaurus


Yo soy de los que piensan que es mejor hacer las cosas despacio pero bien, a deprisa pero mal. Por eso siempre me pongo a hacer las cosas con bastante antelación, para que me dé tiempo terminarlas. Y no solo es que seamos lentos en movimientos, en mi caso soy torpe en el sentido de que soy propenso a sufrir tropiezos y caídas, aunque siempre se quedan en un susto y hasta acabo riéndome. Aun que esto, no quiere decir que no podamos llevar una vida completamente normal. A mi me han llegado a preguntar, si soy capaz de caminar rápido o si soy capaz de correr. Por supuesto que soy capaz. En situaciones de estrés o que algo ocurrió, si soy capaz de moverme rápido, pero obviamente lo estoy haciendo bajo un estado ansioso o bajo presión por alguna situación, lo que luego me dejará físicamente agotado. Ahora seguiremos con la lentitud a la hora de tomar decisiones. Obviamente no conozco a todos los asperger del mundo, conozco a algunos. En mi caso, si que es verdad que me cuesta muchísimo tomar decisiones, y contra de más magnitud sean, más tardo. A la hora de comprarme ropa, por poner un ejemplo, puedo demorarme muchísimo tiempo para elegir un color u otro. Cuando son decisiones de máxima importancia, puedo demorarme días o incluso hasta un par de semanas. 

Parvicursor


Yo personalmente soy muy ansioso, y prefiero meditar bien las cosas, para intentar no equivocarme, ya que cuando las cosas se hagan, ya no hay marcha atrás, y a mí no me gusta tener que arrepentirme después. Al fin y al cabo las decisiones son nuestras, somos quien tenemos que tomarlas, y no creo que nadie tenga derecho a presionarnos. Yo jamás he presionado a nadie que necesitaba tomar una decisión, o me tenía que dar una respuesta sobre algo. Siempre les di tiempo, al igual que me gusta que me hagan conmigo. Me ha llegado a pasar, el sufrir colapsos por la presión de los demás a dar respuestas. Ya que contra más me presionan, más me bloqueo por lo que más tardo, y al final acabo colapsado. Como una lata de cocacola a la que no paras de agitar, y al final se derramará por todos lados, así me pasa. Pero mis allegados aprendieron a darme siempre el tiempo necesario para tomar decisiones, aunque por supuesto muchas veces me han servido de ayuda sus opiniones, o consejos. Eso si es de gran ayuda, a veces tardamos tantísimo por miedo a equivocarnos o no hacer lo correcto, por eso yo siempre aprecio muchísimo los consejos, y opiniones, las cuales respetaré siempre y las tendré muy en cuenta. Pero eso no quiere decir, que yo esté obligado a hacer lo que me están diciendo, ni nadie tiene derecho a enfadarse por no hacer lo que me digan. Ni tampoco a dar consejos, y luego presionar para hacer algo con la excusa de “Ya te hemos dicho todos lo que tienes que hacer”. No es así…Podemos aceptar ayuda, pero al final solo es decisión nuestra.

Muchas gracias.

Escrito por Héctor Hache.

Os invito a uniros a mi grupo de facebook sobre el síndrome de Asperger.
Viviendo con Síndrome de Asperger