martes, 22 de marzo de 2016

¿Cómo enfrentar una entrevista de trabajo?: Consejos de aspies para aspies.









En el artículo anterior hablamos sobre el ambiente laboral para una persona con el Síndrome de Asperger y expusimos nuestras experiencias personales al respecto. En este escrito podrá leer algunos consejos dados por jóvenes y adultos Asperger para enfrentar la entrevista laboral. No he puesto sus nombres para mantener su privacidad. A continuación sus comentarios:



1. La clave de afrontar la entrevista de trabajo está en la naturalidad de responder las preguntas que te pueda hacer el entrevistador, y al mismo tiempo respondiendo las preguntas de manera educada, porque los primeros segundos de la entrevista son muy cruciales, pues el entrevistador estudia tu forma de ser, no os pongáis nerviosos, pues eso demostraría inseguridad, lo mejor que se puede hacer es ser educados y confiar en nosotros mismos.

2. Tener más seguridad en sí mismo, mirar a alguna parte del rostro de tu interlocutor; no es preciso identificarnos como aspie, si la gente ignora el tema. Creo que por ahí podríamos empezar, y más que nada sacar a relucir nuestros fuertes, es decir para qué somos buenos en lo que a trabajo se refiere.

3. En cuanto a la presentación, hay que seguir normas de urbanidad y etiqueta actualizadas. Hacer creer que miramos a los ojos. No hablar mucho, limitarse a lo que preguntan. Leer libros sobre cómo preparar entrevistas de trabajo, eso es muy útil. Investigar la empresa, tratar de contactar personas que ya trabajen allá o hayan salido recientemente de la universidad; consultarles sobre el ambiente laboral y si allí son tolerantes con personas con discapacidades; así sabrás si debes mencionar lo del Síndrome de Asperger, y si el ambiente de trabajo es apropiado para uno.

4. En lo particular lo que a mí me ayudó, fue tener mucha información acerca de la empresa que está solicitando el empleo. Repasar en Internet las preguntas más comunes que suelen hacer en una entrevista de trabajo. Mostrar siempre seguridad y respeto al entrevistador. Contestar sólo lo que se pida. Ir formal a la entrevista, ya que eso muestra tanto respeto de uno mismo como hacia el entrevistador. Eso me ayudó mucho, ya que fui uno de los 5 de mi salón que los profesores escogieron como los que se desempeñaron mejor en la entrevista de trabajo.

5. Ser sincero con respecto a las preguntas del entrevistador, mostrarse seguro, cordial, confiable.


Fotografía: Camilo Cuevas.


6. Sería bueno ensayar una entrevista laboral frente a un espejo y hacer una lista de cosas que no decir.


7. Yo lo que hago es crear personajes para que actúen en los escenarios con los que no puedo, como las entrevistas.

8. Quiero darles un consejo respecto a la honestidad en las entrevistas de trabajo: Si la persona que los entrevista les pregunta sobre si saben o no "x" o tal cosa (sobre todo si ese "algo" puede significar alguna habilidad), aún si es verdad, nunca respondan: "No sé". En lugar de eso podrían decir: "He hecho algunas cosas" o "Sé lo más básico, pero puedo aprender más". Ya que al responder directamente: "No sé", algunas personas podrían interpretarlo como: "No me interesa", mientras que la otra respuesta, si bien denota esta ausencia de conocimiento, transmite una actitud más positiva y un deseo de aprender.

Me costó bastante. Prácticamente fue sentarme buscando consejos y textos de armados de cv, consultoras que enseñan estrategias laborales, textos de PNL y mucho prueba y error. Y en esa prueba y error me puse a contrarrestar no tener carrera en sistemas con una gran cantidad de cursos (creo que fue por lo que me llamaron en el trabajo que estoy actualmente) Y sobrevivir a los de RRHH que no necesariamente sepan del área técnica, y la palabra "autodidacta" asuste. Pero por lo que escuché de mi jefe refiriéndose a gente que estaban viendo de contratar para contratar para otro proyecto, yo no hubiera pasado la entrevista laboral sino me hubiera esforzado por aprender PNL. Fue duro escuchar que rechazaban a uno por sus posturas en la entrevista laboral.

- Buscar trabajo siempre fue una experiencia altamente traumática y ansiógena, y siempre salía mal. Luego estudié una carrera en la cual las entrevistas laborales consistían en un examen académico, ideal para mí. Así pude tener mi trabajo actual.


Fotografía: Camilo Cuevas.

¿Conviene decir que tenemos Síndrome de Asperger en una entrevista laboral? 


-Yo creo que depende, en mi caso soy control de calidad de estructuras y mecanizado, y es super conveniente, ya que no toleramos que se salgan de tolerancias, y trabajo para enseñar formas de no salirse de éstas.

-Nunca lo he mencionado y más porque muchas personas tienen cierto estereotipo de la condición. Yo creo que es una decisión personal.

-Depende. Siempre es bueno informar al otro, pero a veces, andan diciendo en las noticias que los Asperger somos Charles Manson o peores ¡Y así no se puede decir ni "mu"!

-Mi opinión personal es que hay que decirlo, de esta forma contribuimos a normalizar la imagen que algunas personas tienen de nosotros. Si es necesario, doy enlaces de webs y blogs especializados para que vean que la mayoría de nosotros somos personas que se desempeñan en sus trabajos de forma eficaz.

-Yo dudo mucho que el 99,99% de los RRHH entiendan que significa. En vez de eso veo más útil hablar de qué cualidades personales beneficiarían a la empresa, sean o no aspies, todas incluidas, y qué preferencias y expectativas laborales traemos, independientemente de si son comunes y propias o no de los aspies.

-Si desde el primer instante mostrás algo que puede ser 'problemático', te van a mirar feo. Yo haría mi mejor esfuerzo hasta donde pueda, y como último recurso puedo nombrar lo del Asperger o los problemas emocionales, si la situación es insostenible. Si no, que pase todo callado.

-El Asperger es parte de mi personalidad, pero también es una realidad que en los trabajos se exige un grado de desenvolvimiento social que hay que "aprender" al ser Asperger. Tampoco se puede descalificar las ayudas correspondientes a discapacidad sobre todo en el plano laboral. Igual, no es obligatorio decirlo en una entrevista laboral.


Fotografía: Camilo Cuevas.


 Sobre la motivación laboral 


-Cuesta lo suyo cuando es más desmotivación. Mi jefa y también psicóloga, me aconsejó buscar un aliciente para futuramente ser activo al mundo laboral, y que mis dificultades sociales no me hagan sentir frustración o temor.

-Sucede cuando suele pasar, por eso hay que hacer algo que nos guste. Las probabilidades suben si intervienes y observas lo que está sucediendo. Cuando tú quieres que pase algo, pasa, no por magia o fe, sino porque tú haces que así suceda. Sé un agente activo de tu existencia, arriésgate y las probabilidades aumentaran, pero no significa que vaya a pasar, pero aunque sea, sabrás que no pasó, te sacas la duda. Recuerda: No hay peor cosa que la que no se hace.

-Solía sentir apatía cuando trabajaba como empleado, pese a que amo y me apasiona mi trabajo, pero a partir de que trabajo como profesional independiente y ejerciendo las profesiones que quiero, la apatía se ha ido.

-Muchas veces he sentido apatía, es un sentir que la situación me puso aquí, no yo.

-Yo no me dejo humillar, por ejemplo una vez mi ex patrón me dijo que hacía muy mal mi trabajo y yo inmediatamente renuncié, y al poco tiempo encontré un trabajo mejor, que por cierto es la competencia de esa empresa.

-Desgraciadamente muchos de los jefes buscan manipular, en mi caso cuando un jefe intentó manipularme, se topó con mi lado más explosivo e intolerante. 

-Desde que decidí convertirme en emprendedor, puedo decir que es lo mejor, si evitamos los gerentes o supervisores y se deja que la gente haga lo que debe hacer en los plazos especificados, todo funciona mejor. El problema radica cuando te topas con gente que cree que necesita a un capataz para funcionar, claro está, hay que ser muy disciplinado y tener claros nuestros objetivos individuales y grupales.

-No me doy muy bien con los jefes, generalmente renuncio. Me gusta el aporte colectivo, cubre mis deficiencias...

-Todos hemos tenido situaciones en las que se intenta cambiar el contexto de una discusión cuando intentas cambiar algo en el trabajo.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-Independiente de eso, es que honren las normas, reglas, políticas y procedimientos. Las empresas que no lo hacen son un caos y tiene un ambiente "antiaspie".

-Luego de tanto tiempo continúo preguntándome si hago las cosas bien, si mi comportamiento es el adecuado en muchas situaciones, si fue acertado gritarle al cliente y llamarlo desordenado en la última reunión, y tantas otras cosas que son parte de mi vida, y que no fue sino hasta enterarme de la condición, cuando supe que era lo que me hacía diferente a la mayoría; y es eso: Somos diferentes. Algo que nos obliga a buscar nuestro equilibrio a nuestra única manera, y así poder tener relaciones saludables. Yo hablo de mis proyectos y empresas en los que he trabajado por cuenta propia, y no es para nada sencillo; en el pasado siempre trabajé con socios, trabajar solo es estresante y usualmente no sólo somos ineficientes, sino un fracaso. Lo más recomendable es asociarse y poner claras las reglas del juego desde el principio, por escrito, una especie de manual de operación (en mi caso los socios han sido bastante flojos o quizás es que soy muy trabajador). Tengo años trabajando sol y tengo todos los problemas inherentes a la condición, pero con los años he aprendido algunas cosas útiles, pagando novatadas, pero la determinación y la capacidad de resiliencia son importantes, hay que seguir y mejorar.

-A mis 9 años era en apariencia totalmente normal, pero el nivel de bullying que tuve que soportar, fue brutal, ahora de 53 años no logro surgir profesionalmente, me atormenta mi discapacidad para relacionarme con los clientes, algo muy sutil, pero fatal a la hora de hacer negocios. Vivo aturdido, a veces pensando en que será al morir cuando logre descansar, espero sea un lejano consuelo.

-Qué problema lo del trabajo, es un verdadero reto. En mi caso nunca me sentí conforme trabajando para nadie, sólo cuando comencé por mi cuenta pude encontrar la felicidad en el aspecto laboral.

-Exacto. A mí me tomó AÑOS entender esa sutil diferencia.


Fotografía: Camilo Cuevas.


-En este momento estoy en crisis, no duermo, pienso demasiado y me da hipersensibilidad lumínica, térmica y auditiva. Pienso que las crisis son un aviso de mi inconformidad, que debo revisar algo que me molesta o que la ánfora ya está llena y no le cabe una gota más. Definitivamente no puedo trabajar para otros, cada día pienso en todo lo que estoy dejando de hacer, de vivir y de aprender por ganar un salario. La jefa de personal me pide una constancia de discapacidad, pues conmigo son muy permisivos y lo agradezco, pero no me soporto, estudio, trabajo, soy madre, pero no me siento a gusto y lo peor es que necesito ese salario para ayudar en casa. Temo no contar con suficientes recursos para arrancar sola, me gusta sembrar, tengo animales y hago artesanía, de momento quiero aislarme, tener una rutina propia y volver a hacer las cosas con gusto. No por obligación.

-A mí me pasa algo similar, soy profesora de bachillerato -preparatoria- antes fui coordinadora de toda la institución, estuve a punto de ser la directora, pero tuve un problema laboral muy fuerte porque me querían devolver a aula y me negué, lo cual me trajo consecuencias fatales, no supe manejar la situación y viví fuertes crisis de ansiedad y depresión. Total que ya no era lo mismo y al final tuve que volver a aula para poder conservar el trabajo, pero no quise tomar muchas horas porque sabía que no podía con tanta carga (todo eso pasó antes del diagnóstico).

-Yo creo que una persona tiene la misma posibilidad de conseguir empleo que cualquier otra en cualquier trabajo. Mantenerlo es otro cantar, y es aquí donde se manifiesta la capacidad de adaptación del sujeto. La capacidad de adaptación es un enigma: Hay decenas y decenas de factores que intervienen y a veces nos llegan a sorprender tanto, que nos levantan el autoestima de un plumazo!

-Lo más importante quizás sea aquello de "persigue tus sueños", yo agregaría: "Busca un trabajo que te guste y no trabajarás un solo día en tu vida", es casi cierto, el problema es que tienes que relacionarte con otros que se empeñan en convertir todo en trabajo.

-Para mí, que alguien tenga Asperger no lo disminuye para trabajar, es más, puede ser incluso más capaz que los neurotípicos. Su dificultad solo está en lo social, pero eso se puede resolver con aprendizaje, entrenamiento y superación personal.

-El trabajar me enseñó que no encajo en sistemas rígidos que impidan que exprese mi creatividad y mis destrezas...así que opté por trabajar para mí misma y voluntariamente para la comunidad.

-Cuantas veces, siendo joven, me habrán dicho: "Sos medio vaguito ¿eh?" Cuando en realidad me hubiese gustado que entendieran que no era que no me gustara trabajar; lo que no me gustaba era el compromiso que conlleva el trabajo.


Fotografía: Camilo Cuevas.

Sobre el acoso laboral 


-Si es del tipo de incitación sexual, hay varios países que traen leyes que lo entablan como delito, y en tal caso se hace una demanda. Si ese no es el caso, creo que lo mejor es enfrentar el problema y hablarlo directamente con la persona en cuestión, pero jamás perdiendo el control; si pierdes el control o entras en ira, automáticamente pierdes la oportunidad de que tomen con seriedad el tema, incluso lo más seguro es que te lo niegue; pero en tal caso debes decirle calmadamente que es una situación que te afecta, y que si tiene un verdadero problema contigo, preferirías que te lo diga directamente porque así es como las personas adultas deberían solucionar las cosas.

-Hay muchos tipos de acoso laboral, el que se da con más frecuencia y es más difícil de demostrar, es el acoso psicológico. Yo lo padecía durante 10 años, 3 meses y 20 días. Hace 5 años y 2 meses que tuve que dejar ese trabajo, y todavía hay noches en las que me despierto con pesadillas. Pero, como he dicho, es muy difícil demostrarlo.

-Consejos para el acoso laboral: Depende de quién sea se puede recurrir a una instancia superior. Una vez un supervisor me increpó horrible y lo denuncié a recursos humanos, y a partir de ahí se calmó.


Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.


Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografía en esta página:
https://www.flickr.com/photos/camiloray/

Esta es la biografía del autor de las fotografías utilizadas en este escrito, un joven con el Síndrome de Asperger: