jueves, 22 de noviembre de 2018

¿Somos "Frías" las Personas Asperger?






El gran error de algunas personas neurotípicas, es creer que todas las personas con el Síndrome de Asperger somos frías emocionalmente sólo porque han visto que algunos aspies no demuestran sus sentimientos (lo que no quiere decir que no los tengan). No hay una relación entre la demostración de sentimientos y el sentirlos. Hay gente que no tiene el Síndrome y anda por la vida demostrando afectos que no siente, así como existen aspies que pueden sentir mucho amor por una persona, pero no lo demuestran de la manera convencional porque no saben cómo hacerlo ¿Pero qué sucede con aquellos aspies que de manera voluntaria no demuestran sus afectos y aparentan frialdad? Lo más probable es que hayan sido víctimas de abusos emocionales que les provocó la necesidad de colocar una coraza entre ellos y las demás personas para no sufrir más maltrato, pero tras esa aparente actitud distante y fría, hay un aspie con emociones y sentimientos, que prefiere guardárselos para sí.
A continuación algunos jóvenes y adultos Asperger nos relatan sus experiencias con este tema (no he puesto sus nombres para resguardar su privacidad):


 ¿Reaccionamos con frialdad?


-El corazón se vuelve más frio al sufrir mucho. Todos cargamos una jaula, depende de nosotros cómo hacer que se abra.

-Yo he desarrollado, si no frialdad, una asombrosa capacidad de aislarme emocionalmente. A veces me asusto a mí misma ¿Será que nos cansamos de sufrir?

-Ahora estoy pasando por una etapa depresiva y en estos momentos nada me importa...

-Pienso que va en la forma de ser de cada uno. Llega un momento de sobrecarga tan grande, que la misma mente y el cuerpo "se cierran" frente a estos estímulos y emociones negativos como medida de protección. Y debemos escucharlos y respetarlos (nos). En algún momento, seguramente sentirás que estarás nuevamente preparado para afrontar tantas dificultades. A mí me sirve encerrarme, llorar, descargarme ,"desenchufarme" y, luego, sumergirme en la música que me gusta y dejarme envolver por ella hasta sentir que me eleva y que ya me siento mejor para seguir viviendo el día a día.     

-El sufrimiento sin sentido produce en el alma, primero, un resquebrajamiento; y luego una cicatriz que va endureciéndose cada vez más. El corazón se vuelve una piedra, y se vuelve insensible a la bondad. Pero cuando uno es capaz de darle un sentido al propio sufrimiento, este fluye hacia un fin mayor, y sale de uno, dejando el alma libre y lista para el bien que está por venir.

Fotografía: Camilo Cuevas.


-Hay una frase que dijo el Che Guevara que dice: "Hay que endurecerse sin perder la ternura". La frase resume que uno debe prepararse para esta vida que a veces tiene contratiempos y reveses fuertes pero no haciéndose 'insensible', 'frío' o 'apático', pues de esa manera, tampoco seríamos sensibles al placer, el afecto o el cariño. Entiendo el punto de la pregunta y creo que la mejor respuesta es aprender a qué cosas uno le debe dar su justa importancia y a qué otras no. Hay muchas corrientes filosóficas que abordan la cuestión del placer/dolor, sería interesante intentar leer y aprender filosofía.
Siempre he sido una persona distante con la gente, por esto mismo de que a mayor riesgo de felicidad, mayor probabilidad de dolor. Puede que sea una cuestión de falta de madurez no poder asumir esa realidad. La psicología positiva habla de 'recursos psicológicos' con los que cada persona viene dotada y de ahí en más obtener mejores recursos con el trabajo asertivo sobre uno mismo. No sé, pueden haber miles de caminos a tomar: Hacer terapia, leer filosofía, encontrar un sentido de vida a través de una religión, descensibilizarse exponiéndose de a poco a nuevos desafíos, o una combinación de todas las anteriores. 

El tema de la felicidad humana es muy compleja, no sólo pasa con las cuestiones sociales o afectivas, sucede en general con los proyectos de vida. Tomando el caso de un estudiante universitario que le quedan pocas materias para recibirse, el momento cumbre llega a medida que van pasando las últimas instancias, pero llegado el caso de no poder rendir y quedarse trabado en la última materia. El riesgo de recibirse y culminar una etapa queda frustrado en el último momento y eso también es doloroso. Detrás de toda expectativa para ser feliz, hay un riesgo que asumir y es la incertidumbre de no saber si todo llega o no a buen puerto. Ante esa REALIDAD, depende de cada personalidad, la actitud que se va a tomar, muchos no aguantan y se sabotean, otros le meten 'huevo' hasta las últimas consecuencias. En el caso de las relaciones afectivas pasan cosas parecidas pero no iguales. La forma de sabotearnos es a través de la indiferencia y la apatía en los sentimientos; dejar de querer o amar para no sufrir o ser lastimados. A veces este proceso es inconsciente y la gente no se termina de preguntar por qué las relaciones de pareja se van al diablo. Todo esto se relaciona con las famosas 'grietas' en el carácter. Tener o no 'grietas' en el carácter es determinante a la hora de tomar con actitud lo que la vida nos pone en el camino.


Fotografía: Camilo Cuevas.

Reacción ante una determinada acción:


“Un libro cae encima del pie de mi esposa, ella salta y le duele mucho, se queja, mi hija (asperger) se queda callada y casi no levanta la mirada de la tablet con la que está jugando, mi hijo (asperger) se impacta y va y la consuela. Le explico a la niña que es recomendable cuando sucede una situación como ésa, dejar lo que se está haciendo y preguntar cómo se encuentra la persona accidentada, o por lo menos pararse al lado y quedarse callado. Ella va acumulando tensión hasta que le reclama a la mama gritándole que ella era la culpable de lo que le había sucedido. En resumen cuando la madre se dispone a reprenderla por el comportamiento injusto y desproporcionado en su contra, la detengo y le explico, que ella (la niña) es como una “biblioteca a la que le faltan algunos libros”, no sabe cómo reaccionar ante algunas situaciones, va acumulando tensión hasta explotar de alguna manera, en este caso gritando y reclamando; hay que darle un patrón de comportamiento adecuado para responder en esa situación, una vez que lo aprenda jamás lo olvidará, razón demás para acercarse e intentar ayudar o interesarse por la persona afectada. Pero en mi condición de Asperger y de mis dos hijos asperger, debo decir que rellenar los espacios vacíos de conductas socialmente necesaria le harán la vida más llevadera en su futuro inmediato, de nada le va a servir andar con cara inexpresiva o antipática ante situaciones en las que los demás evalúan la calidad humana de sus pares, un comportamiento adecuado es un escollo menos en el camino necesario para continuar con su vida. La diferencia radica en la manera como esa información le llega a la niña, se hace claramente, buscando que entienda cuál es la diferencia entre comportarse de una forma o de otra. Ella decide si aplica o no el comportamiento que se le sugiere. Yo no me acerqué a consolar a mi esposa, y fui yo quien le dejo caer el libro en el pie por accidente, en el momento me alejé y luego cuando mi hijo de 9 años me reprendió por no consolar a su mamá, fue cuando me aproximé a ella”.

Fotografía: Camilo Cuevas.

Respuestas de algunos jóvenes y adultos Asperger al planteamiento anterior:


-Estoy de acuerdo con explicarle el porqué es recomendable preguntar. No soy el mejor ejemplo porque si bien soy de una naturaleza cuida y salgo corriendo cuando pasa algo. En determinadas situaciones observo o escucho, según el temperamento del que se haya quejado por un golpe, pregunto qué pasa o sigo con lo mío. Me acostumbre a que mucha gente exagera ante determinadas situaciones, y ante tales casos sigo con lo mío (odio las interrupciones).

-A mí nadie me explicó eso, nadie lo ha hecho hasta ahora, hace poco una ex intentó hacerlo, pero terminó desesperada y odiándome. Hoy sigo aún con muchos espacios en blanco, seguiré igual yo creo, no hay con quien pueda hablar sobre eso sin que se burlen de mí o traten de retrasado. Soy del tipo también que si alguien cae, se tropieza o se golpea con algo, sobre todo alguien muy cercano a mí, no suelo dejar lo que hago ni pregunto ¿estás bien? ¿Qué te paso? como sé que suelen hacer la mayoría de las personas, sé que están bien, no considero preguntarlo. Me cuesta trabajo hacerlo, entenderlo, sin que parezca fingido, pero por algo estoy solo y solo me quedaré.

-En si no son instrucciones sino premisas para ver la lógica que tiene algo. Uno puede determinar el nivel de daño con observar y si es algo importante entonces si acercarse, pero un golpe por un libro simplemente es doloroso, no pone en peligro la vida y no necesita consuelo. Cuando alguien se queja por una torpeza o accidente a mí no me motiva a ayudarle, salvo que no pueda valerse por sí mismo, Como su mamá es mayor que ella, con más experiencia y puede valerse por sí misma, entonces no necesita ni que la consuele ni que la atienda pues ella por sí misma podría resolver el tema. Diferente si se hubiera caído una estantería o algo más pesado.  Y el comentario de que a ella le falta algo, quizá sólo le de rabia y en algunos años lo que ella descubra es que a la gente no razona como ella y que dan mucha importancia a los "deberías", aun cuando no tengan lógica. Cuando algo tiene lógica y funcionalidad si se entiende un argumento, cuando no es un mero formalismo que uno verá si le "apetece" aplicar quizá nada más para que le dejen en paz.

Fotografía: Camilo Cuevas.



-Me gusta como soy en parte, y para el resto del mundo es un dolor de cabeza. Mi familia, en mi iglesia, etc. A mí lo que me molesta es que muchas veces soy lenta dándome cuenta de las cosas o tardo en reaccionar.

-Amigos muy cercanos a mí, últimamente me han hecho ver de una manera directa o indirecta que tienen la idea de que soy una persona que no actúa de la forma más acertada en las cosas de interés general para la mayoría de las personas (entiéndase: Formar una familia, declararse a una chica, realizar un sueño o proyecto, entre otras cosas). Suelen decirme que en el fondo no les gusta como yo no resuelvo las cosas de la forma cómo lo haría la mayoría y constantemente escucho el "sí yo fuera tú, haría..." Y cuando trato de explicar por qué no actúo de la forma en que ellos esperarían, me dicen que solo son justificaciones. Toda una vida escuchando sobre mil cosas parecidas, cuestionándome mi propio proceder, mi propio sentir; la gente cercana a mí no lo quiere aceptar y no me hace más fácil sobrellevar esta angustia. Me hacen sentir incapaz, ante un mundo distinto a lo que yo entiendo. Me da la impresión que lo que está frente a mi es una ilusión que yo me he creado y los demás tratan de decirme que estoy viendo un dibujo y no la realidad. Me deprime mucho sentirme tan en solitario, incluso los que me hacen ver la creencia de que comprenden mi diagnóstico, pareciera como si les hablara que solo tengo una pierna un poquito más larga que la otra, y entre líneas sigo sintiendo una alta exigencia en lo que se refiere mi forma de actuar ante ciertas situaciones. Esto no me hace sentir nada bien. Lo irónico que soy un motivador para muchos, he ayudado a muchas personas a salir de sus depresiones, de sus tristezas.

Fotografía: Camilo Cuevas.


 Sobre cuando nos piden ayuda:


-La gente piensa que por el simple hecho de que vos tengas más facilidad que ellos, es una especie de deber moral para vos ayudarlos, a mí me pasa todo el tiempo, incluso en el liceo se enojaban si directamente no les pasaba las respuestas en las pruebas. A mí me parece que tiene que salir de vos, que no es ninguna obligación, vos hacés con tu tiempo lo que quieras, a mí a determinada gente me dan ganas de ayudarla y a otras no, lo que si es que cuanto más me exigen que les explique, menos ganas de hacerlo me dan.

-Si algo aprendí de los errores de la universidad, es que el activo más valioso con el que uno sale, es las relaciones sociales y la calidad de las mismas. Esos compañeros, muchos llegan a cargos importantes, o algunos otros se vuelven excelentes profesionales que más adelante, en la vida profesional, pueden ayudarte a entrar a buenas organizaciones o ayudarte a construirlas; incluso los vagos, que vivían copiándose de los demás, se vuelven grandes políticos o excelentes comerciantes. Por eso es importante cultivar esas relaciones. Conozco varios compañeros que si cuidaron e hicieron crecer esas relaciones y hoy por hoy están en cargos muy altos, mientras que uno que fue el solitario, relativamente me quedé estancado, aunque fuera bueno con lo académico.

-Muchas veces un buen puesto de trabajo se consigue por contactos, por caerle bien a alguien, y en puestos donde se gana mucho dinero por ser personas que pueden encubrir carencias del líder, quien tiene la habilidad de delegar el trabajo a quien tenga más capacidad, pero esté claramente subordinado y acepte hasta con "agradecimiento" ser el peón.

Fotografía: Camilo Cuevas.


-Pienso que sí, que muchas veces debemos hacer cosas "obligados" que no nos nacen por nuestra falta de empatía. Se nos dificulta ver lo que sienten los demás y no es egoísmo, es que simplemente no lo vemos hasta que nos lo dicen. Creo que sí es muy importante cultivar las amistades y relaciones. Con la práctica se te dará mejor.

-No somos egoístas, los aspies no evaluamos el efecto que causamos al negar algunas cosas a los demás, sea algo que piden, un objeto o cambio de actitud, de cierta manera está relacionado a nuestra renuencia a los cambios y usualmente es algo impulsivo. Eso nos hace quedar muy mal.

-Totalmente de acuerdo. Está claro que las relaciones que uno hace cuando está estudiando pueden ayudarte en el futuro. Yo hice mejores relaciones con los profesores. Pero ese es el "juego social", vos les haces el favor de ayudarlos a aprobar, ellos te ayudan en un futuro quizás a conseguir un trabajo. Es mutuo o debería. A la larga cuando ellos quizás consigan buenos trabajos y sean más "maduros", si llegan a necesitar a alguien que sepa mucho se van a acordar de vos y si tuviste buena relación o los ayudaste de alguna forma, te van a llamar. Simple.

-Hay que saber a quién ayudar. Me la pasé ayudando a mucha gente y no necesariamente es una cuenta matemática de que el favor vuelve. Hay gente copada y gente garca. Si me hacen el planteo que le hicieron, doy la espalda y no vuelvo a perder el tiempo.

-Quizá el punto es poder identificar al cooperador (aquel que busca hacer proyectos para beneficio de quienes participen) y al parásito (aquel que sólo busca beneficios personales aún a costa de quien le ayude).


Escrito recopilado, editado y publicado por Aillen Aukan Awka.


Las imágenes utilizadas en este escrito (exceptuando la primera) pertenecen a Camilo Cuevas, un excelente fotógrafo con el Síndrome de Asperger. Pueden encontrar más de sus fotografías en esta página:

Esta es la biografía del autor de las fotografías:

1 comentario:

  1. Es un argumento muy explicito y yo diría asertivo sobre los punto relevantes del que ataña en nuestra vida integra de la felicidad tanto en pareja como sociativa me gustó el tema y hay varios puntos a considerar en una conversación sobre nosotros los ND frente a los ND

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar